viernes, 27 de junio de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 23


Capítulo N°23: Cerca de ti.

- Hola John.  
- Hola Isa ¿está todo bien? – Preguntó John con tono preocupado.  
- Si, entra.
Isa se hizo a un lado para dejar entrar John y luego cerró la puerta. Ethan estaba en el trabajo e Isa aprovecho el momento para hablar tranquilamente con John, Isa tenía muchas dudas y John era el único que podía responderlas así que lo llamó y lo citó en el departamento para que pudieran hablar. 
- ¿Quieres algo de beber?  
- Un café me vendría bien – Dijo John mientras se acomodaba, luego miró a Isa con recelo ya que aun no sabía qué era lo que Isa se traía entre manos.
Isa corrió a la cocina y sirvió café en una tasa y té en otra, cuando volvió a la sala le entregó el café a John y luego se sentó para estar más cómoda.
- ¿La niña está dormida?  
- Si, se durmió poco antes de que tú llegaras.  
- Tenía la esperanza de jugar con ella – Dijo John sonriendo – Me encantan los bebés.
- Puedes jugar con ella cuando quieras John, eres su abuelo.  
- Ya lo haré cuando se despierte – sonrió y luego bebió un sorbo de café – Entonces ¿Qué es lo que querías hablar conmigo? ¿Está todo bien con Ethan?  
- Sí, todo está perfecto… John, yo quiero saber qué está pasando entre mi mamá y tu.
- ¿A qué te refieres? – Isa sonrió ante su pregunta y luego hizo un gesto para mostrar a su alrededor.  
- A todo esto, ¿Qué haces acá quedándote en el departamento de Amelia? ¿y dónde está mi mamá? ¿ella sabe que estás acá? 
- No Isa, no lo sabe – John dejó la tasa de café en la mesa, luego se pasó la mano por el cabello y miró a Isa – Ok, dejaré de lado mi papel de padre y hablaré contigo como dos adultos, tu ya no eres la niña que siempre he visto Isa, ahora eres madre y pronto serás la esposa de Ethan, así que supongo que puedo hablarte las cosas claras y tu lo entenderás. 
- Espero entenderlas John, porque te juro que ahora no estoy entendiendo nada.  
- Lo sé, y no sé si puedo explicártelo porque ni siquiera yo sé que estoy haciendo, amo a tu mamá, Isa, la amo y no quiero que pienses lo contrario, pero en este momento la relación entre tu mamá y yo no está en las mejores condiciones.  
- Es por Amelia ¿cierto? 
- No… Si, en realidad si y no, lo que le está pasando a Amelia ha influido bastante, pero no es solo eso, las cosas entre tu mamá y yo no están bien hace un tiempo, como te dije, la amo, ha sido mi mujer por más de quince años, pero Rebeca no tiene límites, Isa, ella siempre está haciendo lo que se le da la gana y en más de una vez me ha pasado a llevar en sus decisiones, y lo puede hacer, a mi me puede hacer lo que quiera, pero a mi familia no, y ahí está el problema, ella está empeñada en hacerle daño a Amelia y a Ethan, y ellos son mi familia, puede que ya no esté casado con Amelia pero ella siempre será la madre de mi hijo y eso la convierte en mi familia, así como lo es Ethan para ti o Amelia porque estoy seguro que vez a Ethan y Amelia como tu familia ¿me equivoco?  
- No John, no te equivocas, ellos ahora son mi familia.  
- Entonces ¿entiendes de lo que te hablo? – Isa asintió y John sonrió – yo sé que amas a Ethan, pero si el intentará hacerle daño a Kaitlyn ¿Qué harías? 
Isa se quedó mirando a John mientras asimilaba su pregunta. Isa nunca se había puesto a pensar en esa posibilidad ya que para ella era casi imposible imaginar a Ethan queriendo hacerle daño a su bebé. Isa no sabía que haría en una situación así, pero lo que sabía era que no permitiría que nadie se acercara a Kaitlyn con intenciones de dañarla. 
- No sé qué haría John, pero te aseguro que no le permitiría que se acercara a nosotras.  
- En mi caso no puedo hacer eso, no puedo prohibirle que se acerque a Ethan porque si lo hace también le estaría prohibiendo que se acerque a ti y yo jamás alejaría a una madre de su hija, pero tampoco me puedo quedar parado y mirar como mi mujer intenta dañar a Ethan y mucho menos me puedo quedar parado viendo como le hace daño a Amelia, amo a tu mamá pero Amelia es el amor de mi vida.  
- Entonces ¿Por qué simplemente no te separas? No puedes jugar a los dos bandos John, no de nuevo y mucho menos con las mismas mujeres, sé por experiencia propia que siempre todos terminan lastimados pero uno es el que peor lo pasa, si quieres estar con Amelia entonces divórciate de mi mamá, habla con ella y deja todo claro, pero no juegues con ella John, puede que mi madre no sea una santa pero sigue siendo mi mamá y no quiero que la engañes.
- Isa, no, yo no estoy engañando a tu mamá, tienes que creerme, además Amelia no lo permitiría.  
- Pero estás quedando en su departamento, entiendo que es porque no puede estar sola, pero si en verdad la quieres proteger de mi mamá entonces haciendo lo que estás haciendo solo conseguirás que mamá se enfurezca.
John nunca se imaginó que Isa algún día lo regañara y mucho menos se imaginó tener una conversación como la que acaba de tener con ella, para John Isa siempre fue una niña y la seguiría viendo así si no fuera porque ahora ella tenía un bebé. La miró y sonrió, ya no tenía a una niña frente a él, tenía a una mujer y él estaba feliz en haber ayudado a criarla. 
- Está bien, hablaré con Rebeca, hoy mismo la llamaré para hablar con ella ¿ok?  
- Ok, me alegra haber hablado contigo John.  
- Y a mí, estás tan madura, ya no eres mi pequeña – Isa sonrió y luego puso una mano sobre la de él.  
- Ahora tienes a una nueva pequeña a la que puedes consentir. 
- Y lo haré, tenlo por seguro. 
Isa y John se quedaron conversando sobre todos los temas que pudieron hablar, hasta que Kaitlyn se despertó y John pudo jugar con ella, pasó varias horas con Isa y la bebé hasta que se dio por satisfecho y se fue a ver a Amelia para chequear que estuviera bien. 

