sábado, 10 de enero de 2015

Fic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2): Capítulo 42

Capitulo Nº42: Lucha Conmigo.

- Isa ¿de qué mierda está hablando Rebeca? – preguntó John entre dientes, no podía creer que la locura de Rebeca la haya llevado a este punto, volverse en contra de su hija y culparla de un asesinato.
- No luzcas tan impactado amor, a mi querida hija no le tembló la mano para matar a Allan, parece que eres hija mía después de todo – Rebeca les guiñó un ojo y se cruzó de piernas – me estoy cansando de este jueguito, quiero irme de este lugar y desaparecer de sus vidas así que hija piensa bien las cosas, no quieres dejar a Kaitlyn lejos de sus papis. 
Isa se dejó caer en la sillón completamente abatida, su mente iba a mil por hora y no podía detener la desesperación que la invadía, su madre lo sabía y estaba dispuesta a delatarla para vengarse de todo lo que le habían hecho en el pasado, Isa sentía que no podía respirar, no podía pensar, la desesperación la invadió completamente y comenzó a faltarle el aire, sintió unas fuertes manos en sus hombros y una voz que le demandaba que se calmará pero no podía hacer ninguna de esas cosas, iba a ir a la cárcel y culparían igualmente a Ethan por ocultar información, Kaitlyn no tendría a sus padres a su lado y la vida de Amelia aun corría peligro.
- ¡Isa calmate cariño! – John la sacudió duramente para que saliera de su estado de aturdimiento, la necesitaba con él en este momento ya que al ver su reacción supo que lo que decía Rebeca era la completá verdad, la acunó contra su pecho y le dijo palabras tranquilizadoras luego se dirigió hacia Rebeca – Eres una mierda Rebeca.
- Mejora tus insultos, ya no me afectan querido.
- Te odio – Susurró Isa contra el pecho de John – te odio más de lo que alguna vez podrás imaginar y ojala nunca hubieras sido mi madre, eres una psicótica, narcisista de mierda y espero que te pudras en el infierno.
- Creo que ambas nos pudriremos en el infierno hija, ya sabes el pecado de “no mataras”. Ups creo que lo rompiste hace poco, que en paz descanse nuestro querido Allan.
Con un grito de ira Isa se abalanzó contra Rebeca y la derribó, ambas rodaron por el suelo e isa le dio un fuerte golpe en el labio antes de que John lograra separarlas y tratar de calmar a Isa que estaba completamente descontrolada. 
- Isa debes calmarte, debemos pensar bien las cosas y tratar de respirar – John acunó su cara entre sus manos y trató de tranquilizarla.
- Es mi madre ¿Cómo me puede hacer esto? – logró decir Isa entre el torrente de lágrimas que se deslizaban por sus mejillas.
- Porque me traicionaste y te uniste a mis enemigos, tú sabes que se las cobro muy caro a la gente que me hace daño – Rebeca se limpió la sangre que le corría por el labio y luego los miró con odio puro en sus ojos – no descansaré hasta hacerles la vida miserable y Allan desde su tumba me ayudara a ello. 
- Vete – le gruñó John apretando a Isa contra su pecho – vete y no vuelvas más maldita seas.
- Que tengan una vida feliz – Rebeca caminó hacia la salida y recogió su bolso – extráñenme. 
- Al ver que Rebeca se fue, Isa levantó la mirada y apretó con puños la camisa de John - ¡No puedes dejar que se vaya!, ella nos hará daño de nuevo, buscará a Amelia, a ti, a Ethan, a Kaitlyn. Debes detenerla John por favor, detenla. 
- Shtttt, debes calmarte Isa, esto no te hará bien y necesitas estar enfocada, tengo un plan y cuando lo lleve a cabo hablaremos de la verdadera muerte de Allan – beso la cima de la cabeza y se sacó el celular de su pantalón para llamar.
Isa se abrazó a su misma, estaba aterrorizada de las consecuencias de lo que había hecho, Ethan se había inculpado para salvarla y ahora todo el mundo sufría por sus mentiras, su propia madre la iba a delatar y no podía hacer nada al respecto, el sacrificio de Ethan no habría valido la pena, odiaba a su madre y nunca le perdonaría el daño que les había causado. 
