viernes, 6 de junio de 2014

Fic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2): Capítulo 20


Capítulo N°20: Bienvenida al mundo Kaitlyn



Todo había pasado en un abrir y cerrar de ojos para Isa, Nick la había conducido a su auto donde la subió con sumo cuidado seguido por una Caroline muy nerviosa pero sonriente que en todo momento le decía a Isa que mantuviera la calma y que todo estaría bien. Isa estaba tan nerviosa y angustiada por el hecho de que no podía contactar a Ethan, había sido una bruta al permitir que se fuera esa mañana, sabía que no estaba en las mejores condiciones pero su testarudez había ganado y no había querido decirle a Ethan de los malestares reales que sentía, sabía que él se preocuparía y no se separaría de su lado, como soñaba que ahora estuviera a su lado apoyándola y dándole besos tranquilizadores.

Los dolores eran más intensos, sentía una presión horrible en la parte baja de la espalda y punzadas constantes, quería llegar a hospital pero se había prometido que no tendría a su hija sin Ethan a su lado, aunque tuviera que esperar por horas lo haría, necesitaba a Ethan para poder hacer esto de lo contrario no estaba segura si sería capaz.

- Llegamos al hospital – le informó Nick desde la parte delantera, Isa se encontraba atrás junto a Car y sinceramente en otra situación la cara de pánico de Nick seria simplemente para burlarse – iré a buscar a una enfermera para que nos ayude o a alguien. 
- Esto no estaba en el plan – Susurró Isa con voz cargada de desesperación – no se suponía que debía pasar de esta forma, no sin Ethan. 
- Isa debes ser fuerte – Car le tomó ambas manos y las apretó con cariño y apoyo – hoy serás madre y debes ser fuerte por ambas, Ethan llegará.
- Lo necesito Car – le suplicó con la cara llena de lágrimas. 
- Lo se cariño, lo sé – Dijo Car acariciando tiernamente el cabello de Isa – pero nos tienes a nosotros y Ethan hará todo lo posible por llegar aquí.
Cuando llegó la ayuda la condujeron al hospital en una silla de ruedas, Isa trataba de normalizar su respiración pero le dolía constantemente aunque trataba de ser fuerte por su hija. La condujeron a una sala donde le informaron que el doctor la revisaría en breve, solo podía asentir mientras colocaban sobre su estómago un tipo de guincha para monitorear los latidos del bebé, todo era como un sueño del cual quería salir rápidamente. Las enfermeras pasaban constantemente administrándole medicamentos para prepararla para el parto, Isa sabía cada paso, lo había estudiado en los libros pero todo se le olvidó completamente, estaba hecha un manojo de nervios y lo único en lo que podía concentrarse era en respirar. Car entraba y salía de la habitación diciéndole que Nick trataba de contactarse con Ethan pero aún no había sido posible.
- Y tu médico tampoco contesta su maldito teléfono, es increíble, ese estúpido no parece. Sinceramente le daría un puñetazo si entrara por esa puerta. 
- No olvides que el parto se adelantó una semanas y se supone que lo vería a finales de semana – Isa se agarró el estómago para soportar otra contracción– eso fue doloroso – susurró en un tembloroso suspiro. 
- Car la miró con pánico en sus ojos – volveré a ver si Nick pudo contactar a Ethan – y salió rápidamente de la sala.
Pasó mucho tiempo en lo que Isa seguía rodeada de enfermeras quienes trataban de tranquilizarla, medían la dilatación que tenía y monitoreaban constantemente al bebé e Isa se sentía cada vez más preparada para traer a su hermosa niña al mundo pero se negaba aceptar la posibilidad de hacerlo sin Ethan a su lado.
- El médico está haciendo sus rondas con algunos practicantes y ya viene a examinarla, debe estar tranquila, es el mejor y la ayudará en todo este proceso – le dijo una de las enfermeras muy tímida y simpática. 
- Gracias – Isa habló bajo por los dolores constantes que estaba teniendo. 
- Hola Isa – Alex estaba parado en la entrada de la habitación acompañado de algunos practicantes, le dio una cariñosa sonrisa y miró a los demás – bien chicos creo que la clase por hoy terminó, necesito atender a mi paciente a solas y ustedes vean en que pueden ayudar en otro lugar.

