martes, 20 de enero de 2015

Fic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 43


Capítulo N°43: Te amaré por muchos años más.

- ¿Estás feliz? – Preguntó Andrew al ver la cara sonriente de Car mientras salían del juzgado. 
- Mucho. 
- ¿Hace cuantos años Isa y tu son amigas?  
- Mmmm, desde que tengo memoria, nos conocimos en la escuela y literalmente nunca más nos volvimos a separar. 
- Me gusta la amistad que tienen, la forma en que se preocupan la una de la otra y como se les llena la cara de felicidad cada vez que le pasa algo bueno a la otra, el tipo de amistad que ustedes tienen no todos logran tenerla.  
- Estoy segura de eso, Isa y yo somos una, si una está mal la otra igual lo está, si una está feliz la otra también, siempre ha sido así, y ahora ella está feliz así que yo también lo estoy, sobre todo después de todo lo que esos dos han pasado, en fin, tengo algo que decirte, vamos a comer, yo invito. 
- ¿Es una noticia bueno o mala? – Preguntó Andrew curioso.  
- Depende… anda vamos – Car miró su celular y luego caminó hacia su auto. 
Andrew se subió en el lado del conductor y Car se sentó a su lado, en el camino Car habló de todo menos del tema sobre el cual quería hablar con Andrew y él tampoco insistió en que lo hiciera, manejó tranquilo hasta un resturant cercano, buscaron una mesa y pidieron su comida.
- ¿Entonces?  
- ¿Entonces qué? – Preguntó Car mientras se llevaba un trozo de carne a la boca. 
- No te hagas, ¿Qué era lo que me ibas a decir?  
- Ok, supongo que ya no puedo seguir cambiando el tema ¿verdad? 
- No puedes, anda ¿Qué puede ser tan difícil de decir?
Car tomó un sorbo de vino y luego tomó una respiración profunda, miró a Andrew por unos segundos y luego miró sus manos. 
- Ya no trabajarás como mi guardaespaldas… ya no es necesario.  
- No, no lo es, ¿esa era la noticia?  
- Si, bueno esa y otra cosa más. 
- Car, mírame – Car lo miró y Andrew sonrió – Solo dilo, ¿Qué pasa? 
- Cuando te dije que no era necesario no me refería solo al tema de Allan… también lo dije porque ya no estaré en Nueva York.  
- ¿Te vas de vacaciones?  
- Algo así… en realidad no lo sé, me voy Andrew, vuelvo a Londres, necesito pasar un tiempo lejos de acá y que mejor lugar que la casa de mis padres para estar tranquila.  
- ¿Tranquila?  
- Si, Andrew no es por ti si es lo que estás pensando, es solo que lo necesito, lo iba a hacer antes de lo que pasó con Ethan, pero no podía dejar a Isa sola pero ellos ahora están bien y creo que es hora de que yo también lo esté. 
Andrew no sabía cómo reaccionar ante la noticia, le quería pedir explicaciones y luego exigirle que no se fuera pero sabía que no tenía el derecho de hacerlo, si ella era feliz en otra parte él lo iba a respetar. Se aclaró la garganta y luego sonrió. 



- Está bien.  
- ¿Lo está?  
- Sí, claro, mi trabajo es asegurarme de que estés bien, y si para ti estar bien es estar en Londres y no acá, entonces está bien.  
- Tu trabajo… ya no se trata de tu trabajo Andrew, somos amigos ¿verdad? Yo no quiero saber la opinión de un guardaespaldas, quiero saber la opinión de un amigo.  
- Car… ¿Cuál es el problema con está cuidad?  
- La cuidad no tiene el problema, el problema lo tengo yo, no soy feliz aquí.
- ¿Y Londres te hará feliz?  
- Eso espero, Andrew necesito hacerlo, necesito dejar algunas cosas atrás.  
- Ok, Caroline ¿quiere saber la opinión de un amigo o mi opinión?  
- ¿Cuál es la diferencia? 
- La diferencia es que como amigo opino que está bien, puedes irte y dejar todo lo que necesitas atrás, que está bien salir del lugar que te recuerda a cada segundo a la persona que perdiste y que está bien ir y pasar tiempo con tus padres, pero mi opinión, mi verdadera opinión es que no necesitas viajar al otro lado del mundo para dejar cosas atrás, porque esas cosas no están en esta ciudad, sino que están aquí – Andrew tocó su cabeza y luego su corazón – y aquí, y al lugar donde vayas todo eso ira contigo, ¿quieres seguir con tu vida? Puedes hacerlo, y debes hacerlo, porque eres joven y hermosa y puedes tener todo lo que queras, ¿quieres volver a enamorarte Caroline? No necesitas olvidar a Nick para hacerlo, lo que necesitas es entender que él ya no está y que puedes enamorarte y ser feliz junto a otro hombre sin tener que olvidarlo a él, pero si tu quieres irte entonces hazlo, puedes hacer lo que quieras Caroline, solo quiero que veas eso, eres libre de hacer lo que quieras porque nadie te juzgará. 

