sábado, 6 de septiembre de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 31


Capítulo 31: Si, acepto.

- Ok, llegó el momento – Amelia miró de Isa a Ethan y luego se acercó a Ethan – cariño te vienes conmigo. 
- ¿Qué? ¿Por qué?  
- Porque si, el novio no puede ver a la novia antes de la boda.  
- Pero la boda es mañana – Isa estaba riendo ante la actitud de Amelia.  
- Sí, pero ya sabes, no tentemos a la mala suerte, nada de comunicación entre ustedes dos hasta mañana.  
- Mamá esto es ridículo, no creo en supersticiones tontas.  
- No es ninguna superstición tonta, te vienes conmigo y se acabó el tema. 
- Pero…  
- Dios chicos, desde mañana pasaran una vida completa juntos, no se van a morir si pasan una noche separados. 

Isa miró a Ethan y no pudo evitar reír al verlo fruncir el ceño, se acercó a él y lo besó tiernamente. 
- Ve con ella, solo serán unas horas. 
- Esto no me está gustando. 
- Tranquilo gruñón, mañana nos veremos otra vez y te olvidarás de este mal momento.  
- Será la noche más larga de mi vida.  
- Y la mía, ¿nos vemos mañana?  
- Lo pensaré, tengo toda una noche para pensarlo – Ethan rió y luego besó a Isa – es una broma, mañana tenemos una cita, no faltes.  
- Jamás. 
Ethan besó en la cabecita a Kaitlyn y luego se fue a regañadientes junto a Amelia. Cuando Isa se quedó sola llamó a Jenny para saber cómo iban los últimos detalles de la boda. Hasta el momento se había mantenido tranquila pero los nervios poco a poco la estaban alcanzando.

Luego de bañar a la bebé, alimentarla, y jugar con ella, la hizo dormir, la dejó en su cuna y luego se fue a su habitación, sacó el vestido de su escondite y se sentó en la cama. Con toda la gente a su alrededor en los últimos días, más todas las actividades que había estado haciendo no había tenido oportunidad para asimilar lo que estaba a punto de hacer. En menos de veinticuatro horas se casaría con Ethan, se convertiría en su esposa y pasaría el resto de su vida junto a él. Desde hacía mucho tiempo que sabía que pasaría toda su vida con él pero ahora era oficial, estarían unidos para toda la vida.

♥♥♥♥♥ 
- ¿No puedes dormir?  
- No, y no creo que duerma en toda la noche mamá, así que puedes irte a dormir, yo estaré bien.  
- Yo tampoco puedo dormir – Amelia sacó dos tazas y luego sirvió café - ¿Estás nervioso?  
- No, estoy ansioso, y parece que esta noche será eterna.  
- Amelia miró a Ethan por unos segundos y sonrió – Mi niño se casa, ¿me creerías si te dijera que pensé que jamás te vería en el altar?  
- Te creo – Respondió sonriendo – Yo creí lo mismo, pero Isa… ella hizo que vea todo diferente.  
- Estoy segura que tú hiciste lo mismo en ella.  
- Se siente raro, antes creía que casarme con Isa sería un trámite más, pero ahora siento como si después de mañana todo fuera a ser diferente entre los dos, aunque sé que nada cambiará y si algo cambia será para bien, pero aun así tengo esa sensación.  
- La conozco, sentí lo mismo cuando estaba a punto de casarme con John, y si, todo cambió, pero nuestras vidas cambiaron porque naciste tú, Isa y tú ya tienen a su bebé, lo único que cambiará es un par de papeles firmados.  
- Eso creo – Ethan suspiró y sonrió – Mañana me caso, soy un hombre con suerte.  
- No es suerte cariño, es lo que te mereces.  
- Tuve que hacer algo muy bueno para merecer todo esto. 
Amelia miró con ternura y luego se acercó a él para abrazarlo. Ella no podía estar más feliz, todo lo que una madre quiere en la vida es ver feliz a sus hijos y en el caso de Amelia la felicidad de Ethan la estaba llenando de orgullo, había hecho bien su trabajo y ahora su hijo era un hombre de familia y feliz junto a la mujer que el amaba.