Todos desaparecieron rápidamente y Alex se acercó a tomar la ficha médica de Isa, la leyó detalladamente y comenzó hacerle preguntas a la enfermera sobre medicamentos que le habían administrado y cada cuanto eran las contracciones. Isa no podía hablar, le impactaba ver a Alex después de todo ese tiempo y el hecho de que Ethan no estuviera presente lo empeoraba todo. 
- Bien Isa, de acuerdo a todo lo que he visto podemos decir que estás en la fase activa, tienes contracciones constantes y te estás dilatando rápidamente, ahora estás en siete centímetros de dilatación y necesitamos actuar con cautela, tu bebé nacerá rápido y necesito que estés lista – Paró de hablar y la miró con comprensión en sus ojos – parecé que la chica quiere salir. 
- Así parece – Isa trató de reacomodarse para que el dolor en su espalda lograra disminuir – pero no haré esto sin Ethan, él debe estar aquí para ver a nuestra primera hija nacer. 
- Lo sé, esperaremos todo el momento que sea necesario. Como puedes ver tu médico en este momento se encuentra en San Francisco por motivos de una convención, así que yo seré tu médico y te ayudaré en cada paso que des lo daremos juntos – Alex la miró fijamente e Isa sintió una contracción que la hizo arrugar toda la cara por el dolor tan intenso, Alex le apretó la mano en comprensión – no estarás sola.
Isa solo pudo asentir al escuchar sus palabras, pero realmente se sentía sola, quería a Ethan con ella, lo necesitaba, tenía tanto miedo de que algo saliera mal y que el amor de su vida no estuviera a su lado apoyándola. Alex comenzó hablar con el personal a cargo de su parto, llegó una matrona para revisarla, Isa creía que ella atendería su parto pero Alex le dijo que él lo haría, era un excelente médico y sabía perfectamente que la iba a cuidar muy bien.

♥♥♥♥♥

Ethan había estado toda la mañana en una importante reunión con uno de sus clientes más importantes, había sido todo muy tedioso, estar toda su mañana en eso lo había mantenido de mal humor, por fin tenía un minuto antes de dirigirse a su segunda reunión para llamar a Isa y saber cómo estaba, se había ido preocupado esa mañana con respecto a las incomodidades de Isa y el hecho que ella no durmió bien. Dando un cansado suspiró entró a su oficina seguido por su secretaria.
- Han tratado de contactarlo toda la mañana pero me fue imposible interrumpir la junta – Ethan la miró con el ceño fruncido. 
- ¿Quiénes han tratado de contactarme? 
- Nick Adams, dijo que era muy importante y que apenas llegara lo llamara inmediatamente.

Sin pensarlo Ethan sacó su celular para ver que tenía muchas llamadas perdidas de Nick, Car e Isa y algunos mensajes de voz. Decidió ignorar todo y llamó directamente a Nick quien contestó al dar el primer tono.
- ¿Qué sucede? – a Ethan le latía el corazón descontroladamente. 
- Es Isa, rompió aguas y tuvimos que traerla al hospital, ahora la están atendiendo pero hombre todo está sucediendo muy rápido y por lo que me ha dicho Car, no falta mucho para que tenga a su bebé. 
- Mierda – dijo Ethan con los dientes apretados – ¡maldición! Voy en camino pero con el tráfico demoraré por lo menos unos cuarenta minutos. 
- Ya lo sé, solo date prisa. 
- Voy en camino.
No esperó respuesta y se fue como alma que lleva el diablo de la oficina, no dio explicaciones, rápidamente se montó en su auto y se fue como un loco hacia el hospital, Kaitlyn venía en camino y él no estaba junto a Isa para apretar su mano y tratar de tranquilizarla. No debería haberse alejado de ella en la mañana, no debió haber apagado se celular en la reunión, ni haberle dicho a su secretaria que no quería ser molestado durante la junta. Había sido un imbécil en no pensar en las posibilidades que el parto se adelantará pero ¡Maldición! Isa tenía aun 36 semanas y se supone que aún le faltaban para que la bebé naciera. Apretó más el acelerador y sorteó el tráfico como un loco, nada le impediría llegar al lado de la mujer que amaba y que ahora estaba trayendo a su hija al mundo.

