sábado, 24 de mayo de 2014

Fanfic: Quédate Conmigo (No Me Dejes Ir #2): Capítulo 18


Capítulo N°18: Gracias por no dudar de nuestro amor.

- No eres más que una muchachita tonta - Le gritó Rebeca a la cara en pleno restaurante - Te dije perfectamente lo que tenías que hacer y como seducirlo pero no supiste hacer ni lo uno ni lo otro, ahora a pesar de querer envenenar a mi hija contra su novio no lo conseguiste. 
- Ni siquiera te atrevas a insultarme, la idiota de tu hija no quiso escucharme ni creerme, no tengo la culpa, traté de ser lo más convincente posible pero ella no me quiso creer.

Rebeca la miró con ojos furiosos, había trazado un plan con Christina para hacer que Ethan se intensara y poder montarle una trampa, el equipo estaba y muy disponible, Christina era una mujer verdaderamente hermosa y lo sabía, ocupaba su cuerpo como un arma de seducción cosa que Rebeca sabia apreciar, utilizaba las mismas técnicas con los hombres y le servían a la perfección, habían discutido las cosas mil veces como harían las cosas pero nada salía como lo había planeado y Ethan simplemente no estaba interesado en la chica. Nunca permitiría que Ethan estuviera con su hija y que además Eloísa llevara su nombre orgullosamente, prefería morir antes de permitir que su hija y nieta se apellidaran Hoffman.
- Esto sucede cuando envías hacer el trabajo de una mujer a una simple niña - susurró Rebeca exasperada. 
- Entonces ¿Qué sugieres que haga? 
- Evidencia mi querida Christina, mi hija no podrá negar la verdad ante la evidencia - Remarcó la palabra para que Christina entendiera muy bien el significado, comprometer a Ethan de alguna forma para que Isa lo dejara. 
- ¿Estás segura que quieres hacerle esto a tu propia hija? - le preguntó muy dudosa y con necesidad de aclarar el punto - Me refiero a todo el daño que le causaras ¿estás segura? 
- Créeme querida, todo esto es por su bien y a la larga me lo agradecerá, alejarla de ese tipo le dará un futuro mejor, ella no puede ser feliz con Ethan y yo la ayudaré a salir de esa patética relación, claro con tu ayuda querida - dio una corta risita sarcástica y se acabó el resto de su Martini - ahora debo estar segura que tu estés dispuesta a seguir con el plan y que no te acobardarás. 
- Christina se quedó mucho tiempo en silencio meditando sus opciones, al escuchar a Rebeca llamarla por su nombre salió de su trance y le contestó - estoy contigo en esto hasta el final. 
- Muy bien, me alegra escucharte decirlo y definitivamente seremos más drásticas en lo que haremos.

Se sentaron y charlaron por mucho tiempo sobre los planes que debían hacer, Rebeca le dio muchas ideas de cómo encontrar un buen momento para seducir a Ethan y cómo hacer que Isa le creyera esta vez, Rebeca estaba decidida a separarlos y esta vez para siempre.

♥♥♥♥♥

Fiel a su palabra Nick había vuelto todos los días al departamento de Car para poder hablar. La llamaba constantemente, en enviaba mensajes e insistía constantemente en verla y hablar con ella. Caroline se negó en cada ocasión y lo evadió lo mejor que pudo, cuando sus padres se enteraron del intento de asesinato viajaron para verla y comprobar que se encontraba en óptimas condiciones, se fueron al cabo de una semana se marcharon muy reticentes a dejar a su hija sola, querían estar cerca de ella pero Car los obligó a volver a su vida, se enteraron de su ruptura con Nick y al ver que ella no quería dar explicaciones no insistieron en el tema. Isa la visitaba diariamente, le traía comidas, la acompañaba y se reían constantemente para evitar hablar de temas más delicados, claramente se había enterado de su ruptura con Nick y de cada detalle del porque Car no quería saber nada de él, quería mucho a su primo pero debía estar del lado de su mejor amiga y apoyarla en todo. Isa iba saliendo del departamento un poco más tarde de lo habitual y se encontró con Nick en la salida del edificio.