- Si, se fue hace un par de minutos – dijo John al teléfono – necesito que la busquen, la sigan y si intenta salir del país infórmenmelo de inmediato, registren computadoras, celulares, todo lo que puedan encontrar, no me importa si deben jaquear cuentas, necesito que encuentren ese vídeo y me lo traigan – se quedó callado por un segundo tomando una cansada respiración – no me importa el costo, quiero tener en mi poder ese vídeo en las próximas horas, hagan lo que sea necesario y si no pueden encontrarlo por sus propios medios oblíguenla a decírselos – se rascó la frente frustrado – me importa una mierda, hagan que hable – sin otra palabra cortó la llamada furioso y miró inmediatamente a Isa.
- Yo lo mate – Dijo Isa de la nada haciendo que John se encogiera ante su confesión, pero ella necesitaba decírselo a alguien – trataba de matar a Ethan y no lo podía permitir, apreté el gatillo sin pensarlo ni darme cuenta de lo que hacía.
- ¿Qué mierda hace Ethan en la cárcel en tú lugar? – le gruñó John con dientes apretados.
- Trate de convencerlo, yo soy la culpable pero él se negó y se empeñó que debía aceptar que él fuera el culpable, dijo que todo sería más fácil de esa forma y que no aceptaría una negativa de mi parte – Isa se dobló por la mitad y sollozó incontrolablemente – soy una asesina John y Ethan está pagando por mi crimen.
- Al ver a Isa tan rota John la envolvió en sus brazos y la apretó contra su pecho para intentar tranquilizarla – cálmate Isa, no fue tu culpa, debes intentar calmarte y respirar profundo. Ethan necesita que seas muy fuerte por ambos o él se hundirá contigo.
- Rebeca lo sabe ahora y es cuestión de tiempo antes que la policía venga a buscarme, debo entregarme.
- Déjame a Rebeca a mí, yo me ocuparé de que ella tenga todo lo que merece en la vida. 
♥♥♥♥♥
- Llevo una semana en esta mierda de cárcel Jonathan, debo volver a mi casa, mi mujer me necesita al igual que mi hija y mi madre está muy grave, no puedo seguir en esta situación – Ethan se paseaba frustrado en la sala de visitas, no podía seguir más tiempo encerrado.
- Debes calmarte Ethan, en dos días en el juicio y dale gracias a tu abogado que consiguió adelantarlo muchas semanas, de no ser por eso estarías unos buenos meses encerrado antes del juicio ¿Cómo hiciste para conseguir al mejor abogado de Nueva York?, por lo que sabía, es más fácil conseguir una cita con la Reina Isabel que conseguir que este tipo te defienda.
- John lo consiguió por mí, ha estado preocupado de mi mamá constantemente y además del juicio que se avecina, si no descansa creo que colapsará.
- Cada vez que voy a visitar a tu madre está a su lado, creo que después de todo se siente culpable y no descansará hasta que la digan que está fuera de peligro – Jonathan le dio una palmada en el hombro para reconfortarlo - ¿ha venido Isa a visitarte? 
- Si, un par de veces pero no me gusta que se vea obligada a pasar por toda esta seguridad para verme, prefiero que esté con Kaitlyn, aunque las extraño es más seguro para ellas, necesito que estés con ellas hasta que pueda salir de esta mierda o me volveré loco de la preocupación.
- No te preocupes hermano, lo tengo cubierto.
- Se acabó el tiempo – les informó un guardia que se encontraba vigilando. 
- Creo que es hora de irme – Jonathan se levantó y le dio un abrazo a su amigo antes de alejarse y dirigirse hacia la salida – cuidate hermano – con un asentimiento de cabeza ambos se voltearon y se fueron por caminos separados.
♥♥♥♥♥
- Isa llegué – le gritó Car cuando ingresó al departamento de Isa, desde que había pasado lo de la muerte de Allan, la fuga de Rebeca. Car trataba de no estar separada de Isa y ayudarle junto a Clara a ver a la bebé.
- Estoy en el cuarto de Kaitlyn – cuando Car llegó pudo ver a Isa pálida y con mirada preocupada, ante su mirada interrogante Isa le aclaró lo que sucedía – ha estado con un poco de fiebre, el pediatra la vino a ver y dijo que es algo normal ya que está comenzando un cuadro de resfriado y ha estado muy inquieta, no sé qué más hacer.
- ¿Dónde está Clara? 
 