♥♥♥♥♥

Isa apretaba constantemente la mano de Car mientras miraba como Alex hablaba con Camille, la matrona, quien le aseguraba que Isa estaba casi preparada para comenzar a pujar, le habían consultado si quería la epidural pero Isa se había negado, aunque el dolor era insoportable no quería que su hija naciera drogada y además el solo hecho de imaginarse esa aguja gigante en su columna la aterraba inmensamente, por lo cual optó a decir que no la quería. Aunque ahora agradecería inmensamente un alivio al inmenso dolor que estaba experimentando, sentía que sus caderas se estaban abriendo y su espalda le dolía aún más, sentía unas terribles ganas de pujar pero aun no era el momento, ella esperaría y Kaitlyn también lo haría, ambas esperarían a Ethan.
- Isa debemos conducirte a la sala de parto – le informó Alex con la clara disculpa en sus ojos – hemos tratado de esperar pero estás teniendo contracciones cada vez más seguidas y fuertes, ahora estás dilatada y con Camille hemos llegado a la conclusión que necesitas tener ahora a la bebé o ambas corren peligro si seguimos esperando. 
- No lo haré sin Ethan – sus ojos se llenaron de lágrimas al solo mencionar su nombre – no puedo hacerlo sin Ethan a mi lado. 
- Isa cariño, yo estaré a tu lado y no dejaré que nada malo les paso a ambas – Car tomó su mano cariñosamente y le dio una sonrisa tranquilizadora – Ethan viene en camino pero ahora lo más importante es la seguridad tuya y de la bebé, si ellos dicen que necesitas tenerla ahora eso debes hacer. 
- Car, dije que no lo haré sin Ethan – Isa agarró su estómago para soportar el impacto de otra contracción que duro una eternidad – no puedo hacerlo sin él, ambos somos los padre de Kaitlyn y ambos tenemos que estar cuando llegue a este mundo. 
- Pe….pero.
- ¡NO LO HARÉ SI ÉL NO ESTA A MI LADO! – Gritó Isa con ojos furiosos y llenos de lágrimas - ella no saldrá porque ambas esperaremos a su papá. 
- Debes entender que necesitamos trasladarte, tu bebé está lista para nacer y tú para pujar, debes comprender – Alex se acercó y trató de hacerla entender. 
- Ella no saldrá – le gruñó Isa soportando otra contracción – no sin su padre presente. 
- Isa vamos… 
- No hay nada que digan que me haga cambiar de opinión, no haré esto sin Ethan a mi lado, me niego hacerlo, fin de la discusión.
Caroline tomó su mano para darle apoyo y trató de hacerla entender pero Isa se negaba constantemente, Alex pidió hacerle una ecografía para ver cómo estaba todo, no se movió de la habitación de Isa, solo ordenaba que trajeran lo que solicitaba, trataba de convencerla pero Isa se seguía negando, nadie sabía qué hacer con ella, si seguía de esta forma ambas corrían peligro.
- Veamos – Alex alcanzó la ecografía que le habían hecho recién a Isa y comenzó a revisarla junto con su ficha – tienes los diez centímetros de dilatación, tienes el 100% de borramiento, las contracciones son más intensas y duraderas, la presión en la espalda es insoportable y estoy seguro que los deseos de pujar son insoportable ¿o me equivoco? – al ver que Isa negaba con la cabeza decidió seguir - después de esta última ecografía podemos ver que tu bebé ya está bajando, eso quiere decir que está lista para salir pero debemos decirle que su querida mamá no quiere pujar por qué Ethan no está a su lado y se niega a permitirle salir al mundo. 
- Alex para – Isa se dobló del dolor al sentir una nueva contracción, cada vez eran más insoportables si eso era posible, era un dolor constante. 
- Duele ¿verdad?, cada vez será peor pero tú te niegas hacer lo que tu cuerpo está preparado para hacer, ahora debemos esperar a que llegue Ethan porque eres tan débil que no puedes hacerlo sola – Isa lo miró con ira, sus ojos se empañaron de lágrimas al sentir otra poderosa contracción – eres una muchachita débil y asustadiza. 
- ¿Cuál es tu maldito problema? – le gritó Isa con lágrimas fluyendo por su cara.
- ¡TÚ!, tu eres mi maldito problema, te niegas a traer a tu hija al mundo y las expones al peligro a ambas, eres egoísta e insensible – Alex le acercó la ecografía – ¿ves aquí?, es tu hija lista para salir a este mundo y tú no quieres ayudarla. 