- Realmente deberías parar de hacer esto Nick - Isa avanzó hacia su primo y le dio un breve abrazo acompañado de una triste sonrisa. 
- Necesito verla y saber que está bien - le dijo Nick con voz ahogada - sé que soy una mierda pero necesito que me perdone. 
- Esta vez sí lo arruinaste primo - Isa le acarició la mejilla tiernamente - esta vez, está decidida a no perdonarte así que debes dejar de intentarlo y darle un respiro, darse un respiro ambos y pensar mejor las cosas. 
- Pero la amo - Susurró con voz llena de dolor - No puedo dejarla y menos después de lo que ese mal nacido le hizo, yo debería haber estado con ella, cuidándola, amándola, no metiendo mi lengua en la garganta de una extraña y actuando como un estúpido inmaduro. 
- No eres el culpable - Isa tomó su cara con ambas manos y lo obligó a que la mirara a la cara - Todo lo que sucedió con Car esa noche no es tu culpa, pero si verdaderamente la amas debes dejarla descansar y pensar, ahora está muy dolida contigo y necesita replantearse las cosas. 
- Soy un idiota - soltó Nick rompiendo en llanto - no la merezco pero no puedo estar lejos de ella, es la única mujer de mi vida. 
- Lo sé - Isa lo abrazó brevemente y besó su mejilla, sin darse cuenta se le había caído una lagrima al ver a Nick tan angustiado - Debo irme, pero hablaré con ella y te enviaré mensajes para hacerte saber cómo está su salud. 
- Nick besó su mejilla, la acompañó al auto y antes de subir apretó su mano levemente para atraer su atención - Gracias prima.
Isa le dio un breve asentimiento y puso el auto en marcha. Nick se veía terrible, desarreglado, con la ropa arrugada, ojeras por no dormir lo suficiente y un rastro del comienzo de barba por no afeitarse, a Isa se le partía el corazón verlo de esta forma pero había sido él y solo el quien había llevado su relación al fracaso.

Ahora debía llegar a casa donde seguramente Ethan había llegado y se enojaría con ella por no avisarle que iba a salir. Desde el ataque de Allan a Car, Ethan estaba constantemente preocupado de las cosas que haría, con quien estaría y a qué hora llegaría, estaba muy sobreprotector y podía comprenderlo perfectamente, era tan horrible todo lo que había sucedido con su amiga que le erizada los pelos tan solo pensarlo, ahora debía cuidar a Ethan y a su bebé, lo eran todo en su vida y si los perdía por culpa de Allan su vida no tendría sentido, les habían puesto resguardo policial y habían buscado a Allan por todos lados, pero era imposible dar con él, se había esfumado como el humo e Isa no había tenido noticias de su parte, todo estaba tranquilo y tratando de volver a la normalidad, habían pasado 4 largas semanas donde no solo tuvo que buscarse un ginecólogo por los problemas sucedidos con Alex sino que igualmente había tenido que tratar de manejar la angustia de Ethan sobre la pronta y misteriosa partida de Amelia hacia Londres, ella llamaba a diario y en algunas ocasiones más de una vez, Isa estaba comenzando a preocuparse ya que por más que insistía a Amelia que lo contara los motivos que la demandaban en Londres ella no cedía y desviaba el tema. En una oportunidad en la que estaban hablando solas pudo escuchar la voz de fondo de John, le preguntó a Amelia que hacía con el pero ella dijo que estaba ayudándola con negocios todo le parecía muy extraño a Isa, pero tras pensarlo decidió no contárselo a Ethan, sabía que él se preocuparía y cogería el primer vuelo a Londres para patear el trasero de su padre por acercarse a su madre, pero Isa estaba segura que es algo que Amelia quería evitar totalmente así que decidió callar.

Aparcó en su lugar de estacionamiento y subió al departamento, aun no oscurecía pero Ethan trataba de estar más a su lado y en casa, entró al departamento y lo vio sentado en la sala.


