viernes, 1 de agosto de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 26


Capítulo N°26: Nunca vas a estar sola.

- Hola cariño, vine a ver como estabas y si hoy querías salir de casa.
Isa se adentró a la habitación de Caroline quien estaba en la cama aun en medio día, así había sido desde la muerte de Nick y posterior funeral. Car se alejó de todo el mundo y a Isa cada vez le preocupaba mucho más el estado de su amiga, no quería hablar, no quería comer, ni recibir visitas, solo estar mirando el día completo al vacío y ya nadie sabía que más podían seguir haciendo por ella.
- Ya han pasado tres semanas Car, necesitas salir a tomar un poco de aire – Isa se sentó a su lado mientras acariciaba su cabello – por favor. 
- No quiero. 
- Necesitas tratar de seguir viviendo, es lo que Nick querría para ti. 
- No quiero – se arropó hasta la barbilla y cerró los ojos para despedir a Isa. 
- Estoy preocupada, no comes, no duermes y no sales. Lo único que haces es quedarte aquí mirando el vacío y esperando a una persona que nunca llegará, debes seguir viviendo cariño, por Nick, el murió amándote y no le gustaría ver lo que te estás haciendo a ti misma. 
- ¿No entiendes?, no quiero seguir viviendo sin él, no puedo soportarlo así que déjame estar tranquila, no quiero saber de nada ni nadie, perdí al amor de mi vida así que ahora déjame llorar su perdida – Car la miró con ojos vacíos, carente de emoción alguna. 
- Entiendo por lo que estás pasando pero Car… 
- ¿De verdad lo entiendes? Que yo recuerde tú no has perdido al amor de tu vida en un accidente, no puedes comprender lo que se siente cuando te arrancan tan repentinamente la única persona que significa todo para ti, ame toda mi vida a Nick pero no confiaba en él y por esa razón él está muerto, merezco sufrir y llorar su perdida, todo fue mi culpa y debo pagar por ello – le dio la espalda a Isa mientras se hundía mucho más en la cama – vete a tu casa y se feliz con Ethan y tu hija, a mi déjame en paz.
Isa salió de la habitación de su amiga con lágrimas en los ojos, miró a Ethan quien tenía a su hija en brazos y rompió en llanto, había ido diariamente a ver a Car pero ella cada vez de cerraba más en su mundo y no quería hacer nada más que estar en su habitación y castigarse en la completa soledad, le partía el alma verla de esta forma y saber perfectamente que no podía hacer nada para ayudarla más que estar a su lado, tenía toda la razón, no sabía lo que significaba perder al amor de tu vida y estaba segura que su vida sin Ethan seria insoportable.
- ¿Cómo está? – Ethan la abrazó y la consoló después de depositar a su hija en su coche quien dormía plácidamente. 
- Igual que ayer, mal. No quiere desahogarse y me aterra lo que intente hacer con su vida, no quiere vivir sin Nick – abrazó a Ethan mas pegado contra ella – tengo tanto miedo amor, no puedo perderla, ya perdí a mi primo, no puedo perder a mi amiga. 
- La ayudaremos, de eso no tengas dudas – la besó suavemente mientras Andrew entraba a la habitación – Hola Andrew. 
- Hola señor Hoffman, señora Collins – dio un asentimiento a ambos y luego quedó mirando la habitación de Car – imagino que hoy tampoco quiso comer. 
- No, traté de hablar con ella y hacerla comprender que debe salir de su habitación y comer pero me fue imposible – Isa se acercó y lo envolvió en sus brazos, sorprendiéndolo completamente – Gracias por estar pendiente de ella y mantenerme informada. 
- Es mi trabajo. 
- Isa tenemos que irnos – Ethan se acercó y envolvió un brazo en la cintura de ella – debemos ir a ver a mi mamá y a John. 
- Está bien – lo miró un segundo y después volvió a mirar a Andrew – si no estuvieras a su lado no podría dejarla sola en estos momentos, gracias y  cualquier cambio o novedad me llamas inmediatamente.
Andrew solo asintió. Isa y Ethan salieron con Kaitlyn aun dormida en su coche. Isa no podía estar tranquila, necesitaba estar cerca de su amiga pero el cuidado de la bebé, la enfermedad de Amelia y la preocupación de Ethan por su madre la mantenían tan ocupada, trataba de visitarla en cualquier momento libre del día que tuviera disponible y le dolía el corazón verla cada vez más muerta en vida.

