domingo, 16 de noviembre de 2014

Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2) Capítulo 38

Capítulo Nº38: No eres mi hija.

- No comprendo cuál es su insistencia en venir a interrogarme por la desaparición de Christina – Ethan no pudo evitar el tono frustrado con el que habló – ya les dije todo lo que sabía, la última vez que la vi y realmente no sé qué más puedo añadir a ello.
 - Cree habernos dicho todo señor Hoffman, pero haga memoria y recordara que ha retenido información de suma importancia.
- ¿Qué está insinuando? – se reclinó contra su escritorio mientras miraba fijamente a ambos detectives.
- Es simple señor – el detective abrió una carpeta y lanzó fotos sobre el escritorio – ahora piense bien sus siguientes palabras, porque puede estar en muchos problemas.
Ethan se quedó mudo al ver las fotos de él y Christina besándose, o mejor dicho ella besándolo, era un problema que debió haber previsto y el maldito de Allan se le adelantó por mucho.
- Resulta señor que este caso se volvió tan lleno de secretos se está volviendo todo muy complicado, ¿Cómo es que una joven y hermosa mujer desaparece y nadie sabe nada de ella, no hay motivos o un ex novio del que sospechar?, pero viendo estas fotos, claro nos queda que quizás hubo un ex amante del que no sabíamos nada.
- ¿Está diciendo que yo era ex amante de Christina?
 - Las fotos nos dicen mucho, pero lo más extraño es que llegaron de la nada y no hubo forma de contactar a la persona que nos proporciona esta información. Por otro lado, usted nos dijo que esa noche en el club no había pasado nada y solo habían conversado, pero aquí podemos ver que hablar, lo que se dice hablar, no hicieron mucho.
- Deje de insinuar cosas detective y vaya al grano.
- Está metido en serios problemas señor Hoffman.
- Yo no la mate.
 - Eso es lo que muchos dicen – el detective miró a su compañero y se levantó lentamente – si quiere hablar con nosotros, llámenos.
Se sacó una tarjeta del bolsillo de la chaqueta y la tiró sobre el escritorio, sin darle otra mirada ambos salieron de la oficina de Ethan. Dando un cansado suspiró Ethan se inclinó sobre su silla y miró el techo, necesitaba pensar en un buen plan, Allan había tomado ventaja de las fotos, no se había detenido a pensar en ellas y las consecuencias que podría traerle si alguien las llegaba a ver, debía hablar con Isa y contarle lo sucedido.