Car se quedó mirando a Andrew fijamente, sabía que era su turno de responder pero se había quedado totalmente sin pensamientos, o mejor dicho tenía demasiados pensamiento en su cabeza en ese momento que no sabía que decir exactamente. 
- Tengo el vuelo dentro de una semana – fue lo único que se le ocurrió decir, sonrió y luego volvió a tomar vino, solo que está vez se bebió todo lo que quedaba de una sola vez. 
♥♥♥♥♥

En cuanto Ethan entró al departamento lo primero que hizo fue ir a en busca de Kaitlyn, para su suerte ella estaba despierta y jugaba con Clara, en cuanto vio a Ethan, Kaitlyn sonrio y comenzó a mover sus manitos como loca.
- Hola princesita – Ethan la tomó en sus brazos y se le llenaron de lágrimas los ojos – Te extrañé tanto mi pequeñita, tanto, tanto, papi ya está aquí, nunca más se alejará, lo prometo.

Isa estaba parada en la puerta mirando totalmente embobada a sus dos amores, al ver que Ethan se limpiaba disimuladamente una lagrima le hizo gestos a clara para que salieran y le dieran a Ethan un momento de privacidad. 

Mientras que Ethan pasaba un momento con Kaitlyn, Clara se fue a su casa e Isa aprovechó para darse un baño, una vez que había terminado se sentía mucho más relajada, se vistió y luego se reunió con Ethan y Kaitlyn.
- ¿Ya se durmió? – Preguntó Isa sorprendida al ver a Ethan meciendo de un lado a otro a la bebé.  
- Si, mientras te duchabas le di su biberón y se quedó dormida al instante - Ethan dejó a Kailtyn en su cuna y luego se acercó a Isa – La extrañé tanto, pensé que no la vería durante mucho tiempo. 
- La amas tanto – Isa puso una mano en su mejilla y luego lo besó – Gracias por amarla de esta manera.  
- Es nuestra hija, no hay otra forma de hacerlo.
Ethan tomó a Isa de la mano y luego ambos salieron de la habitación de Kaitlyn para luego entrar a la de ellos. Ethan se sentó en la cama y se quitó la camisa, Isa se acercó a él sin quitar los ojos de las heridas de Ethan, tocó suavemente el lugar donde estaba el vendaje de la herida de bala que tuvo en el hombro y luego lo miró.
- ¿Duele?  
- Un poco, los primeros días dolía mucho más pero creo que ya me acostumbre. 
- Perdóname – Isa lo dijo tan bajito que Ethan casi no logró escucharla. 
- ¿Perdonarte por qué?  
- Por esto – Isa pasó sus manos por las heridas de Ethan – Por haberte hecho pasar por todo lo que pasaste, con Allan y luego en prisión.  
- Hey nena no, nada de eso fue tu culpa – Isa le dio una mirada de “tú sabes que eso es mentira” e Ethan sonrió – No sé qué puedo decir para que no te sientas culpable, pero lo que si voy a decir es que no cambiaría absolutamente nada… bueno quizás cambiaría la parte del enfermo psicópata obsesionado con mi chica pero prefiero mil veces haber sido herido yo y sobre todo no quiero que sepas lo que es pasar un tiempo en prisión, te amo e hice una promesa en nuestra boda y fue que siempre te iba a proteger, así que deja la culpa de lado y olvidémonos de todo eso, desde ahora todo estará bien. 
- ¿Lo prometes? 
Ethan la atrajo aún más hacia él, la empujó con cuidado sobre la cama y se estiró sobre ella, la miró directo a los ojos y luego comenzó a repartir pequeños besos por toda su mandíbula lentamente. 
- Lo prometo – Dijo susurrándole al oído.
La volvió a mirar a los ojos y luego rozó sus labios con los de Isa, jugueteó con ella por unos segundos y luego los labios se fundieron en un beso lleno de deseo. Ethan abrió la cremallera del vestido de Isa lentamente y luego se lo quitó de un solo movimiento y sonrió al ver que no llevaba sujetador. 
- ¿Algún día me aburriré de ver lo hermosa que eres? 
- Espero que no, y en caso de que pase, te recuerdo que esto es para toda la vida.  
- Mi parte favorita.