♥♥♥♥♥
- ¿Me puedo sentar? – Preguntó Car.
Ella y Nick no se habían visto desde la última vez que hablaron y de eso ya había pasado más de una semana, nueve días para ser exactos, tampoco tenían planes para verse pero por obra del destino justo ese día Nick había ido a comer al mismo restaurant donde Car estaba almorzando junto a otras compañeras de trabajo, Car lo vio entrar y luego decidió ir a sentarse con él, después de todo extrañaba hablar con él.


- Car, yo… claro, siéntate – Nick estaba totalmente sorprendido al verla, la extrañaba al igual que Car a él.  
- ¿Estás esperando a alguien? 
- No, estoy en mi hora de almuerzo y vine a comer aquí, ¿andas sola?  
- No, vine a almorzar con unas compañeras del trabajo, pero ya nos íbamos y como te vi sentado aquí decidí venir a hablarte, no te molesta ¿cierto?  
- No, claro que no ¿Has estado bien?  
- Sí, me estuve quedando unos días con Isa porque Ethan tuvo que viajar a Londres, ¿y tú, has estado bien? 
- Sí, he tenido mucho trabajo últimamente, estoy a cargo de un nuevo proyecto de la empresa así que he estado trabajando casi de cabeza.  
- Genial ¿Qué proyecto? –Car estaba feliz de poder conversar con él de algo que no sea sobre su ex relación.  
- La marca lanzará una nueva franquicia en Italia y yo estoy a cargo.  
- ¿En Italia?  
- Si, era el proyecto del que te hable hace unos meses ¿te acuerdas? Al fin se llevó a cabo y dentro de un mes abriremos una nueva sede en Italia, está todo listo y la campaña post lanzamiento ya se lanzó, todo está saliendo según lo esperado.  
- ¿Eso quiere decir que te irás a Italia?  
- Solo durante las semanas de lanzamiento, luego volveré.  
- Ya – Car de pronto de sintió totalmente incomoda, miró a Nick y le dio una sonrisa forzada – Tengo que volver al trabajo, estamos en contacto.  
- Está bien, nos vemos.  
- Adiós – Car tomó su cartera y caminó hecha una bala hacia la salida.  
- Car espera – Nick siguió a Car hasta la puerta y cuando ella se volteó para escuchar lo que él tenía que decir todo lo que tenía en la mente se borró.
- ¿Estás bien? ¿Qué pasa Nick?
Nick abrió la boca para hablar pero nuevamente nada le salió de la boca, resopló y luego miró a Car con una expresión totalmente derrotada. 
- Nada, nos vemos pronto. 
Car se quedó mirando a Nick por unos segundo esperando a que el hablara pero Nick solo se limitó a mirarla sin decir palabra, Car se rindió, se volteó y salió del restaurant, iba a mitad de camino cuando resopló de frustración, se volteó y caminó nuevamente hacia el restaurant. Cuando llegó vio a Nick sentado en la mesa y mirando la pantalla de su celular, Car respiró profundo y avanzó lentamente hacia él.
- Nick… - Apenas Car comenzó a hablar Nick levantó la cabeza, Car sonrió nerviosa y luego se aclaró la garganta - ¿Tienes planes para la cena?  
- ¿Hoy? – Car asintió y luego Nick volvió a mirar hacia su celular – tengo planes con unos amigos pero los puedo dejar para otro día.  
- No, no hagas eso, podemos cenar cualquier otro día ¿mañana puedes? 
- Claro – Contestó sonriendo.  
- Genial ¿en mi departamento a las siete?  
- ¿Estás segura? - Preguntó Nick en tono nervioso, Car vio su rostro y sonrió. 
- Claro, tú trae el vino, yo prepararé la cena, nos vemos.  
- Ok… Car yo… 
- Déjalo Nick – Lo interrumpió Car aun sonriendo - Nos vemos mañana, no te olvides del vino.  
- No lo haré.

Car sonrió y luego se marchó, Nick se quedó mirando hacia la entrada sin poder creerlo, sonrió de incredulidad y luego se terminó su comida. 

♥♥♥♥♥

Luego de una larga jornada de trabajo, Ethan lo único que deseaba era llegar al departamento y descansar, estaba agotado con todo el trabajo que tenía pendiente y la visita al doctor cuando acompañó a Amelia para saber con certeza la gravedad de la enfermedad, había sido un día largo y lo único que quería era estar tranquilo junto a Isa y Kaitlyn. Cuando al fin llegó al departamento se encontró con Isa dormida, luego caminó hacia la cuna de Kaitlyn que estaba despierta y en silencio mirando atentamente su móvil da vuelta y pegando pataditas al aire, Ethan sonrió y la tomó con mucho cuidado para que no comenzara y llorar y despertara a Isa, la sacó de la habitación y se fue a la sala de estar con la bebé en brazos, se sentó y dejó a Kaitlyn sobre sus piernas, sonrió al verla lanzar pataditas y luego tomó sus la manitos. 