♥♥♥♥♥
- Estás en serios problemas – le dijo Jonathan dando un sorbo a su cerveza – Allan hizo una buena jugada y aunque no tienen pruebas contra ti, ni las tendrán ya plantó la semilla de la duda.
 - Ese hijo de puta no puede salirse con la suya, no maté a Christina y apostaría todo lo que tengo a que él sí lo hizo. No dejaré que se vuelva acercar a Isa o a mi hija porque antes lo mato – dijo Ethan con amargura mientras terminaba su cerveza.
No pudo seguir en la oficina luego de la visita de los detectives, no quería preocupar a Isa, por lo cual llamo a Jonathan y le dijo que se tomaran un trago en algún local cerca, apenas lo vio le conto todo lo sucedido, las sospechas de la policía y las malditas fotos que Allan le había enviado a la policía.
- Debes adelantarte un paso tú también, debes salir de la sospecha Ethan y es necesario contarle todo lo que sabes de Allan a la policía y lo peligroso que es para ti y para Isa, ese tipo está loco y puede hacer mucho daño en contra de tu familia.
- Lo sé, debo acabar con él, antes de que acabe con todo lo que amo.
♥♥♥♥♥
- ¡¿QUÉ?!
- Shhhhht, Isa no grites – la reprendió Caroline mientras trataba de silenciarla – despertaras a Kaitlyn.
- Caroline Wells, me acabas de contar que besaste a Andrew, tu guarda espaldas y no quieres que hiperventile ¡eso no es justo!
- Te lo conté porque eres mi mejor amiga y no podía guardarte ese secreto pero tienes terminantemente prohibido replicar mis palabras – la amenazó Car indicándola con un dedo – ya lo sabes, esto está olvidado.
- ¿Cómo estuvo? 
- ¡Isa! – Car se ruborizó furiosamente al ver la cara picara que le dedicó su amiga, dando un suspiró frustrado decidió contarle – estuvo bien. 
- ¿Bien? ¿Así de malo fue? – Isa arrugó la nariz mientras hablaba.
- Está bien, está bien. Fue perfecto, besa divinamente ¿contenta?
- Pero quiero más detalles Caroline, no seas injusta.
- Tú eres una mujer casada, se supone que debes ser respetable y andas exigiéndome que te de detalles de mi beso con Andrew, esto debe saberlo Ethan.
Ambas rieron como locas ante la gravedad con la que Car habló, sabían que nunca le contarían algo asi a Ethan, aunque el seguramente nunca desconfiaría de Isa, pero todo el discurso de Car sonó como una solterona de las épocas pasadas.
- Eres demasiado tonta – Car se estaba limpiando algunas lágrimas que le habían rodado por las mejillas ante la intensidad con la que reían, pero de pronto se puso seria – En una palabra, fue intenso. Al principio no podía creer lo que estaba haciendo y por un momento por mi mente paso el pensamiento que no correspondería el beso…
Car se perdió en sus pensamientos mientras iba recordando todo lo sucedido de su beso con Andrew.
Todo pasó en cámara lenta para Car, cuando junto sus labios con los de Andrew, existía algo entre ellos, algo muy fuerte y ya no podía negar el sentimiento o resistirse a ello. Lo único que pudo hacer fue entregarse por completo, por primera vez desde la muerte de Nick ya no solo sentía desolación en su corazón, sabía que Nick quería que fuera feliz y aunque nunca iba a poder olvidar ese dolor que llevaba por dentro, aprendería a vivir y tratar de volver a ser feliz.