- Llamó hace un par de horas para informar que tenía un problema personal y no podría venir hoy – se le llenaron los ojos de lágrimas y Car se le acercó inmediatamente.
- Dámela – al recibir a Kaitlyn en sus brazos, la acunó y le quitó el chalequito que tenía puesto junto con su gorro – vamos a mantenerla sin tanta ropa, si tiene fiebre no es muy bueno arroparla mucho ¿le recomendó medicinas el pediatra? 
- Si, ya se las di, pero en cuatro horas debo volver hacerlo – Isa se sentó y se frotó la cienes frustrada y muy asustada, Kaitlyn era una bebé muy sana y nunca se había enfermado ni tenido fiebre, pero la noche anterior no había podido estar tranquila y lloraba constantemente lo que le partía el corazón a Isa – necesito revisarle el pañal.
- Yo lo haré, ahora necesito que hagas lo siguiente – depositó a la bebé en su cuna y tomó ambas manos de Isa - quiero que vayas a tu habitación, te des un baño y duermas por un par de horas, en dos días es el juicio de Ethan y no te puede ver de esta forma y Kaitlyn necesita que estés a su lado cuando despierte.
- No puedo dejarla.
- Estoy aquí con ella Isa y la cuidaré con mi vida si es necesario, te despertaré si algo surge.
Isa asintió y arrastró los pies hacia su habitación, Car se sintió aliviada que no había discutido más con ella, se pudo dar cuenta que Isa estaba cerca de un colapso, además de estar pálida tenía círculos negros bajo sus ojos, todo lo sucedido hace tan poco estaba afectándola tanto que no se daba cuenta de lo débil que estaba, Car debía obligarla a comer, beber agua y tener unas pocas horas de sueño pero ahora se daba cuenta que debería quedarse en las noches con ella hasta que volviera Ethan. 

