viernes, 13 de junio de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 21


Capítulo N°21: Secretos que cambian todo.


- Permiso – Dijo Car mientras entraba seguida por Nick a la habitación de Isa. 

- Vinimos a conocer a kaitlyn – Dijo Nick sonriendo. 

Isa sonrió y les hizo señas con una mano para que se acercaran mientras que con la otra sostenía a la bebé, Car corrió a instalarse al lado de Isa, miró a Kaitlyn que estaba dormida en los brazos de su mamá y sonrió.

- Oh Dios, es una hermosura.  

- ¿La quieres cargar? – Preguntó Isa. 
- Yo… No creó… - Car miró a Ethan y luego a Nick en busca de ayuda y luego volvió a mirar a Isa – Me da miedo.  
- No seas tonta, tenla.
Isa le tendió a la bebé a Car y ella la tomó con mucho cuidado, una vez la tenía en sus brazos se pudo relajar, Kaitlyn dormía tranquilamente mientras que Car la mecía de un lado a otro. Isa tocó la mano de Ethan para que la mirara y cuando él la miró Isa hizo un gesto hacia Nick, cuando lo miraron los dos rieron. Nick estaba totalmente hipnotizado mientras veía a Car con la niña en los brazos, Car era hermosa, pero verla con un bebé era algo totalmente distinto. 


- Car se ve bien con un bebé en brazos ¿cierto Nick? - Preguntó Isa sonriendo. 
- Como un ángel – Contestó sin quitar los ojos de Caroline. 
Car levantó la mirada y lo miró, se miraron por unos segundos, mientras compartían el mismo sentimiento, ella no sabía si era el hecho de tener a Kaitlyn o ver la felicidad de Ethan e Isa, pero en ese mismo momento sentía unas ansias enormes de irse a casa con Nick, quería estar con él, extraña estar con él. Nick le sonrió y Car avanzó hacia él, lo miró y sonrió.


- Ten, cárgala, no pesa nada. 
Car la puso en los brazos de Nick y se tensó al instante, se la llevó a su pecho y sonrió. 
- Es la cosa más pequeña que he visto en mi vida – Dijo mirando a Isa.  
- Así son cuando nacen Nick – Car puso los ojos en blanco y sonrió, nunca se cansaría del cerebro de Nick. 
- Es tan pequeña y frágil, siento que en cualquier momento se va a romper.  
- Tranquilo, mi niña es fuerte, se adelantó semanas para nacer y aun así está completamente sanita.  
- Nick miró a la bebé y sonrió al ver que Kaitlyn tenía los ojos abiertos – Hola pequeña, soy tu tío, eres toda una guapetona, seguro que tendrás a todos los chicos besando tus pies. 
Kaitlyn pestañeó y luego comenzó a llorar, Nick se puso blanco e inmediatamente la puso en los brazos de Ethan, quien la tomó y comenzó a hablarle para tranquilizarla. 
- Le gusta tu voz – Al ver que la bebé una vez más se quedaba en completo silencio cuando Ethan le hablaba.  
- Parece que la mía no – Dijo Nick haciendo pucheros.  
- Isa y Car rieron y luego Car se volteó para mirar a Isa - ¿Cómo te sientes?  
- Bien, aun estoy un poco dolorida pero estoy bien, solo un poco cansada. 
- Deberías descansar, hiciste mucho esfuerzo y Kaitlyn necesita a una mamá con energías.  
- Lo mismo me estuve diciendo antes de que llegaran pero se niega a perderse segundos de la vida de Kaitlyn – Dijo Ethan mientras mecía a la bebé. 
- Debes descansar, vendré a verte mañana ¿ok? Ahora duerme unas horas para que puedas disfrutar de tu bebé con todas las energías posibles.  
- Ok, ustedes igual vayan a descansar, ha sido un día largo.  
- Aunque no lo creas, aun queda mucho día, son solo las tres de la tarde. 
- Dios, yo ciento como si hubiese pasado un día completo.
Car y Nick se despidieron y luego salieron juntos del hospital, dejando a Isa y a Ethan solos para disfrutar de su pequeña. 