- Debiste avisarme que llegarías a esta hora, hubiese ido a buscarte amor - Ethan se acercó a ella y la besó lenta y largamente. 
- ¿No estás enojado? - Isa no pudo evitar el tono de sorpresa en su voz al descubrir que no se veía enojado para nada. 
- Al principio si, por que tú eres tan cabezona que encuentras una oportunidad para hacer todo lo que te digo que no hagas, pero sabía que estabas con Caroline y ambas estaban bien y sin peligros - Ethan la volvió a besar pero Isa se apartó repentinamente frunciendo el ceño. 
- ¿Cómo exactamente sabias eso? - al ver la cara de confusión de Ethan le aclaró la pregunta - ¿cómo sabias exactamente que estábamos bien? 
- Tengo mis métodos - le respondió Ethan coqueto y volvió a besarla. 
- Ethan Hoffman más te vale que me aclares ese punto inmediatamente. 
- Bueno, contrate seguridad para ti y mi bebé - Al ver la boca abierta de Isa, Ethan decidió continuar - Y no intentes discutir en esto, son unos profesionales y ni te darás cuenta de que estarán cerca tuyo, solo es una medida de precaución para mantenerte segura y alejada de ese enfermo. 
- Pe...pe.....pero Ethan no puedes hacer eso. 
- Puso un dedo en sus labios para evitar que siguiera con sus protestas - Ya lo hice y no discutas conmigo, fue una decisión que tomé después del último ataque de Allan, protección para ti y Car es lo más seguro, no confió en la policía y las personas que contraté son unos profesionales, no te darás cuenta quienes son ni que estarán ahí, son los mejores y los necesito para saber que tú y mi hija están bien, no podría sobrevivir si algo les pasara, por favor amor, no discutas conmigo y acepta mi decisión por tu seguridad y mi tranquilidad. 
- Dando un resoplido poco digno de una dama Isa asintió - está bien, no me opondré ni criticaré tu decisión, mientras no invadan mi espacio personal. 
- No te preocupes cariño, tienes estrictas ordenes de solo cuidarte cuando estás fuera de casa, aquí dentó yo cuido de ti, siempre - la envolvió en un apretado y tierno abrazo, comenzó a besarla derritiendo todo pensamiento coherente de Isa y envolviéndola en una bola de pasión que crecía con cada beso y caricia que le daba.


Ethan tomó en sus fuertes brazos a Isa y la condujo hacia la habitación, donde la besó, la éxito, la desvistió y le hizo el amor con mucho cuidado y pasión, amaba el cuerpo de su mujer, su personalidad, la amaba completamente y cada vez que miraba su hinchado estomago creía que su corazón iba a explotar con el orgullo de ver como crecía su hija dentro de la única mujer que había amado en su vida, amaba y adoraba a Isa con toda su alma, hicieron el amor por mucho tiempo hasta que ambos estaban empapados en sudor y jadeantes, llegaron al clímax juntos con las manos entrelazadas, besándose sin parar. Ethan atrapó el grito ahogado de Isa antes de que llegaran al clímax,  se quedó dentro de Isa amando la sensación de estar dentro de ella, amaba cada centímetro de Isa y en ese preciso momento podía sentir que eran una sola alma, un solo cuerpo, estaban unidos para siempre. 

♥♥♥♥♥
- Amelia te he dicho mil veces que no te levantes si no es necesario – Le gruñó John desde la puerta de la habitación de Amelia. 
- Creeme, es necesario – Caminó a paso lento y decidido hacia el cuarto de baño, donde vomito todo el contenido de su estómago, los medicamentos eran muy fuertes y la mantenían mareada la mayor parte del tiempo, muy fatigada. El medico de John le habían dicho que era por las posibles jaquecas que ahora eran constantes y evitar futuras convulsiones pero verdaderamente se sentía como la mierda – No tienes que quedarte a ver mi espectáculo asqueroso. 
- Te dije que iba a estar contigo en todo – John la tomó delicadamente por la cintura y la cargó a la cama, donde le alcanzó un vaso de agua y acarició su mejilla tiernamente – necesitas llamar a Ethan.
Amelia lo miró un largo momento y luego negó rotundamente con la cabeza.
- Ya ha pasado un mes Amelia, el debes estar preocupado y no creo que una llamada todos los días lo calme, necesitas contarle la verdad y ver como lidia con ella. 
- No puedo ni quiero hacer eso – le dijo con dientes apretados, lo miró completamente furiosa – No puedo dejarle caer el hecho de que estoy enferma ¿Qué quieres que le diga?, hola hijo sabes tengo una noticia, estoy muy enferma y tengo Meningioma grado 2 y que posiblemente me operen, todo dependiendo de la última TCA que me hicieron y arrojé los resultados que estoy segura, serán muy malos. 
- Basta Amelia – la cortó John rápidamente – no hables así y trata de conservar la esperanza, todo saldrá bien y estás atendida por los mejores médicos del mundo, nada malo te pasará pero nuestro hijo tiene derecho a saberlo, eres su madre, la mujer que lo crió, eres todo para él y estoy seguro que querrá estar a tu lado en este complicado momento.
- Por una vez en la vida mi hijo es feliz con la mujer que ama, no le quitaré eso de su vida, no importa si después me odie por todo esto, quiero que vea nacer a su hija sin la preocupación de tener una madre enferma – Amelia resopló muy cansada y se hundió mucho más en la montaña de almohadas – estoy cansada y necesito dormir.
Amelia esperaba que John se fuera ante su declaración pero el rodeó la cama, bajó las cortinas ocultando la tarde, ambos quedaron a oscuras y luego se acostó a su lado, tomando la mano de Amelia sobre la cama, ella podría haber protestado y alejado indignada pero estaba tan cansada y no quería estar sola en una inmensa cama fría, se acurrucó a su lado y se hundió en un sueño completamente placentero.