Andrew se quedó quieto por un momento, mientras Car posó ambas manos contra las mejillas de él tratando de profundizar el beso, no podía creer que ella lo estaba besando, se tardó un segundo en responderle y lo hizo intensamente, ajustó sus labios a los de Caroline y ladeó la cabeza para tener más profundidad, enterró sus manos en el largo cabello de Car y repasó sus labios con su lengua, primero el de abajo y luego el de arriba, pidiendo entrar en su boca, cuando ella lo recibió con gran entusiasmo Andrew le correspondió introduciendo su lengua y degustando su exquisito sabor, chupó sus labios, mordió eróticamente su boca y se deleitó con su sabor, la bebió primitivamente y se degustó completamente con su gran entrega, le encantaba lo suave que era Car y el dulce sabor de su boca, podría besarla eternamente y le parecería siempre como el primer beso.
Subieron al departamento sin poder despegar las manos del otro, pero resistiéndose para no darle un espectáculo al conserje, apenas cruzaron la puerta Andrew la dio vuelta y volvió a besarla con el mismo entusiasmo de antes.
Andrew fue descendiendo sus manos lentamente por el cuerpo de Car, primero el cuello, los hombros y muy lentamente por su columna vertebral, deleitándose por su suavidad y los gemidos que le dedicaba ante su toque. Continúo su descenso hasta llegar al trasero de Car, donde la impulsó para que quedara a horcajadas sobre sus caderas, avanzó a trompicones con Car hasta llegar al sofá de la sala de estar, ambos cayeron en un enredó de piernas, brazos y besos desesperados. Car comenzó a desabrochar la camisa de Andrew cuando este repentinamente la detuvo tomándola por las muñecas y se levantó rápidamente del sofá, poniendo distancia entre ambos.
- Esto no debería haber pasado, no de esta forma.
- Andrew – Pero antes de que Car pudiera decirle otra palabra, este se fue rápidamente, dejándola completamente sola.
Isa la miró sin pestañar, en shock por lo que su amiga le estaba contando, ese no fue un simple beso y ambos lo habían sabido, había muchos sentimientos implicados.
- ¿Se fue sin darte explicación de nada?
- Así como te lo dije, han pasado dos semanas y las cosas están bastante complicadas entre ambos, Andrew trata de que nunca estemos solos y cuando me acercó hablarle me cambia el tema o simplemente se aleja – Car se froto la frente para tratar de relajarse y olvidar el dolor de cabeza que estaba comenzando a sentir – es bastante frustrante la situación, no sé qué más pensar de todo esto, sé que le gusto pero actúa como si no soportara mirarme o estar solo conmigo por miedo a que lo vuelva a besar.
- O quizás por miedo de él volverte a besar.
- ¿Por qué miedo?, Isa yo lo bese en primer lugar – le gruñó Car frustrada por la situación.
- Cariño – Isa se acercó y acarició tiernamente a Car para tratar de calmarla – sabe lo mucho que sufriste por la muerte de Nick, quizás no quiere apurar las cosas y está dándote tiempo.
- Siento que lo estoy traicionando – Car no pudo evitar que se le llenaran de lágrimas los ojos.
- Cariño no lo estás engañando, a Nick le hubiera gustado que siguieras con tu vida y nunca dejaras de ser la mujer divertida, cariñosa y llena de amor que él conoció.
- Desde que se fue siento que puedo volver a respirar – Susurró Car sus pensamientos a Isa.
- Y quizás algún día volver amar.
- ¿Crees que me perdone si vuelvo amar algún día?
- No tienes nada por lo que pedir perdón – Isa la abrazó contra ella mientras le hablaba lentamente para calmar su corazón – Nick te amaba más que a nada en el mundo y yo sé que donde quiera que él esté, querrá que tú seas feliz y vuelvas amar.
- Nunca podré olvidarlo, siempre será una parte importante de mi vida.