Habían llegado juntos ya que habían traído a Isa en el auto de Nick, Car al comienzo había planeado llamar a un taxi, pero tenían una conversación pendiente ya que prácticamente no alcanzaron a hablar de nada cuando Isa llamó Car. 
- ¿Tienes hambre?  
- Muero de hambre – Respondió Car nerviosa por estar con Nick. 
- Ok, vamos a almorzar, yo también estoy hambriento. 
Se dirigieron a un restaurant y pidieron algo de comer, esperaron a que trajeran su comida y luego comenzaron a comer.

- Kaitlyn es hermosa – Dijo Car cortando el silencio incomodo que había entre los dos. 
- Si, y es tan pequeña.  
- Por Dios Nick, ¿Qué esperabas? Es una recién nacida, los recién nacidos son pequeños.  
- Lo sé, es tan pequeñita y frágil, dan ganas de protegerla para siempre.  
- Tranquilo que tendrá protección de sobra, tiene a Isa y a Ethan, nos tiene a nosotros, a sus abuelos y estoy segura que Ethan reforzará aun más la seguridad de Isa ahora que la bebé nació.  
- Yo igual estoy seguro de eso, es mejor así, de este modo ni Isa ni Kaitlyn corren peligro. Ethan me dijo que también había puesto seguridad para ti ¿estás bien con eso? 
- Estoy bien… Nick no tienes que preocuparte por mí, ya no.  
- Car, yo siempre me voy a preocupar de ti – Nick miró a Car y luego maldijo en voz baja, bebió un trago de su vino y luego la volvió a mirar – Yo te amo Caroline, aunque no estemos juntos, uno no olvida a la persona de la cual has estado enamorado por años, no me pidas que no me preocupe por ti, no le puedes pedir a una persona enamorada que deje de preocuparse por su amor, es algo imposible, es como pedirle al amor que deje de existir de la noche a la mañana.  
- Lo sé, perdón, es solo que no sé qué hacer Nick, no quiero seguir dañándote, siento que estás todo el tiempo pendiente de mi y eso te terminará haciendo más daño. 
- No te estoy pidiendo que regreses a mi lado, ya entendí que no me quieres contigo, pero por favor Caroline, por favor no te alejes, seamos amigos.  
- No puedo – Dijo Car con los ojos llenos de lágrimas – ¿Cómo podríamos ser amigos?, eso solo nos terminaría dañando a ambos.  
- Más me dañaría no verte.  
- A mí me hace más daño verte. 
Nick se la quedó mirando fijamente, le partía el corazón verla llorar, en ese momento Car no estaba llorando, pero Nick si pudo ver que estaba reteniendo las lágrimas, y pudo entender que Caroline hablaba con la verdad, a ella le hacía daño verlo, y el solo quería verla feliz. Suspiró y luego asintió. 

- Lo entiendo, ¿entonces realmente se acabó?  
- Realmente se acabó. 
- Solo respóndeme una cosa, ¿me amas? Car miró hacia otro lado y Nick se apresuró a hablar – Esta es la última vez que nos vemos Car, por favor, dime la verdad… ¿Me amas? 
- Sí, pero eso no cambia nada.  
- Respóndeme una última cosa, ¿Estás terminando esto para siempre? luego de ésta conversación ¿vas a intentar olvidarme o vas a intentar recuperar la confianza?  
- Antes de responderte eso primero respóndeme algo tú – Car se aclaró la garganta y lo miró fijamente - ¿Una relación como la nuestra se podría acabar para siempre?  
- Imposible.  
- Ahora realmente estás entendiendo - Car sonrió y tomó su cartera y se levantó – Adiós Nick. 
Se giró y caminó hacia la salida mientras que Nick se quedó mirándola totalmente descolocado. 

