domingo, 9 de noviembre de 2014

Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2) Capítulo 37

Capítulo N°37: Feliz Cumpleaños. 

- John, no te esperaba, pasa – Isa se hizo a un lado para que John entrara y luego lo miró preocupada al ver la mirada en su rostro - ¿Pasa algo? ¿Por qué traes esa cara?  

- ¿Te has contactado con Rebeca?  

- No… ¿Qué pasa John? Me estás asustando.  
- ¿Puedes llamarla? A mí no me contesta las llamadas, necesito hablar con ella urgente. 
Isa lo miró con el ceño fruncido y luego fue en silencio por su teléfono a su habitación, una vez que volvió, marcó el teléfono de Rebeca y espero, pero la llamada le saltaba a buzón de voz, lo intentó varias veces pero en todas pasaba lo mismo. 
- Buzón un voz, ¿Qué pasó John? ¿le pasó algo a mi mamá? 
- No lo sé.  
- ¿Qué quieres decir con eso? – Isa tenía los nervios de punta y la poca información que le daba John no ayudaba en nada.  
- Hoy… hace unas horas recibí una llamada de Londres, la cas....la casa donde vivíamos con tu madre se quemó, desapareció completamente.  
- ¿Cómo que se quemó? ¿Quién la quemó?  
- No lo sé, aun no se sabe si fue intencional o alguna falla, tengo que viajar para saber qué es lo qué pasó, por teléfono no me dieron mucha información. 
- Tú… tú crees que mi mamá tiene algo que ver con esto, ¿cierto? 
- No lo sé – John levantó la mirada y miró a Isa directo a los ojos – Después de todas las cosas que ha hecho y dicho, yo no puedo confiar en ella, Isa, para nadie es un secreto que tu mamá perdió toda lógica, yo solo espero que si tuvo algo que ver, no le haya pasado nada a ella. 

♥♥♥♥♥

15 horas antes…

Luego de un viaje bastante agotador, lo primero que hizo Rebeca fue irse directo al hotel donde había reservado una habitación, se registró, dejó sus cosas y luego se fue a su casa, llevaba meses sin ir, la última vez que había estado ahí se sintió completamente sola y por lo mismo no había querido volver, hasta ahora. 