- Y eso está muy bien – Isa acarició el cabello de su amiga tiernamente – pero debes darte la oportunidad de ser feliz.
- Por todo el amor que le tengo a Nick, trataré de ser feliz.
♥♥♥♥♥
Jonathan había tenido que viajar a chicago para una sesión de fotos, había sido un viaje muy rápido y sin mucho tiempo para prepararse, peor su equipo era muy eficiente, claro que nunca pensó encontrarse en el lugar a Alison, su ex novia y de la que no había sabido en mucho tiempo, a pesar de que no hubieron malas palabras, ni discusiones cuando Jonathan decidió volverse a Estados Unidos, no estaba muy preparado para volver a verla. Le recordó su tiempo en París y como había dañado tanto a Kathalina que se había alejado completamente de él, no se permitía pensar en ella porque sabía que le dolería mucho, él la había empujado en los brazos de Nate y ahora no tenía derecho a sentirse herido ni mucho menos celoso.
- Te perdiste en tus pensamientos Jonathan – Alison le dedicó una completa sonrisa antes de dedicarse a ver algunas fotos que estaban analizando.
- Lo siento, estaba en otro lugar.
- Me di cuenta.
- Es una gran coincidencia volver a verte y trabajando para los clientes de la agencia de Ethan, el mundo es muy pequeño.
- No creo que tan pequeño.
- ¿A qué te refieres? – Jonathan frunció el ceño mientras le preguntaba.
- Vamos Jonathan, creí que eras más inteligente que esto. Yo quería volver a verte, por lo que contacte a tu agencia y te pedí específicamente a ti para esta campaña, siempre has sabido que cuando quiero algo no pido permiso para tomarlo, ni espero sentada como las tontas.
- Tú sabes que lo nuestro se acabó hace mucho y nada volverá a pasar.
- Pero tú me amabas – se inclinó hacia él seductoramente mientras posaba un dedo en el pecho de Jonathan.
- Tú misma lo dijiste, te quería, tiempo pasado – tomó su muñeca y la alejó de su cuerpo – destruiste todo cuando te fuiste y ahora yo no quiero nada más contigo Alison, ya acéptalo de una vez y déjame en paz.
- ¿Aún estás enamorado de Eloísa? – le preguntó Ali cuando estaba a punto de salir de la oficina.
- No estoy enamorado de ella, es la esposa de mi mejor amigo y es una muy buena amiga para mí – Jonathan se impresionó de la facilidad con que salieron esas palabras y que ya no le dolía pensar que Isa estaba con Ethan.
- Si no es ella, debe ser esa estúpida de tu asistente – la voz de Alison estaba teñida de frió sarcasmo.
- ¿Qué tiene que ver Kathalina en esto?
- Así que tiene nombre, interesante. Me pregunto Jonathan ¿sabes donde está ella en este momento?
- ¿A qué te refieres?, está en París con su novio Nate.
- Alison negó riendo ante la mirada de Jonathan – Se nota que no sabes lo que realmente a estado pasando con ella, es algo entretenido de ver.
- Habla ahora Alison y déjate de tus estúpidos juegos.
- Yo no estoy jugando, lo único que te he dicho siempre es la verdad, te quiero a mi lado y no descansaré hasta conseguirlo – Alison avanzó hacia él y agarró las solapas de su chaqueta para acercarlo a su cuerpo.
- Y yo te he dicho que no quiero nada contigo – volvió a sujetarla por las muñecas y le dio una suave sacudida – compréndelo y acéptalo.
- Alison lo miró con ojos llenos de furia – quizás Kathalina está más cerca de lo que te imaginas.
Jonathan se dio media vuelta y se marchó, no quería hacer caso a las palabras de Alison pero estaban rondándole en la mente y no lo dejaban tranquilo, Kathalina estaba en París con Nate, porque si se hubiera vuelto a Estados Unidos lo habría contactado ¿o no?