♥♥♥♥♥

Luego de tres días de haber estado en el hospital Isa y su bebé al fin pudieron volver a casa, Ethan había estado todos los días con ellas, si hubiera dependido de él, se hubiera quedado a dormir con ella, pero Isa no se lo permitió y las enfermeras tampoco. Ethan había preparado todo para la llegada de Kaitlyn a casa y no encontraba la hora de llevarse a Isa y a la bebé con el de vuelta al departamento. 
- ¿Estás lista? – Preguntó Ethan a Isa mientras ella arreglaba todo para salir del hospital.  
- Dame un segundo – Tomó a la bebé y luego caminó hacia la puerta – Listo, vamos. 
Isa tapó a Kaitlyn todo lo que pudo y caminó hacia la salida junto a Ethan, estaba tan feliz por volver a casa, dormir en el hospital no era nada agradable y el día anterior había pasado el susto de su vida, le habían dicho que no era seguro que Kaitlyn pudiera ir con ella, todo dependería de como se comportara Kaitlyn durante el día pero gracias a Dios Kaitlyn anduvo de maravilla y le dieron el alta junto con Isa. 
- ¿Dónde está tu auto? - Preguntó Isa una vez que estaban afuera del hospital. 
- Justo aquí.

Frente a ellos se estacionó un auto totalmente distinto al de Ethan, en vez del modelo deportivo que siempre usaba, había un auto igual de lujoso pero este era más grande y con asientos trasero. Isa lo miró y al no reconocerlo miró a Ethan. 
- Ese no es tu auto.  
- Lo es, es nuestro nuevo auto, mi bebé se quedó en casa, ese sólo lo usaré cuando vaya al trabajo y éste es para nosotros.
Ethan avanzó hacia su nuevo auto y abrió la puerta trasera donde estaba ubicada la el asiento para bebé. Isa avanzó boquiabierta mientras miraba el nuevo auto.
- Ethan es hermoso, pero no era necesario comprar un auto nuevo, hubiésemos podido ocupar el mío. 
- Tu auto es tu auto, esté auto es de todos, además me encargué de buscar el más seguro que tuvieran, no nos queremos accidentar con la bebé a bordo.  
- Mi auto es seguro.  
- Lo sé, pero Allan ya lo manipuló una vez. 

Isa se quedó mirando a Ethan y luego sonrió, tenía razón después de todo, instaló a Kaitlyn en su asiento y luego se subió a su lado, no quería dejarla sola ni por un segundo. Una vez que llegaron subieron directo al departamento, dejaron a la bebé en su cuna y luego Isa se fue a dar una ducha y se cambió de ropa.
- ¿Tienes hambre? – Preguntó Ethan mientras que Isa se secaba el cabello.  
- Si, la comida del hospital apesta.  
- Qué bien porque la comida está lista, vamos a comer antes de que Kaitlyn decida despertar y reclamar sus derechos de atención.  
- Isa rió y luego se acercó a él– Ethan, tú le das más atención de la que ella quisiera, de eso estoy segura.  
- Y aun así ella te sigue prefiriendo a ti – Dijo Ethan haciendo pucheros, Isa se rió y lo besó.  
- Es porque soy su fuente de alimento, pero ella está locamente enamorada de tu vos, siempre que hablas ella está atenta, le gusta la voz de papi – 
Ethan sonrió y luego Isa lo volvió a besar, Ethan rompió el besó justo cuando escucharon el timbre sonar, la besó en la frente y luego se fue a abrir la puerta.