- Hey ¿Por qué lloras? – Preguntó Ethan preocupado.  
- Son lágrimas de felicidad cariño, no tienes idea lo feliz que estoy por ti y por Isa.  
- Ethan sonrió y luego la besó en la frente – Eres un encanto mamá.  
- Lo sé – rió y luego se puso seria - ¿Han sabido algo de Rebeca? ¿irá a la boda? 
- No lo sabemos, no ha respondido los mensajes de Isa, a pesar de todo, espero que asista, es la mamá de Isa y sé que si no llega, Isa se sentirá mal.  
- Sé que sonará egoísta, pero espero que no aparezca, su presencia solo seria para poner tenso a todo el mundo.  
- Tranquila que si llega, no permitiré que monte ningún escándalo, nada va a arruinar el día de Isa.  
- Nada va a arruinar la boda, te lo prometo. 
Ninguno de los dos quiso mencionar el miedo que tenían de que la boda fuera arruinada, Amelia por las amenazas de Rebeca, y Ethan por Allan y quizás quien más tenía planeado arruinar su boda, Ethan sabía que no podía bajar la guardia pero tampoco iba a demostrar su miedo, y ya había tomado todas las precauciones para evitar algún escándalo o inconveniente. 
♥♥♥♥♥ 
- ¡Por dios! Aún estás en pijama, Eloísa no sé si te has dado cuenta pero hoy te casas, al menos deberías haber estado metida en la ducha. 
Jenny le dio una mirada reprobatoria a Isa y luego entró murmurando cosas sin sentidos sobre las novias inconscientes del último tiempo. 
- Jenny, por favor relájate, faltan cinco horas para la boda, y además la novia siempre se atrasa un poco más.  
- Aún tenemos que hacer muchas cosas, partiendo por ducharte ¿te depilaste?, tenemos que maquillarte, peinarte, vestirte, ¿Dónde están tus damas de honor? ¿llegó la chica esa que viene no sé de qué país?  
- Kathalina llegó ayer, y Car está en su departamento, supongo que en unas horas llegaran.  
- ¿En unas horas?, pero si son tus damas de honor, ellas debieron haberse quedado a dormir contigo, bueno no importa querida, yo las llamaré, deben ser los nervios que te tienen medio lenta.  
- Isa rodó los ojos, los comentarios de Jenny ya la tenían acostumbrada - ¿Está todos listo para la ceremonia?  
- Claro, ayer terminamos de poner todo en orden, de todas formas hoy antes de venir aquí pasé a ver si algo de había salido de su lugar pero está todo tal cual – Jenny miró su reloj y luego asintió – Dentro de dos horas llegará la empresa de Catering, debo estar ahí para recibirlos.  
- Ok, me iré a duchar, Clara está con la bebé en la habitación, si necesitas algo pídeselo a Clara.  
- Tienes quince minutos para ducharte, ni un minuto más. 
Isa la miró horrorizada y luego rió, Jenny estaba más nerviosa que ella misma, ahora podía entender porque su planeadora de bodas era tan nerviosa, si ella tuviera la misma presión que tenia Jenny probablemente sería igual de histérica. 

Isa salió de la ducha veinte minutos después, se puso una bata y luego se fue a ver a Kaitlyn que no parada de llorar. Cada vez estaba más nerviosa y entre el llanto de su hija y la histeria de Jenny, estaba que perdía la paciencia. Cuando por fin pudo quitarle el llanto de Kaitlyn, se dispuso a vestirla, Clara le dejó a mano toda la ropita que ocuparía la bebé en la boda e Isa la vistió, cuando Kaitlyn estaba completamente vestida, Isa la miró y sonrió, se pequeña se veía hermosa. Tenía puesto un vestidito blanco con detalles en morado, tenía puesto unas medias blancas y zapatitos blancos. Isa la tomó y la comenzó a llenar de besos.