En cuanto entró la soledad se volvió a impulsar sobre ella, ahí estaba, en una casa gigante y completamente llena de recuerdos, solo bastaron segundos para confirmar la decisión que había tomado, antes de llegar aun existían dudas, pero verse sola en ese lugar la hizo darse cuenta que ya no quería nada de esa casa, ni lo material y mucho menos inmaterial. Allan la había aconsejado y aunque al comienzo pensó que estaba loco por darle una idea tan extrema, luego de darle algunas vueltas terminó tomando la decisión, si iba a acabar con Amelia, Ethan y John, primero debía acabar con todo lo que le impedía hacer todo lo que tenía que hacer. 
- Tienes que terminar con todo, absolutamente todo.  
- ¿Qué quieres decir?  
- Mira, piensa en esto, ¿Qué te retiene a arruinar la vida de John?  
- Yo no quiero arruinar la vida de John – Dijo Rebeca mientras le lanzaba una mirada fulminante a Allan.  
- ¿Por qué no?  
- Porque es mi esposo, imbécil, ¿Cómo podría acabar con él si es al único hombre que amo? 
- Dios, Rebeca te desconozco completamente, ¿enserio aun amas a ese hombre.
Allan se acomodó en su asiento y luego miró a Rebeca con una mirada suya tan desagradable.
- ¿De quién es la culpa de que tu estés tan arruinada ahora?, ya sé, ya sé que culpas a santa Amelia y al monigote de Ethan, pero mujer, John fue el que te dejó, mira, bastó que su ex mujercita le llorara un poco y el corrió a su lado y te dejó sin ninguna contemplación, años de matrimonio y aun así no le importó, te dejó y ya, y lo peor, ahora no quiere tener absolutamente nada contigo, y estoy seguro que si de él dependiera no te dejaría ni un peso, ah y lo otro, te aseguro que en cuanto hagas todo lo que quieres hacer con Amelia, tu esposito va a ser el primero en lanzarse sobre ti, ¿vas a esperar a que eso pase?  
- No hay nada que esperar.  
- Claro que no, la Rebeca que yo conozco no espera a que la ataquen, no lo hace porque es ella la que ataca primero, entonces dime, ¿Por qué esperar a que John termine contigo completamente? Si hay alguien a quien debes hacerle daño es a él.  
- Pero John… 
- Pero John nada, anda, abre los ojos, acaba con él, pero antes, debes acabar con todo lo que tenga que ver con él, ¿Qué es lo que te hace amarlo? Los recuerdos, entonces acaba con ellos, estoy seguro que dentro de esa cabeza rondan todos los recuerdos de una familia feliz, pero te digo una cosa, esa familia ya no existe, estás sola Rebeca, sola y congelándote de tan fría que eres, saca un poco de ese hielo y termina con todo lo que te hace ser blanda, la verdadera Rebeca es fría, vuelve a ser la misma mujer que fuiste cuando le quitaste el esposo a una mujer que no te había hecho nada, esa vez lo hiciste por darle un futuro a Isa, ahora hazlo para quedar bien tu, porque te digo una cosa, si no acabas tu con John, el va a ser el que acabe contigo. 
Rebeca, recordó esa última conversación de Allan mientras miraba el único álbum de fotos que tenía, las fotos de Isa cuando era niña, John y ella en sus vacaciones, los tres juntos en un parque de diversiones, las fotos de Isa en su primer día de escuela y las del día cuando había terminado el colegio. Mientras miraba todas esas fotos se dio cuenta de lo falsa que había sido su vida, durante años creyó tener la familia perfecta, una hija la cual nunca la desilusionaría y un marido el cual iba a envejecer a su lado, pero ahí estaba ella, completamente sola, y todo lo que ella más quería estaba junto a Amelia, la odió toda su vida pero en ese momento creyó odiarla aún más y no se podía explicar cómo en tan poco tiempo Amelia se adueño de su hija y de John.


Cerró el álbum de fotos y luego subió a su habitación, tomó el cuadro donde había un dibujo que Isa le había regalado cuando era niña, luego bajó y se dirigió a la salida, dio una última mirada a su casa y luego salió, caminó hacia la persona que la estaba esperando afuera y luego le entregó un cheque.
- Ahí tienes la mitad, la otra mitad te la daré una vez que el desastre este hecho, así que hazlo, y hazlo bien, no quiero que quede nada, ¿entendido? – Le entregó un encendedor y luego se fue. 

♥♥♥♥♥

Isa llevaba horas intentando contactarse con Rebeca pero todas las llamadas se fueron a buzón de voz, los nervios la estaban consumiendo y si Rebeca no aparecía, no podría tener información hasta varias horas más, solo cuando John hubiese llegado a Londres y averiguar qué era lo que había pasado. Volvió a marcar el número Rebeca pero antes de que pudiera acercar su teléfono al oído, Ethan le tomó la mano.
- ¿Qué haces? 
- Basta, no porque marques su número mil veces ella no va a contestar, su teléfono ni siquiera se encuentra disponible, amor, deberías dejar de intentar y esperar noticias de John.  
- No tendré noticias de John hasta mañana.  
- Cariño, déjalo, solo te queda esperar.  
- Ethan si fuera tu mamá probablemente ya estarías viajando a Londres para asegurarte por ti mismo de que no le hubiese pasado nada. 
- Isa, ni siquiera sabes si Rebeca está o no allá, no saques conclusiones precipitadas, y de todas formas si le hubiese pasado algo ya lo hubiéramos sabido, ¿tú crees que si encuentran su cuerpo quemado no nos lo dirían?  
- Lo sé, solo estoy nerviosa, es mi mamá Ethan – Isa miró a Ethan con ojos llorosos, Ethan la quedó mirando y luego se acercó a ella. 
- Ven aquí – La abrazó y luego besó su frente – aunque no lo creas yo igual estoy preocupado por Rebeca.  
- ¿Lo estás?  
- Lo estoy, es tu mamá, y sé que no es la mejor suegra que pueda llegar a tener, pero sé que si algo malo le pasara eso te destruiría y yo solo quiero verte feliz, por lo mismo me preocupa que cosas malas le pasen, además no soy ningún monstruo amor, con tu mamá no nos llevamos bien, pero tampoco quiero verla muerta o herida.  
- Deberías decírselo en algún momento, tal vez te acepte después de escuchar todo eso. 
- Si, y en ese momento lloverán caramelos y veremos ponis volando – Dijo riendo mientras Isa comenzaba a reír con él.  
- Eres un tonto. 
- Lo sé, ahora basta de charla, vamos a dormir. 
Ethan tomó a Isa de la mano y luego ambos se dirigieron hacia su habitación, hablaron un buen rato más y justo cuando Isa se estaba comenzando a quedar dormida, su teléfono comenzó a sonar, se levantó de golpe y luego miró la pantalla, Era Rebeca. 