- Vete estúpido ¡Vete! – Isa lo golpeó en el pecho pero nuevamente le vino una contracción que la dejó sin aliento y Car estuvo a su lado para tratar de tranquilizarla. 
- Isa cariño, debes hacer lo que Alex te pide – Car acarició su mejilla cariñosamente – yo estaré a tu lado y nada pasará, Ethan no podrá estar aquí de presencia pero está en tu corazón, está dándote las fuerzas que necesitas, ahora solo debes terminar con esto para ver a la hermosa bebé.  
- Tengo miedo – le habló a Alex directamente y pudo sentir otra contracción que venía rápidamente, ahora la necesidad de pujar era insoportable. 
- No hay nada que temer – Alex se le acercó y le apretó la mano libre de Isa cariñosamente – déjalo todo en mis manos.
Isa solo pudo asentir y normalizar su respiración, se sentía muy mal y le dolía todo el cuerpo, nada la habría preparado para este tipo de parto y tenía tanto miedo. La condujeron a la sala de partos donde la prepararon, la sentaron en una camilla con unos estribos donde acomodó sus pies en altura y separadas, Caroline estuvo a su lado con una bata y un gorro. 
- Alex la miró, ya estaba vestido para atender el parto – debes seguir todas mis órdenes para que todo salga de la mejor forma, cuando sientas el inicio de una contracción debes comenzar a pujar y debes evitar gritar ya que eso dificulta la bajada del bebé y todo se hará más doloroso para ti.
Al ver que Isa asentía, Alex se acomodó para comenzar el trabajo de parto, estaba acompañado con todo el equipo médico necesario, todos bajo sus órdenes. Estaba la matrona, enfermeras, el pediatra que esperaba la llegada del bebé y hacer los exámenes de rigor, el anestesista por si surgía una complicación que debieran solucionar al momento y anestesiarla. Alex quería ser precavido ya que habían esperado mucho tiempo y evitar las complicaciones lo mejor posible era de vital importancia.
- Isa necesito que comiences a pujar – le dijo Alex pero fue interrumpido por un alboroto y gritos que se escuchaban por todo el lugar. 
- ¡DÉJENME PASAR MALDITA SEA! ¡Mí MUJER ESTA DANDO A LUZ Y NECESITO ESTAR A SU LADO! – los gritos cesaron para continuar con más fuerza y más de cerca – ISA CARIÑO, ESTOY AQUÍ, ¡SUÉLTAME!
Ethan irrumpió en la sala de parto, rojo por el esfuerzo, agarrado por dos hombres de los brazos pero aun así se notaba que apenas podían sujetarlo e impedir que avanzará en la sala, al ver la situación en la sala de parto Ethan se puso inmediatamente pálido, primero vio a Isa, la escaneó completamente y luego se detuvo en Alex, sus ojos estaban furiosos pero al escuchar un grito de dolor de Isa avanzó sin pensarlo por la sala.
- ¡Que salga de aquí y pónganle una bata maldita sea! – gritó Alex.
Car que estaba al lado de Isa se levantó como un resorte y siguió a Ethan por el pasillo que aún estaba acompañado de los dos hombres y pero ahora estaba escoltado por una enfermera que le entregaría los implementos necesarios, luego de estar vestido en tiempo record miró a Car con pánico en sus ojos y su voz.
- Ella…ella está dando a luz – habló Ethan con la voz entrecortada. 
- Si se tonto, ahora ve allí y dale tu apoyo.
Ethan sonrió y luego casi corrió al lado de Isa, lo que hizo soltar una risa de felicidad a Car, después de todo él estaba a su lado y ambos estaban trayendo al mundo a su hermosa niña.
- Amor estoy aquí, a tu lado – Ethan se acercó a Isa y la besó brevemente en los labios para luego tomarla de la mano y repartir tiernos besos en su cabello y frente – estoy aquí, siento llegar tarde. 
- Llegaste – Isa lo miró e Ethan se inclinó para volver a besarla – lo importante es que llegaste, te amo. 
- También te amo – le susurró Ethan contra su boca. 
- Bien creo que estamos listos para pujar, Isa ya sabes, cuando inicie otra contracción puja lo más que puedas, haz fuerza y contraé los músculos de tu abdomen lo más que puedas – Isa asintió y tomó la mano de Ethan con más fuerza para pujar – bien, bien, ahora debes esperar la siguiente con mucha más fuerza que antes, tienes que pujar con todas tus fuerzas.
Isa siguió cada indicación de Alex y podía sentir como bajaba la bebe, evitó gritar lo más que pudo, ya había puesto en peligro a su bebé lo suficiente, no lo haría más. Ethan estaba a su lado y el nacimiento de Kaitlyn estaba sucediendo.