Ambos sonrieron y luego se volvieron a besar.

♥♥♥♥♥
- Seguimos jugando al juego del gato y el ratón. 
Kathalina dio un saltó cuando escuchó la voz de Jonathan atrás de ella. Era verdad, llevaban ya varias semanas jugando a ese juego, donde Kathalina o Jonathan aparecían de la nada en el lugar donde se encontraba el otro y luego no tardaban de escabullirse lejos el uno de otro. Esa noche no fue la excepción, en parte era pate del plan ya que Kathalina había dejado una nota en la puerta de Jonathan con la dirección del bar en el cual iba a estar, pero aun sabiendo que el iría, ella se sorprendió al escucharlo. Sonrió y luego se volteó para encararlo.

- Pensé que te estabas divirtiendo.  
- Así es – Jonathan se sentó a su lado y luego pidió un vaso whisky – Déjame decirte que me sorprendió encontrar una nota tuya en mi puerta.  
- ¿Cómo supiste que era mía?  
- Después de años trabajando conmigo, lo mínimo que debía hacer era memorizar tu letra.  
- No me puedo quejar, al menos haz memorizado algo.  
- Touche, y… ¿entonces? 
- ¿Entonces qué? 
- Vamos cariño, no es nada común que dejes notas en mi puerta, por no decir que estés haciendo el intento de hablarme. 
Kathalina lo miró fijo por varios segundos y luego soltó una leve risa, negó con la cabeza y luego lo volvió a mirar. 
- Tengo una oferta que ofrecerte – Jonathan enarcó una ceja y luego sonrió.  
- Te escucho.  
- Quiero que volvamos a tener la relación que teníamos antes. 
- ¿Cuál sería esa?  
- Quiero que trabajemos juntos, tu y yo siendo amigos.  
- Amigos. 
- Si, amigos, ¿estás de acuerdo? 
- Respóndeme una pregunta, ¿Por qué ahora de la nada quieres ser mi “amiga”? – Jonathan hizo comillas con sus dedos en la última palabra. 
- ¿Sabes por qué volví de Paris? – Dijo después de un largo rato – porque quería volver a verte, terminé mi relación con Nate porque no lo amaba y decidí quedarme porque esta ciudad es mi hogar, no sé vivir aquí de otra forma que no sea como vivía antes, trabajando contigo y siendo tú “amiga”.  
- ¿Qué sientes por mi Kathalina?  
- ¿Qué sientes por mi Jonathan?  
- Yo pregunté primero.  
- ¿Qué quieres escuchar? 
- La verdad.
Kathalina lo quedó mirando con una sonrisa en los labios y Jonathan hizo lo mismo, se miraron mutuamente por varios segundos y luego Kathalina desvió la mirada.