- ¿Qué haces tú acá? – Preguntó Ethan al ver a Rebeca parada en la entrada. 
- ¿Esa es manera de recibir a la mamá de tu prometida? – Al ver que Ethan no iba a responder a su pregunta, Rebeca levantó una ceja - ¿Puedo entrar? Tengo cosas que hablar contigo.  
- ¿Vienes a hablar conmigo? Tú sí que eres fría, tu nieta acaba de nacer y tú estás acá para hablar conmigo.  
- ¿De qué hablas? – Preguntó Rebeca sorprendida - ¿Isa ya tuvo a la bebé? 
- Hace tres días.  
- ¿Mamá? – Isa estaba parada a unos metros de Ethan mirando a Rebeca, cuando Rebeca la miró y sonrió - ¿Qué haces ahí fuera? - Isa se acercó a Rebeca y la abrazó. 
- ¿Cómo estás cariño? 
- Bien, ven, entra – Ethan se hizo a un lado para dejar entrar a Isa y Rebeca – ¿Cómo te enteraste que nació Kaitlyn?  
- Yo… eh… - Rebeca miró a Ethan y este la miró levantando una ceja – No lo sabía cariño, vine por otros asuntos, pero me he llevado una gran sorpresa. 
- ¿Qué asuntos? – Preguntó Isa mientras mirada de Rebeca a Ethan. 
- Unos temas que tengo que hablar con Ethan, pero será luego, ¿Dónde está la niña? Quiero verla. 
Isa miró a Ethan, no sabía que se traía está vez Rebeca y le preocupó que quisiera hablar con Ethan ya que presentía que Amelia tenía mucho que ver en toda esta repentina visita de su mamá. No quería negarle a la bebé a su mamá pero primero quería estar segura de que Ethan se sintiera cómodo con eso. Ethan le sonrió e Isa sonrió de vuelta, luego se fue en busca de Kaitlyn. 
- ¿Qué es eso que tienes que hablar conmigo? – le preguntó cuando Isa desapareció por la habitación. 
- Paciencia, no quiero que después me acuses de arruinar el momento.  
- ¿A qué te refieres? 
- Espera y verás, tu y yo tenemos mucho de qué hablar y créeme, Eloísa no tiene nada que ver con lo que te vengo a decir hoy.  
- Créeme, nada de lo que tengas que decirme me importa.  
- Ya veremos si después de lo que te diga continuas pensando lo mismo.  
- Aun está dormida, solo despierta cuando tiene hambre o cuando quiere que le cambien el pañal – Dijo Isa mientras camina hacia ellos con Kaitlyn en sus brazos. 
Isa la puso en los brazos en de Rebeca y luego se fue a sentar junto a Ethan. Rebeca miró a Kaitlyn y sonrió, perra y todo no pudo evitar sentir amor por esa pequeñita que tenía en sus brazos, cuando se enteró que Isa estaba embarazada sintió rabia y desapego por el bebé que venía en camino, no podía aceptar que su hija se hubiese embarazado de Ethan, no quería tener nada relacionado con Amelia y Ethan, pero tener a su nieta en brazos era algo totalmente distinto, muy hija de Ethan será pero también era hija de Isa, y al momento en que Isa la puso en sus brazos, Rebeca vio en Kaitlyn a Isa cuando era bebé. Kailyn era capaz de descongelar hasta el corazón más frió. Rebeca sonrió y luego miró a Isa.
- Es hermosa cariño, no puedo creer lo rápido que pasa el tiempo, es como si ayer me hubiese enterado que estaba embarazada y hoy ya la tengo en mis brazos.  
- Si, pasó muy rápido y además ella se adelantó, nació con 36 semanas, pero mírala, está tan sana.  
- Tengo una nieta hermosa – Dijo Rebeca mirando a Kaitlyn mientras dormía - ¿te ha mantenido despierta por las noches?  
- No toda la noche, pero cada dos horas ella necesita que la alimente, a veces menos.  
- Está bien, tienes que aliméntala bien para que crezca sana, sobre todo si es prematura, cuando los bebés son prematuros son más propensos a contraer enfermedades, aliméntala a sus horas y mantenla abrigada, recuerda que los bebés no tienen nuestra misma temperatura, protégela pero no te sobrepases o de lo contrario la agobiaras y se pondrá malhumorada…
Mientras que Rebeca hablaba, Ethan e Isa la miraban totalmente sorprendidos. De Rebeca se esperaban de todo menos que les diera consejos de cómo cuidar a su bebé. Isa sonrió al ver a su mamá hablar mientras mimaba a la bebé. Luego de unos minutos Rebeca le entregó a Kaitlyn.
- Cariño me encantaría quedarme más tiempo para disfrutar de la pequeña pero dentro de una hora tengo una cita y antes de irme tengo cosas que hablar con Ethan. 
- Ok, habla, te escuchó – Dijo Ethan poniéndose serio, Rebeca lo miró y luego miró a Isa. 
- ¿Isa podrías dejarnos unos minutos solos?  
- No, Isa se queda – Dijo Ethan poniendo una mano sobre el brazo de Isa para que ella no se moviera – Con Isa no tenemos secretos, así que lo que tengas que decir dilo con ella presente.  
- Rebeca miró a Isa y luego se encogió de hombros – Ok, como quieras, dime Ethan ¿sabías que Amelia y John se han estado viendo? 
Isa se quedó de piedra, Ethan no lo sabía pero ella sí y no le había dicho nada a Ethan, miró a Ethan y pudo ver la confusión y la rabia crecer dentro de él.