- Eres una bebita hermosa – Cuando Kaitlyn sonrió Isa sonrió con ella - ¿Estás feliz? eres feliz por tus papis ¿cierto?  
- Si, es muy feliz, pero ahora Isa por favor, tienes que comenzar a arreglarte, las horas pasan volando, al menos ya estás bañada y tienes a la niña vestida, solo quedas tú, la estilista acaba de llegar, así que vamos. 
Isa le entregó la bebé a Clara y luego siguió a Jenny. La estilista se puso manos a la obra en el mismo momento en que Isa se sentó para que la peinara, estaba en la mitad del peinado cuando llegó Car, habían quedado que se arreglarían juntas, y por lo mismo Car había llegado temprano, Kathalina llegó media hora después, hablaron de todo mientras las peinaban y Kathalina no era podía dejar de jugar con Kaitlyn, no la conocía en persona y verla vestida tan adorable la hacía querer dejársela para ella, lo que decía cada cinco segundos haciendo reír a Isa. 

Las chicas se peinaron y maquillaron entre medio de risas y nervios, luego de horas todas estaban listas, Car, Jenny, Kathalina y Clara estaban en la sala esperando a Isa. Caroline estaba enviándose mensajes con Amelia para saber en que estaba Ethan, cuando el teléfono de Isa vibró, Car lo levantó de la mesa y leyó el mensaje que había llegado. 

“Felicidades en tu día bella, te diría que estoy feliz por ti pero sabes que no es así, en fin, aun así tengo un regalo para ti, no quiero que luego digas que soy un desconsiderado.
Allan” 

Car miró a su alrededor para ver si alguien más estaba mirando pero no era así, abrió el archivo adjunto e inmediatamente lo cerró, no podía creer lo que había visto. Allan sabía que arruinar un buen momento y era obvio que en el día más feliz de la vida de Isa y de Ethan, él intentaría hacer algo. En el archivo había una foto donde se veía a Ethan y a Christina besándose. Caroline no sabía si la foto había sido alterada o no pero si sabía muy bien que los sentimiento de Ethan hacia Isa eran sinceros, tenía que haber una explicación para esa fotografía, y por más que deseara saberla en ese mismo momento Caroline se contuvo, se reenvió en mensaje a su teléfono y luego lo borró del teléfono de Isa, no permitiría que Allan le arruinara el día. 


Isa una vez que estaba completamente vestida de miró al espejo y sonrió, era una novia, y estaba enamorada de su vestido, se quedó ahí por unos minutos asimilando todo.
Cuando Isa salió de la habitación las cuatro se quedaron con la boca abierta. El vestido de novia era completamente hermoso, era blanco, con encaje y se ceñía a su cuerpo terminando en un corte de sirena, con un detalle plateado en la cintura.


