domingo, 21 de diciembre de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2): Capítulo 41


Capítulo N°41: Consecuencias 


Cuando llevaron a Ethan y a Isa al hospital, Isa estaba aliviada y esperanzada de que podrían salir del asunto de Allan sin problemas, pero el policía no tardó en quitar las esperanzas de ella cuando dijo que estaban ahí solo para sanar a Ethan de sus heridas y prohibió su salida del lugar, dejándolo imposibilitado para ir a ver como se encontraba Amelia. 
- ¿Qué le harán? – Preguntó Isa en cuanto se llevaron a Ethan a una sala a la que ella no podía entrar. 
- Señora Hoffman su esposo sufrió una herida de bala y ahora entró a cirugía para quitársela antes de que pueda entrar en una infección o algo por el estilo, estará bien se lo aseguro.  
- ¿Y después? ¿Qué pasará con él después? podremos ir a casa ¿cierto? 
- El oficial miró a Isa con el seño fruncido y luego negó con la cabeza – Creo que usted no está al tanto de la gravedad de lo que acaba de pasar, su esposo es el responsable de una muerte, y hasta que se abra la investigación y se descubra si realmente fue en defensa propia o no, su esposo estará detenido.  
- Fue en defensa propia, tiene que creernos, A… Allan lleva años persiguiéndome, ha hecho cosas innombrables, usted no… 
- Para todo eso que usted dice habrá una investigación, y si es que todo eso es cierto, la condena de su esposo estará reducida a 5 años, si quieren evitarlo, yo les aconsejaría que contraten a un muy buen abogado, ahora si me disculpa tengo asuntos que atender. 
El oficial de policía hizo una breve reverencia y luego se alejó. Isa se quedó mirando hacia donde se había ido el oficial totalmente ida, no sabía qué era lo que pasaría ahora y estaba aterrada de saberlo, no entendía como podía cambiar todo de un día a otro, un día antes estaba feliz junto a Ethan y Kaitlyn en su departamento, Amelia estaba a salvo en el suyo y su mamá no era una enferma capaz de hacerle daño a su propia hija, ni tampoco capaz de matar a una persona, pero ahora era todo diferente, y ante todo lo peor era que Amelia estaba muriendo y Ethan no podía estar junto a su mamá, y por más que ella quisiera estar junto a Amelia, no podía y no quería dejar a Ethan solo. Luego de un rato sacó su celular y marcó a John para saber cómo estaba Amelia. 
- ¿Has tenido noticias? – Preguntó en cuanto John contestó el teléfono. 
- Aun nada, ningún doctor ha salido a hablar conmigo… ¿Dónde está Ethan?  
- En cirugía – Isa hizo una pausa y luego se suspirar volvió a hablar – John, Allan está muerto, quieren llevar a Ethan a la cárcel.  
- Cuanta información en un día, los problemas parece no acabar, Isa tu quédate tranquila porque no permitiré que lleven a mi hijo a prisión, eso jamás ¿bien?  
- John… lo siento tanto, no mereces haber tenido una esposa como mí… como Rebeca, no sabes cuánto quiero estar contigo para apoyarte por Amelia pero Ethan me necesita. 
- Lo sé pequeña, no te preocupes, Amelia estará bien, no le pasará nada, no le puede pasar nada, no a ella. 
- Todo estará bien John, Amelia es la persona más fuerte que conozco, nada termina con ella, nunca lo ha hecho y sé que no dejará que esto lo haga.  
- Lo sé, ya verás que en menos tiempo de lo que te imaginas estará junto a ti apoyándote con lo de Ethan, ahora ve a estar con él y averigua todo lo que puedas sobre qué pasará, te llamaré más tarde. 
- John… te quiero.  
- Él se quedó en silencio al escuchar esas palabras de Isa, ella jamás se las había dicho y escucharlas ahora lo hizo sentirse totalmente conmovido – Yo también te quiero pequeña. 
Isa colgó y luego llamó a Car para saber cómo estaba Kaitlyn, una vez que se aseguró de que su hija estaba bien, colgó y se sentó para esperar noticias de Ethan. 