Hacia exactamente una semana el neurocirujano encontró la mejor forma de tratar el tumor de Amelia, aunque estaba grande buscó el método menos invasivo y seguro para tratarla, todos estaban muy angustiados ya que la cirugía estaba agendada para el día siguiente, Ethan quería ser fuerte para su madre pero Isa podía ver perfectamente lo aterrado que estaba de perderla, debía ser fuerte para su prometido, para su hija y en algunos segundos no quería ser fuerte para nadie y solo escapar de las responsabilidades.

Al llegar al departamento, Isa dejó a la bebé en su habitación acompañada por la niñera que habían contratado hace una semana, era una señora con experiencia en cuidados de niños y con buenas referencias, aunque al principio a Isa le costó mucho aceptar la idea de Ethan al final estaba muy feliz de haber contratado a la señora Clara, era una bendición a sus complicadas vidas y un apoyo incondicional.
- Traes despierta esta hermosa niña – se acercó para arropar a la bebé. 
- Voy a ver a Amelia, Ethan ya está ahí para hablar con ella y pasar tiempo antes de la cirugía de mañana. 
- Ve mi niña, tranquila que esta hermosura está en buenas manos – Clara se sentó y siguió tejiendo.

Isa miró unos minutos a su hija que estaba en su cuna quedándose dormida, le costaba dejarla sola, sabía que estaba en buenas manos pero era tan pequeñita y frágil, quería evitar cualquier peligro que pudiera correr y alejarla de todo dolor aunque sabía que esto era imposible, dándole una sonrisa a la señora clara se encaminó al departamento de Amelia pero al llegar al lugar se llevó una gran sorpresa.