Habían pasado un par de horas donde Kaitlyn despertó a ratos para beber su biberon y para un cambio de paños, Car la podía ver mejor de ánimo y al parecer la medicina le estaba haciendo efecto, era hora de volverlas a tomar y cuando se las dio Car se sentó con Kaitlyn entre sus brazos mientras le cantaba una canción de cuna, la bebé estaba profundamente dormida pero Car no quiso parar de cantar para ella pero cuando levantó la mirada se dio cuenta que no estaba sola en la habitación, Andrew estaba de brazos cruzados con un tobillo cruzado por el otro mientras la miraba fijamente, Car se aclaró la garganta incómoda y se levantó para depositar a la bebé en la cuna.
- ¿Hace cuánto tiempo estás escuchando? – tapó a Kaitlyn y se agarró del marco de la cuna para evitar darse vuelta y someterse a escrutinio de Andrew que no dejaba de mirarla fijamente – no sabía que habías llegado, me dijiste que tenías muchas cosas que hacer hoy.
- Me desocupé temprano – Car pudo sentir su presencia atrás de ella y como una mano le apartaba el pelo del hombro – no sabía que podías cantar, nunca te había escuchado.
- A los bebés son los únicos que les canto, no pueden quejarse de mi voz desafinada – soltó una risa nerviosa al sentir una mano de Andrew posarse en su cadera.
- Fue perfecto – se susurró seductoramente al oído.
- Gracias – Car se encogió por su toque y todo el cuerpo comenzó a hormiguearle de excitación, no podía aclarar sus sentimientos - ¿Qué estás haciendo? – le preguntó cuándo sintió la otra mano de Andrew que ascendía de su cadera hacia la cintura.
- No puedo resistirme más, lo siento Caroline.
Andrew puso ambas manos en su cadera y la volteó hacia él, estampando su boca en la de ella, el beso comenzó suavemente pero rápidamente se volvió en una necesidad apasionada, Car degustó sus labios y le permitió inmediatamente adentrarse en su boca, el primer toque de su lengua la hizo gemir involuntariamente y lo abrazó por el cuello, apretándolo contra ella y profundizando aún más el beso, fue retrocediendo paso a paso hasta sentir la pared contra su espada.
- ¿Ca... ¡Oh dios lo siento! – Isa se volteó rápidamente al darse cuenta de lo que estaba sucediendo.
Car empujó rápidamente a Andrew casi haciéndolo caer y se ruborizó profundamente al darse cuenta de lo que había presenciado su mejor amiga y en el lugar.
- Venía a ver a Kaitlyn, lo siento por interrumpir chicos.
- No te preocupes Isa, Andrew debe ir hacer sus cosas ¿verdad? – Car logró hablar a través de su vergüenza y Andrew sólo le dio un asentimiento antes de darse la vuelta e irse.
- Me muero de la vergüenza – murmuró Car contra sus manos que tapaban su cara ruborizada – siento que hayas tenido que ver eso.
- No tienes por qué comportarte de esa forma Caroline – Isa se acercó a ella y la abrazó apretadamente contra ella – vamos relájate, soy sólo yo quien los vio linda. 
- Pero no impide que me sienta como la mierda.
- Fue un beso, no lo pienses tanto y déjate llevar – Isa la alejó de su cuerpo y la miró fijamente – Vamos a ver a Kaitlyn que comienza a despertarse y tú deja de matar tu cerebro tanto sobre pensar las cosas – le dio un beso en la mejilla y fue a ver a la bebé en la cuna que comenzaba a moverse inquieta.
♥♥♥♥♥
- Debemos prepararnos para el juicio y lo intenso que se pondrá la situación – el abogado les asintió a ambos y sacó algunos papeles de su maletín – bien señor Hoffman, debe conservar la calma, repasaremos nuevamente su declaración y veremos los puntos débiles para poder fortalecerlos, debe comprender que el juicio será agresivo, lo harán ver como un asesino y nada nos garantiza que extiendan la investigación hacia algunas semanas más, debe ser convincente y claro en todo lo que diga.
- Lo comprendo señor Woodsen y confió en usted para que me dirija, pero no puedo estar más tiempo en prisión, mi madre está enferma y mi mujer me necesita, tengo que salir en libertad después de este juicio – Ethan habló con mucha desesperación, paciencia ya no le quedaba para seguir tranquilo.
- Hijo debes calmarte – John trató de tranquilizarlo.
Esta era la última reunión de Ethan con su abogado antes des juicio y John había logrado estar presente en ella, podía ver la desesperación de Ethan y tenía que lograr calmarlo para no se cometiera ni un solo error.
- No puedo seguir calmado, no he podido ver a mamá, todo por culpa de ese psicópata de mierda que estuvo obsesionado hasta la muerte con mi esposa – gruñó entre dientes.
- Y eso precisamente usaremos a nuestro favor, yo no pierdo señor Hoffman y está no será la primera vez – asintió hacia ambos y se levantó – les daré un minuto para hablar pero recuerden que se acaba el tiempo y tenemos que concentrarnos en su libertad – Se dieron la mano y el abogado pidió salir de la sala para dejarlos conversar entre ellos.
- ¿Cómo está mi madre? – preguntó Ethan frustrado.