John se quedó mirándola por lo que le parecieron horas, acariciaba distraídamente su pelo, y suspiraba cansado. Amelia se había presentado en Londres hace exactamente un mes, él había buscado a los mejores médicos liderados por su confiable amigo y médico de cabecera. Al principio todo fue muy confuso y estresante, pero cuando le habían detentado el tumor cerebral a Amelia esta actuó muy calmada pero aclaró inmediatamente que no quería cirugía. Después de algunos otros exámenes optaron por un tratamiento preventivo mientras ella recapacitaba su decisión pero no había sido posible, Amelia había sufrido dos convulsiones que lo dejaron con los nervios a flor de piel pero ella se mantenía firme en su decisión, ellos no estaban casados así que John no poseía ni un tipo de derecho legal sobre ella por lo cual estaba seguro que la única persona en el planeta capaz de convencerla era su hijo Ethan, pero no le correspondía a John decir la verdad, por lo cual, había optado por estar a su lado y mantenerla vigilada todo el tiempo. La llamaba todo el día si no estaba cerca de ella y se había encargado de proporcionarle una enfermera personal para que lo mantuviera informado y la cuidara, habían decidido que Amelia se quedaría en una casa que era propiedad de John en Londres, Rebeca no sabía nada de esta propiedad por lo cual no había problemas con ellas encontrándose ni discutiendo, aunque ella no había regresado a Londres en mucho tiempo, lo que tenía a John un poco aliviado ya que no tenía que darle explicaciones de sus constantes salidas ni de las noches que dormía fuera de casa, tendría que lidiar con ello cuando se le presentara porque no iba a dejar a Amelia sola, ni siquiera por Rebeca.