♥♥♥♥♥

Car dejó de teléfono sobre la mesa y luego se fue a ver a Kaitlyn, Andrew la estaba cargando mientras le mostraba la cuidad por la ventana, Car se quedó en la puerta mientras los observaba totalmente en silencio, cuando Andrew se percató de su presencia la miró y luego volvió a mirar por la ventana. 
- ¿Alguna noticia? – Preguntó sin mirarla. 
- Isa llamó, Ethan y ella están vivos ahora puedes perdonarme.  
- Car…  
- Déjalo ya, hay algo que debo decirte – Andrew la volvió a mirar y Car se acercó a él para tomar a Kaitlyn en sus brazos – Ethan mató a Allan.  
- ¿Qué?  
- Isa me lo acaba de decir, fue en defensa propia, y ahora está en el hospital porque Ethan fue herido en el hombro.  
- ¿Pero cómo paso todo? ¿Qué más te dijo Isa?  
- Solo me dijo que fue en defensa propia, no me dio detalles, y lo peor de todo es que Amelia fue envenenada y está en el hospital, no se sabe qué pasará con ella.  
- ¿Alguien más salió lastimado?  
- No, Isa y John están bien, Allan muerto y Rebeca desaparecida.  
- Ethan conoce personas que pueden ayudarlo a encontrar a Rebeca, voy a llamarlos, si está desaparecida nada nos asegura que no vendrá en busca de la bebé. 
Car no había pensando en eso y al escucharlo se tensó inmediatamente, aferró a Kaitlyn aun más a ella y la besó en la cabecita, Andrew se dio cuenta de los nervios de Car y sin pensarlo se acercó a ella. 
- No le va a pasar nada, ni a ella ni a ti, no dejaré que eso pase Caroline, te lo prometo.  
- Salgamos de aquí, si Rebeca quiere venir por Kaitlyn al primer lugar al que vendrá será aquí, por favor Andrew, vayamos a un lugar seguro.  
- Déjame hacer unas llamadas y luego vemos donde te llevo. 
Car asintió y luego Andrew salió de la habitación para hacer todas las llamadas que necesitaba hacer. Car aprovechó para cambiar el pañal de Kaitlyn, todos los nervios se esfumaron con Kaitlyn, la bebé no paraba de sonreír y de jugar con todo lo que estuviera al alcance de sus manitos.
- Ya está todo listo, lleva todo lo que creas que sea necesario, y avisa a Isa que nos iremos de tu departamento.  
- ¿Dónde iremos?  
- A mi casa – Car lo quedó mirando como si se le hubiera salido una segunda cabeza, Andrew la miró y le frunció el seño - ¿Qué?  
- ¿A tu casa?  
- Si, ¿algún problema?  
- No… sólo que no conozco tu casa, yo… olvídalo, vayámonos. 
Car empacó un bolso pequeño con su pijama y una muda de ropa y sus cosas personales, Andrew tomó a Kaitlyn y Car se hizo cargo de su bolso y el de Kaitlyn y luego salieron del departamento. Car se fue en el asiento trasero junto a Kaitlyn ya que no tenían silla de auto para bebés. 

Les tomó cuarenta minutos para llegar a Brooklyn lugar donde quedaba la casa de Andrew, una vez que habían llegado Car sintió que sus nervios estaban a punto de estallar y lo peor es que no sabía la razón de por qué se encontraba así. En cuanto entraron Henry corrió y se lanzó a los brazos de Andrew, Car sonrió al ver la imagen y luego se acercó para saludarlo, Henry la miró y la reconoció al instante, la saludó con un besó en la mejilla y luego fijó su atención en Kaitlyn que se encontraba dormida en los brazos de Car.
- Bebé – Dijo Henry apuntándola.  
- Si, es una bebé, se llama Kaitlyn. 
- ¿Pada jugad? 
- Está durmiendo hijo, algo que tú igual deberías estar haciendo – Andrew lo miró a su hijo con cara de regañó y luego pasó su mano sobre su cabello – Una vez que Kaitlyn despierte podrás jugar con ella, pero nada de despertarla apropósito ¿bien?  
- Al fin conozco a la famosa señorita Caroline.