- Luchando por su vida, hijo Kaitlyn estuvo un poco enferma anoche pero no te preocupes porque hoy se encuentra mucho mejor, conserva la calma – le pidió al ver la cara de terror en el rostro de Ethan – Isa me llamó hoy muy temprano y me pidió que te contará lo sucedido, dice que te ama y que quiere verte pero a causa de la fiebre que tuvo Kaitlyn debe quedarse con ella.
- ¡MIERDA!, debo estar ahí para ella maldición – Ethan dio un suspiro estresado y se levantó para tratar de calmarse – mantén un ojo en ellas hasta que salga de esta mierda, ¿has sabido algo de Rebeca?
- Lo tengo cubierto, tu e Isa no deben preocuparse por ella.
- Gracias – ambos se dieron abrazos y se despidieron ya que se había acabado el tiempo de visita.
♥♥♥♥♥
- Hola querida.
Rebeca dio un gran saltó al escuchar la voz de John en su casa, después de lo sucedido con Isa eligió permanecer cerca, en una casa que tenía hace mucho tiempo a las afueras de Nueva York, trató de mantenerse lo más discretamente posible para no llamar la atención sobre ella pero no pensaba alejarse demasiado, aun John tenía que pagar por la mierda que le había hecho pero nunca pensó que estaría aquí en su casa.
- ¿QUÉ HACES AQUÍ? – le gritó completamente descontrolada – esta es mi
casa y te llevaran preso por allanamiento de morada maldito idiota.
- Me importan una mierda tus amenazas estúpida perra – John se acercó hacia ella y la rodeó lentamente – te atrape.
- ¿Qué quieres decir? 
- Iras a la cárcel por intentar asesinar a Amelia, la policía viene en camino para llevarte.
- ¿enserio esperas que te crea? – Se le acercó y golpeó su pecho con ambas manos – Tú nunca harías algo así sabiendo que Isa pagará las consecuencias de tus actos querido esposo, sabes que Ethan o Amelia nunca te lo perdonarían. 
- ¿Por qué Isa tendría que pagar las consecuencias de algo?
- El vídeo, crees que no enviaré a mi hija a la cárcel si intentas meterme en prisión a mí, eso quiere decir que nunca me conociste realmente.
- Pero querida ¿de qué vídeo estás hablando? – John se paró frente a Rebeca y acarició lentamente su mejilla con una sarcástica sonrisa en su rostro – creo que después de todo has perdido la razón. 
- ¡Y UNA MIERDA! – Rebeca de alejó empujándolo, sacó su celular de la cartera y comenzó a marcar furiosamente un número – Necesito saber si mi paquete se encuentra seguro… Rebeca Collins – lo dijo con amargura mirando a John mientras decía su apellido de soltera - ¿Cómo que no se encuentra?... debes estar bromeando ¡YO MISMA FUI A DEPOSITARLO!... ¡TE DIGO QUE NO ESTOY EQUIVOCADA! ¡MIERDA! – tiró su celular contra una pared destrozándolo en pedazos - ¿Qué hiciste con el vídeo? 
- Eso nunca lo sabrás – John le dio un guiñó antes de abrir la puerta delantera – creo que las sirenas se acercan.
- ¡TE ODIO MALDITO HIJO DE PUTA! – Rebeca lo sobrepasó corriendo y comenzó a dirigirse a su auto, pero al llegar al lugar se dio cuenta que no tenía las llaves con ella.
- Querida – le gritó John cuando Rebeca comenzó a correr en dirección contraria a la que venía la policía – disfruta tus años de prisión. 
John vio con una gran satisfacción como los policías alcanzaban a Rebeca y la derribaban al negarse aceptar la detención, había sido su mujer y la había amado pero al parecer no lo suficiente, había abandonado a su familia por ella, creyó en sus mentiras y por muchos años estuvo ciego a todo lo que le rodeaba, pero ahora se dio cuenta que Rebeca era una víbora y su veneno estaba comiendo su vida y la de los seres que amaba, se sintió satisfecho al cerrar esta eterna etapa y cortar todos los lazos que alguna vez lo habían atado a esta mujer. El amor de Rebeca era uno dañino y que arruina tu vida para siempre, ahora podía verlo perfectamente y ahora Amelia estaba pagando las consecuencias de todos sus errores. 
♥♥♥♥♥
El juicio de Ethan por el asesinato de Allan fue muy extenso y estresante, se extendió por horas y por la cantidad de evidencia se suspendió para el otro día, Isa trató de tranquilizar a Ethan y decirle que no pensara negativo.
- Señores del jurado ¿están listos para tomar una decisión? – habló el juez con voz severa. 
- Si su señoría, estamos listos – el vocero de los jurados se levantó para decir la resolución, luego de un descanso de dos horas cuando se acabaron los interrogatorios y la evidencia.
Isa podía sentir que su corazón se paralizaba y tomó la mano libre de Ethan, estaba detrás de él y aunque el contacto físico no era permitido, si alguien intentaba alejarla de él terminaría con un ojo morado.
- Por los cargos contra el señor Ethan Hoffman, sobre el asesinato del señor Allan Bodenhöfer, con 9 votos a favor y 3 en contra declaramos al señor Hoffman – el jurado levantó la mirada y recorrió la sala rápidamente para seguir leyendo – Inocente.
Se escuchó un estruendo muy grande en la sala, Ethan se levantó rápidamente y envolvió a Isa entre sus brazos apretadamente, inhaló su perfume y se calmó en su cercanía, todos comenzaron a llorar y aplaudir por el favorecedor veredicto y por fin luego de estos días horrible Ethan pudo respirar nuevamente.
- ¡Silencio en la corte! – reprendió el juez – Con este veredicto damos por finalizado el juicio contra el señor Hoffman, se levanta sesión. 
 