- ¿Y? – Dijo Isa sonriendo - ¿Cómo me veo?  
- No puedo creer lo hermosa que te vez. 
Car se acercó a ella y la abrazó, en cuanto vio salir a Isa de la habitación vestida así y tan feliz fue cuando se sintió más decidida que nunca en no contarle nada sobre el mensaje de Allan. 
- ¡Cuidado con el maquillaje! – Jenny las separó y luego arregló el peinado de Isa – No tenemos tiempo para maquillarte de nuevo.  
- Jenny, enserio relájate, tenemos tiempo.  
- No lo tenemos, acabo de llamar a mi asistente y me dijo que la mayoría de los invitados ya llegaron para la ceremonia.  
- No pongas a Isa más nerviosa de lo que está – Clara se acercó a Isa y le sonrió – Te ves hermosa, y tranquila que las novias siempre tardan en llegar.  
- Lo sé, ¿Car dónde está mi teléfono? necesito llamar a Jonathan, se supone que ya debería estar aquí.  
- Ya lo llamé, dijo que venía en cinco minutos, se retrasó pero ya está listo. 
Los nervios de Isa crecían con cada segundo que pasaba, pero en el momento en que el timbre sonó el nudo que tenía en el estomago se disolvió un poco, Car corrió a abrir la puerta y se sorprendió cuando vio a John en vez de Jonathan. 
- ¿John? – Isa estaba desconcertada al verlo ya que se supone que debería estar en la ceremonia.  
- Isa… Jonathan, em… él está esperando abajo, le pedí que me diera unos minutos para poder hablar contigo.  
- ¡NO HAY TIEMPO! – Gritó Jenny totalmente frustrada. 
- Jenny será un minuto ¿ok?, chicas pueden bajar, John y yo bajaremos en un minuto. 
Isa miró a Car para que se quedará con ella, y luego se eso todas las chicas bajaron a excepción de Car que se quedó junto a Isa. 
- ¿Qué pasa John?  
- Me gustaría que me permitieras entregarte, sé que tienes muchas razones para no querer que lo haga pero por favor escúchame un momento, Jonathan está abajo y si después de escucharme sigues pensando que quieres que Jonathan lo haga lo entenderé. Isa tú eres como una hija para mí y eso lo sabes, llegaste a mi vida cuando eras muy pequeñita, te llevé a tu primer día en el colegio, y también fui yo quien te llevó a tu primer día de universidad, sé que me comporté como un imbécil cuando ayude a Rebeca a separarte de Ethan y entendería que no quisieras que sea yo el encargado de entregarte pero créeme que para mí sería un honor hacerlo, me encantaría llevarte al lado de mi hijo en el altar.  
- John… – Isa se acercó a él y lo abrazó - Me encantaría que lo hicieras, créeme, sería muy especial para mi si fueras el encargado de entregarme.  
- ¿Enserio?  
- Por supuesto, y estoy segura de que también seria especial para Ethan.  
- Espero que así sea. 
Caroline sonrió, nunca había visto a Isa tan feliz y ella sabía que en el fondo Isa había querido pedirle a John desde antes que fuera él quien la entregara ya que ella misma se lo había dicho pero no se atrevía a pedírselo por miedo a que se negara. 

Veinte minutos se demoraron en llegar al lugar donde se celebraría la ceremonia. Ethan e Isa habían ido juntos a escoger el lugar para la ceremonia, visitaron muchos pero finalmente se quedaron con el Plaza. Isa sabía que conseguir disponibilidad era casi imposible pero gracias Ethan o más bien a una pareja que canceló su boda y la rapidez de Ethan, lograron quedarse con la reservación de ese día. 

Cuando Isa estaba arreglando su vestido para entrar, salió Amelia quien al verla se le soltaron lágrimas haciendo reír a Isa. 
- Cariño te vez hermosa, pareces un ángel.  
- Gracias – Isa no era capaz de articular palabra, los nervios se la estaba comiendo viva y no paraba de temblar.  
- Oh, cariño estás nerviosa, relájate, es solo una boda, Ethan está adentro esperando por ti, no hay nada de que temer ni estar nerviosa.  
- Lo sé, pero creo que una novia sin nervios no sería realmente una novia.  
- Así es, y para que seas una novia completa tengo algo para ti. 
Isa la abrió y ella había una pulsera hermosa, era plateada y tenia pequeños zafiros, Amelia la tomó y la puso en el brazo de Isa.

- Esta la usé yo en mi boda, es tu algo prestado porque es mi regalo para Kaitlyn, solo la tendrás como préstamo hasta que sea el momento de entregársela a su verdadera dueña, tu algo viejo porque la tengo desde hace veintiocho años, algo azul porque tiene zafiros, tu algo nuevo porque los zafiros se lo mande a incrustar ahora, antes solo era planteada, ahora tienes algo prestado, algo viejo, algo nuevo y algo azul.  
- Y algo hermoso –Isa tenía lágrimas en los ojos – Estoy segura que Kaitlyn pensará lo mismo cuando sea el momento de que la tenga.  
- No tienes idea de lo feliz que estoy de que seas la esposa de mi hijo.  
- Aun no lo soy – Dijo Isa riendo.  
- Dentro de unos minutos lo serás, y a propósito, el pobre está muriendo por tu retraso, acabemos de una vez con su tormento. 
Amelia besó a Isa en la frente y luego entró, a los segundos comenzó a sonar la música de entrada, Isa se aferró al brazo de John, respiró hondo y luego comenzaron a caminar. 