Car se volteó para al escuchar esas últimas palabras y se encontró con el rostro sonriente de una señora la cual Car supuso al instante que se trataba de la madre de Andrew. 
- Oh, Andrew nunca me dijo que tenías una bebita.  
- Es porque no es de ella mamá – le dio una besó a su mamá y luego miró a Car – Mamá te presento a Car, Car está es mi mamá.  
- Hola Caroline, soy Amanda.  
- Hola… eh… hum… señora Am… 
- Ay por favor, ¿me veo como una vieja? Sólo dime Amanda, si me dices señora me harás sentir vieja.  
- Hola Amanda – Dijo Car sonriendo.  
- Tenía muchas ganas de conocer a la chica que tiene la mayor parte del tiempo la atención de mi hijo.  
- ¡Mamá!  
- ¿Qué? ¿acaso es mentira? Tú trabajas para ella, me refería a eso tonto – Amanda sonrió a su hijo y luego miró a Car – Ven pasa, el desubicado de mi hijo te tiene parada en la puerta y con un bebé en brazos, vamos a acostar a esa preciosura y luego nos tomaremos un té para que nos conozcamos mejor. 
Car miró a Andrew y este se encogió de hombros, luego tomó a Kaitlyn en sus brazos e hizo que Car lo siguiera.
- Esta es mi habitación, puedes acostar a Kaitlyn acá, ah y tú igual dormirás acá.  
- ¿y tú? 
- No te preocupes por mí, yo dormiré con Henry en su habitación. 
- Muy bien – Car puso a Kaitlyn con mucho cuidado en la cama para no despertarla y luego volvió a mirar a Andrew – Tu mamá es encantadora. 
- Es porque le caes bien, no es así con todo el mundo.  
- Bueno en ese caso gracias.  
- ¿Por qué?  
- Porque si le caigo bien es porque le has hablado bien de mi – Dijo Car sonriente.  
- No tengo motivos para hablar mal de ti, ahora vamos que mama está esperando y estoy seguro que si nos demoramos un segundo pasarán mil ideas por su cabeza – Cuando iban bajando la escalera, Andrew se detuvo y se volteó para mirar a Car – una cosa antes de que bajemos, mamá hace un tiempo tiene una idea un poco equivocada sobre nuestra relación, si te dice algo por favor no le hagas caso. 
- ¿Qué idea?  
- Ya lo descubrirás – Andrew sonrió y luego se volteó para seguir bajando.
♥♥♥♥♥

Luego se cuatro horas que para John fueron como cuatro días, apareció un doctor para hablar con John, le informó que luego de un arduo trabajo lograron estabilizar a Amelia, ya que los niveles de cianuro en su sistema era demasiado altos, pero no lo suficiente para acabar con ella, por suerte John había actuado rápido o de lo contrario ahora estarían en otras circunstancias. 
- De todos modos tuvimos que inducirle el coma de lo contrario el dolor podría ser muy fuerte para ella considerando que aún se encuentra demasiado débil, sin dejar de lado que tiene las defensas más bajas de lo normal ya que aun no se termina de recuperar de las quimioterapias. 
- Bien, ¿pero qué pasará con ella doctor? ¿ya está fuera de todo riesgo? 
- No puedo asegurar eso, ella está en cuidados intensivos hasta que salga de la gravedad, hicimos todo lo necesario para salvarla y lo hemos logrado pero no sabemos cómo reaccione dentro de las próximas horas, ya que durante estas cuatro horas tuvo dos paros cardiorespiratorios.  
- Puedo… ¿puedo verla?  
- Solo unos minutos, no podemos arriesgarnos, pero le daré permiso para que entré por unos cuantos minutos.
John asintió y luego siguió al doctor hacia la habitación donde estaba Amelia, en cuanto entraron, los ojos de John se llenaron de lágrimas al verla en una camilla, llena de cables y con respirador artificial. Se acercó a ella, tomó su mano y la miró en silencio por varios minutos.

- Estás luchando ¿cierto?, sé que lo estás haciendo amor, vamos a salir de esto ya verás – John se aclaró la garganta para deshacerse del nudo que tenía y luego acarició la mano de Amelia – Sé que es egoísta de mi parte pedirte esto, pero por favor no me dejes aquí solo, no lo hagas porque simplemente no voy a querer seguir sin ti, no podría hacerlo y vivir con la culpa, y no me importa si me vas a odiar cuando despiertes, prefiero no tenerte porque me odias a no tenerte porque no estarás para hacer las mil cosas que quiero hacer para que me perdones, y probablemente sea hacer trampa pero si no quieres quedarte por mí, al menos hazlo por Ethan, el te necesita mi amor, nuestro hijo nos necesita a los dos y tú nunca le has fallado por favor no lo hagas ahora – John hizo una pausa para limpiar las lágrimas de sus ojos y luego continuó – vamos Amelia, aun tenemos una oportunidad para ser las personas que queríamos ser cuando éramos jóvenes, aun tenemos que ver a Kaitlyn caminar, escucharla hablar y verla en su primer día del colegio ¿te acuerdas cuando soñabas con todo eso?, aun puedes tener eso amor, sólo tienes que seguir luchando, no permitas que Rebeca te gané, no lo hagas de nuevo, te prometo que haré todo para hacerte feliz, y nunca más tendrás que escuchar el nombre de ella, pero por favor no me dejes. 
- Lo siento pero el doctor me envió a buscarlo, el tiempo de acabó – Dijo una enfermera mientras lo miraba con cara de querer sacarlo de la habitación. 
- Está bien – John se limpió las lágrimas y luego volvió a mirar a Amelia – Te amo mi amor, recuerda eso. 
John soltó la mano de Amelia y luego caminó hacia la puerta, miró a la enfermera y luego salió. 