Ethan estaba discutiendo con Rebeca, quien estaba a cada segundo más roja y John trataba de tranquilizar la situación, todo era un caos.
- Te dije que te alejaras de mi familia Rebeca, no volveré a repetirlo ni la próxima vez seré tan civilizado como ahora, así que vete. 
- Eres un estúpido si crees que haré caso de tus palabras, estoy aquí por mi esposo y no dejaré este lugar sin él – Rebeca miró a Amelia con odio puro en sus ojos quien trataba de mantenerse al margen de la discusión – eres muy astuta, te subestimé en el pasado pero no me quitarás lo que es mío. 
- Amelia basta – John trató de calmarla – vamos hablar afuera, este tema es entre ambos y nadie más está involucrado. 
- No puedo creer que quieras votar tantos años de matrimonio a la basura, todo por esta mujer que no supo mantenerte ni luchar por ti en el pasado – Rebeca de acercó a Amelia quien estaba muy pálida, no pudo avanzar mucho porque John se interpuso en su camino – sabes que cada vez que John te hacia el amor pensaba en mí, cada vez que te tocaba, te besaba yo estaba siempre en su mente, cada reunión de trabajo que le demandaba todo el día hasta muy tarde ¿sabes dónde estaba? En mi cama, complaciendo todos mis caprichos, él no te quiere y nunca te volverá a querer, le das pena. La pobre mujercita moribunda con un tumor cerebral, no eres más que una patética imitación, le das lástima. Mírame bien porque antes muerta que dejarte el camino libre con mi esposo, nunca le daré el divorcio, escuchaste John ¡NUNCA TE LO DARÉ!
Rebeca empujó a John para acercarse a Amelia pero este se lo impidió rápidamente tomándola de las manos, isa miraba todo desde la distancia y nadie se percataba de su presencia.
- ¡REBECA BASTA! – John la tomó de los hombros para tratar de hacerla entrar en razón – lo nuestro de acabo, mucho antes de la enfermedad de Amelia, necesito alejarme de ti y aunque tú no me quieras dar el divorcio no quiero ni puedo seguir casado contigo. 
- Nunca dejaré que estés con esta zorra, eres mi esposo y no me cambiarás por ella. 
- John llévate a esta mujer de la casa de mi madre, no quiero verle la cara o te juro que perderé el poco de paciencia que me queda y olvidaré que es la madre de Isa. 
- No mereces a mi hija, toda la vida traté de mantenerla alejada de escorias pero nunca pensé que estaría con la peor de todas las escorias humanas, eres nada Ethan y nunca serás suficiente para mi hija, te odio y no permitiré que arruines de vida de mi niña. 
- Rebeca vete de mi casa ahora – Amelia trató de caminar pero un mareo se lo impidió haciendo que casi se callera – por favor John llévate a tu mujer. 
- John avanzó hacia ella, la envolvió en sus brazos y la ayudo a sentarse - ¿aún estas mareada? 
- Si. 
- Pffff, no puedo creer este teatro, es mentira y tú eres un imbécil por creerle toda esta mierda. 
- Creo que es hora que te vayas Rebeca, Amelia está enferma y necesita reposo – se levantó para darle unas medicinas a Amelia junto con un vaso de agua, Rebeca miraba la escena sin poder creérselo, John no podía hacerle esto, no podía dejarla por esa mujer. No lo permitiría. 
- Ya escuchaste, es mejor que te vayas, nadie te quiere en este lugar – Ethan la tomó bruscamente del codo y la condujo a la salida. 
- Quitame tus asquerosas manos de encima – podía sentir la humedad en sus ojos pero antes muerta que dejar que alguien la viera llorar. 
- Eres una perra y me alegró que por lo menos John se haya dado cuenta de ello, adiós Rebeca y desaparece de nuestras vidas para siempre – Ethan la acercó mucho más a su cara y la miró amenazadoramente – escúchame bien, no quiero verte cerca de mi madre nunca más, ella es muy buena y decente como para responder a tus provocaciones, así que si no quieres conocer mi lado malo, no vuelvas acercarte a mi madre en la vida, ya nos has hecho el daño suficiente y no aguantaré ni un solo insulto de tu parte. 
- Ethan ya basta – Isa se adentró a la sala y se puso al lado de su madre, alejándola de Ethan – deja de insultar a mi madre. 
- Isa mi vida que bueno que estés aquí – Rebeca se acercó llorando a su hija y la abrazó fuertemente. 
- Hola mamá – la abrazó y  trató de tranquilizarla. 
- Esta gente me odia cariño y ya han vuelto a John en mi contra, debes decirle a tu padre que vuelva a casa conmigo. 
- John no es mi padre, es papá de Ethan y debes solucionar tus problemas con él. Si el divorcio es la mejor opción debes dárselo. 
- Nunca, es mi esposo y debe cumplir con sus deberes, nunca estará junto a Amelia, eso no lo permitiré. 
- Madre vamos, hablemos en otro lugar más tranquilo – Isa se encaminó con Rebeca del brazo hacia la salida, pero antes de salir le dio una furiosa mirada a Ethan quien la miraba furioso igualmente.

Luego de 20 minutos de hablar con su madre en un café cercano, tratar de tranquilizarla y hacerle ver las mejores opciones que podía tomar, Isa volvió al departamento de Amelia, estaba estresada y muy triste, su madre se negaba a aceptar que su matrimonio con John había acabado y estaba llena de rencor contra Ethan y Amelia. Isa los amaba a ambos pero su madre los despreciaba y no podía hacer nada al respecto, debía escucharla y tratar de comprender sus acciones, después de todo era su madre y debía tratar de apoyarla y quererla.