Luego de mucho tiempo pujando su bebé estaba completamente fuera de su cuerpo, la sacaron y la pusieron inmediatamente en el pecho a Isa. Las lágrimas se juntaron en sus mejillas y corrían libremente al ver a su hermosa hija de pelo castaño claro, no se podía ver bien por la suciedad pero Isa vio perfectamente que era una extraña mezcla de ambos en su color de cabello, su hija era hermosa y aunque no podía abrir sus ojos a pesar de que lo intentó, estaba segura que tendría los hermosos ojos de su padre, luego de que Ethan e Isa la acariciaran brevemente, se la llevaron para hacerle los exámenes de rigor en la misma habitación pero más alejados.

Ambos se miraron con lágrimas fluyendo en sus ojos, se rieron y rompieron besándose, eran padres de una hermosa bebé.

♥♥♥♥♥

Ethan estaba en shock, podía ver como personas tocaban a su pequeña hija y comenzaban a realizarle exámenes físicos de rigor, otras personas atendían a Isa y él no quería alejarse de ninguna, quería tomar a su bebé, abrazarla por siempre y besar a Isa toda la vida por darle el mejor regalo de todos, el de ser padre. Estaba basando la mano de Isa cuando una joven enfermera le hizo señas para que se acercara, aunque en un inicio estuvo reticente de moverse del lado de Isa, debía hacerlo, después de besarla brevemente siguió a la mujer.