♥♥♥♥♥

- Yo opino lo mismo que Andrew – Dijo Car a Isa – si te quedas acá, ni Kaitlyn ni tú correrán peligro.  
- Y estoy seguro que Ethan estaría más tranquilo si te quedas acá, en lugar de sola en tu departamento. 
- ¿Estás seguro que no es un problema? – Preguntó Isa – No quiero molestar y… 
- Por favor Isa, el único problema sería si te vas a tu departamento y Andrew no esté allí para protegerte.  
- Está bien, me dijeron que mañana podré ver a Ethan y veremos que es más seguro para nosotras, estoy segura que también querrá hablar contigo Andrew, él solo confía en ti – Isa sonrió a Andrew y luego miró a Car - ¿Dónde mi bebé? La quiero ver.  
- Está dormida en la habitación de Andrew, se quedó dormida en el viaje, ven te llevaré con ella. 
Isa siguió a Car por la casa, en cuanto vio a Kaitlyn, Isa se acercó a ella y se sentó a su lado, besó su cabecita. Isa no entendía como al lado de su hija todo parecía más fácil, haber pasado por cosas horribles en el día y estar lejos de ella había sido una tortura, pero ahora que estaba con Kaitlyn sana y salva su lado y trasmitiéndole una sensación de paz, hacia a Isa sentirse mucho más relajada.

- Tenía tanto miedo de no verla de nuevo. 
- Está a salvo cariño, y tú también lo estás – Dijo Car mientras se sentaba al lado de Isa - ¿quieres contarme lo que pasó?  
- Sucedieron tantas cosas, ni siquiera sé por dónde empezar.  
- Mira, sea lo que sea que haya pasado lo importante es que ahora estás aquí, junto a tu bebé, Ethan está vivo, temías que le pasará algo pero no fue así, él se defendió y salió vivo de todo esto y pronto estará junto a ustedes de nuevo. 
- Eso no es tan seguro – Dijo Isa mientras se limpiaba una lágrima – El abogado de Ethan dijo que podía estar hasta cinco años en prisión.  
- Pero eso no pasará, Ethan tiene todo a su favor.  
- Hasta el momento si – Isa se moría de ganas de contarle la verdad a Car pero no podía, nadie podía saber la verdad y nadie lo haría – lo extraño tanto, sé que no ha pasado nada, pero él está solo y encerrado y no debería ser así, si no moría Allan, iba a morir él, no es justo que lo encierren por salvar su vida. 
- Tienes que estar tranquila, todo saldrá bien, ya verás que en menos tiempo del que te imaginas Ethan estará contigo nuevamente. 
Isa y Car se quedaron conversando un buen rato hasta que Kaitlyn despertó y Car dejó a Isa sola en la habitación para darle tiempo con su bebé. 
Horas más tarde cuando ya todo el mundo estaba dormido, el teléfono de Isa comenzó a sonar, no sabía cómo pero era John para avisarle que había dado con el paradero de Rebeca. 
- La entregaré Isa.  
- Está bien, hazlo, no me importa lo que pase con ella – Isa lo pensó mejor y luego agregó – No, no lo hagas aún, ¿Dónde está? Quiero hablar con ella.  
- No creo que sea buena i… 
- ¿Dónde está John? Por favor dímelo.  
- No lo haré ahora, vete a dormir y mañana a primera hora te enviaré a buscar para que puedas hablar con ella ¿bien? Mándame por mensaje la dirección de donde estás y mañana a las ocho enviaré a alguien por ti. 
Isa cortó e inmediatamente le envió la dirección de Andrew al correo de John, no pudo pegar un ojo durante todo el resto de la noche ya que se la pasó pensando en todas las cosas que quería decirle a Rebeca, no sabía si era una buena o mala idea hacerlo pero necesitaba respuestas y las necesitaba ahora. 
Tal y como John había prometido a las pasado las ocho llegó el chofer de John a buscarla, Isa se despidió de Kaitlyn y Car, luego de asegurarle como mil veces a Andrew que estaría bien este la dejó ir. 
Cuando llegaron, John los estaba esperando en la entrada, Isa bajó del auto y caminó directo hacia John.
- ¿Dónde está? 
- Adentro, no sabe que estás acá pero se ha estado pidiendo que vengas, según ella entregarla sería un error de nuestra parte.  
- Está manipulando, siempre lo ha hecho, ¿Dónde la encontraste?  
- No fue difícil hacerlo, pedí unos cuantos favores y en menos tiempo del que creí ya la tenía en mi poder, estuvo a minutos de tomar un vuelo a Los Ángeles pero logré llegar a tiempo.  
- Estaba escapando – Dijo Isa con impotencia, miró a John y suspiró – La quiero ver, ahora. 
John asintió y luego Isa y él entraron, John guió a Isa a la habitación donde se encontraba Rebeca, Isa entró seguida por John y en el momento en que Rebeca la miró a Isa se le llenaron los ojos de lágrimas, no de pena si no de rabia y decepción.