Tratando de calmar sus nervios se dirigió al departamento de Amelia, al entrar se encontró con Ethan y John quienes preparaban la cena, aunque Ethan se veía muy molesto trataba de ocultarlo por el bien de su madre, Isa podía verlo perfectamente. Encontró a Amelia recostada en el sillón de la sala y se sentó a su lado mientras ella pasaba los canales sin ver nada, dando un cansado suspiro Isa decidió romper el silencio.
- Siento lo sucedido con mi madre. 
- ¿Por qué? – Amelia le dio una triste mirada y muy cansada, lo podía ver en toda ella, la enfermedad se estaba llevando sus fuerzas. 
- Porque es mi madre y se comportó de una forma horrible, sé que debes guardarle mucho resentimiento por todo lo que ha hecho pero al final de todo sigue siendo mi madre y aunque no comparta sus acciones y puntos de vista debo estar a su lado, soy lo único que le queda en el mundo además de John y sabes cómo está acabando aquello – tenia tantas cosas que hablar pero sabía perfectamente que ese no era el momento preciso para hacerlo. 
- Te entiendo querida – Amelia le dio un afectuoso toque en el hombro para que Isa la mirará – pero no debes sentirlo, no estoy resentida con tu madre ni mucho menos le guardo rencor, a pesar de todo lo sucedido entre nosotras me juré hace muchos años que no debía mantener malos deseos hacia ella, eso envenenaría mi alma y afectaría a mi hijo, aunque Ethan pudo ver todo claramente cuando fue creciendo, siempre traté de hablarle bien de su padre. John es el amor de mi vida y siempre lo será, es solo que no estamos destinados a estar juntos, no somos buenos el uno para el otro y es mejor de esa forma. 
- Pe…pero él te ama, puedo verlo perfectamente. 
- Y ama a tu madre. 
- Es extraño que pueda amar a dos personas, no sé si algún día podría aceptarlo. Amar a un hombre y tener que compartir su amor con otra mujer, estoy segura que me destrozaría – reflexionó Isa - ¿Cómo has podido soportar todos estos años? 
- Es muy complicado, te destroza completamente saber que ya no eres suficiente para el amor de tu vida, aunque traté de luchar por mantener a John conmigo él ya no me amaba con la misma intensidad de antes, me costó pero tomé la decisión de dejarlo ir, fue el peor día de mi vida pero sé que nos hice un bien a ambos – Amelia miró a Isa y acarició su mejilla – tu mamá es una mujer fuerte, sé que le duele y piensa que nada será igual, conozco ese sentimiento. Sé que me odia y no la culpo, siempre fui parte de la vida de John y tuvo que compartir su amor, estoy segura que superará esto y si John verdaderamente la ama volverá a ella. 
- ¿No lo quieres a tu lado? – le preguntó Isa con el ceño fruncido. 
- El destino nos dará esa respuesta – tomó las manos de Isa y la miró para hablarle lo más sinceramente posible – no puedo decir que no amo a John, ni que muchos años ansíe volver junto a él, pero ahora todo se ve muy distinto. Quiero vivir para ver a mi hijo casarse con esta hermosa mujer que tengo frente mío, quiero ver que me llenen de nietos hermosos y felices, quiero ver a mi primera nieta crecer y convertirse en una hermosa mujer tal como su madre y encontrar al amor, cumplir sus proyectos, darle consejos sobre la vida y los corazones rotos, regalonearla hasta hartarme, quiero vivir y estar con mi familia por mucho tiempo. 
- Isa tenía los ojos llenos de lágrimas, quería mucho a Amelia y no quería que nada malo le pasará – y nosotros te queremos a nuestro lado, la cirugía será todo un éxito, de eso debes estar segura.
Se abrazaron y limpiaron las lágrimas, al poco tiempo John les avisó que la cena estaba lista y le preguntó a Amelia si quería levantarse pero ella se negó, por lo cual todos se sentaron a comer en la sala, Amelia le sonrió a Ethan y a John, bromeó con todo el mundo y al cabo de algunas horas se retiró a descansar para recuperar fuerzas para la intervención del otro día.
- Necesitamos hablar – le susurró Ethan cuando se encaminaban hacia su departamento. 
- Estoy de acuerdo pero primero iré a ver a Kaitlyn ya que Clara se debe ir.
Se dio media vuelta y se dirigió a la habitación de la bebé, sin darse cuenta Ethan la siguió y cuando llegaron Clara les informo que Kaitlyn había despertado, jugado con ella y le había dado su biberón, ya estaba cambiada y ahora estaba durmiendo plácidamente de nuevo ya que habían jugado por mucho tiempo. Isa estuvo hablando un tiempo con Clara mientras veía a Ethan que miraba embobado a su hija. Luego de asegurarse que la bebé estaba en buenas condiciones se encaminaron a su habitación, la distancia estaba establecida e Isa estaba molesta con Ethan por su actitud y se lo haría saber.