- ¿De qué estás hablando?  
- Lo que escuchas, mamá y papá te han estado ocultando muchas… 
- Mamá no creo que… 
- Isa no te metas – Dijo Rebeca lanzándole una mirada de advertencia – Si tanto amas a tu novio deberías dejarme hablar, yo solo quiero ayudar a que no siga engañado, después de todo somos familia.  
- ¿Qué es lo que sabes Rebeca? Habla de una vez. 
- Ok, te diré eso de una vez, no tengo tanto tiempo y si voy por parte solo conseguiré retrasarme yo.  
- ¡Habla de una vez maldita sea!
Isa miró a Ethan para que no gritará pero al ver que no conseguiría nada mirándolo, y tampoco quería interrumpir prefirió levantarse y llevar a Kaitlyn a la habitación, no quería gritos cerca de ella y estaba segura que los gritos llegarían en cualquier momento. 
- Baja la voz Ethan, vas a despertar a tu hija – Dijo Rebeca sonriendo.  
- No te preocupes, llevaré a Kaitlyn a la habitación, ustedes sigan hablando ya vuelvo.  
- Maldita sea Rebeca ¿tendré que sacarte las palabras a la fuerza?

- Dios que impaciente, si tanto quieres saber te lo diré – Rebeca miró a Ethan fijamente y luego habló – Amelia lleva meses en Londres, pero eso ya lo sabes, o que no sabes qué es lo que fue a hacer allá, tranquilo no eras el único engañado yo también lo estaba, hace meses que sabía que John andaba en algo raro, no llegaba a dormir a casa y tampoco iba al trabajo cuando decía que lo hacía. Así que lo seguí y descubrí que se estaba viendo con tu mamita, no sé si tuvieron una aventura o no, y créeme eso es lo que menos me importa ahora, no vine aquí a acusar a tus papás de tener una aventura, vine para que sepas que Amelia te ha estado mintiendo, ella viajó a Londres porque se está haciendo un tratamiento, se está muriendo Ethan, tu mamá tiene un tumor cerebral y la está matando. 
Ethan se quedó mirando a Rebeca totalmente perplejo. La miró por unos segundos y luego comenzó a reír, primero calmadamente pero luego se transformó en una carcajada.
- No puedo creer esto, ¿un tumor cerebral? Dime Rebeca ¿eso fue lo mejor que pudiste inventar?  
- Ok, ríete todo lo que quieras, yo solo cumplo con avisarte – Se encogió de hombros y luego se levantó – Me voy, se me está haciendo tarde.
Rebeca caminó hacia la puerta y justo antes de salir de volteó para mirar a Ethan, abrió su cartera y sacó un sobre de ella.
- Casi lo olvidó, esto es tuyo, puede que no me creas a mí pero tengo sus exámenes médicos – Rebeca le entregó el sobre a Ethan y justo antes de voltearse Ethan la tomó del brazo.  
- ¿Por qué haces esto?  
- Porque creí que tenías derecho a saberlo. 
Rebeca sonrió y luego se volteó y se fue. Ethan se quedó parado frente a la puerta el sobre que le había entregado Rebeca. 
- ¿No lo vas a abrir? – Preguntó Isa mientras lo mirada apoyada en el marco de puerta de la habitación.  
- No. 
- Ethan… 
- Dije que no. 
- ¿Por qué no la llamas?  
- No tengo razón para llamarla, hablé con ella en la mañana y todo estaba bien, nadie se está muriendo. 
Ethan dejó el sobre con los exámenes sobre la mesa y luego fue a la habitación para ver a Kaitlyn. Isa lo miró y luego se dirigió hacia la mesa y tomó el sobre, si Ethan no lo quería ver, era asunto de suyo, pero ella lo vería, le gustara a Ethan o no. Lo abrió y leyó, todo lo que había dicho Rebeca era verdad, Amelia estaba enferma, en la hoja había miles de palabras que Isa no entendía, pero lo que entendió perfectamente fueron las palabras “Tumor cerebral”. Isa se puso una mano sobre la boca para ahogar el jadeo y releyó mil veces esas dos palabras, los ojos se le llenaron de lágrimas al pensar en lo que estaba pasando Amelia, y en lo que sufriría Ethan con esta noticia. Sintió un movimiento a su lado y levantó la mirada para ver a Ethan parado frente a ella. Ethan vio su rostro y luego miró los papeles que Isa tenía en la mano. Isa vio la mirada de terror en los ojos de él y la tensión en su cuerpo.
- ¿Es cierto? – Preguntó Ethan con la voz quebrada. 
- Isa se levantó y le entregó los papeles – Léelos tu mismo.  
- No, dímelo tu, no quiero leer esa mierda – Isa lo miró y luego asintió. 
- Debes llamarla, tienes que hablar con ella y que te lo diga ella misma. 
- No quiero hacerlo – Isa tomó el teléfono del bolsillo de Ethan y lo puso en sus manos.  
- Hazlo. 
Apretó su mano sobre la de Ethan para darle apoyo y luego se fue a ver a Kaitlyn que había comenzado a llorar, cerró la puerta de la habitación y se centró solo en su hija, no quería interrumpir a Ethan en ese momento, el debía hablar con Amelia tranquilamente. 