- Hola señor Hoffman, soy Camille la matrona del parto de Eloísa. Ella es la Doctora Stevens y está haciendo exámenes de rutina a su hija, podemos decirle que es una hermosa chica, muy sanita, pesó dos kilos ochocientos gramos y midió 47 cm. Es un muy buen peso y estatura considerando que es una prematura – al ver la mirada de terror que Ethan le dirigió se rió por lo bajo y le aclaró el punto – todo bebé nacido antes de las 37 semanas es considerado prematuro pero Kaitlyn es una chica muy fuerte y estoy segura que en un par de días, si todo sigue como hasta ahora, ella podrá irse a cada con su mamá. 
- Ella, yo, Isa – Ethan balbuceaba constantemente y miraba entre la bebé, la doctora y la matrona, estaba muy nervioso y pálido. 
- Trate de respirar profundo y relajarse – Camille lo dirigió hacia una silla cercana – ya lo peor ha pasado y Eloísa será conducida a una sala privada cuando el doctor termine con ella. 
- ¿Qué sucedió con su doctor? 
- Está en una conferencia y Dr. Morel es él médico de turno hoy, tuvo que atenderla de emergencia ya que había rompido aguas antes de llegar al hospital, en fin, no le quito más tiempo porque la doctora acaba de terminar con la bebé y ahora usted puede verla, necesita que la toquen, escuchar su voz para fortalecer el apego con sus padres. 
- Per….pero, pero no sé qué hacer – dio un paso inseguro hacia donde se encontraba acostada la bebé llorando por la falta de su madre. 
- No tenga miedo, solo háblele – Camille la tomó y luego la depositó en los brazos de Ethan, envuelta en una manta – tenga cuidado con su cabecita. 
- La miró con real terror en su cara, y se puso mucho más pálido - ¿se le cae? 
- No, solo sosténgasela – le dijo con una risa completa al escuchar las preguntas de Ethan y su constante cara de terror.
Se retiraron todos para darle un minuto de intimidad con su bebé a Ethan, este la miró mucho tiempo hasta que vio un sillón donde se sentó y sostuvo a Kaitlyn contra su pecho, acariciando su hermoso cabello y sus manitos regordetas.
- Hola hermosa, eres la niña más hermosa que he visto en mi vida – Dijo Ethan con lagrimas en los ojos. Ante sus palabras la bebé paró de llorar y apoyó su cabeza contra en pecho de Ethan – te amo más que nada, tu eres el sol de la vida de tu mami y la mía, te amamos hermosa y te esperamos mucho tiempo pero tu quisiste darnos una sorpresa y adelantártenos, pequeñita impaciente.