- No te amo.  
- Yo tampoco. 
- Entonces no habrá problema para ser amigos.  
- Sabes Kathalina, no sé cómo nos irá en lo de ser amigos, hay personas que no sirven para eso, y si se soy sincero, creo que nosotros no servimos para eso. 
- ¿Me estás rechazando?  
- Estoy rechazando tu oferta, pero a cambio te daré otra, ve tu si la tomas o no.  
- ¿Cuál sería? 
- Volvamos a trabajar juntos, sin amistad ni compromisos, y dejemos que pase lo que tenga que pasar, no tenemos nada de que temer, después de todos tu no me amas y yo no te amo.  
- Podemos cometer errores.  
- Ya los hemos cometido antes.  
- Si, y las cosas no han terminado bien.  
- Te equivocas – Dijo Jonathan sonriendo – Aun nada ha terminado.  
- Tú nunca pierdes las esperanzas. 
- Somos dos, tú tampoco lo haces.  
- Entonces – Kathalina tomó su vaso y luego miró a Jonathan – Salud por eso.  
- ¿Por qué brindaremos?  
- Por nunca perder las esperanzas.  
- Y por terminar siempre parados en el mismo lugar. 

Ambos sonrieron, hicieron chocar sus copas y luego bebieron sus bebidas mirándose fijamente a los ojos, no podían dejar de sonreír, después de todo era verdad, pasara lo que pasara siempre terminaban parados en el mismo lugar. 

♥♥♥♥♥
- ¿Estás segura de esto? – Preguntó Isa a Car mientras hacían la maleta de Car.  
- ¿Sabes cuantas veces me has preguntado lo mismo?  
- Lo sé, solo quiero que estés realmente segura.  
- Vamos Isa, no me estoy suicidando, solo iré a Londres, pasaré un tiempo con mis papás y supongo que si no me siento cómoda allá volveré antes de lo planeado, no perderé nada.  
- No estoy segura eso.  
- ¿Por qué lo dices?  
- Andrew – Isa miró a Car para ver su reacción – No me mires así, no te hagas como si no pasara nada.  
- Isa no pasa nada. 
- Se besaron, y no creo que haya sido la primera vez.  
- Fue solo beso, y solo para que lo sepas, él está de acuerdo con este viaje.  
- ¿Lo está?  
- Bueno… algo así, da lo mismo, la cosa es que estoy segura, lo debo hacer y punto.  
- ¿Te gusta? – Car resopló, con Isa no había forma de cambiar el tema.  
- Puede ser… en realidad no, ¿sabes qué? No sé, puede que me guste un poco pero no significa nada.  
- ¿Y qué pasa si vuelves y él haya conocido a otra chica? Car, Andrew también necesita rehacer su vida y te aseguro que lo hará tarde o temprano, contigo o sin ti, él se volverá a enamorar. 
- Está bien, se lo merece, Andrew es la persona que más se merece rehacer su vida y ser feliz, es una persona hermosa y estaré feliz que se enamore, de la persona que sea.  
- Bueno yo estaría mucho más feliz si lo hace de ti.  
- No seguiré hablando de esto contigo. 
Car le dio a Isa una mirada de advertencia y luego comenzó a juguetear con Kaitlyn, Isa la quedó mirando con frustración pero entendió que el tema ya estaba cerrado, terminó de echar cosas dentro de la maleta de Car y luego la cerró.
- Ya está, ¿terminaste con las otras cosas?  
- Si, está todo listo.  
- ¿A qué hora debes estar en el aeropuerto?  
- Una hora, ¿Crees que Ethan llegue a tiempo?  
- Si, y en caso de que no lo haga no te preocupes porque yo te iré a dejar sí o sí – Isa tomó a Kaitlyn en sus brazos ya que estaba comenzando a llorar, hizo una pausa y luego miró a Car – No es que quiera continuar con el tema, pero ¿ Andrew vendrá? 
- No lo creo.  
- ¿Sabe que te vas hoy? 
- Si, ¿quieres jugo? 
Car salió de la habitación antes de que Isa pudiera responder. Isa negó con la cabeza antes la actitud de Car, era terca pero sea como sea no la podía obligar a nada. 