- Eres una pequeñita inquieta – Kaitlyn al instante en que escuchó la voz de Ethan dejó de moverse y se quedó atenta a la voz de Ethan – ¿Cómo estuvo tu día? ¿hiciste muchas cosas? El mío estuvo de locos y te extrañe mucho ¿tú me extrañaste? – Kaitlyn volvió a lanzar pataditas y Ethan sonrió – ¿eso es un sí? Lo tomaré como un sí. 
El teléfono de Ethan comenzó a sonar en el bolsillo de su pantalón y Kaitlyn pegó un salto al oír el ruido y comenzó a llorar, Ethan se apresuró a tomarla en brazos, dejó el teléfono en silenciador y comenzó a pasearse de un lado a otro para calmar a Kaitlyn.
- Shhtt, no llores, despertaras a mamá, tienes que dejarla dormir o dentro de los próximos días no tendrá energías para nada y todo será tu culpa – Cuando Ethan Kailtyn al fin dejó de llorar, Ethan la dejó en su mecedora provocando que volviera a llorar, Ethan maldijo y la volvió a tomar – No, no, no, era una broma, no te iba a solar, no llores por favor.  
- Si la mueves de esa manera jamás parara de llorar – Dijo Isa mientras entraba a la sala de estar.  
- Estás despierta – Ethan miró a Isa y luego a Kaitlyn, la levantó un poco más dejándola a la altura de su rostro – ¿Vez? La has despertado.  
- Ella no me despertó, fuiste tú. 
Isa tomó a Kaitlyn de los brazos de Ethan y luego besó a Ethan en forma de saludo. 
- ¿Yo? Pero si ni siquiera he metido ruido. 
- Desperté cuando sacaste a Kaitlyn de la habitación, pero no te dije nada para que tuvieras tu tiempo a solas con ella, pero déjame decirte que se te da fatal – dijo sonriendo.  
- ¿Qué se me da fatal? Nada de eso, Kaitlyn y yo somos amigos, y ella adora escuchar mi voz ¿la has visto? Siempre se queda quieta cuando me escucha hablar.  
- Tranquilo papi, tu hija te ama y yo solo estaba bromeando, eres un padrazo. 
- Sí, pero no sé qué hacer cuando comienza a llorar.  
- Tranquilo solo tiene 9 días, dentro de un mes serás un experto, ¿Cómo estuvo tu día? 
- Larguísimo ¿cenaste? Me muero de hambre.  
- No, ¿podrías calentar la cena? Iré a dar de comer a Kaitlyn antes de que comience a llorar de nuevo, vuelvo enseguida.
Después de que Isa alimentara a Kailtyn, Ethan la ayudó a cambiarle el pañal y luego a hacerla dormir, cuando por fin la bebé se durmió la dejaron en su cuna y luego se fueron a cenar.
- ¿Entonces la enfermedad de Amelia va empeorando? 
- Según los exámenes, si, la única oportunidad que tiene es la cirugía, el problema es que aun así corre riegos.  
- ¿Qué clase de riesgos?  
- El tumor no fue descubierto a tiempo y por lo mismo se encuentra en un estado avanzado, lo que causa que la cirugía tenga solo un cincuenta por ciento de optimismo. 
- ¿Y el otro cincuenta?  
- Es todo o nada, o vive o muere, no hay intermedios.
Isa miró la angustia en el rostro de Ethan y se sintió al por haber preguntado tanto, no quería agobiarlo más de lo que estaba con todo el tema de la enfermedad de Amelia, se levantó y luego se sentó sobre el regazo de Ethan, tomó su rostro entre sus manos e hizo que la mirara. 
- Tienes que confiar en que todo saldrá bien, Amelia es la mujer más fuerte que conozco y sé que superará esto, ten fe.  
- La tengo, si no la tuviera créeme que no permitiría que se someta a la cirugía.  