Isa aun no era capaz de ver a Ethan, solo veía a los invitados que la miraban sonrientes, mientras avanzan John le susurraba palabras tranquilizantes ya que parecía que Isa en cualquier momento se desmayaría. Ella estaba muy nerviosa pero en el momento en que doblaron y sus ojos se encontraron con los de Ethan los nervios desaparecieron. 


Ethan no podía despegar los ojos de ella, mientras que Isa avanzaba hacia él, recordó el momento en que la vio en su agencia, cuando todo comenzó, ese día lo último que se imaginó fue que terminaría viéndola vestida de novia y caminando hacia él en el altar, ni tampoco pensó en que juntos formarían una familia. Todo comenzó con una discusión y ahora estaban uno frente al otro sonriéndose mutuamente y olvidando a todo el mundo a su alrededor. 
Cuando Isa llegó a su lado, se tomaron de la mano y prestaron atención al discurso, todo pasó rápido, y Ethan creyó hasta en el último momento que pasaría algo que arruinaría su boda pero no fue así, todo fue perfecto. Ninguno de los dos era capaz de prestar atención a nada, estaban sumergidos en la emoción pero todo cambio cuando llegó el momento de los votos. Ethan fue el primero, se aclaró la garganta y luego repitió cada palabra después del padre. 
- Yo, Ethan Hoffman, prometo serte fiel y estar contigo en las alegrías y en las tristezas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza y así, amarte y respetarte todos los días de nuestra vida hasta que la muerte nos separé. 

Isa sonrió y luego fue su turno de repetir después del juez. 
- Yo, Eloísa Collins, prometo serte fiel y estar contigo en las alegrías y las tristezas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, y así, amarte y respetarte todos los días de nuestra vida hasta que la muerte nos separé.  
- Ethan Hoffman, ¿aceptas a Eloísa Collins como tu esposa?  
- Acepto.  
- Eloisa Collins, ¿aceptas a Eth…  
- Acepto – Respondió Isa sin despegar sus ojos con los de Ethan, y todos rieron por su interrupción.  
- Si es así, y por el poder que me confiere la ley, los declaro marido y mujer, Ethan puedes besar a la novia. 
Antes de que el Juez terminara la frase Ethan ya estaba besando a Isa, ambos se olvidaron del resto desde que Isa iba caminado hacia el altar y en el momento del beso no fue la excepción, era su primer beso como marido y mujer, se besaron tiernamente por varios segundos y solo se separaron cuando escucharon los aplausos del resto, ambos sonrieron y luego Ethan pegó su frente a la de Isa. 
- Te amo – Susurró.  
- Yo te amo más. 
♥♥♥♥♥ 

Luego de la ceremonia todos se fueron a la sala de eventos para celebrar la fiesta, todos estaban felices por los novios sobre Ethan e Isa que ninguno de los dos era capaz de despegarse del otro, pero la más feliz de todos era Kaitlyn no paraba de sonreír y pasearse de un lado a otro entre los invitados que se peleaban por jugar con ella. 

Al momento del brindis la primera que se ofreció a hablar fue Amelia, le entregó la bebé a Isa y luego se paró frente a la mesa de los novios. 
- Antes que todo, quiero agradecer a todos por estar aquí acompañando a Ethan y a Isa, no todos saben, pero llegar a este momento no fue nada fácil para ellos, pero cuando hay amor y un amor como el que se tienen ellos todo se puede – Amelia fijó su mirada en Isa y sonrió – Querida, ya te dije en privado lo feliz que estoy de que seas la esposa de mi hijo, no imagino a nadie mejor que tú para pasar la vida junto a Ethan, sé cuanto lo amas, eres perfecta y gracias por darme una nieta tan preciosa, y gracias por amar a mi hijo incondicionalmente. Sé que hoy falta alguien muy importante para ti, pero estoy segura que ella a pesar de todo debe estar feliz por ti, y ya lo sabes preciosa, puedes contar conmigo para todo lo que necesites, en mi tienes una madre más. 
Isa le sonrió y Ethan le secó una lágrima que corría por su rostro, el discurso de Amelia había sido hermoso y por más que se había dicho que no lloraría no lo pudo evitar. Amelia sonrió y luego le cedió el lugar a Jonathan.