Tratando de serenarse y tomando una larga respiración sacó su celular y marcó el número de su ex secretaria, ex amiga y una mujer que no quería sabe nada de él en su vida, no la culpaba por su actitud y sus palabras.

Jonathan creía que no iba a contestar pero al cuarto tono pudo oír su suave acento y la incertidumbre en su voz al contestarle, su corazón se apretó al darse cuenta que el único culpable de romper la confianza que había entre ambos era solamente él.
- Hola ¿Jonathan? 
- Kathalina – no pudo evitar el pesado suspiró que dio al escucharla - ¿Cómo has estado?
- Muy bien – se quedaron ambos en silencio por algunos segundos hasta que Kat lo rompió - ¿y tú? 
- Bien igual, en una sesión de fotos en Chicago, ya sabes lo ciudad del viento, años veinte con Gangster y chicas bailando disfrazadas de Charleston, una verdadera locura pero entretenida, el clima es un poco inestable en esta zona pero nada que no se pueda arreglar – Jonathan no podía parar de balbucear mientras hablaba con Kat, quizás fueran los nervios o el temor a que le cortara que lo hacían actuar como un verdadero tonto.
- Jonathan – lo paró Kat con impaciencia - ¿Por qué me llamas?
- Eres mi amiga ¿acaso no puedo llamarte sin motivos?
- No somos amigos y nunca lo fuimos – le aclaró Kat rápidamente.
- No digas eso por favor.
- ¿Qué quieres? 
- ¿Es verdad que estás de vuelta de París? – le soltó Jonathan antes de poder arrepentirse de sus palabras y más que una pregunta era una casi acusación.
- ¿Quién te lo dijo?
- Así que es verdad ¿Por qué no me has contactado? – Jonathan sonaba herido y era como se sentía, muy herido en lo profundo de su alma.
- Eso no es de tu incumbencia.
- ¿Por qué Kathalina? 
- No quería verte, ¿está bien? No quería saber de ti y mucho menos volver a verte y que entraras en mi vida, no volví por ti y mucho menos para ser tu asistente de nuevo, se acabó Jonathan y ya no te quiero en mi vida.
- ¿Estás en Nueva York?
- Eso no es de tu importancia y por favor respeta mi intimidad, adiós Jonathan.
- ¿Estás con Damián verdad?, es la única persona que tienes en el mundo y al único que volverías.
Damián era el mejor amigo de Kat casi un hermano, total y completamente gay y la única persona que Kat tenía en el mundo luego de la muerte de su madre.
- Basta Jonathan, si estoy en Nueva York y con Damián no es tu asunto y vete olvidando de que existo.
- Tenemos que hablar.
- No, no hay nada que hablar.
Kathalina cortó la llamada antes que Jonathan pudiera decirle cualquier cosa, ahora Jonathan estaba decidido, tenían que hablar y enfrentar todos los problemas que los envolvieron en el pasado, por el bien de ambos. Contactarla no sería una tarea muy difícil si estaba en Nueva York, lo complicado seria hacerla dar su brazo a torcer y que aceptará hablar con él, pero Jonathan no se dejaría intimidar por las frías palabras de Kat, en el pasado le hizo mucho daño pero debía hacer algo para remediar todos los errores cometidos.
♥♥♥♥♥
- ¿Cómo que la policía te tiene bajo sospecha?
- Como escuchaste, Allan les envió las fotografías de Christina besándome y ahora creen que ella era mi amante y que yo la maté – Ethan se sentó en la cama para quitarse los zapatos mientras Isa masajeaba su espalda.
- ¿Por qué no me lo habías contado antes?
- No quería preocuparte amor, además tome cartas en el asunto.
- ¿Qué hiciste? 
- Les conté sobre Allan, su obsesión por ti y todo lo que ha hecho para hacernos la vida imposible. Les aclaré que no podían involucrarte en la investigación y que trataran de ser cauteloso para que Allan no supiera que están involucrados, redoblé la seguridad para ti y Kaitlyn, ahora solo debemos esperar para ver que descubren y si por fin pueden dar con el enfermo de Allan.
- Tengo miedo de lo que pueda hacer, no es estable y puede hacerte daño para llegar a mí.
- No tengas miedo – Ethan la apretó contra su pecho mientras acariciaba tiernamente el cabello de Isa y la besaba, primero su frente, nariz, labios, mentón – siempre estaré a tu lado para protegerte.
- Te amo.
- Te adoro – le susurró Ethan contra sus labios.
Isa lo abrazó a su cuerpo y se recostó en la cama, haciendo que Ethan callera sobre ella, este la tomó del trasero, la acomodó a su cuerpo y a su poderosa erección que estaba luchando contra la cremallera de los pantalones, Isa descendió su mano entre sus cuerpos y desató el pantalón de Ethan para introducir la mano y tocarlo bajo sus bóxer. Ethan contuvo la respiración ante el entusiasmo de Isa y el hecho que estaba solo en una corta blusa de seda y bragas, lo tentaba, lo volvía loco. 