♥♥♥♥♥

Los días pasaron rápido, según las investigaciones que había hecho John el incendio de la casa había sido intencional pero aun no podía saber quien había estado detrás de eso, Rebeca por su parte hizo su mejor actuación y se mostró totalmente sorprendida y afectada por el incendio de su casa, y aseguro hasta la muerte de que en esos momentos ella se encontraba en Miami, excusa que todos le creyeron. Isa ahora que tenía información sobre todo y sobre la seguridad de su mamá, estaba más tranquila. Pasaron 5 días y todo se estaban preparando para celebrar el cumpleaños de Caroline, ella había dicho que no quería hacer nada pero Isa se negó y con ayuda de Amelia, lograron organizar una pequeña celebración con los más cercanos, celebración que al menos todos esperaban que Caroline aun no supiera nada. 
- ¿Qué haces? – Preguntó Andrew cuando entró al departamento de Car y la vio concentrada en su computador. 
- Terminando unos detalles de un desfile – Contestó ella sin despegar la mirada de la pantalla.  
- ¿En tu cumpleaños?  
- Si, no es mucho de todos modos, solo que no tendré otro momento libre para poder hacerlo – Car levantó la mirada y lo miró frunciendo el ceño – De todo modos ¿Cómo sabes que hoy en mi cumpleaños? 
- Trabajo para ti Caroline, tengo que saber ese tipo de cosas, además el otro día te escuché hablando con Isa sobre tu cumpleaños así que me iba a enterar de todos modos.  
- Entonces ¿Qué? ¿no me vas a saludar, felicitar o hacer todo ese tipo de cosas que se hacen cuando alguien está de cumpleaños?  
- Feliz cumpleaños – Andrew se acercó a ella y le dio un abrazo - ¿y qué tienes planeado hacer hoy? 
- Nada, quiero decir, ninguna celebración grande, Isa me dijo que vendría a verme con Ethan y Kaitlyn, probablemente iremos a cenar a algún lugar, no lo sé.  
- La máxima entretención – Dijo Andrew riendo. 

- Mira sé que no es lo más entretenido que uno puede hacer para el día de su cumpleaños pero no estoy para fiestas, además rara vez me voy de fiesta, mis cumpleaños siempre son tranquilos.  
Andrew miró en silencio a Car por unos segundos y luego asintió, sonrió y le tendió una mano, Car lo quedó mirando con cara de interrogación y Andrew sonrió. 
- Ve a vestirte, ponte algo lindo, vamos a salir.  
- ¿Qué? No, Andrew no tienes que hacer esto, yo estoy… 
- No aceptó un no por respuesta – Andrew hizo una pausa para mirar a Car y luego sonrió – te prometo que te va a gustar.  
- Enserio no tienes que llevarme a ningún lugar. 
- Car, no me hagas llevarte obligada, ve a vestirte, y con algo decente.  
- ¿Qué quieres decir con “algo decente”? lo haces sonar como si me vistiera andrajosa.  
- Sabes que no lo haces, pero hoy es un día especial y al lugar donde te llevaré necesitas ir como si fuera a una cita. 