- Wow, aun no me puedo creer que mi mejor amigo ahora es un hombre casado, estoy seguro que un par de años atrás jamás te hubieses imaginado en este lugar, pero en ese tiempo aun no estaba Isa, ella llegó un tiempo después a poner el mundo de cabeza… estoy feliz por ustedes chicos, tal como dijo Amelia, no fue fácil, pero lo consiguieron, no sé nada sobre la vida de casados y espero no sabes por un buen tiempo pero si sé que no es nada fácil, déjenme darles un consejo de amigo, seguro vendrán tiempos difíciles y tendrán ganas de matarse mutuamente pero nunca olviden cuanto se aman, han pasado por encima de muchos obstáculos, pero son capaces de pasar por muchos más, se merecen esto chicos, se merecen mutuamente, y si tiene duda de eso pregúntenle a cualquier persona a su alrededor, todos son capaces de darse cuenta cuanto amor hay entre ustedes dos, solo basta con mirarlos, en fin, un salud por ambos. 
Luego se brindis de Jonathan, vino el de Caroline y el de John, todos fueron hermosos y llenos de buenos deseos para ambos, Isa no podía estar más emocionada ya que nunca había escuchado tantas palabras lindas, ese realmente estaba siendo el mejor día de su vida. Al terminar el brindis de John, Isa se levantó y pidió hacer uno ella, sabía que Ethan quería hacerlo pero ella se le adelantó, dejó a Kaitlyn en los brazos de Ethan y luego caminó hacia el micrófono. 
- Hola a todos, quiero darles la gracias a todos por estar aquí hoy, darle las gracias a Amelia, John, Car y Jonathan por sus hermosas palabras, créanme que las recordaré siempre, y estoy feliz de saber que cuento con ustedes, son los mejores. Pero sobre todo, quiero darte las gracias a ti, Ethan, gracias por amarme de la forma en que lo haces, las mejores cosas que me han pasado en la vida, me han pasado a tu lado, y ahora tenemos una vida entera para seguir viviendo momentos hermosos juntos. Gracias por nunca rendirte en cada vez que te rechacé, y ambos sabemos que fueron muchas veces, jamás te rendiste, hiciste de todo, cosas grandes para tenerme pero las que me terminaron enamorando de ti fueron las cosas simples, como tu sonrisa, tus abrazos, tus besos, tus chistes, cada vez que haces reír a Kaitlyn, y todas las miles de pequeñas cosas que haces, todo eso hace que me enamore cada día más de ti, te amo y así será siempre, te amaré siempre, nunca dudes de eso. 
Ethan gesticuló un “te amo”, y luego estiró una mano para que Isa volviera a su lado, la besó y luego se acomodaron porque comenzaron a llegar los platos de la comida. Una vez que todos habían comido fue el momento del vals. 

Todos se pusieron alrededor de la pista de baile mientras Ethan e Isa bailaban el vals, todo fue normal hasta que de pronto la música se cambió y comenzó otra totalmente distinta, Isa miró a Ethan alertada, pero Ethan le sonrió. 
- ¿Quiere mi querida esposa bailar esta canción conmigo?  
- Por supuesto, no me queda otra ya que están todos mirando – Bromeó Isa riendo. 
La melodía de la canción era relajada y la letra era hermosa, Ethan e Isa bailaron lentamente mientras la canción sonaba, Ethan besó la frente de Isa y luego acercó la boca hacia su oído y comenzó a susurrar la letra de la canción, Isa cerró los ojos y se concentró en las hermosas palabras.