- Estoy muy molesto contigo – le gruñó Ethan apenas habían entrado a la habitación. 
- ¿Perdón? – Isa estaba en shock por sus palabras. 
- Ya me escuchaste, no debías estar con esa mujer y mucho menos haberte ido hablar con ella. Es una víbora venenosa y no la quiero cerca de mi familia. 
- Y es mi madre, que no se te olvide ese detalle. 
- Una madre que está loca y quiere el mal para su hija ¿acaso no te das cuenta? 
- Eso no es verdad – Isa se acercó furiosa a Ethan y le clavó un dedo en su pecho – sé que la odias pero yo no puedo alejarme de ella, es la mujer que me trajo al mundo, mi familia y no la dejaré de lado. 
- ¡YO SOY TU FAMILIA! – El grito desprevenido de Ethan hizo a Isa saltar y lo miró con ojos como plato – no quiero que te acerqué a esa mujer, te lo prohíbo. 
- ¿Me lo prohíbes?, ¿acaso crees que tengo 12 años?, no soy una chiquilla que dominaras Ethan así que ni lo intentes, tú eres mi novio no mi propietario y desde este día la que te va a exigir algo soy yo. Quiero que respetes a mi madre y trates de evitar ofenderla, tu madre no la odia y te pediría que trates de actuar como ella, te crió una gran mujer así que demuestra un poco de educación, si me amas tanto como dices trata de comprender mi situación ya que yo nunca te exigiría que te alejaras de la mujer que te trajo al mundo – estaba furiosa por la actitud de Ethan, sabía que odiaba a su madre pero ni siquiera hacia el intento por ella de llevarse bien o tolerarla. 
- No soporto a esa mujer y no te atrevas a pedirme que la acepte, rompió mi familia y no quiero tener nada que ver con ella. 
- Isa lo miró fijamente y luego se dio la media vuelta para marcharse – no quiero seguir hablando contigo, me voy al cuarto de Kaitlyn. 
- No hemos terminado de discutir – le gruñó cuando Isa se encaminaba hacia la puerta, Ethan la siguió pero ella se fue rápidamente - ¡No hemos terminado de discutir! ¡Vuelve aquí!

Ethan llegó a la mitad del corredor y la vio entrar a la habitación de su hija, no quería despertarla y seguir discutiendo con Isa, estaba enojado, frustrado y para colmo ahora había peleado con Isa nuevamente por Rebeca, había sido un imbécil pero no podía evitar odiar a esa mujer, la despreciaba y no quería saber nada de ella.

Isa había sacado a Kaitlyn de su cuna y la había acomodado con ella en la cama, había decidido dejarla cuando remodelaron el cuarto de la bebé ya que no era muy grande ni ocupaba mucho espacio, le era de utilidad para dormir siestas con su hija cuando no estaba Ethan sola, como era una cama pequeña se sentía más cómoda y cerca de Kaitlyn que cuando estaban en la gran cama Queen Size de Ethan. Ahora le servía para evitar dormir al lado de Ethan y ahorcarlo de rabia por su anterior discusión.

Estaba durmiendo cuando sintió que alguien le acariciaba la mejilla delicadamente, fue un roce tierno que la despertó levemente, un poco dormida vio a Ethan al lado de la cama, quiso hablarle pero él le pudo uno de sus dedos en los labios para silenciarla.
- Lo siento amor, soy un imbécil que no debería haber dicho las cosas que dije, lo siento – besó sus labios delicadamente y la miró con sus hermosos ojos – ven conmigo a la cama.
Isa solo asintió y después de acomodar al Kaitlyn en su cuna, se encaminó con Ethan quien entrelazó sus dedos y la guió a su habitación.