En cuanto Ethan llegó se fueron inmediatamente hacia el aeropuerto, acompañaron a Car durante todo el tiempo que tuvo que esperar hasta que finalmente se despidieron, Isa intentó retrasar lo más que pudo la partida de su amiga, en primer lugar porque no quería que se fuera y en segundo lugar porque no perdía las esperanzas de que Henry llegara y obligara a Car a quedarse, pero nada de eso pasó, Car se fue y Andrew jamás llegó. No todas las situaciones terminan como deberían terminar y muchas veces las personas eran las culpables de que así pasara, para Isa, Car y Andrew eran un claro ejemplo de eso. 

♥♥♥♥♥

Rebeca y Amelia estaban sentadas una frente a la otra mirándose mutuamente y sin decir ni una sola palabra, estaban así desde que Amelia llegó para hacerle una visita, lo cual hasta el momento ya era casi 5 minutos. Rebeca dio un suspiro de aburrimiento y luego desvió la mirada. 
- Por qué no solo dices lo que tengas que decir y me dejas en paz. 

- ¿Qué pasa Rebeca? ¿tienes algo más importante que hacer? ¿ir a un evento entre criminales tal vez?  
- Ya veo, estás acá para burlarte ¿cierto? 
- Si y no, estoy aquí para ver qué tan bien la estás pasando, y para informarte unas cuentas cosas.  
- No me interesa lo que tengas que decir y ya me viste así que puedes irte. 
- John está viviendo conmigo – Dijo Amelia ignorando la palabras de Rebeca – solo vine a recordarte una cosa, una vez me dijiste que tú siempre ganabas, bueno Rebeca déjame decirte que te equivocaste, nunca has ganado nada, todo lo que tuviste fue solo por un tiempo, un tiempo largo, pero lo mejor de todo eso es que estuviste viviendo durante año en una mentira de mierda, lo siento Rebeca, pero aquí la única que ganó fui yo, tengo un hijo que ama, tengo a tu hija que también me ama, tengo a Kaitlyn que solo me amará a mí porque nunca sabrá el tipo de abuela materna que tuvo, tengo una familia y lo más importante, tengo a John, así que ya vez, la única que ganó fui yo, no eres nada más que una perdedora, una pobre perdedora. 
- ¿Ya terminaste? 
- Tengo muchas cosas que quiero decirte, pero John me está esperando para ir a cenar con Ethan e Isa así que me voy.  
- ¡VETE! Vete de una puta vez, no te quiero volver a ver.  
- Oh no te preocupes, no tengo planes de volver, de hecho, nadie tiene planes de venir a verte, diviértete en tu nueva casa Rebeca, no tiene muchos lujos pero bueno, creo que esto se ajusta más a ti. 
Amelia se levantó y caminó hacia la puerta, estaba sorprendida la actitud pacífica de Rebeca, ya que no había intentado hacer o decir nada para herirla, caminó hacia la puerta y antes de salir se giró para ver a Rebeca fulminándola con la mirada. 

- Este lugar te está haciendo bien, al fin se pudo amansar a la perra, ah y por cierto, el naranjo no te queda linda. 


Amelia pudo ver la ira saliendo a flote de los ojos de Rebeca pero antes de que dijera algo Amelia salió feliz y satisfecha de al menos devolver un poco de todo el daño que Rebeca le había hecho a ella. 

♥♥♥♥♥

Ethan e Isa e juntaron con Amelia y John en el restaurant, conversaron todo lo que pudieron y se lo pasaron increíble ya que hacía mucho tiempo que no se tomaban unas horas en compartir y relajarse entre ellos. 

Una vez que se despidieron Ethan e Isa se subieron al auto y se alejaron tomando un rubro diferente al trayecto que hacían siempre, Isa miró a Ethan extrañada.
- ¿Dónde vamos?  
- A casa – Respondió Ethan sin mirarla.  
- Eso es mentira, en vez de acercarnos, nos estamos alejando.  
- No vamos al departamento, vamos a nuestra casa, ¿ya lo has olvidado?  
- No… solo… ¿Qué te traes entre manos Ethan Hoffman?  
- Algo que te gustará mucho, siempre hago cosas que te gustan ¿o no? 
- Ethan cariño, sabes que te amo y amo nuestro futuro hogar pero no podemos quedarnos a pasar la noche, Clara tiene que volver a casa ¿recuerdas? 
- Shhhts, deja de arruinar la sorpresa. 
Isa lo miró con mala cara pero decidió guardar silencio, mandó un mensaje a Clara para preguntar cuánto tiempo más podía quedarse con Kaitlyn pero Clara no respondió y eso hizo que Isa quisiera aún más volver rápido. 