Isa alimentó a la bebé, cambió su pañal y luego la llevó a la cama y comenzó a mimarla. Luego de unos minutos Ethan entró la habitación totalmente devastado, ella pudo notar que había estado llorando, lo que le confirmó que lo que decía en los papeles era cierto. Ethan se acercó a ella y se sentó su lado, miró a Kaitlyn y luego a Isa.

- Tengo que viajar.  
- ¿Viajar dónde? – Preguntó Isa mientras lo mirada con terror.  
- Tengo que ir a Londres, no la llamé a ella, llamé a John y me lo confirmó, me dijo que ella no quería tratarse, viajó para buscar una solución y la única solución es operarse pero ella no quiere hacerlo, si lo hace tiene 50% de probabilidades de morir.
Isa solo escuchó que Ethan irían de Londres, luego de eso sus oídos se bloquearon y sus pensamientos vivieron sobre ella, la dejaría, se iría a Londres y ella quedaría cuidando a Kaitlyn sola, se odiaba por sus sentimientos egoístas. Amelia estaba enferma y necesitaba de Ethan, pero Kaitlyn acaba de nacer e Isa no tenía idea de cómo cuidarla ella sola, podía hacerlo pero no quería, quería hacer esto con Ethan y aunque sabía que Ethan solo iría por unos días, la idea de quedarse sola la aterraba. 
- Isa ¿me estás escuchando? – Ethan le tomó la mano e Isa la alejó inmediatamente.  
- Te irás.  
- Cariño solo serán unos días, necesito hablar con mi mamá, necesito tener una conversación con ella en persona, necesito saber por qué me lo ha estado escondie... 
- Y yo te necesito a ti Ethan – Dijo Isa cortándolo, Isa miró a la bebé y luego volvió a mirar a Ethan – Tiene apenas tres días Ethan, tres, no puedes llegar y marcharte, dejándome sola con Kaitlyn recién nacida, haríamos esto juntos ¿recuerdas?  
- Dios – Sé paso ambas manos por el cabello y luego miró a Isa – No me hagas esto, por favor, sabes que no te quiero dejar pero debes entenderme.  
- Yo… solo déjame pensar.
Isa tomó a Kaitlyn y salió de la habitación con la bebé en brazos, se encerró en la habitación de Kaitlyn y se sentó en el sofá. Se sentía tan mal, no quería quedarse sola con su bebe, pero Ethan tenía razón, lo estaba haciendo escoger entre Amelia y ella, no podía hacer eso, no cuando él jamás la ha hecho escoger a ella. No quería quedarse sola, le aterraba la idea de estar sola con Allan desaparecido y mucho más ahora que Kaitlyn había nacido, pero Amelia estaba enferma y durante todo ese tiempo había estado sola, no tenía a Ethan a su lado para darle apoyo. Sé sentía tan mal en ese momento, comenzó a llorar y besó a Kaitlyn en su cabecita mientras dormía. Sé estaba comportando como una niña mimada y egoísta, en estos momento Ethan necesitaba más apoyo que nunca y ella no se lo estaba dando, quería ir y decirle que todo estaba bien, que lo entendía pero no era capaz de hacerlo, se sentía avergonzada y no sabía cómo disculparse, tenia rabia, rabia por comportarse como se estaba comportando, rabia por la enfermedad de Amelia, ella eran tan buena no se merecía pasar por tantas cosas malas en su vida y sobre todo sentía rabia contra Rebeca, quien era ella para ir a contarle todo a Ethan cuando la única que tenía el derecho de hacer eso era Amelia, estaba tan aburrida del veneno de Rebeca. 