En el momento en que Andrew dijo la última frase, A Car se le agrandaron los ojos y luego lo miró confundida y la vez entretenida, Andrew se dio cuenta de su error y se apresuró a corregirse.
- Quiero decir, no una cita, obvio… me refiero a que tienes que vestirte como si fuera a una cita, pero no quiere decir que tú y yo vayamos a una cita, solo es una forma de decir, quiero decir… 
- Ok, tranquilo, por dios por poco te da un ataque, relájate.  
- Por favor solo ve a vestirte.  
- ¿Para una cita? – Bromeó Car y luego se fue corriendo hacia su habitación. 
Mientras Car se vestía Andrew aprovechó para llamar a Isa y avisarle que ya iban de camino, luego se sentó en el sofá y esperó a Caroline estuviera lista. Minutos más tarde Car salió vestida con un vestido corto y floreado, se había puesto una chaqueta para cubrirse del frío, y por último unos tacones que la hacían verse más alta de lo que ya era.
- ¿Así está bien?  
- Perfecta, estás lista ¿verdad? 
- Si, ¿Dónde iremos? 
- Ya veras, es una sorpresa. 
Luego de varios minutos, Andrew y Car al fin llegaron a la casa de Ethan e Isa. Aun no estaba del todo habitable ya que estaban haciendo algunas reparaciones y no la habían amoblado totalmente pero Isa hizo todo lo posible para tener la casa lo más presentable ese día y así poder celebrar el cumpleaños de su amiga. 

Car miró a Andrew extrañada, este le lanzó una mirada y luego bajó del auto seguido por Car. Una vez que entraron Andrew la guió hacia el patio trasero de la casa, Car se sorprendió totalmente cuando vio a sus amigos más cercanos presentes, todos la felicitaron al unísono y luego Isa fue la primera en abrazarla. 
- Sé que no querías ninguna celebración, pero no podía permitir que te quedaras sola en el departamento.  
- No tenías que hacer esto, pero gracias, es perfecto – Car sonrió y luego volvió a abrazar a su amiga. 
Luego de que todos le dieron un abrazo, pasaron a compartir entre todos, disfrutaron de una comida exquisita, rieron y hablaron hasta que la lengua ya no les daba para más. Car había ido al baño y una vez que salió se sorprendió al encontrarse con Jonathan parado afuera de la puerta. 
- ¿Todo bien?  
- Todo bien – Respondió Car con una sonrisa – Gracias por venir.  
- No sabía si venir realmente, la última celebración no nos fue muy bien – Car le lanzó una mirada de alerta y luego Jonathan sonrió – Estoy bromeando, el cumpleaños de una amiga no me lo perdería por nada. 
- Al menos esta vez no fue lejos de todo el mundo, y no hay ninguna tormenta que no deje aislados.  
- Bueno, no diría que la casa de mis amigos queda precisamente cerca, pero al menos es más cerca que tu cumpleaños de hace dos años atrás.  
- Dos años, wow, el tiempo pasa volando – Car miró hacia Ethan e Isa y luego volvió a mirar a Jonathan – Estoy segura que si hace dos años les hubieran dicho a esos dos que terminarían así jamás lo hubieran creído. 
- Bueno, si me hubieses preguntado hace dos años que ella estaría aquí con él y con una bebé tampoco lo hubiese creído – Jonathan dio un suspiró y luego miró a Car- Pero basta de hablar de ellos, este es tu día, eres la protagonista.  
- Ok, gracias, pero de todos modos… ¿Qué hacías acá parado? ¿hay algo que quieras decirme? 
- Si… de hecho no sé si te va a agradar mucho, pero la cosa es que no sé como lo supo, pero la cosa es que lo supo. 
- ¿Quién supo qué?  
- Ethan, nuestro querido amigo, el mismo que ahora está mirándonos fijamente ¡No mires! – Se apresuró a decir Jonathan cuando Car estaba volteándose para mirar – Ethan me peguntó por nosotros. 
- ¿Qué te pregunto exactamente? 
- Quería saber qué tipo de relación teníamos nosotros dos. 
- ¿Qué le respondiste?  
- Que estamos profundamente enamorados y que nos vamos a casar – Respondió Jonathan sarcásticamente – Claro que le dije que lo que somos, amigos y nada más que eso, pero no sé si me creyó realmente, sobre todo porque en este mismo momento, Isa y él nos miran atentos. 
Car se alejó de Jonathan como un resorte y luego se volteó para mirar a Isa, la cual no estaba ni cerca mirándola, ya que no estaba a la vista. Car se volteó para mirar a Jonathan y este sonrió. 
- Relájate mujer, lo de Ethan es verdad pero tranquila que me creyó.  
- Idiota. 