Las palabras no eran necesarias para ninguno, al llegar a la habitación comenzaron a besarse con ternura y dedicación, adorando tanto su boca como sus cuerpos, había pasado tanto tiempo desde que Isa e Ethan habían estado íntimamente que recorrieron cada curva, cada trazo de piel con dedicación, ternura y amor. Ethan la tocaba y besaba con un hambre completa, quería volver a hacerla suya, había extrañado tanto tocar íntimamente a Isa, hacerle el amor y demostrar cuando la amaba, ahora que ella estaba bien podía hacer todo esto y mucho más, Isa por su parte había extrañado tanto tener a Ethan en su interior, saber que ella era la única mujer en la tierra que él amaba completamente, después de todo lo sucedido con Caroline y la repentinamente muerte de Nick le había pegado muy profundo, pese a todas las discusiones Ethan era el amor de su vida y no se imaginaba una vida sin él.
- Te amo Ethan – Isa posó ambas manos en las mejillas de Ethan y lo miró fijamente – No soportaría perderte y no quiero seguir discutiendo contigo. 
- Nunca me perderás Isa, eres mi amor y mi vida, tú y Kaitlyn son mi vida.
Ambos se miraron por algunos segundos y volvieron a besarse con desesperación, Ethan la desnudó en cosa de segundos y después se quitó el pantalón de pijama, la recostó en la gran cama y descendió por su cuerpo, besó cada centímetro visible y la adoró con manos ansiosas, amaba su sabor, su aroma, la textura de su piel, su hermoso cabello y esos profundos ojos lo volvían loco. La torturó y la tocó hasta que Isa llegó al orgasmo. Mientras ella iba descendiendo de la nube de placer se fue hundiendo poco a poco en ella, se mecieron al compás de la pasión y amor, las penetraciones de Ethan se fueron volviendo más demandantes y ansiosas, mientras Isa envolvía sus piernas alrededor de Ethan y lo atraía más cerca de ella, quería sentir cada embestida, lo recibía gustosa. Cuando Isa lo comenzó a exprimir con sus paredes interiores Ethan paró sus embestidas, la tomó de la cintura y la hizo levantarse de la cama. Probando una posesión distinta hizo que Isa le diera la espalda y flexionara las rodillas en la cama con los brazos estirados, acarició su trasero y se fue introduciendo en ella con mucha lentitud para que se acostumbrara a la postura, de esa forma podía sentir cada centímetro de su gran erección y como estaba alcanzando el éxtasis muy rápido, Ethan comenzó a intensificar el ritmo de sus embestidas e Isa podo sentir con gran placer que esta posición les daba un mayor alcance y placer, quería complacerlo tanto y que juntos alcanzarán el placer máximo.
Alcanzaron juntos un alucinante orgasmo que los dejó completamente saciados, Ethan se dejó caer al lado de Isa y la atrajo inmediatamente a su fuerte pecho, se besaron y tocaron hasta quedarse completamente dormidos y tranquilos.

♥♥♥♥♥

Al día siguiente Amelia, John, Ethan e Isa se fueron de madrugada para el hospital ya que la cirugía de Amelia estaba programada para algunas horas y necesitaban prepararla, al llegar pudieron estar a su lado pero antes de ingresarla a pabellón estuvo con todos juntos hasta que pidió hablar a solas con Isa, así que John y Ethan tuvieron que dejar la habitación para darles privacidad.
- ¿Estás nerviosa? – le preguntó Isa para romper con el silencio ya que ella estaba muy nerviosa, pero en cambio Amelia se veía muy tranquila. 
- Creo que un poco pero tengo fe que todo saldrá bien – Amelia le hizo un gesto para que Isa se acercará a ella, sentándose a su lado Isa tomó las delgadas y finas manos de Amelia entre las suyas – eres una gran mujer Eloísa, muy diferente a tu madre y agradezco profundamente que te enamoraras de mi hijo y le hayas dado esa hermosa familia, él es un hombre mejor gracias a ti cariño. 
- ¿Por qué me dices esto? – Isa no pudo contener el flujo constante de lágrimas en sus ojos, eran unas palabras hermosas de Amelia. 
- Creo que estar a portas de la muerte cambia tu visión del mundo y agradezco que Ethan te tenga en su vida – dio un profundo suspiró y sonrió cálidamente a Isa – creo que estoy lista para que me quiten esta cosa de la cabeza.
Isa asintió y con un último apretón de manos el equipo médico se llevó a Amelia del lugar, besó a Ethan y a John en la mejilla y aunque ambos trataban de demostrarse fuertes la angustia era muy evidente. 