Kaitlyn comenzó a mover sus bracitos y se aferró al dedo de Ethan, quedándose dormida en sus brazos, Ethan comenzó a repartir tiernos besitos en su cabecita mientras seguía hablándole y susurrando palabras cariñosas, hasta que entró una enfermera.
- La señora Eloísa fue trasladada a su propia habitación y si quiere puede ir a visitarla, yo ahora voy a limpiar y vestir a esta hermosura con la ropa que ustedes trajeron para ella, cuando termine la llevaremos directamente a la habitación de su esposa para que la alimente y ambos puedan verla. 
- Ethan la miró y luego a su bebé con clara resistencia a no irse de su lado, no quería separarse de ella ni de Isa - ¿Cuánto tiempo tomará prepararla? 
- Solo unos diez o quince minutos – la enfermera se acercó pero Ethan se resistió a entregársela – no se preocupe estará bien conmigo y se la llevaré lo más rápido posible. 
- Está bien – después de abrazarla y besarla se la entregó a la enfermera y se dirigió a la habitación de Isa donde le habían dicho que estaba.
Cuando llegó Isa estaba dormitando en la cama, la veía un poco más pálida y frágil pero su cara era de total felicidad, se acercó sin hacer mucho ruido y se recostó a su lado ya que quedaba un lugar en la cama.
- Hola cariño – besó su cabello tiernamente – Gracias. 
- ¿Por qué?  
- Por hacerme el hombre más feliz del mundo – se inclinó un poco más hacia Isa mirándola directo a los ojos ya que ella se había volteado un poco para verlo – me hiciste padre y te amo más de lo que alguna vez puedes imaginar. 
- Es hermosa Ethan – lo besó y soltó una risa llena de regocijó – es nuestra hija, nuestra bebé. 
- Sí, es hermosa igual que tú, amor – La besó y acaricio su cara tiernamente. 
- Te amo – Isa acarició su cara y lo besó para luego mirarlo directamente a los ojos – creí que no conseguirías llegar. 
- Lo siento – apoyó su frente contra la de Isa y suspiró cansadamente – cuando Nick me contó que estabas en labor de parto creo que me volví loco y tengo que haberme pasado todas las luces rojas que se me atravesaron, estoy seguro que rompí todas las leyes de tránsito. 
- Isa rió y luego lo miró -Pero estás aquí y no te perdiste el nacimiento de Kaitlyn, eso es lo más importante. 
- Nada en el mundo me hubieran hecho perder este hermoso momento – besó tiernamente sus ojos, nariz, mejilla y mentón – Te amo Eloísa Collins y estoy desesperado a que llegue el día de hacerte la señora Hoffman.
Fue interrumpido al escuchar a alguien que se aclaraba la garganta en la puerta, cuando miraron vieron que era Alex, Ethan al minuto se tensó pero decidió relajarse, este no era momento para actuar como un cavernícola, Alex iba acompañado por una enfermera que llevaba a la bebé en una pequeña cuna con ruedas.
- Aquí les traigo a esta niña perfecta, viene dormida – les susurró, Ethan se levantó muy rápido y se acercó a su hija que tomó inmediatamente en brazos, acercándola a Isa. 
- Dámela, dámela – le dijo Isa ansiosa acomodándose en la cama en un posición sentada, la tomó y sonrió – Hola mi niña, tu mamita no pudo tenerte antes porque estaban tratándome después que te sacaron, yo quería verte mucho pero no fue posible….
Ethan la observaba sentado a su lado con una enorme sonrisa en su cara, Isa se veía simplemente perfecta con su pequeña niña en brazos, Kaitlyn estaba usando un enterito con gorro incluido que tenía unas orejitas en su cabeza, parecía una hermosa conejita, vestida de rosado con cabello castaño. 
- Creo que es tiempo de que le des de comer a tu bebé, es importante que tu leche baje y amamantes a la niña, estoy seguro que debe tener hambre.
Isa asintió y prosiguió a desabrocharse la bata de hospital, Ethan se paró abruptamente y le pidió a Alex si podía salir del cuarto con él, necesitaban hablar, ni loco ese tipo estaría cerca de Isa cuando amamantara a su hija. 
- Mira Ethan, todo nuestro drama ya es parte del pasado, ahora soy el doctor de Isa y créeme estoy siendo totalmente profesional, si tienes algún reclamó, es mejor que lo hagas al hospital o al… 
- Gracias – lo cortó rápidamente Ethan. 
- ¿Cómo? ¿Qué dijiste? – Alex estaba tan confundido y estaba seguro que había escuchado mal. 
- Dije que gracias, ya se todo lo que sucedió o por lo menos la mayor parte y agradezco que hayas atendido a Isa, eres un buen médico y ella te necesitaba. 
- B…bueno de nada – Alex aun creía haber escuchado mal – traté de hacer lo mejor posible por ambas. 
- Pero… 
- Ya sabía que esto no era un simple agradecimiento – habló Alex rodando los ojos. 
- Pero no te quiero cerca de Isa, más que como su doctor, eso y nada más. Ella será mi mujer y tú debes respetarla o me veré obligado a partirte la cara – Ethan lo observó muy serio y decidido – y créeme, me gustara hacerlo. 
- Okey, amenaza captada – levantó las manos en señal de rendición – lo más lejos posible de Isa, solo su médico, muy bien. 
- Me agrada escuchar que has entendido.
Sin más palabras Ethan entró nuevamente a la habitación, Isa ya le había dado de comer a la bebé y al parecer ahora necesitaba un urgente cambio de pañales, Ethan las miró a ambas y le dijo a la enfermera que él quería cambiar el primer paño a su hija, la acompañó a un mudador que estaba en la habitación de Isa, luego Ethan siguió las instrucciones de la enfermera.

Como el hecho que debía quitarle los pies antes que las manos, parecía una hermosa y frágil bebé pero Ethan podía ver que tenía la determinación y fuerza de Isa. Iba a tener un eterno trabajo espantando a los pretendientes que tuviera constantemente en su puerta.
- Hola Isa – Alex se acercó a Isa mientras Ethan cambiaba a la bebé – necesitaba pedirte disculpas por mis palabras de antes, solo trataba de ayudarlas. 
- Entiendo – Isa quitó la mirada de donde se encontraba Ethan para mirar a Alex – créeme que entiendo y te lo agradezco de corazón. 
- No debes agradecer nada, estaba haciendo mi trabajo y traer bebés al mundo es lo que me encanta hacer. 
- Déjame decirte que eres el mejor, la mitad del tiempo no sabía qué hacer y tú fuiste de mucha ayuda.