Car lo fulminó con la mirada y luego volvió a la fiesta, cruzó miradas con Andrew que la miraba fijamente y luego se fue a hablar con Amelia, no sabía qué compañía era peor, si Jonathan molestándola como un niño o Andrew que la miraba con gana de pedirle explicaciones. 

♥♥♥♥♥

- No tienes idea de todo lo que quiero hacer contigo cuando estoy en esta casa – Susurró Ethan al oído de Isa mientras ella hacia dormir a la Kaitlyn. 
Isa dejó a Kaitlyn en la cama y luego de taparla y asegurarla, se volteó y sonrió, luego se acercó a él y acercó sus labios al oído de Ethan.
- ¿Qué es lo que quieres hacer conmigo exactamente?  
- Un millón de cosas, pero no te preocupes que todas te van a gustar.  
- Mmmm, supongo que eso es bueno, considerando que dentro de poco esta casa será el lugar donde viviremos.  
- Cariño, no creo que en este momento pueda esperar hasta que vengamos a vivir aquí.  
- Ethan está todo el mundo allá abajo, y probablemente preguntándose por qué tardamos tanto.  
- Les podemos decir que Kaitlyn no se quería dormir – Dijo Ethan mientas besaba el cuello de Isa – No me hagas esperar.  
- Eres un seductor hasta la medula Ethan Hoffman. 
Isa miró fijo a Ethan por un momento y luego comenzó a cepillar sus labios contra los de él, Ethan no aguantó más y se apodero de su boca, luego la llevó contra la pared y sin dejar de besarla comenzó a recorrer cada parte de su cuerpo con las manos.
- Aquí no – Logró decir Isa entre besos.  
- ¿Dónde?
Isa sacó toda su fuerza de voluntad para poder separarse de él, lo tomó de la mano y luego ambos salieron de la habitación donde dormía Kaitlyn, en cuanto salieron al pasillo Ethan volvió a lanzarse sobre ella, se comenzaron a besar y luego Ethan nuevamente acorraló a Isa contra la pared, tomó ambas manos mientras la besaba y las puso sobre su cabeza, luego bajó una mano por todo su cuerpo hasta llegar al dobladillo del vestido, lo subió hasta sus caderas y luego Isa ajustó sus piernas alrededor de la cintura de Ethan. 
- A la… a la habitación, ahora. 
Ethan sonrió contra los labios de Isa y luego la cargó y la comenzó a llevar a la habitación que estaba a unos cuanto pasos más allá, cuando llegaron a la puerta, Ethan afirmó a Isa contra ella y luego intentó abrirla, Isa se apoderó de su cuello haciendo casi imposible para Ethan hacer algo tan simple como abrir una puerta, se rindió y volvió a besarla, en cosa se segundos la camisa de Ethan estaba en el suelo y el vestido iba por el mismo camino cuando sintieron a alguien carraspear, ambos saltaron lejos del otro e Isa se sonrojó furiosamente cuando vio a Amelia parada frente a ellos.
- Yo solo venia a ver si necesitabas ayuda con la bebé – Dijo Amelia mientras miraba hacia otro lado.  
- Ka… Kaitlyn ya se durmió – Dijo Isa mientras se ajustaba el vestido y rogaba internamente que se la tragara la tierra.  
- Sí, me lo imaginaba – Amelia le dio una mirada a Ethan que estaba parado atrás de Isa a punto de reírse – Yo… será mejor que baje, creo que John me llama… ustedes pueden seguir… en lo suyo, en una habitación si no es mucho pedir. 
Amelia sonrió, dio la vuelta al pasillo y bajó lo más rápido posible. Isa se quedó congelada mirando por donde había desaparecido Amelia y luego se volteó y fulminó a Ethan con la mirada mientras este se comenzaba a reír. 
- Te voy a matar – Isa se agachó para recoger la camisa de Ethan y luego se la tiró – y no es chistoso, no te rías 
- Lo siento cariño, pero debiste haber visto la cara que tenían, estoy seguro que si una de la dos hubiese podido desaparecer por arte de magia lo hubieran hecho.  
- Ponte esa camisa y luego baja, te mataré por esto, lo juro, ahora tendrá que pasar una vida completa para poder volver a mirar a tu mamá a la cara. 
- Espera – Abrazo a Isa de la cintura para impedir que se alejara - ¿Dónde vas? No me puedes dejar así.  
- Te lo mereces por hacerme pasar por lo que acabo de pasar.  
- ¿Qué? pero si no fue mi culpa.  
- No me importa – Isa le dio un leve besó a Ethan y luego susurró a su oído – Tú y tu amigo se la tendrán que arreglar sin mi esta vez. 

Isa le guiñó un ojo y luego de reajustarse nuevamente el vestido, desapareció por misma dirección que lo había hecho Amelia, Ethan frunció el ceño totalmente decepcionado y frustrado por la interrupción de Amelia, lanzó maldiciones y luego se metió al baño más indignado que nunca. 
♥♥♥♥♥

Horas más tarde, una vez que la celebración había terminado, Andrew y Car volvieron a Nueva York, en la caminó ambos iban silenciosos, y así fue todo el camino, una vez que llegaron al departamento de Caroline, Andrew se estacionó y luego se unos segundo suspiró y miró a Car.
- ¿Estás bien? 
- Si, ¿por qué? 
- Estás callada.  
- Ah, solo estaba pensando, sobre hoy, sobre… todo.  
- Lo pasaste bien ¿cierto?  
- Si – Dijo Car sonriendo – me sorprendieron de verdad, pero fue genial, gracias.  
- No me tienes que agradecer a mí, fue idea de Isa.  
- Pero tú ayudaste, Isa me lo dijo, estuviste ayudándola durante toda la semana, así que gracias.  
- Te merecías un día como este Car, así que no me lo agradezcas. 
Car miró a Andrew fijamente por varios segundos, luego de un rato sonrió y miró por la ventana, suspiró y volvió a mirar a Andrew. 
- Cuando Allan ya no sea más un peligro, nosotros… seguiremos siendo amigos ¿cierto?  
- ¿Quieres seguir siendo mi amiga?  
- Quiero seguir viéndote, Andrew – Car sonrió y Andrew le dio una mirada tan intensa que tuvo que mirar hacia otro lado para evitar sonrojarse.  
- Car, no sé qué pasará ni cuando, pero en el momento en que Allan deje de ser una amenaza, te prometo que tú y yo seguiremos viéndonos. 
Car lo volvió a mirar y sin detenerse a pensar en lo que estaba a punto de hacer, se acercó a Andrew y juntó sus labios con los de él. 



_________________ ♥♥♥♥♥ ________________
Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº38

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Sabados.

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

4 comentarios:

  1. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!!!!!!!!! siiiiiiii Car y Andrew siiiiiii ok ya las quiero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ahora sabemos que team eres Jelly jajajajaja
      vamos con todo Car y Andrew ¿que ira a suceder en el futuro?

      Eliminar
  2. ME ENCANTO.... TANTO AMOR, TERNURA, ESPONTANEIDAD, ME FASCINA.
    una verdadera historia encantadora, mil besos chiquitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo eso lo tenemos en esta historia, y mucho más cuando estamos de buen animo jajajaja
      Nosotras te queremos a ti linda Viv, apreciamos todos tus lindos y perfectos comentarios como si fueran el primero.

      Eliminar