- Mi familia – Dijo Rebeca irónicamente con una sonrisa en el rostro.  
- Estaré afuera, Isa cualquier cosa me llamas. 
- Quédate – Dijo Rebeca sin despegar la mirada de Isa – Lo que tengo que decir se lo diré a ambos y no tengo intención de repetirlo. 
Isa y John se miraron mutuamente y luego John cerró la puerta y se acercó a Isa. 
- ¿Cómo está la ex esposa?  
- Mejor de lo que te gustaría – Dijo John.  
- Estaría mejor muerta John, créeme, esté donde esté nunca la dejaré en paz.
- ¿Por qué hacer todo esto? ¿Por qué disfrutas haciendo tanto daño? - Preguntó Isa sin poder creer aún las palabras de Rebeca. 
- ¿Quieres saber por qué cariño? ¿estás segura que serás capaz de soportar la verdad sobre tu mamá? – Rebeca se acomodó en su asiento y miró a Isa con más acido que nunca – Lo hago porque lo merezco, todo el mundo me ha hecho daño, todo…  
- Yo jamás te he hecho daño.  
- TÚ MÁS QUE NADIE LO HA HECHO – Gritó Rebeca a Isa – desde que naciste que te convertiste en una maldita carga, nunca me he podido explicar porque decidí tenerte, y si, ya sé que te he contado otra historia pero ya ves preciosura, todo lo que te he contado era una mentira, tu papá no está muerto, en realidad ni siquiera sé si lo está o no porque no sé quien es tu papá, en cuanto supe que estaba embarazada mis padres me echaron, no pudieron con la vergüenza de tener una hija que se convertiría en madre soltera, me dejaron en la calle por tu culpa, decidí tenerte y dar todo por ti, te di una familia y me encargué de que nunca te faltara nada, pero ¿Qué hiciste tú? Me diste la espalda y te enamoraste de hijo de la mujer que más odio, ¿Qué clase de hija le hace eso a su mamá? Nunca me apoyaste en nada, te pasaste tu vida desafiándome y nunca me devolviste un solo favor de todos lo que yo te di a ti, ¿y ahora vienes y me dices que nunca me has hecho daño? Me has hecho más daño que cualquier otra persona, y te odio…
- Basta, Isa no tienes porque escuchar esto – Interrumpió John tomando a Isa del brazo para sacarla de la habitación.  
- No déjame, quiero escuchar, quiero que esta perra diga todo lo que tiene que decir y así poder odiarla también. 
- Por favor, ¿me vas a decir que me amas y que a pesar de saber todo lo que he hecho aun así quieres a tu mamita? Deja de ser tan buenita, cualquiera diría que pareces más hija de la mojigata de Amelia que mía.  
- Amelia es mucho mejor madre que tú.  
- Y claro que el estúpido la defiende, sabes John, es verdad, Amelia es mucho mejor madre que yo, ella es mejor que nosotros dos, pero aun así hasta yo soy mucho mejor que tú, al menos yo jamás dejé a Isa, ¿pero tú? dejaste votada a tu familia en el primer revolcón de cama, nunca pensé que sería tan fácil acostarme contigo, bastó abrir las pierna y ya, me hiciste las cosas demasiado fáciles amor, pero créeme que jamás imagine que dejarías a un lado a tu propio hijo, literalmente te olvidaste de él, el pobre creció solo ¿sabías que siempre supe de ellos? Cada paso que Amelia daba lo sabía, cada cosa que el mocoso hacía, todo, yo lo sabía todo – Amelia quitó los ojos de John y los fijó en Isa – Me encargué de hacerle la niñez y la juventud imposible a tu amado esposito, obviamente él creía que era su papá el que hacía todas esas cosas, pero era yo, tenía todo listo para guiarlo por una vida llena de vicios pero el imbécil se desvió, ¿te has dado cuenta que tiene una cierta debilidad por el alcohol? Puede que yo haya tenido un poco que ver en eso, pero bueno, supongo que debes está feliz de que logró no pegarse con eso y en cambio llevó su vicio del alcohol hacia el sexo, no me extrañaría que te hubiese contagiado de alguna enfermedad sexual, yo que tú me haría exa…