- Entonces cambia esa cara, ¿me regalas una sonrisa? – Ethan hizo su mejor esfuerzo de sonrisa pero no le pudo salir más forzada - ¿a eso llamar sonreír? ¿Dónde quedó esa sonrisa seductora que me dabas cada vez que intentabas seducirme?  
- ¿Quieres que te seduzca? – Dijo Ethan poniendo las menos en la cintura de Isa atrayéndola más a él.  
- No estaría mal, ¿recuérdame por qué acepté casarme contigo? 
- No juegues conmigo Isa – Dijo mirando a Isa seductoramente mientras trazaba círculos con los dedos en la cintura de Isa – No puedo poner las manos sobre ti al menos durante unos 30 días más, y en segundo lugar supongo que te casaras conmigo por algo más que el sexo ¿o me equivoco?  
- Te equivocas – Dijo Isa riendo, Ethan puso mala cara e Isa lo besó para suavizar su humor – era una broma, te has vuelto todo un gruñón, me casaré contigo porque te amo y porque eres mío para toda la vida. Me caso contigo porque eres el papá de mi hija, porque adoro que seas lo último que vea antes de dormirme y lo primero que veo al despertar – Isa se acercó más a él, le plantó un beso en los labios y luego susurró en su oído – y porque no puedo vivir sin ti. 
- ¿No puedes vivir sin mí? – Isa negó con la cabeza, mientras repartía tiernos besos por todo el mentón de Ethan – Dios, Isa para. 
- ¿No puedo besar a mi prometido?  
- No de la forma en que lo estás haciendo – Isa sonrió y lo miró coquetamente haciendo que Ethan resople – Me estás torturando y desde ya te digo que si sigues así mandaré los treinta días a la mierda y te llevaré a la cama por una semana completa. 
Isa se largó a reír y bajó del regazo de Ethan por precaución, creía fielmente en su palabra y prefería no tentar su suerte, por el momento. Antes de que Isa se alejara completamente de Ethan, este la tomó de la cintura y la llevó a la habitación.
- Ethan ¿qué haces?, no pode… 
- Tranquila, me portare bien, lo prometo.
Ethan dejó a Isa de espaldas sobre la cama, luego se subió sobre ella y le acarició el rostro con una mano, mientras entrelazaba su mano libre con la de Isa. 
- Solo quiero acariciarte y acurrucarme junto a ti.  
- Entonces adelante, soy toda tuya.  
- No digas eso, lo puedo mal interpretar – Dijo Ethan mientras escondía su rostro en el cuello de Isa – Hueles a bebé.  
- Mmm si, resulta que tengo una bebé pegada a mi día y noche. 
- ¿tienes un bebé? – Preguntó Ethan e Isa se largo a reír ante su juego.  
- Si, es muy pequeña y hermosa.  
- ¿A si? Pobre del padre, tendrá que lidiar con todos los jovencitos que se le acerquen, a propósito ¿Quién es el padre? 
- Un hombre muy gruñón y malhumorado, y se enojaría bastante si descubriera que su prometida está echada en la cama con un hombre desconocido sobre ella.  
- ¿MAL HUMORADO Y GRUÑON? – Isa asintió mientras contenía la risa y Ethan frunció el ceño - así que además de tener un bebé, resulta que también estás comprometida, eres una señorita llena de sorpresas, y dime ¿lo amas?  
- ¿a quién? 
- Al gruñón y mal humorado. 
- Mucho, estoy total y completamente loca por él.  
- ¿aunque sea un gruñón y mal humorado?  
- Si ¿por qué? – Preguntó Isa mirándolo a los ojos, luego puso una mano sobre el rostro de Ethan lo acercó más a rostro. 