♥♥♥♥♥

Ethan estaba inquieto, no quería dejar ni un segundo a Isa sola, su embarazo cada vez estaba más desarrollado y Allan estaba aún suelto, peligraba por la vida de ella y su hija, además corrían grabe riesgo con ese enfermo suelto, por lo cual había tomado una decisión, saldría con Isa, se la llevaría para que ambos se relajaran y lograr olvidar un poco todo lo ocurrido, quería relajarse junto a la mujer que amaba con todo su ser y tratar de hacerla olvidar a ella igualmente que Allan aún estaba libre, la policía no había podido dar con su paradero, cosa que no sorprendió a Ethan, era lo más lógico. Allan tenia los recursos para desaparecer pero el igual tenia recursos para proteger a su mujer, si algún día trataba de acercarse a Isa antes lo mataba e iba a disfrutarlo tremendamente.
- Hola cariño, estoy en casa - se adentró al departamento pero no veía a Isa por ningún lado. 
- En la cocina - le gritó Isa, cuando Ethan entró ella era un hermoso desastre de harina y una mezcla extraña que tenía en las manos, se rió tiernamente al ver que la cocina era un desastre completo de suciedad e Isa era la causante - no te rías - lo reprendió cuando se volteó a mirarlo. 
- No lo hago - Ethan trató de disimular su sonrisa con una tos - pero cariño, parece que en esta cocina hubo una guerra y déjame decirte que la harina te ganó. 
- Tonto - le dio un leve golpecito en el brazo a modo de juego - te tengo una sorpresa. 
- Ethan se acercó a ella, la abrazó y comenzó a besarla lentamente - solo me haces falta tu - se arrodilló y beso el inflado estómago de Isa - y ella por supuesto. 
- Creo que le gusta cuando le hablas - Ethan estiró su mano y pudo sentir una patadita de su bebé, el corazón se le derritió tiernamente e Isa casi llora al ver la emoción y ternura en su cara - Esta será su primera navidad y solo faltan dos días. 
- No puedo creer lo rápido que ha pasado el tiempo y que me convertiré en padre - volvió a besarle el estómago y se paró dándole un tierno abrazo a Isa - me has hecho el hombre más feliz del mundo - rozó sus labios seductoramente. 
- Hora de tu sorpresa - Isa se dirigió al refrigerador y sacó una torta del interior - lo hice yo misma. 
- Ethan la miró con una gran sonrisa en su cara - ¿Me hiciste una torta? - al ver que Isa asentía, Ethan fue a su lado, le quitó la torta de las manos y le dio un beso lleno de pasión - Me encanta - la volvió a besar - y te amo. 
- Espera probarla primero y después dime si te gusta y si me sigues amando - ambos rieron ante su comentario e Isa cortó un trozo para Ethan. 
- ¿Cuál es el motivo? - se sentó y comenzó a comer la torta, que estaba realmente exquisita. 
- Me sentía nostálgica hoy, por navidad y año nuevo por lo cual decidí cocinarte algo hecho por mí, además sé que no tuvimos el mejor comienzo el año pasado, después de que Jonathan se enterara de lo nuestro me quedé realmente destrozada y tú fuiste el más dañado, sé que fui una cobarde al no aceptar lo que sentía y hacerte sufrir de la forma que lo hice pero te amo y ahora quiero hacer las cosas bien, por nosotros tres y nuestro futuro juntos - al ver la intensa mirada de Ethan Isa se sonrojó furiosamente y apartó la mirada. 
- Cariño no eres una cobarde y no recuerdes errores que cometimos en el pasado - Ethan la alcanzó y se sentó arrastrando a Isa en su regazo - tu eres perfecta y ambos lo hicimos mal al inicio así que no te culpes, me has hecho el hombre más feliz del mundo. 
- Gracias - Isa soltó un sollozo, besó y abrazó desesperadamente a Ethan - Gracias por luchar por nosotros, nunca te rendiste conmigo ni con lo que teníamos, no dudaste de nuestro amor aunque yo te alejé de mi vida. 
- Siempre voy a luchar por ti Eloísa Collins - la volvió a besar enredando sus manos en el cabello de Isa, amaba su sabor, sus gemidos, su perfecta y única entrega, la amaba completamente. 
- Si sigues haciendo eso nunca terminaras tu trozo de torta - le susurró Isa cuando Ethan comenzó acariciar sus pechos sobre la tela de su camisa. 
- Prefiero comerte a ti - le susurró de vuelta mordiendo su labio inferior.
Isa suspiró feliz con las exquisitas caricias de Ethan, amaba estar con él cada momento del día, amaba cada exquisita sensación que le daba y el hecho de que Ethan no podía mantener sus manos lejos de ella, sin decir otra palabra la cargó a la habitación donde se siguieron besando. Isa poseída por la pasión desvistió a Ethan lentamente, prenda por prenda, besó cada lugar de su cuerpo, cuando ambos estaban a punto de explotar del deseo Ethan la desvistió rápidamente pero con cariño, besó sus hermosos y crecientes pechos, éxito a Isa hasta volverla loca pero esta sorpresivamente agarró a Ethan de los hombros y lo tiró a la cama, se unió a él besándolo y masajeando su erección con su mano ansiosa.
- Quiero montarte - le susurró seductoramente Isa drogada por la pasión. 
- Ethan la miró con una clara sorpresa en su cara y creyó estar a punto de correrse sobre la mano de Isa que no dejaba de moverla y excitarlo completamente - Amor no tienes que pedirlo dos veces.
Con sumo cuidado ayudó a Isa a montarse a horcajadas sobre él, guiando su erección hacia la estrecha entrada de Isa, amaba la sensación de hacer el amor con ella, pero cuando Isa se ponía atrevida y se mostraba descarada en la cama lo volvía completamente loco, como ahora, le gustaba esta posición porque así podía sentir más intensamente cada vibración de isa cuando estaba a punto de llegar al clímax, aunque isa estaba embarazada y debía dejarla descansar pero su deseo por ella no disminuía y necesitaba constantemente hacer el amor con ella.