Sintió un golpe en la puerta y se secó rápidamente las lágrimas, no quería que Ethan la viera llorando. Ethan entró a la habitación y cerró la puerta tras él, luego se volteó y se quedó mirándola. 
- Me quedaré, hablaré con… 
- No, no puedes hacer eso Ethan – Isa dejó a la bebé sobre el sofá y puso unos cojines, luego se volteó hacia Ethan - debes ir, tienes que hablar con Amelia. 
- Pero…  
- Me equivoqué, no debí haber actuado así, solo me aterré, perdóname por favor, tienes que ir, ella ha estado todo este tiempo sola, tienes que ir a apoyarla, nosotras estaremos bien. 
- Cariño… - Ethan juntó su frente con la de Isa y luego la besó – no tengo nada de que perdonarte, entiendo que tengas miedo y no quieras quedarte sola.  
- No pasa nada, estaremos bien, estamos rodeados de seguridad, sé que nada pasará. 
Ethan secó una lágrima que caía por el rostro de Isa y luego la besó, tenía miedo al igual que Isa, no quería dejarla sola y si fuera posible de la llevaría a ella y a la bebé con él pero no podía hacerlo, Kaitlyn era muy pequeña y no era seguro sacarla siquiera del departamento, sacarla del país era algo que ni siquiera se les podía pasar por la cabeza aun. 
- Estaré aquí antes de que comiences a extrañarme, te lo prometo – Isa rió y luego lo miró.  
- Ni siquiera te has ido y ya te estoy extrañando.  
- Estoy aquí amor, contigo, aun no me voy así que no debes extrañarme – la besó y la volvió a mirar – Solo serán unos días, menos de una semana, lo prometo, no puedo pasar tantos días lejos de ti, y estoy seguro como el infierno que los días que esté fuera extrañaré como un loco a Kaitlyn.  
- Nosotras también te extrañaremos papi – sonrió y lo besó – Te amo.  
- Y yo a ti, mucho. 
_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº22

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

3 comentarios:

  1. DIOSSSS como lo hacen?? tuve mil sensaciones con el capitulo de hoy ternura, amor, enfado , tristeza, dolor y amor de vuelta con las declaraciones de amor de ethan y isa, NIÑAS SON UNICAS escriben y transmiten de mil maneras todo lo que sienten con esta novela ( literatura), tendrán millones de éxitos como este por que el talento de ustedes es insuperables, BESO TES CHILENITAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y tu linda Viviana ¿cómo haces para sacar una sonrisa cada vez que leo un comentario tuyo? es que sinceramente los amo, eres genial y siempre me emocionas con cada palabra que nos escribes, te queremos muchote.
      aun queda mucho de quédate conmigo y estamos seguras que te emocionaremos cada vez mas y mucho mas, besitos linda y preparate para lo que viene.

      Eliminar
  2. Como siempre me dejan esperando más y más... mi adicción. Muy malo lo de Rebecca pero ella debe tener alguna doble intención al alejar a Ethan de Isa, algo me lo dice. Esperemos que Amelia mejore pronto. Mil felicitaciones como siempre. :D

    ResponderEliminar