Antes de que Rebeca pudiera terminar la frase, Isa ya se había levantado y había golpeado con una cachetada el rostro de su mamá, Rebeca dio un grito sorprendida y luego puso su mano sobre su mejilla enrojecida. 
- ¡¿CÓMO TE ATREVES?!  
- Como te atreves tú – Dijo Isa furiosa – Eres una mierda de persona, me da vergüenza que la gente sepa que estoy relacionada contigo y créeme que no me afecta pensar que me odias ¿sabes por qué? porque yo también te odio, estamos a mano pero aun así yo salgo ganando porque puedes que me odies, pero tengo a un montón de personas que me aman, tengo un esposo que me ama tanto como yo a él, tengo una hija que a pesar de ser una bebé de cinco meses sé que me ama al ver que sonríe y se emociona cada vez que me ve, tengo amigos y tengo a Amelia que me ama como si fuera su propia hija y sabes qué, John también me ama, ¿Qué se siente pasar años al lado de un hombre que nunca te amó? ¿Qué se siente pasar años viviendo con él y no conseguir nada, solo que el sintiera amor por tu hija y absolutamente nada por ti?, estás arruinada y por mí puedes irte a la mismísima mierda – Isa le dio la peor de las miradas a Rebeca y luego se giró para ver a John – Ya he terminado aquí, podemos irnos.
- Yo aun no he terminado – Dijo Rebeca totalmente seria.  
- Vete a la mierda.  
- Oh no querida, no creo que quieras irte sin antes escuchar la última propuesta que tengo que hacerte, a ambos en realidad.  
- No me interesa nada que tengas de decir, vamos John. 
- Entonces no te importa saber que tengo algo que comprueba que la que debería estar en prisión ahora eres tú y no tu esposito. 
Isa se paralizó totalmente y luego se volteó para mirar a John, John por su parte miraba confundido entre Isa y Rebeca. 
- ¿Qué? ¿creíste que el secretito se lo llevarían a la tumba? 
- ¿De qué hablas Rebeca? – Preguntó John confundido.  
- Este es el trato - Dijo Rebeca mirando a Isa fijamente – ustedes me dejan en completa libertad y yo no te acuso con la policía de que la que mató a Allan fuiste tú y no Ethan, ah y por cierto en los videos se ve claramente que en tu caso fue asesinato y no defensa propia, lo cual te dejaría encerrada por un buen tiempo – Rebeca miró a John y sonrió al verlo casi en shock, luego miró a Isa y levantó una ceja - así qué ¿hacemos el trato o no?

 _________________ ♥♥♥♥♥ ________________


Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº42

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

3 comentarios:

  1. agarrenme que la mato!!!!!

    las odio!!! -_- ok no pero son crueles... yo en la depre y ustedes q no me alegran

    ResponderEliminar
  2. QUEEE CAPITULO!!!!! GENIAL COMO SE SUPERAN CON CADA CAPITULO COMPARTIDO SON UNAS VERDADERAS ESCRITORAS, CON MUCHO TALENTO, BESOS NIÑAS QUE ESTAS FIESTAS RECIBAN MUCHA FELICIDAD,PAZ Y AMOR Y EXCITO EN TODO LO QUE PROYECTEN. DESDE ARGENTINA LES MANDO TODO MI CARIÑO.

    ResponderEliminar