Isa tomó ambas manos de Ethan y las entrelazó con las suyas, se apoyó en ellas mientras se mecían al compás del amor, podía sentir tan profunda e intensamente a Ethan que no iba a durar mucho antes de llegar al orgasmo, juntos llegaron al clímax con sus manos entrelazadas y las frentes apoyadas juntas, jadeantes y sudorosos pero muy saciados. Ethan abrazó a Isa y la puso a su lado, beso su nariz y luego los tapó a ambos. Isa se estaba quedando dormida en los tiernos brazos de Ethan cuando éste le susurró en el oído que la amaba y ambos cayeron en un profundo y pacificó sueño.

♥♥♥♥♥

Isa estaba teniendo un placentero sueño con Ethan y su hija, no hallaba la hora de verla en sus brazos, cada vez faltaba menos y cada minuto del día se sentía mas ansiosa. al despertar lo hizo con una gran sonrisa que desapareció enseguida al darse cuenta que estaba sola en la cama, miró confundida y desorientada alrededor viendo a Ethan con una gran sonrisa y una taza humeante en las manos, llevaba solo un pantalón de pijama que caía seductoramente bajo en sus caderas.
- Te hice un té - le entregó la taza cuando Isa se acomodaba en la cama, aun desnuda y solo cubierta por la sabana. 
- Gracias - Isa alcanzó la tasa, dio un sorbo y le sonrió a Ethan que estaba sentado mirándola con una enorme sonrisa en sus labios, mirando hacia una esquina de la habitación se dio cuenta de una maletas que estaban apoyadas en la pared - ¿quién se va de viaje?  
- Nosotros - le quitó la tasa y le dio un largo beso acostándose a su lado y tapándolos a ambos con las sabanas - mejor dicho te voy a tomar como rehén. 
- ¿Y no me puedo negar? - le susurró cuando Ethan se apartó dejándola respirar. 
- No - siguió besándola por su cuello.
- ¿Empacaste toda mi ropa tu solo? 
- Sip - bajó hasta llegar a sus suaves y perfectos pechos, donde los masajeó, lamió y mordió seductoramente. Isa estaba a punto de explotar si Ethan seguía tentándola de esta forma.
Estuvieron muchas horas en la cama antes de poder salir alguno de ella, después Ethan muy misterioso sacó a Isa del departamento, subió sus maletas a su auto, y aunque Isa protestó, lo amenazó y le lloriqueó para que le dijera dónde iban él no lo hizo, quería que esta fuera una completa y perfecta sorpresa.

♥♥♥♥♥
- Hola Jonathan – Car estaba en su departamento sola y lamentándose por todo lo sucedido con Nick pero completamente decidida a que iba a superarlo hasta que escuchó el timbre de su casa, aún tenía miedo de abrir la puerta pero era algo que igualmente iba a superar. 
- Hola Caroline – Jonathan besó su mejilla y se adentró a la sala - ¿Cómo has estado? 
- Ya sabes, recuperándome.
Se encogió de hombros y le ofreció un refresco a lo que Jonathan se negó, se sentaron en la sala y conversaron mucho tiempo, siempre habían sido buenos amigos, se entendían mutuamente y se entendían de una forma particular. Car lo consideraba un muy buen hombre que después de todo lo decidido con Isa se veía un poco perdido, estaba al tanto de lo sucedido con Kathalina – todo gracias a la bocazas de Isa – su amiga era una romántica empedernida al igual que ella, y por lo que le había dicho Isa, Jonathan y Kat lo tenían tremendamente complicado, no iba a hablarle de ello pero quería saber el motivo de Jonathan para visitarla tan de improvisto.
- No quiero sonar mal  agradecida con lo que te diré, pero Jonathan ¿Cuál es el motivo de tu visita? 
- Como siempre querida car, vas directo al punto – soltó una risita corta – bueno más vale contestar tu pregunta, Ethan e Isa se fueron a un romántico viaje del cual Ethan no me quiso hablar para pasar las festividades y claro me pidió que mantuviera un ojo en ti, fue muy explícito en decir que si algo te pasaba me mataría lenta y dolorosamente – dio un resoplido combinado con risa – ya conoces la sutileza de Ethan que es nula, pero después de pensarlo muy bien decidí que necesito un respiro de esta ciudad al igual que tú y que mejor razón para volver a nuestro querido Londres juntos y pasar con nuestras familias momentos agradables.
Car lo miró por mucho tiempo, le tomó completamente por sorpresa la propuesta de Jonathan pero en realidad necesitaba un respiro de todo y de todos.