“Y levanté la mano como para demostrar que yo era tuyo, que era tan tuyo que puedes tomarme. Sigo siendo tuyo, puedes tomarme. Sentí el viento en mí, y corrí.
Tomé el tren, mientras me asfixiaba sin ti, tantas cosas que decir, y entonces me besaste…”

- Es una canción hermosa – Dijo Isa cuando la canción terminó y comenzó a sonar otra mientras el resto se unía a ellos en la pista de baile.  
- La escogí para ti, ¿eres feliz amor?  
- Nunca he sido más feliz en mi vida.  
- Tal vez no todos los días sean así de felices, pero intentaré que lo sean, yo soy feliz cuando tú eres feliz.  
- No tienes que intentarlo Ethan, Kaitlyn y tú me hacen todos los días feliz, todos.  
- Escuchar eso me hace muy feliz señora Hoffman, muy, muy feliz. 
Luego de un par de canciones, Isa bailó con John y luego con Jonathan, mientras que Ethan bailó con Amelia, Car y Kathalina. Luego de unos minutos comenzó la fiesta en pleno. Amelia, John y Clara fueron los primeros en irse ya que Amelia estaba cansada y John la llevó a casa y Clara se fue con ellos y la bebé. Una hora más tarde Ethan e Isa decidieron que ya era hora de retirarse, se despidieron de todos y se fueron rumbo a su noche de bodas. 

Isa no tenía idea del lugar hacia donde iban, y Ethan no paraba de repetir que iban rumbo hacia su regalo de bodas, a mitad de camino Ethan estacionó el auto en medio de la nada. 
- ¿Es aquí?  
- No, solo no detuvimos un momento para hacer algo.  
- ¿Qué cosa?  
- Confías en mí ¿cierto? – Isa asintió y luego Ethan sacó una venda y luego miró a Isa - Te necesito poner esto, quiero que todo sea una sorpresa y para eso necesito vendarte los ojos. 
Isa lo miró intrigada pero luego asintió, Ethan le puso la venda y luego continuó manejando. Isa calculó unos treinta minutos cuando por fin el auto se detuvo, Ethan la ayudó a bajar y luego le quitó la venda. Frente a ella había una casa hermosa, estaba completamente iluminada y tenía un jardín grande y pequeños arboles a su alrededor. Isa la miró y luego Ethan tomó su mano y puso una llave en ella.


- Bienvenida a casa señora Hoffman. 

_________________ ♥♥♥♥♥ ________________
Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº32

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:
 

8 comentarios:

  1. DIOS QUE CAPITULO!!!
    Pero mucha tranquilidad a mi me asusta!!!1
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja ya nos tienen miedo :(, tranquila que ellos están disfrutando su momento ♥

      Eliminar
  2. Hermosa boda, me daba miedo que alguno la arruinara pero fue perfecta. Espero que de alguna manera la foto que envío a Allan no arruine todo :(. Increíble sorpresa la de Ethan para Isa, esperando ver cómo siguen después de la boda.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La boda fue hermosa, se lo merecían después de todo han pasado por tanto que no iba a ser justo arruinarles la boda también, pero esa foto aun anda dando vueltas esperemos que no llegue a manos de Isa.

      Eliminar
  3. DIOS QUE HERMOSO CAPITULO,chicas no me asusten este no es el final de la historia????, cada palabra escrita transmitía tanta emoción que era imposible no sentir nosotras el amor que hay en esta historia, cosa que se lo debemos a ustedes, que escriben con tanta pasión que nos llega su encanto , SON UNAS VERDADERAS TALENTOSAS DE LA LITERATURA, niñas le super felicito es un capitulo precioso con una esencia genial, MIL BESOS PEQUEÑAS LITERARIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, como siempre tus comentarios nos alegran, y no, no te asustes que aun faltan capítulos para el final y muchas muchassss cosas que tienen que pasar jajaja.

      Eliminar
  4. Llore. Tanto tiempo esperando este momento ufffff, pero yo de ustedes no me fío mejor me preparo para alguna explosión jijiji las quiero besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vete preparando desde ya que las explosiones se vienen pronto jajajja un beso <3 te extrañábamos.

      Eliminar