viernes, 11 de abril de 2014

Fanfic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2): Capítulo 13


Capítulo N°13: Mentiras


Isa había bajado temprano al departamento de Amelia, la noche anterior habían hablado y Amelia se había comprometido a acompañarla a la su agencia, Isa llevaba meses sin poner un pies en la agencia y a pesar de que Car tenía todo bajo control Isa no quería seguir posponiendo el asunto, la agencia era de ambas y no por el hecho de estar embarazada significaba que no era capaz de trabajar, Isa había hablado con Ethan y habían quedado en que no estaría disponible como modelo por un tiempo, pero ella regresaría a manejar la administración de la agencia, a Ethan al comienzo no le había gustado la idea, pero eso a Isa poco le importó ya que no estaba dispuesta a seguir dejando de lado sus obligaciones. 

Finalmente Isa habló con Car y organizaron todo para que Isa pudiera volver a trabajar, dentro de una semana Isa volvería a dirigir la agencia aunque esta vez solo tomaría la mitad del trabajo y la otra mitad la tomaría Car para hacer menos estresante el trabajo a Isa. Luego de la junta, Isa y Amelia se fueron de compras y luego volvieron al departamento de Amelia, Ethan no llegaría hasta la cena, así que Isa decidió matar un poco de tiempo en casa de Amelia.

Estaban juntas buscando por internet algún servicio de wedding planner cuando el timbre del departamento de Amelia sonó. Amelia se levantó para abrir y mientras caminaba hacia la puerta rogaba internamente para que no sea John de nuevo, no estaba dispuesta a otra de sus visitas y mucho menos con Isa presente. 


- ¿Qué hace tú acá? – Preguntó Amelia cuando vio a Rebeca parada en la entrada de su departamento.  
- Tú y yo tenemos que hablar linda, lo sabes ¿verdad? 
- No hay nada que yo tenga que hablar contigo – Amelia fulminó con la mirada a Rebeca y luego comenzó a cerrar la puerta. 
- Sé que mi marido estuvo aquí ayer – Dijo Rebeca sujetando la puerta para impedir que Amelia la cerrara.  
- No es un buen momento para hablar Rebeca, estoy ocupada y de todos modos… 
- De todos modos nada, tranquila no tomara mucho tiempo, simplemente quiero hacerte una pregunta.  
- No ahora, Isa está adentro. 
- ¿Isa? ¿Qué hace mi hija aquí? – Rebeca hizo a un lado a Amelia como si nada y entró como si nada.

Isa abrió los ojos como plato cuando vio a Rebeca entrar, había estado escuchando que Amelia discutía con alguien pero no lograba escuchar bien con quien. Rebeca miró a Isa con una impresión totalmente sombría y luego de unos segundos fijó su vista en el vientre de su hija.

- Mmmm, debo reconocer que el estar embarazada te sienta bien.  
- Mamá – Isa miró a Rebeca y luego a Amelia y luego de nuevo a Rebeca - ¿Qué haces acá?  
- Amelia y yo tenemos cosas de que hablar – Rebeca se giró hacia Amelia y levantó una ceja – Así que ya no te basta con quitarme a mi esposo, si no que también quieres quedarte con mi hija y mi nieta. 
- No seas ridícula mamá, Amelia tiene todo el de… 
- Yo no te estoy quitando nada Rebeca, y por si mal lo recuerdo tu eres la roba esposos, si John vino ayer a verme no fue por que lo haya invitado, vino por su propia cuenta.  
- Rebeca abrió la boca para hablar pero luego la cerró y miró a Isa – Eloísa me harías el favor de ir a tu nidito de amor, tengo cosas que hablar con Amelia, los niños no deben estar escuchando conversaciones de adultos.  

- Primero – Dijo Amelia totalmente indignada – Eloísa no es ninguna niña, ya es toda una mujer, esta esperanzo un bebé y dentro de poco será la esposa de mi hijo, Segundo, ¿Qué clase de madre hecha a su propia hija después de no haberla visto en un largo tiempo? Y mucho menos en la forma en que tu le hablas a Isa, es tu hija Rebeca no tu sirvienta y tercero, la única que se tiene que ir de mi departamento eres tú, Eloísa y yo tenemos cosas que hacer.  
- No me iré a ninguna lado, si estaba despidiendo a mi hija fue solo porque no te quería humillar delante de ella, pero ya que insistes – Rebeca miró a Isa y luego a nuevamente a Amelia – Ayer John estuvo aquí, lo sé y no lo puedes negar, estuvieron aquí encerrado durante varios minutos – Rebeca hizo un pausa y rió – No te preguntare que es lo que estuvieron haciendo aquí dentro porque no me interesa, solo vine para que sepas que no dejaré que tu y mi esposo se sigan viendo, y si vuelve a pasar te aseguro que no seré tan amable como esta vez, tu ya tuviste una vez a John y no lo supiste entretener lo suficiente, ahora el está conmigo… 
- Y probablemente tu tampoco lo estas entreteniendo lo suficiente – Interrumpió Isa – De lo contrario no estaría viniendo a ver a Amelia ¿o me equivoco? 