Dándole una suave sonrisa Alex dio un paso atrás alejándose de ella ya que Ethan había terminado de cambiar a la bebé y ahora ellos juntos estaba disfrutándola, dándole una señal a la enfermera ambos salieron en silencio del cuarto otorgándoles la privacidad que necesitaban.
- Tiene tus ojos Ethan – le habló Isa emocionada con la bebé en sus brazos e Ethan a su lado en la cama, ambos la miraban embobados – amo tus ojos. 
- ¿solo eso? – le dijo coqueto acariciando su mejilla tiernamente para luego volver a mirar a la bebé – yo creía que amabas todo de mí. 
- Sí, pero tus ojos son únicos y ahora nuestra hija también los tiene, es hermosa.
Isa la alzó un poco para que ambos la miraran, estaba un poco dormida y aun no habría totalmente los ojos, pero al parecer sintió la mirada de ambos en ella ya que abrió sus ojitos y los miró como reconociéndolos, Isa la acercó a su pecho y besó su cabeza acariciando su cabello.
- Bienvenida al mundo mi pequeñita hermosa – miró a Ethan quien las miraba atentamente a ambas – Kaitlyn Hoffman Collins.
_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº21

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

10 comentarios:

  1. aaaaaaawwwwww!!!!!! me encanta... chicas me hicieron recirdar el nacimiento de mi umpalumpa.... FELICIDADES HICIERON UN TRABAJO MARAVILLOSO CON ESTE CAPITULO
    las quiero chicas mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja unpalumpa ¡Que risa! XD
      mi Ethan es tannnn perfecti y el mejor papa del mundo, muchas gracias por tus palabras hermosa y perfecta Jelly ♥

      Eliminar
  2. Qué hermosura... es lo más tierno que he podido leer. La determinación de Isa para tener a su bebé junto a su Ethan... Hermoso totalmente. :D Felicitaciones como siempre, son una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa fue muy porfiada pero a la vez muy linda al esperar a Ethan, nos alegra que te haya gustado, y gracias por tus palabras ♥

      Eliminar
  3. demasiado bello este capitulo...... este es el mejor capitulo el que mas me ha encantado de muchos.. felicitaciones no se interpuso las brujas ni nadie seria el prefecto final.. pero falta mucho todavía. esperando el próximo capitulo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente aun falta mucho para el final, pero concuerdo contigo, hubiese sido un final casi perfecto, ya que sin boda no hay final jajaja gracias por leernos y nos alegra que sea tu capítulo que mas te ha gustado esperamos poder superarnos, un beso ♥

      Eliminar
  4. Que hermoso capitulo lleno de ternura... que de alucinada, la llegada de kaitlyn traerá nuevos desafíos a los papis, seguro sabrán como transmitirnos en cada capitulo como siempre, MIS ESCRITORAS FAVORITAS... besos chilenitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no sabes como nos alegra que seamos tus escritoras favoritas, gracias por las hermosas palabras de cada capitulo eres única Viviana :D y si, Kaitlyn le traerá mucha desafíos a Ethan e Isa pero a la vez les traerá muchas alegrías, espera y veras, ahora pasando a otro tema, tenemos algo para ti pero no sabemos tu correo, déjanos tu correo en la fanpage o acá y nosotros te enviamos lo que te tenemos, un besito preciosa ♥

      Eliminar
  5. ¡El capítulo más lindo que leí, lleno de amor!
    Me encantó como describieron lo que sentían, la tensión, el miedo, la alegría, el amor, la felicidad que trajo Kaitlyn. Me emocionaron chicas. Una familia perfecta, me encantó ver la emoción y el amor de Ethan por sus dos chicas.
    ¡Felicitaciones!
    Esperando con muchas ganas el próximo capítulo. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias llevamos planeando este capítulo desde hace mucho y nos alegra que hayamos cumplido con el objetivo de encantarlas a ustedes, todo lo que escribimos es para ustedes. Linda gracias por tu comentario y por seguirnos fielmente cada semana ♥

      Eliminar