- Te amo mi amor, amo que me sigas la corriente en todos mis juegos tontos y amo oírte decir que me amas.  
- Y yo a… 
La frase de Isa se quedó por la mitad cuando Kaitlyn comenzó a llorar, ambos cerraron los ojos al oírla y luego rieron. 
- Yo voy, te demostraré que cuidar de mi pequeña no se me da nada fatal.  
- Intenta hacerla dormir y no despertarla aun más – Dijo Isa riendo, Ethan le lanzó una mirada feroz y luego se dirigió a buscar a su hija.
♥♥♥♥♥

El día para Caroline había sido una eternidad, la noche anterior pasó la noche completa en su cena de Nick y una vez que había amanecido no había cambiado en nada, lo único en lo que pensaba era en Nick y en la cena, se había arrepentido de haberlo invitado a cenar pero no podía llamarlo y cancelar la cena, no sería capaz de algo hacerle algo así, no después de haber visto el entusiasmo en el rostro de Nick. Su jornada laboral había sido eterna y apenas terminó lo primero que hizo fue correr al supermercado y comprar algo para cenar, luego se fue al departamento y se pasó horas frente al espejo, no sabía porque estaba tan nerviosa y mucho menos sabía lo que pasaría esa noche, no se cerraba a ninguna posibilidad, pero lo que tenía claro era que esa noche no volvería con él, al menos no de forma oficial. 

Cuando el timbre sonó, Car corrió a abrir la puerta y al ver a Nick parado frente a ella todos los nervios de esfumaron. 



_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº23

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.

  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

2 comentarios:

  1. Holaaa!
    Creo que tendré que ponerme desde cero a leer toda la historia. No había visto que escribieras un Fic. Me pongo y ya te iré diciendo que tal :)

    Bsos^^

    ResponderEliminar
  2. excelente chilenitas, como siempre impecables.la ternura de estos papis primerizos es hermoso, No quiero dejar pasar el momento de felicitarles profundamente, ustedes se merecen amplia mente el éxito logrado, el cual solo corona el esfuerzo y empeño que ha dedicado. Sigan con el buen trabajo.Algunos son soñadores, algunos son talentosos, ustedes son ambos. estoy realmente feliz de su logro y de poder ser participe de ellos como lectora claro esta jajaja, besos genias

    ResponderEliminar