Amelia le lanzó una mirada a Isa para que se mantuviera al margen, pero Isa se la perdió ya que estaba concentrada mirando a su madre. Rebeca le devolvió la mirada a Isa y le sonrió pacientemente.


- Tan rápida de palabras como siempre, supongo que lo heredaste de mi – Rebeca se acercó a Isa y tomó un mechón de su cabello – Sabes perfectamente que no me gusta que te metas en mis asunto cariño, ¿lo has olvidado?  
- Supongo, no te tengo a mi lado lo suficiente como para recordar las cosas que me has enseñado, pero si algo recuerdo es saber cómo defenderme y como defender a la gente que quiero, eso me lo enseñaste muy bien mamá.  
- Es lo que mejor sabemos hacer – Dijo Rebeca, luego se volteó hacia Amelia – Ya has escuchado, sabemos defender muy bien lo que es nuestro, sobre todo yo Amelia.  
- Bien por ti – Respondió Amelia.  
- Sé que John esconde algo, lo noté, lo voy a descubrir querida y te aseguro que en cuento lo sepa no será nada bueno de ver, a mi no me esconden secretos Amelia, al fin al cabo siempre termino enterándome de todo – Rebeca le guió el ojos con una sínica sonrisa luego se volteó y sonrió a su hija – Me voy ¿quieres ir a tomar un café? Creo que nosotras debemos hablar. 

Isa miró a Rebeca y luego a Amelia, se sentía totalmente mal y avergonzada por como había tratado Rebeca a Amelia, Rebeca últimamente estaba mostrando sus garras delante de quien fuera incluso delante de Isa y para Isa no fue nada agradable de ver como su mamá una vez más humillaba y amenazaba a alguien. Cualquier persona se negaría totalmente a sentarse a conversar con una mujer como Rebeca y mucho más después de su comportamiento tan poco decente, pero era Isa, y ella por más avergonzada que se sintiera hacia su mamá, no podía negarle un poco de su tiempo, después de todo era su madre y eso en Isa siempre iba a ganar. 

- De acuerdo – Respondió Isa lanzándole una mirada de disculpa a Amelia – Amelia nos vemos más tarde ¿ok?  
- No te preocupes cariño, ve tranquila. 

Rebeca le lanzó una mirada cargada de veneno a Amelia y luego salió del departamento. Isa tomó su bolso y luego besó a Amelia en la mejilla, se sentía culpable por dejar a Amelia sola, pero llevaba tiempo sin hablar a solas con Rebeca. 

Ambas, madre e hija buscaron el café más cercano y se sentaron a conversar, ambas pidieron un té, y luego Isa agregó un trozo de tarta de arándano. 


- ¿Arándano? – Preguntó Rebeca levantando una ceja – Cariño a tu jamás te ha gustado el arándano.  
- Isa la miró y se encogió de hombros – Resulta que más o menos un mes estoy completamente obsesionada con la tarta de arándanos, no puedo estar un día sin comer un trozo. 
- A mí me pasó lo mismo – Dijo Rebeca sonriendo – Cuando estaba embarazada de ti no podía pasar un día sin tener mi helado de frutilla, los 10 kilos que engorde fueron de puro helado sabor frutilla.  
- Creo que voy por el mismo camino, cada cita prenatal descubro que he subido un kilo más al mes anterior, aunque no creo que sea solo la tarta, Ethan me hace comer hasta por los codos. 
- Debes controlar lo que comes Isa, eres una modelo y no puedes descuidar tu figura – Rebeca tomó un sorbo se su café y luego sonrió – pero cuéntame ¿Cómo te has sentido?  
- Bien… - Respondió Isa sumamente dolida, ¿Rebeca acababa de insinuar que estaba gorda?, Isa se tragó el nudo en la garganta y sonrió – no he tenido nunca complicación, va todo bien hasta el momento.  
- ¿Y ya tienes elegido el nombre de la niña?  
- No, con Ethan hemos pensado en algunos nombres, pero aun no nos hemos decidido por ninguno. 
- Ya veo – Rebeca tomó otro sorbo y luego se aclaró la garganta – Cariño la verdad es que yo quería hablar sobre un tema contigo, te iba a ir a ver más tarde pero ya que te pille en la casa de esa mujer. 
- Mamá enserio, si me vas a tratar de convencer de nuevo sobre terminar mi relación con Ethan enserio que… 
- No Eloísa todo lo contrario, quiero que sepas que ya no me importa si estas o no con Ethan, si quieres estar con él está bien. 