Las horas pasaban y los residentes a cargo les mantenían al tanto del procedimientos y las condiciones físicas de Amelia, hasta el momento la cirugía se desarrollaba en óptimas condiciones y los signos vitales de Amelia eran estables, aunque las noticias eran buenas Ethan no podía mantenerse tranquilo y se paseaba de un lugar a otro en la sala de espera, la espera era angustiosa pero sabían perfectamente que la cirugía tardaría horas, Isa estaba en todo momento a su lado para tratar de tranquilizarlo y llamaba cada cierto tiempo a Clara para saber cómo estaba Kaitlyn, no le gustaba estar tantas horas separada de su hija pero este era un caso de suma urgencia y la bebé estaba en buenas manos, después de seis horas de espera les informaron que la cirugía fue todo el éxito y ahora Amelia estaba saliendo de la anestesia, que estaría desorientada y mareada por un par de horas pero por el momento todo había sido un éxito y habían extraído completamente el tumor, recién en ese momento Ethan pudo respirar tranquilo al igual que John, se abrazaron y lloraron de felicidad. Ya lo malo había pasado, ahora solo había que cuidarla y seguir todas las indicaciones del médico, por fin Ethan podía sentir un poco de tranquilidad luego de semanas de desesperación y creer que su madre se moriría.

Se quedaron hasta el anochecer para poder ver a Amelia, estaba despierta y un poco mareada, luego de estar con ella les insistió a Ethan e Isa que se fueran a su casa a descansar, igualmente le insistió a John pero él se negó totalmente y al final se quedó con ella hacerle compañía. A Ethan le hubiese gustado quedarse pero echaba de menos mucho a su pequeña hija y quería estar a su lado.

Un poco más tranquilo Ethan se encamino a su casa con el amor de su vida, quería estar con isa y Kaitlyn en la tranquilidad de su hogar.

♥♥♥♥♥

Andrew tenía la llave que Isa le había dado del departamento de Caroline, había salido hace media hora a buscar la cena a Car, no sabía cocinar así que mejor ni intentarlo, la había dejado durmiendo o creía que lo estaba ya que cada vez que tocaba la puerta de su habitación y entraba ella estaba durmiendo o aparentaba hacerlo, cuando se adentró en la sala se podía escuchar por todo el lugar los acordes y la ronca voz de la banda Nickelback, lo sabía perfectamente ya que le gustaba un poco la banda, no era fanático pero su voz era inconfundible, la música salía desde la habitación de Caroline, decidió no molestarla y dejar la cena en la cocina, la letra era melancólica y muy triste, conocía la canción “Never gonna be alone”

Sabía que no era una canción apta para el estado anímico de Caroline, pero si la molestaba corría el riesgo de que se enfadará con ella, le dolía ver lo hundida que se encontraba, era una tortura verla, tan desolada, había muerto el amor de su vida y nadie podía entender su profundo dolor. Estaba arreglando la cena cuando escuchó algo quebrarse y corrió a la habitación de Caroline.
- Caroline ¿estás ahí? abre la puerta.
- ¡VETE! 
- Vamos Caroline, necesitó ver si estás bien. Ábreme la puerta ahora. 
- ¡Él dijo que nunca me iba a dejar sola! – gritó Car sobre la música – Ya no quiero estar sola.
- Se estaba poniendo cada vez más nervioso por las palabras de Caroline, tenía que hacer algo para ayudarla – hablemos Caroline, yo entiendo tu dolor, puedes hablar conmigo. 
- ¡Nadie comprende mi dolor!, quiero estar a su lado y es lo que haré.
Andrew perdió completamente la paciencia y derribo la puerta de una patada, lo que vio lo dejó en shock por un segundo y se abalanzó inmediatamente hacia Caroline quien sostenía un trozo de vidrio muy fuerte en su mano y tenía cortes disparejos en su muñeca izquierda, debía quitarle ese trozo de vidrio inmediatamente, su palma y muñeca estaban sangrando. Esto era más de lo que sabía manejar, estaba causándose daño ya que no tenía razones para querer seguir viviendo.
- ¡Suéltalo Caroline! – le abrió la mano causando que saliera más sangre de su palma y ambos quedarán manchados – te estás haciendo daño. 
- Déjame, quiero morir ¡déjame morir! – Andrew pudo percatarse que su aliento apestaba a alcohol y vio la mitad de una botella de tequila botada cerca de su cama. 
- No puedes seguir de esta forma – la condujo rápidamente hacia el lavado donde envolvió su herida en una toalla para detener la hemorragia y trató de quitarle la sangre de la cara mientras Caroline no dejaba de llorar – Car mírame – tomó su cara entre sus manos y la miró fijamente – no puedes seguir dependiendo de alguien que no está en este mundo, Nick está muerto.
Al escucharlo se le llenaron los ojos de lágrimas y apoyo su frente en el amplio pecho de Andrew mientras susurraba.
- No puedo vivir sin él, no puedo y no quiero.
Volvió a levantar su cara y mientras la miraba fijamente le dijo con convicción 
- Si puedes y yo te ayudaré.