- Te amo, te amo, te amo, te amo – le repetía una y otra vez Isa mientras repartía besos por toda su cara y se apretaba más contra él.
- Te adoro – Ethan la besó profundamente y se apartó para escanear la sala – quiero ver a mi hija ¿Dónde está? 
- En casa con Clara, quería traerla pero no pude amor.
- No te preocupes, tendré que verla un poco más tarde, ahora quiero ir al hospital y visitar a mamá.
- ¡Vamos!
Después de hablar algunas palabras con Jonathan, Caroline, John y Andrew. Se dirigieron a la salida seguidos por John quien igual iba directo al hospital.
♥♥♥♥♥
- Hola mamá – le susurró Ethan tomando su frágil mano – siento no haber podido venir antes.
Ethan dio un tembloroso suspiro mientras apretaba cariñosamente la mano de Amelia y la besaba, no podía perder a su madre pero se veía tan frágil que le partía el corazón, tenía un tubo conectado a su garganta que le permitía respirar y estaba llena de cables que la monitoreaban constantemente, su piel estaba pálida y se veía demasiado débil para seguir luchando. 
- Te amo, eres el única que siempre estuvo conmigo desde pequeño, eres la mujer que me dio la vida y me crió, todo lo que soy es gracias a ti, fuiste padre y madre para mí – Ethan besó su mano y acarició su pelo tiernamente – te quiero conmigo, quiero que estés en el primer año de vida de Kaitlyn, en el aniversario de matrimonio mío y de Isa, quiero ver tu cara de emoción cuando te diga que volverás a ser abuela y verte envejecer con tus nietos en tus brazos, quiero aprovechar al máximo cada minuto de cada día que estés conmigo, pero si estás lista para irte te amo mucho para retenerte conmigo, si estás cansada de tanto luchar por tu vida y no puedes más debes saber que siempre te amaré y estarás en mi corazón, pero si queda alguna esperanza, por más mínima que sea – apretó su mano y la besó mientras una lágrima rodaba contra su mejilla – quédate conmigo, mamá quédate conmigo.
Ethan se apoyó contra la cama de Amelia y lloró como nunca lo había hecho en su vida, lloró por el niño pequeño que había perdido a su padre por culpa de engaños y mentiras, lloró por el dolor de la venganza de las personas que los odiaban y la angustia de ver a su madre en tan mal estado.
- E… Ethan- levantó la cabeza automáticamente al escuchar los susurros roncos de Amelia llamándolo.
- Shhhht – la tranquilizó inclinándose hacia ella – no hables, no quiero que te agites, voy a buscar a la enfermera para que te quite ese tuvo, estoy aquí mamá, estoy contigo y podremos salir de esto, te lo juró.
Luego de darle un beso en la mejilla corrió hacia la puerta y gritó que Amelia estaba despierta, en su cerebro abrumado por la situación Amelia pudo sentir la tranquilizadora voz de John que apretaba su mano y le decía que todo estaría bien y las palabras emocionadas de Isa que lloraba de felicidad, cuando llegaron los médicos con la enfermera se desalojó la sala rápidamente para hacerle los exámenes de rigor. A pesar de toda la desesperación, Amelia pudo respirar tranquila al saber que de alguna forma todo estaría bien.

_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº43

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:


2 comentarios:

  1. oh santo por dios!!!!! q capitulo tan bonito!!!!

    ahora si las quiero chicas =D

    ResponderEliminar
  2. Por fin se acabo el sufrimiento
    O eso espero porq ustedes. Chicas son geniales ..me encanta su historia felicidades por el capitulo

    ResponderEliminar