Una vez que llegaron, Ethan salió de auto y tapó los ojos de Isa con sus manos, la guio lentamente a la entrada y una vez adentro la liberó. 
- Bienvenida a su casa señora Hoffman. 
Isa miró sorprendida todo su alrededor, la última vez que había estado en ella había sido solo hace tres semanas y todo estaba muy distinto a como estaba ahora, la última vez que estuvo ahí la casa aún no estaba completamente decorada y amoblada y en algunos dormitorios aún estaban haciendo reparaciones, pero ahora la casa estaba totalmente amoblada y decorada tal y como ella había querido que quedará, estaba completamente pintada y limpia. Isa miró a Ethan sorprendida y con la cara llena de risa. 
- ¿Cómo hiciste todo esto?  
- Contratando a personas que hacen muy bien su trabajo, ven. 
Ethan tomó la mano de Isa y la guio hasta las habitaciones, la primera fue una de las habitaciones de invitados la cual estaba completamente amoblada y lista para que una persona durmiera allí, luego pasaron a la siguiente que era completamente igual a la primera y luego se dirigieron hacia la habitación que sería de Kaitlyn, cuando entraron Isa se sorprendió al ver a Clara sentada junto a la cuna de Kaitlyn y la bebé durmiendo en ella, Clara le hizo señas para que guardara silencio para no despertar a Kaitlyn ya que Isa estaba a punto de chillar de emoción, la habitación había quedado hermosa y parecía la habitación de una princesa, Isa sonrió y miró a Ethan ya que sabía que él tenía mucho que ver en eso. Clara aprovechó para retirarse ya que debía volver a su casa, se despidió de ambos y se marchó. 

Una vez que se quedaron solos, Isa volvió a la habitación de Kaitlyn y besó a su bebé en la frente mientras ella dormía, miró una vez más la hermosa habitación antes de salir y luego siguió a Ethan hacia la habitación que pertenecía a ellos, Isa entró y vio lo hermosa que era, tenía unos ventanales gigantes que daban vista la mar, y la decoración era perfecta para ella, la cama y todo lo que estaba dentro de ella, para Isa era su paraíso personal, sonrió y luego se lanzó totalmente feliz a los brazos de Ethan.
- La amo, me encanta todo Ethan – Dijo Isa mientras lo llenaba de besos. 
- ¿Te gustó?  
- Me encantó, quería ser yo la que la decorará pero prefiero mil veces como quedó ahora. 

- Me alegra que te gustara porque desde hoy, este es nuestro hogar, amo mi departamento y me encanta todo lo que hemos vivido en él, pero quiero que llenemos esta casa de nuevos recuerdos, como te dije, desde ahora todo irá bien, te lo prometo Isa, sé que te traje un montón de problemas cuando me conociste y que complique tu vida más de lo que esperaba hacerlo, pero te juro que nada fue a propósito… 
- Hey no digas eso – Isa se acercó a él, lo abrazó y luego lo miró directo a los ojos – Tal vez si no te hubiera conocido nunca hubiese que luchar tanto, quizás nunca hubiera experimentado la tristeza o quizás nucas hubiese derramado tantas lágrimas, eso nunca lo sabré, pero sí sé que si no te hubiera conocido nunca hubiese sabido lo que es amar a una persona hasta la locura, jamás hubiese experimentado la felicidad máxima, la alegría, y la ternura de una vida a tu lado y nunca hubiese conocido el significado el verdadero amor, te amo Ethan Hoffman, siempre será así.  
- ¿Tanto me amas? – Isa rió y luego lo volvió a besar
- Estoy total y completamente enamorada de ti. 

Ethan la tomó entre sus brazos y la besó suavemente, luego la volteó y susurró en su oído. 
- Y yo a ti, llevo amándote diecisiete años y lo haré por muchos años más. 
_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº44

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario