domingo, 23 de noviembre de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 39


Capítulo N°39: Caminos decisivos.

- ¿Car? – Gritó Andrew al no ver a Car por ninguna parte del departamento - ¿Caaaaar?
Car salió de su habitación, lo miró y se puso un dedo sobre la boca para hacerle bajar la voz. 
- Tengo a Kaitlyn durmiendo en mi habitación – susurró mientras se acercaba de puntitas hacia Andrew. 
- ¿Kaitlyn? 
- Si – Car lo tomó del brazo y lo alejó de la puerta de su habitación – La niñera de Isa tenía el día libre, Amelia anda en una cita con el doctor e Isa tuvo que salir urgente, tuvo un problema que no me quiso contar y me encargó a la bebé por una hora, sea donde sea que iba no quería llevar a Kailtlyn con ella.  
- ¿Qué tipo de problema? ¿Ethan lo sabe? ¿sabes si iba con algunos de los chicos que la cuidan?  
- Si, iba con el nuevo, no sé cómo se llama, y no sé si Ethan lo sabe pero supongo que lo debe saber, después de todo, ustedes siempre notifican de cada movimiento que da Isa a Ethan.  
- De todos modos, le avisaré. 
Andrew tomó su celular y marcó el número de Ethan, luego de hablar por unos segundos con él, colgó y volvió con Car.
- ¿Está todo bien?  
- Si, Ethan ya había sido avisado, aparentemente Isa fue en busca de su mamá, no sé qué clase de asunto surgió pero está protegida, así que está todo bien, espero.  
- Pobre, estaba tan extraña, parecía como su hubiese estado llorando, creí que había discutido con Ethan pero ya veo que era por Rebeca, debe ser algo importante porque Isa es la mamá más sobreprotectora del mundo y si dejó a Kaitlyn conmigo es porque Rebeca debió haber hecho algo grande. 

- Eres tu Caroline, si hay alguien en quien Isa puede confiar a su hija es a ti.  
- No sé nada sobre cuidados de bebés, pero supongo Isa me trajo todo listo, incluso Kaitlyn venía dormida, si tengo suerte, puede que duerma hasta que Isa esté de vuelta. 
- Tranquila, cuidar a un bebé no tiene nada de otro mundo… y estoy yo, créeme, sé muy bien cómo cuidar a un bebé.  
- De eso no hay duda. 
Car sirvió café en dos tazas y luego le entregó una a Andrew, él aun estaba distante, pero menos que los días anteriores, pero aun así conservó la distancia y se fue a la sala de estar. 

Car se entretuvo en la cocina preparando la cena, por alguna razón sentía que estorbaba a Andrew y no quería molestarlo, por lo mismo se quedó en la cocina. Estaba sumergida preparando la cena cuando escuchó a Kaitlyn llorar desde la habitación, los nervios de le pusieron de punta y corrió a verla. 
Entró a la habitación con Andrew atrás de ella, tomó a Kaitlyn y la comenzó a mecer de un lado a otro.
- ¿Isa te dijo a qué hora fue la última vez que comió?  
- Si, y dijo que probablemente cuando despertara iba a tener hambre, ¿ves ese bolso de ahí? – Dijo Car apuntando al bolso de bebé, Andrew lo tomó y luego miró a Car – Busca dentro, Isa trajo un biberón listo, solo hay que calentarlo ¿podrías hacer eso por mi? Tengo miedo de calentarlo más de lo necesario. 
Andrew rió y luego se dirigió hacia la cocina a calentar la leche, no podía dejar de sonreír mientras escuchaba a Car cantar canciones de cuna, estaba seguro que la pobre se estaba volviendo loca en ese mismo momento al no poder hacer callar a Kaitlyn. Una vez que el biberón estaba listo, fue, tomó a la bebé en sus brazos y le dio de comer, levantó la mirada y vio que ella lo estaba mirando con una ceja levantada.
- Yo también podía hacer eso, no tenias que quitármela de los brazos. 
- Puedes tenerla, solo pensé que necesitabas ayuda.  
- No tranquilo, quédatela, yo me haré cargo de su pañal – Car se sentó al lado de Andrew y lo miró mientras daba de comer a Kaitlyn. 
- ¿Quieres tener hijos Caroline? 
La pregunta la dejó sorprendida, ya que fue repentina, ella si quería tener hijos, los quería con Nick, pero ahora que él no estaba no lo sabía. Se removió en su asiento y luego se aclaró la garganta.

- No lo sé, los quería… cuando Kaitlyn nació me vinieron unas ganas enormes de tener un bebé, pero ahora no lo sé, por el momento estoy bien así, pero supongo que en el futuro querré tener un bebé, o tal vez no, no lo sé, y tú Andrew ¿quieres tener más hijos? 
- Uf, créeme, por ahora con uno me basta y sobra, cuando son bebés son lindos, pero cuando comienzan a caminar y a hablar son unos verdaderos vándalos.  
- No digas eso, Henry es un ángelito. 
 
- Es un hombrecito travieso, pero solo es un niño así que se lo perdono. 
Luego de que Kaitlyn se bebió todo su biberón, Andrew se la dio a Car para cambiar su pañal, la mimaron y jugaron con ella durante un buen rato. 

Isa llegó al rato después, estaba totalmente seria, no quiso contarle nada a Car, quedó en llamarla para hablar y luego se llevó a Kaitlyn. 
Cuando llegó a su departamento, Ethan aun no había regresado del trabajo, estaba agotada y lo único que quería era esconderse en su habitación y no salir hasta que todos los problemas se terminaran, pero sabía que eso no podía ser posible. Dejó todos sus problemas de lado y se enfocó en su hija, la bañó, le puso su pijama y luego se sentó con ella en sus brazos y le entregó un juguete, el cual se fue inmediatamente a la boca de Kaitlyn, Isa sonrió y la besó en la frente.

- Mamá siempre te va a cuidar pequeñita, siempre te voy a amar – Kaitlyn fijó sus ojitos en Isa y luego sonrió, haciendo sonreír a Isa – Te amo bebita, siempre será así, pase lo que pase. 
- Papi también te ama, pase lo que pase.
Isa levantó la vista y vio a Ethan parado en la puerta de la habitación, estaba tan sensible que el siempre hecho de verlo frente a ella le dieron ganas de llorar, empujó las lágrimas dentro y sonrió. Ethan caminó hacia ella, la besó y luego besó a Kaitlyn en la frente.
- ¿Estás bien?  
- Si, ve a ducharte, yo haré dormir a Kaitlyn y luego hablamos.  
- Como usted diga señora.  
- Eres un tonto – Dijo Isa riendo.
Isa hizo dormir a Kaitlyn mientras que Ethan se duchaba, luego de varios minutos, Isa entró en su habitación donde Ethan se estaba vistiendo, se acercó a él y lo abrazó por la espalda.
- ¿Quieres compartir conmigo lo que pasó con Rebeca?  
- En realidad no sé bien lo que pasó, solo que al parecer dejé de ser su hija. 
- Ethan se volteó y la miró confundido - ¿Ella te dijo eso?  
- Si, hoy vino a confesarme que ella había sido la que quemó la casa en Londres, que no estaba bien y me pidió que Kaitlyn y yo nos fuéramos con ella a lo que obviamente yo me negué y luego de eso dejé de ser su hija y pasé a ser parte del grupo al que ella va a arruinar.  
- No, haber espera, no entiendo, ¿por qué te diría algo así? Amor, Rebeca se ha pasado la vida diciendo que todo lo que hace lo hace por ti, ¿Qué fue lo que pasó para que viniera y te dijera todo eso? 
- No lo sé, ella solo vino y me tiró toda esa mierda encima y luego se fue, la seguí pero no conseguí nada, le pedí explicaciones, pero solo me dijo que yo había escogido y por lo mismo yo ya no estaba bajo su protección – Isa cerró los ojos cuando Ethan quitó las lágrimas de su rostro y luego volvió a hablar – Ella quiere verte arruinado Ethan, quiere que todo lo que tenga que ver con John, Amelia y tú terminé mal, está obsesionada con hacerles daño y ahora yo estoy dentro de su plan, yo y Kaitlyn.  
- Está loca si cree que voy a permitir que nos haga daño.
Ethan limpió nuevamente las lágrimas de Isa, la besó suavemente en los labios y luego la hizo mirarlo a los ojos.
- Amor escúchame bien, Rebeca puede lanzar todas las amenazas que quiera, pero yo no voy a permitir que se acerque a ti o a Kaitlyn, y tampoco voy a permitir que me haga algo a mi ¿ok?, vamos a estar a salvo, te lo prometo.  
- ¿Y está con Allan? ¿Si todo es verdad y ella está planeado hacer algo en tu contra junto a Allan?, Ethan no sabes de lo que Allan es capaz, él ya mató a Christina, y estoy segura que si no nos ha hecho nada aun es porque mamá no se lo permitía, pero ahora todo cambió y puede venir y hacernos lo que quiera cuando quiera.  
- ¿Confías en mí? – Isa asintió – Entonces grábate bien esto en esa cabecita testaruda que tienes, vamos a estar a salvo, Allan no me va a matar, ni a mí ni a nadie porque antes lo voy a matar yo, y créeme que lo haría sin pensarlo dos veces.
Isa se estremeció al escuchar las palabras de Ethan, no quería que Allan le hiciera daño a Ethan ni a nadie que ella quisiera, pero tampoco quería que Ethan se ensuciara las manos matando a Allan. Se sacó esas horribles imágenes de su cabeza y lo abrazó.
- Nadie matará a nadie, sólo prométeme que te mantendrás a salvo – Isa se alejó unos centímetro y miró a Ethan – Si tú no estás a salvo, nosotras tampoco lo estaremos Ethan, no basta con protegernos a nosotras, si a ti te pasa algo ya no habrá nadie impida que Allan llegue a mi o Kaitlyn.  
- Te hice una promesa, Isa, y la voy a cumplir, todo va a estar bien, pero una cosa te digo, y lo siento pero tendrás que aceptarlo, lo único que impidió que no hiciera nada a Rebeca eras tú, pero si tú ya no eres nada para ella, entonces ella tampoco ya no es nadie para mi, y si tengo que hacer cualquier cosa para que no se acerque a mi familia lo voy a hacer, y tu amor no podrás nada para impedírmelo.  
- Ethan… 
- Sin discutir, ella te dañó, es tu mamá y aun así vino y te dañó, y no te atrevas a decir que no, porque aunque sé que amas con tu vida a nuestra hija y siempre te encargas de decirle cosas bonitas, lo que le estabas diciendo hace un rato fue porque no quieres que ella se sienta como tú te sientes ahora, no quieres que Kaitlyn sienta que su mamá no la ama, como lo hace Rebeca contigo, y créeme que si pudiera evitar que te sientas así lo haría, lo haría porque sé que se siente que un padre no te ame, he pasado toda mi vida pensando que John no me quiso, y esa fue una mierda para mí y lo último que quiero es que lleves la misma mierda que yo llevé toda mi vida.  
- Me encanta que te preocupes por mí, y te amo por eso, pero aunque no lo creas, lo sentimientos que tenga mamá por mi me afectan menos de lo que todos piensan, es mi mamá y la amo, pero tengo cosas más importantes en las que pensar, que si mi mamá me ama o no hace mucho tiempo me dejó de interesar Ethan, y si, es verdad, me aseguraré de demostrarle a Kaitlyn cuanto la amo por el resto de mi vida, pero esa decisión la tomé en el momento en que supe que llegaría a mi vida. 

Ethan sonrió al escuchar eso, la amaba y estaba feliz de que ella fuera la mamá de su hija. 
- Ven aquí – Ethan tomó a Isa se la cintura y la acercó aun más a él - ¿Tienes idea de lo mucho que te amo? 
- Supongo que tanto como yo te amo a ti.  
- Te amo más de lo que se le debe permitir a una persona amar a otra.  
- Vez, igual que yo – Dijo Isa sonriendo, luego besó a Ethan y olvidó todo.
♥♥♥♥♥
- Señor, una señora que dice ser la mamá de su esposa, está aquí para hablar con usted.  
- ¿Quién? – Preguntó Ethan confundido. 
- Una tal Rebeca. 
- Hazla pasar.  
- ¿Está seguro? Señor tiene una reunión dentro de quince minutos y… 
- Cancela, que nadie nos interrumpa ¿bien?  
- Muy bien. 
La secretaria de Ethan cerró la puerta y segundos más tarde se volvió a abrir, Rebeca entró con toda su gloria, se sentó frente a Ethan y sonrió. 
- Tienes una secretaria bastante guapa, dime Ethan ¿cada cuando te la follas sin que mi hija se entere?  
- ¿A qué viniste Rebeca? – Preguntó Ethan ignorando totalmente lo que acaba de decir Rebeca.  
- A verte, voy a reconocer que fui una pésima madrasta ya que jamás tuve la intención de acercarme a ti, pero bueno, más vale tarde que nunca.  
- No te preocupes, nunca me importo si es lo que te preocupa, y perdona que te corrija pero ya no vale, ya que hace meses que dejaste de ser mi madrasta. 
- Oh, es verdad, que triste ¿verdad?  
- ¿Qué quieres?  
- Mucha impaciencia y poca hospitalidad, ¿esa es la forma de tratas a la madre de tu esposa?  
- ¿Madre?, resulta que ahora Isa sí es tu hija, quien te entiende Rebeca, cualquiera podría pensar que sufres de problemas mentales.  
- Oh no te preocupes, soy bastante consiente de las cosas que hago, de todas. 
- Si, si, bien, ahora dime, ¿Qué haces acá? 
Rebeca miró su celular, y luego miró a Ethan, expuso la mejor de sus sonrisas y luego dejó un sobre frente a Ethan.
- Te vine a entregar esto, aunque obviamente no te lo daré hasta que me vaya. 
- Déjate de jueguitos y dime de una vez que es lo que quieres.  
- Vine a darte la última oportunidad para que dejes a Isa fuera de todo esto.  
- ¿Fuera de qué?  
- Mira, hay algo que siempre he sabido y es el hecho de que eres una persona muy inteligente, no haces estupideces y te aseguro que si te niegas a la propuesta que te voy a dar va a ser la estupidez más grande del mundo.  
- Maldita sea Rebeca, ve al grano de una vez por todas, estoy perdiendo la paciencia.  
- Aléjate de Isa, deja a mi hija y mi nieta en paz y ambas quedaran fuera de todo lo que Allan tiene planeado para ti, él sabe que estoy aquí, pero lo que no sabe es que tengo planeado dejar a mi hija fuera de su plan, pero eso depende solo de ti Ethan, prométeme que dejarás a Isa libre y te aseguro que no permitiré que nadie le ponga una mano encima, ni a ella y ni a la bebé.  
- ¿Qué te hace pensar que voy a dejar a Isa sólo porque tú digas?  
- Allan quiere deshacerse de ti y de Kaitlyn, lo sé porque me lo dijo, al comienzo estaba totalmente de acuerdo pero cambie totalmente de idea cuando metió a la bebé en esto, no soy ninguna mentirosa Ethan y mentiría si te dijera que esa niña me gusta, pero me guste o no es la hija de Isa y sé que Isa podría soportar perderte, pero perder a su hija la terminaría volviendo loca y por mucho que la haya dicho todo lo que le dije ayer, ella sigue siendo mi hija y la quiero ver bien, aunque no en tus brazos, por lo mismo es que estoy diciéndote esto Ethan – Rebeca miró el sobre y luego se lo entregó a Ethan – Ahí está la dirección y las llaves del lugar donde está Allan, el lugar donde Allan tiene planeado acabar contigo, ve por tu cuenta y no le digas nada a Isa y te aseguro que en cuanto sepa que llegaste allí, me encargaré de que Isa y la bebé queden fuera de todo, ellas estarán a salvo y nunca pero nunca volverán a correr peligro. 
Ethan miró a Rebeca incrédulo y sorprendido a la vez, no podía creer todo lo que estaba escuchando y por lo mismo comenzó a reír. 
- Por Dios mujer ¿te volviste loca? ¿enserio crees que voy a creer en alguna de todas las estupideces que estás hablando? ¿crees que voy a ir a este lugar donde supuestamente está Allan y voy a dejar que me mate?  
- Si, lo creo, y lo hago porque supongo que te importa tanto tu hija y la salud mental de Isa como para creerme.  
- No te creo, lo siento.  
- Dime Ethan, qué es más importante para ti ¿la vida de tu hija o tu vida? ¿enserio podría vivir sabiendo que estuvo en tus manos salvar a tu hija y no lo hiciste? ¿crees si quieres que Isa podría perdonarte sabiendo que preferiste salvar tu miserable vida y no la de su bebé?, no tengo tiempo para convencerte y demostrarte nada, es tu decisión Ethan, piénsalo bien, yo ya hice todo lo que podía hacer, lo que pase desde ahora en adelante solo depende de ti, en ese sobre está todo, tienes media hora para llegar allí y dejar tiempo suficiente para que yo pueda sacar a Isa y Kaitlyn del departamento y llevarlas a un lugar para ponerlas a salvo, media hora Ethan, si dentro de los próximos treinta minutos no recibo ninguna notificación de Allan de que estás ahí, me iré y nadie va a salvar a tu pequeña mocosa, media hora Ethan, piénsalo bien.
Rebeca se levantó, le dio una última mirada de advertencia a Ethan y luego desapareció por la puerta. Ethan se quedó en su asiento totalmente ido, miró la puerta por unos cuantos segundos, luego enfocó su mirada en el sobre, lo abrió y leyó la dirección que le había entregado Rebeca. 

No sabía si confiar en Rebeca era una buena decisión, pero era eso o no hacer nada y poner en peligro a Isa y Kaitlyn, había hecho una promesa y la cumpliría, se metió el sobre en el bolsillo y luego marcó el número de Isa, no iría a ninguna parte sin antes asegurarse de que ella estaría bien. 
- Hola amor. 
- Isa escúchame bien, tienes que salir del departamento ahora, ¿entendido?, toma a Kaitlyn y sal del departamento, ve donde Caroline y quédate con ella hasta que tengas noticias, no confíes en nadie que no sea Car o Andrew ¿ok? 
- ¿Ethan qué pasa?  
- Nada, solo haz lo que te digo, eres una experta en evadir a los guarda espaldas cuando te lo propones así que ahora es el momento de hacerlo, toma a Kaitlyn y vete con ella, solo con ella, Andrew las mantendrá a salvo hasta que yo llegue.  
- Ethan me puedes explicar que es lo que está pasando, no iré a ninguna parte mientras no me digas que pasa.  
- Rebeca estuvo aquí, eso es lo que pasa, ahora sal del maldito departamento Isa, haz lo que digo.  
- ¿Y qué hay de ti? ¿Qué harás tú? 
- Ponerte a salvo… Isa, por favor piensa en Kailtyn, ella es lo más importante en este momento.  
- Ethan me tienes asustada hasta la mierda.  
- Todo va a estar bien, te hice una promesa ¿lo recuerdas?  
- Si… - Contestó Isa insegura.  
- bien, ahora ve… te amo hermosa. 
- Ethan…
Ethan cortó la llamada antes de que ella terminara de decir lo que quería decir y sin pensarlo ni un segundo más salió de su oficina. 

Isa no tardó en hacer lo que Ethan le había pedido, le dio el día libre a Clara y luego salió del departamento lo más rápido posible, esquivar a su guardaespaldas no fue difícil y logró salir de ahí sin que nadie se diera cuenta. 
- Por Dios, Andrew estaba por salir a buscarte – Dijo Car en cuanto Isa llegó a su departamento. 
- ¿Ethan lo llamó? 
- Si, dijo que venias, que te mantuvieras aquí hasta que él llegara a buscarte ¿Qué es lo que está pasando Isa? 
- No lo sé – Isa miró a su amiga y luego le entregó a Kaitlyn – Necesito que me ayudes.  
- Claro ¿en qué? 
- Me tengo que ir, pero necesito que me prometa que cuidaras a Kaitlyn, por favor Car, necesito saber que nada le pasara.  
- Isa, no puedes… 
- Tengo que saber que está pasando y si me quedo aquí me terminaré volviendo loca. 
Car miró a Isa sorprendida y confundida a la vez, luego miró a Andrew que estaba en la cocina y negó con la cabeza.
- Andrew no te permitirá salir de aquí.  
- Lo hará, distraelo, haz algo, Car por favor ayúdame.  
- Isa yo no puedo, ¿y si te pasa algo? Ethan me mataría, yo misma me mataría si te pasa algo sabiendo que yo ayude.  
- Car escúchame, Ethan está en peligro, lo sé, lo siento – Isa miró a Car directamente a los ojos – Si hubieras podido hacer algo para evitar que Nick muriera ¿lo habrías hecho?  
- Si… 
- Entonces déjame ir, Car no puedo quedarme aquí sin hacer nada mientras que Ethan puede estar corriendo peligro, tú sabes lo que es vivir sin la persona que amas, eres la única persona que me podría entender, por favor, por favor ayúdame.

Car cerró los ojos resignada y luego asintió, sabía que se iba a arrepentir por eso, pero no podía negarse a ayudar a Isa después de ver la desesperación en sus ojos. Isa besó a Kaitlyn en la cabecita y aprovechó que Andrew no estaba a la vista para salir. En el momento en que Car cerró la puerta Andrew apareció. 
- ¿Dónde está Isa?  
- Se acaba de ir.  
- ¿Qué?  
- Andrew, por favor, déjala ir, no hay nada que puedas hacer para detenerla.  
- No tienes idea de lo que acabas de hacer.
Andrew fulminó a Car con la mirada y luego salió corriendo del departamento para alcanzar a Isa. 


 _________________ ♥♥♥♥♥ ________________
Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº40

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

5 comentarios:

  1. Benditas mujeres... al principio del iba a poner #TEAMNICOLEYMARTITA... ahora las aborrezco... ustedes 2 me mataran de un infarto!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jelly por dios ¡Has herido nuestros corazones!.......no nos odies que no has llegado al final, aun queda historia jajajajaj

      Eliminar
  2. POR DIOS..... ME QUIEREN MATAR.... digan me como hago para soportar hasta el próximo capitulo.....
    esto esta cada ves mejor chicas se lucen con cada capitulo nuevo, POR FAAAAA QUE LA ESPERA NO SE TAN LARGA por que me tomo un avión directo a Chile.
    EXCELENTE SUS TRABAJO NIÑAS TOTALMENTE DIGNAS DE GENIAS, BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noooooo, nuestra intensión nunca a sido matarlas, solo dejarlas con ataque histérico y en modo depresivo jajajajaj
      la espera no será tan larga, te lo aseguramos, solo son dos cortitas semanas y volveremos mas malas que nunca, si algún día vienes a Chile esperamos que nos visites ya q si no lo haces estaremos muy enojadas XD

      y gracias linda Viv por tus cariñosas palabras, como siempre leerte es uno de esos poemas que quedan en tu mente para siempre, besotes.....

      Eliminar
  3. Pero que me han hechooooooooooo!!!
    Que como se les puede ocurrir dejarme de tal manera Dios mio!!!
    Espero que pasen rapidos los dias y tener cap nuevo!!
    Un beso mis bellas!!!

    ResponderEliminar