- Me parece una excelente idea – le contestó Car con una radiante sonrisa.
♥♥♥♥♥

Isa estaba a punto de subirse por las paredes ante la negativa de Ethan a decirle hacia donde iban, habían tomado un jet privado juntos en un vuelo relativamente corto, aunque a Isa le encantaban las sorpresas la desesperaban en igual cantidad y Ethan no quería darle pistas.

Al final Isa se puso furiosa pero a pocos metros de su destino se dio cuenta donde se encontraban, en la cabaña de Pensilvania, la que tantos recuerdos le traía, amaba esa cabaña y amaba aún más a Ethan por traerla aquí. 
- ¡Estamos en la cabaña! – le gritó Isa cuando se habían bajado del auto y se arrojó a los brazos de Ethan quien estaba sacando las maletas del auto – ¡Me encanta, me encanta, me encanta! Te amo – lo besó profundamente. 
- A mí me encantas tu – le dijo Ethan antes de profundizar el beso - ¿te gustó mi sorpresa gruñona? 
- La amo ¿de verdad pasaremos las fiestas aquí? – al ver que Ethan asentía, Isa soltó una risita infantil y aplaudió – serán las mejores. 
- Ethan la abrazó de la cintura y apoyó su cabeza en el hombro de Isa – Te tengo muchas más sorpresas, será la mejor navidad de tu vida y año nuevo. 
Se adentraron a la casa, y pasaron todo el día mimándose, Ethan se había encargado que tuvieran todo lo necesario para un árbol y juntos lo decoraron, por la noche vieron película y eligieron nombres de mujer para la hija de ambos, conversación que terminó en discusión por que ninguno quería ceder, pero al cabo de un par de minutos se transformó en una fogosa reconciliación que los mantuvo a ambos despiertos hasta altas horas de la madrugada.

Isa le tenía el regalo a Ethan planeado hace semanas pero ahora estaba nerviosa de entregárselo, le pareció oportuno agregarle algo de último minuto y esperó ansiosa el momento de entregárselo a Ethan.

Después de pasar un hermoso día, paseando por los alrededores, visitando el rio juntos, se dirigieron a la cabaña donde estaba la cena de navidad preparada gracias a la planificación de Ethan. Isa estaba en las nubes por todos los detalles de Ethan, lo cariñoso y atento que había sido todo el tiempo, se sentaron al lado de la gran chimenea donde hablaron, se rieron y al cabo de algunas horas cuando ya estaba anocheciendo decidieron que era buena hora para entregar los regalos.
- Yo primero – le dijo Ethan entregándole un sobre blanco.
Isa sacó el papel del sobre y se quedó muda al instante, era un título de propiedad para la cabaña en la que estaba a su nombre.
- Quise regalarte este lugar porque se lo mucho que te encanta, la primera vez que vinimos aquí todo era muy diferente y nosotros estábamos con otras personas, en ese momento te amaba más de lo que alguna vez te pude imaginar, quería raptarte y traerte a este lugar para que estuviéramos solo los dos, amarte como soñaba hacerlo a cada minuto del día – Ethan se levantó y la abrazó antes de besarla profundamente – La segunda vez que te traje fue para evitar todo lo que se refería a mi pasado, nuestro inevitable encuentro con mi padre y que toda la verdad se supiera pero no me arrepiento porque cada pared de esta cabaña me recuerda a ti, a tus besos, tus caricias, cuando bailamos juntos sobrios y borrachos, cuando dormimos juntos y tratamos de ocultar lo que sentíamos, cada lagrima que derramaste por mi culpa. Este lugar nos pertenece amor y quiero que sea tuyo por siempre, para que construyamos más recuerdos juntos cada vez que volvamos a este lugar.  
- Me encanta – Isa no se había dado cuenta que estaba llorando hasta que Ethan apartó sus lágrimas con tiernas manos – Te amo. 
- Eres mi vida Isa, tú y mi hija a la que espero traer el próximo año para mostrarle este maravilloso lugar. 
- Le encantara como a mí, no puedo creerlo ¿es nuestra cabaña? – le preguntó Isa con incredulidad en su voz. 
- Sí, es nuestra – la abrazó contra su pecho y la besó profundamente.
Isa se fundió en sus brazos, se perdía cada vez que Ethan la tocaba de esa forma, tan íntima, tan irresistible, era perfecto, era el hombre de sus sueños, no podía creer que los errores del pasado casi la llevaron a perderlo, era el amor de su vida y quería estar a su lado para siempre.
- Muy bien señor seductor, hora de mi regalo – Isa se acercó al árbol donde tenía ubicado el regalo de Ethan y se lo entregó con impaciencia.
Ethan lo miró por un segundo antes de romper el papel y abrir completamente el paquete, al ver el ceño levemente fruncido de Ethan con el DVD en sus manos Isa soltó una corta risita y decidió explicar su regalo. 