 _________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº27

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

4 comentarios:

  1. ¡Hola chicas!
    No había podido ponerme al día con los capítulos pero ahora que lo hice no tengo palabras, estoy en shock.
    Jamás pensé que la historia daría este giro con la muerte de Nick, la manera que tienen de escribir hace que me sienta parte de la historia y en este punto que muera Nick y ver el dolor de Car es tan triste!
    Pongo las esperanzas en que Andrew pueda sacarla de esa oscuridad en la que se metió.
    Por otro lado, Rebeca es desesperante, entiendo a Ian y también a Isa porque de cualquier manera sigue siendo su madre.
    A pesar de que no hubiera querido que Nick muriera me encanta la historia chicas y lo hacen genial.
    Les mando un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaaa linda!!!
      Extrañabamos tus comentarios tan lindos y perfectos....en cuento a la muerte de Nick fue un shock hasta para nosotras, fue tan triste escribir esos capitulos y aun mas publicarlos sabiendo el dolor q les estabamos provocando, fue doloroso y aterrador despedirse de un personaje q tanto amamos como Nick, la despedida fue cruel e impactante, como escritoras aun estamos de luto por su muerte.
      Rebeca es una bruja peor al final del dia es la madre de isa y la ama a su retorcida manera, y es un tema complicado tant para Ethan como para isa.
      Me encanto a hayas puesto el nombre de Ian ♥ ese hombre es mi amor platonico y es simplemente perfecto, me gusto y me dio risa esa confusion de mi amado Ian/Ethan.

      Eliminar
  2. Dios chicas cada capitulo es más adictivo que el anterior, con la cirugía de Amelia,hasta yo caminaba de un lado a otro con la notebook en la mano,( cosa que a todos en mi casa le extrañaba, me miraban como diciendo que le pasa hoy a vivi jajajaja, se enoja, se entristece, se enternece, etc y camina sola con la compu jajajaja), Mi reacción fue QUE ESTOY LEYENDO!!!! NO ME MIREN ASÍ JAJAJA.
    Las cosas que paso con su historia son únicas como sus palabras, expresiones, carisma, y su forma de amar lo que hacen, el limite es el cielo niñas aprovechen, su ingenio y vuelen lleguen lo más alto posible,que nosotras sus lectoras estaremos ORGULLOSAS DE USTEDES Y SUS LOGROS, mil besos a mis dos ESCRITORAS FAVORITAS, ya ansió leer el próximo capitulo..... que debe estar BUENÍSIMO COMO SIEMPRE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviana como siempre es un placer leer tus hermosos comentarios, es complicado seguir el enlace de una historia cuando se muere uno de sus personajes, nos costo, sufrimos, y guardamos luto por nuestro Nick pero ahora ya estamos full recargadas y con todo, mas malas q nunca jajajajjaj (broma)
      Muchas gracias viv ya que estas escritoras genias vienen con todo y queremos seguir transmitiéndoles todas las emociones como hasta el momento, es verdad el cielo es el limite y nosotras queremos alcanzarlo y traspasarles toda la pasion que tenemos al momento de escribir, besos hermosa.

      Eliminar