Introdujo ambas manos en los laterales de las bragas de Isa y de un simple tirón las hizo tira, Isa jadeó al ver lo que había hecho Ethan y se mordió el labio, Ethan pateó sus pantalones y de un solo movimiento la penetró completamente, estaba lista para él como siempre que hacían el amor, comenzó a moverse al compás de la pasión mientras Isa envolvía sus piernas en torno a la cintura de Ethan y se agarraba a su trasero para que la penetrara más profundamente, Ethan se quitó la camisa y le subió la blusa a Isa quitándoselo igualmente para sentir su piel contra la de Isa. Juntos fueron moviéndose hasta alcanzar el clímax al mismo tiempo, Ethan acalló su grito con un apasionado beso y bebió de sus gemidos.

Se abrazaron durante toda la noche e intentaron calmar juntos las dudas, los temores y al angustia de no saber de lo que era capaz Allan.
♥♥♥♥♥

John había tratado de ubicar hasta el cansancio a Rebeca, el incendio fue provocado y las autoridades no sabían el motivo, al principio temió que Rebeca podría haber cometido una locura al tratar de asesinarse, aunque no era el caso seguía estando desaparecida y teniendo preocupada a Isa.

Pero claro, Rebeca hacia las cosas como ella quería, asi que John no se sorprendió cuando la vio parada en la puerta de su casa en Nueva York.
- Hola querido.
- Rebeca, llevo semanas queriendo saber de ti ¿Por qué no contestar tu celular?
 - ¿No me harás pasar?, muy descortés de tu parte – sin esperar nada, Rebeca hizo a un lado a John e ingresó como si el lugar fuera suyo – muy bonito, veo que no has perdido el gusto, en mujeres no puedo decir lo mismo.
- Supongo que ya sabrás lo de la casa.
- Claro que lo sé, yo la quemé.
- ¿Por qué hiciste eso? – John la miró incrédulo por lo que le estaba diciendo.
- Simple, tu rompiste mi corazón y ahora yo romperé tu vida, amor – la última palabra la dijo llena de sarcasmo y con ojos tan fríos que John desconoció completamente a esta Rebeca parada frente de él.
- Estás loca.
- ¿Quieres conocer la locura?, te voy a enseñar lo que es locura y maldecirás el día que se te ocurrió dejarme por Amelia, te quitare todo lo que quieres y disfrutaré haciéndolo querido, esto es solo el comienzo John y más te vale estar preparado.
- Yo te amaba Rebeca.
- No digas mentiras, si me hubieras amado no me habrías lastimado como lo hiciste y mucho menos dejarme en el momento que más te necesitaba, Amelia y Ethan me quitaron todo, a mi esposo, a mi hija y pagaran por ello – Rebeca le dedico una mirada de odio puro y se dio media vuelta para irse, pero se detuvo al dar un par de pasos – aquí están los papeles del divorcio – los arrojó sobre una mesa cercana.
- Rebeca…
- Considérate un hombre libre y feliz – lo cortó rápidamente – pero no por mucho tiempo.
- Espera…
John trató de detenerla pero Rebeca no lo escuchó, sus palabras estaban llenas de ira y dolor, pero por sobre todo de deseos de venganza. Nunca había conocido esta parte de su personalidad y realmente era una persona de cuidado, John una vez la amó pero ambos se dedicaron a matar ese amor, ambos destruyeron lo que tenían y no podrían volver a recuperarlo nunca más, ahora Rebeca estaba amenazando a su familia y queriendo provocar daños permanentes en sus vidas, eso era algo que no iba a permitir.
♥♥♥♥♥
- Hola hija – Rebeca afuera de la puerta del departamento de Isa, al principio Isa no creía que su madre estuviera en la recepción del edificio pidiendo verla, pero confirmó que la dejaran subir enseguida y la hizo pasar rápidamente.
- Mamá – Isa la abrazó apretadamente y le dio un beso en la mejilla, conduciéndola a la sala de estar - ¿has sabido quien provocó en incendio de la casa?
- Si – Rebeca rompió en llanto en los brazos de su hija – fui yo, perdí el control de la situación y prendí fuego a la casa.
- Pe…pero, mamá ¿Cómo pudiste hacer eso? – Isa estaba pálida de la impresión – era tu casa con John.
- Por esa razón lo hice Isa, John me hirió y ahora está con Amelia. Ellos me han quitado todo lo que amo, incluyéndote hija – Rebeca se volteó hacia ella con lágrimas en los ojos y acarició la mejilla de Isa – tú mi preciosa hija, eres todo lo que yo más amo en este mundo y ellos te han alejado de mi lado.
- Mamá nadie te ha alejado de mí, yo soy tu hija y siempre estaré a tu lado. Tú te alejaste sola de mi vida porque no podías soportar verme casada con Ethan, pero yo nunca he dejado de amarte.
- Lo elegiste a él por sobre mi Isa, elegiste esta vida por sobre todo lo que te he dado y te casaste con ese hombre sin importarte mi opinión – Rebeca sacó un pañuelo y se secó los ojos para volver a llorar - ¿crees que eso no me duele?
- Haría cualquier cosa para quitarte ese dolor, te lo juro.
- Vente conmigo – Rebeca tomó las manos de Isa entre las suyas con entusiasmo – vámonos lejos, tú, yo y mi nieta Kaitlyn. Seremos muy felices hija y olvidaras completamente esta vida.
- Mamá estoy casada – Isa quitó sus manos del agarré de Rebeca – hice un juramento ante dios y amo a mi esposo.
- ¿Cómo puedes amarlo? – le gritó con repugnancia en su tono – ese hombre destruyó mi vida y si te quedas con él, sufrirás el precio Eloísa.
- ¿Qué quieres decir? – Isa la miró confusa por sus palabras.
- Muy pronto lo sabrás – Rebeca se levantó lista para irse.
- ¿Cómo puedes hacer esto, ser de esta forma?, soy tu hija.
- Ya no lo eres.
_________________ ♥♥♥♥♥ ________________
Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº39

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Sábados.

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:
 
 


4 comentarios:

  1. QUE MALA...... ES TODA UNA BRUJA....
    da miedo esperar lo que se viene en el próximo capitulo. que estarán pensando chilenitas, PERO DE SEGURO SERA MUY BUENO COMO SU TRABAJO.
    MIL BESOS NIÑAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rebeca es una perra como pocas en este mundo, esa mujer non tiene limites y es algo aterrador de presenciar, besos linda y sigue leyéndonos fielmente.

      Eliminar