- Tras pensarlo por mucho tiempo decidí darte algo original, ya lo tienes todo pero no una foto de nuestra hija – Isa se acarició afectuosamente su hinchado estomago – o mejor dicho un video. 
- ¿un video? 
- Es una ecografía 3D, de nuestra hija.
Ethan se levantó con Isa aun tomada por la cintura, la condujo al sofá más cercano que estaba de frente con el plasma gigante y puso el DVD para que pudieran verlo, se sentó rápidamente junto a ella para que ambos observaran la primera grabación más clara de su hija y conocer su hermosa carita.
- Evite verla para así no perder la emoción de verla juntos – le dijo Isa acurrucándose a su lado.
El video comenzó mostrando la hermosa carita de la niña que era muy inquieta, le encantaba mover las manos constantemente y al parecer sabía que sus padres la estaban viendo por qué no dejaba de dar pataditas a Isa, sin darse cuentas ambos comenzaron a llorar mientras contemplaban el video, no podían creer que ese pequeño ser humano era el producto de su amor.
- Me encanta – Ethan la besó y ambos sabían a salado, soltaron una risa y luego volvieron a besarse con más pasión – Es perfecto, eres perfecta, te amo Isa. 
- Y yo a ti – Isa le dio otro fogoso beso y condujo la mano libre de Ethan a su inflado vientre – saluda a tu papá Kaitlyn Hoffman. 
- ¿Kaitlyn? – le preguntó Ethan con voz llena de emoción. 
- Creo que es nombre perfecto para nuestra hija, aunque ayer te discutí y dije que no lo quería me pareció perfecto. 
- Me encanta – Ethan beso su estómago y luego comenzó a acariciarlo y hablarle a su hija con una voz cargada de ternura – ¿Escuchaste hermosa?, tu mami y yo hemos escogido tu nombre hermosa Kaitlyn ¿te gusta? – inmediatamente Ethan sintió las patadas de su hija y soltó una carcajada – creo que le encanta. 
- Estoy segura de ello – le dijo Isa torciendo el gesto y tratando de acomodarse para alivianar la fatiga que le causaba en ocasione el embarazo, pasaron una hermosa navidad juntos y amándose mutuamente.

_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº19

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

10 comentarios:

  1. Ethan siempre tan lindo con Isa!!!!! Pobre Nick ahora hay que ver que pasa con él y Car..

    Besos chicas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera nosotras sabemos que va a pasar entre Nick y Car jajaja y Ethan siempre es un lindo, precioso, hermoso, lo amamos, besitos ♥

      Eliminar
  2. Ains qué lindo... mil felicitaciones, estoy toda enamorada de la historia... :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Linda gracias, nos pone feliz que les guste, la escribimos para agradarlas a ustedes, besitos ♥

      Eliminar
  3. Un capítulo lleno de emoción!
    Me encanta como lo están llevando Ethan e Isa, las cosas que le dice Ethan me matan!
    Me da pena Car y Nick pero le va a venir bien a ella desconectarse un poco al ir a Londres.
    Muy buen capítulo chicas!
    Espero el próximo, un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ethan es todo un peota jajaja gracias por estar atenta a los capítulos, y gracias por leernos, besitos ♥

      Eliminar
  4. Aaawww !!! Que nindo!!! :)
    Precioso capítulo chicas...
    Ansiosa por el próximo. .

    ResponderEliminar
  5. por dios es un capitulo para enamorar, “Sin miedo a equivocarme puedo decirles que su profesionalismo y actitud le servirán para que se desempeñen, excelente como siempre,han construido una historia maravillosa, CHILENITAS nunca abandonen sus sueños, van a llegar a cumplirlos, BESOS GENIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viviana no sabes como nos pone de felices leer tus comentarios, eres una linda, y gracias por seguirnos desde el comienzo eres la mejor! besitos ♥

      Eliminar