Isa miró sorprendida a Rebeca, de todo lo que se pudo imaginar que le diría Rebeca, eso sería lo último en lo que habría pensado es más ni siquiera se le hubiera pasado por la cabeza.

- ¿Hablas enserio?  
- Por supuesto, Isa yo sé que me he negado todo este tiempo a esta relación que tienes con Ethan, pero ya me cansé, sé que no me harás caso por más que te digas cosas de Ethan y de su familia, tu ya hiciste tu elección y yo tendré que aprender a vivir con eso. 
- Mamá… 
- Isa créeme, estoy hablando enserio, después de la conversación que tuve con Ethan el otro día… 
- ¿Qué conversación? – Preguntó Isa.

Ethan no le había hablado sobre la cita que tuvo con Rebeca días atrás, Rebeca miró sorprendida a Isa. Bingo, pensó Rebeca.

- Hace unos días Ethan y yo nos juntamos para conversar ¿No te lo dijo?  
- No, ¿hablar sobre qué?  
- Ethan me citó, ya que quería restregarme en la cara su triunfo al comprometerse contigo, en parte el que estén comprometidos me hizo darme cuenta que ya no puedo seguir oponiéndome a ustedes.  
- Mamá no lo digas de esa forma, seguramente Ethan quería tener tu aprobación para casarse conmigo. 
- No querida, me lo restregó, pero no quiero hablar sobre eso, dejaré todos los malos momentos atrás e intentaré aceptarlo.  
- ¿Qué fue exactamente lo que te dijo Ethan? ¿Te insulto?  
- Lo mismo de siempre, que me gusta el dinero, que doy asco y me arrojó un montón de billetes, pero cariño no quiero que te enojes con el por eso, es parte del pasado.  
- ¿Te arrojó dinero? ¿Por qué él haría eso?  
- Isa basta, ya te dije que lo dejaras pasar, no quiero que te enojes con el por mi culpa. 

Isa en ese momento estaba a punto de ir directo a la agencia de Ethan para decirle algunas cosas, pero se lo pensó mejor, lo que estaba diciendo Rebeca podría ser verdad, pero también mentira, de Rebeca se puede esperar cualquier cosa, además Ethan y ella últimamente estaban tan bien que no quería echarlo todo a perder por algo dicho de su madre, se había prometido a sí misma no discutir nunca más con Ethan a causa de Rebeca, aunque eso no quitaría el hecho de que una vez que Ethan llegar a casa ella le preguntaría sobre esa cita. 

♥♥♥♥♥

- Hola amor. 
- Hola – Respondió Isa desde su cama - ¿Cómo estuvo tu día? 
- Eterno, te llamé esta tarde y tenias el teléfono apagado. 
- Se me fue la batería, ¿tienes hambre?  
- Mucha – Respondió Ethan sonriendo - ¿tu ya cenaste o me estabas esperando? 
- Te estaba esperando, me gusta comer contigo lo sabes.  
- Lo sé, vamos a comer, estoy famélico. 

Isa se levantó y dio el beso de saludo que le debía a Ethan, luego juntos se dirigieron a la cocina, Ethan sirvió los platos y luego ambos se sentaron a comer. 

- Y entonces… ¿Me dirás como te fue con lo de tu trabajo? 
- Bien, comienzo la próxima semana, solo tomaré la mitad de la responsabilidad que tenía antes, Car tomará la otra mitad y una vez que nazca la bebé ella volverá a hacer el trabajo que hacía antes y yo volveré a retomar toda la dirección.  
- ¿Estás segura que quieres volver a eso? 
- Ethan ya hablamos sobre esto, y por si aun te queda la duda, sí, estoy segura que quiero volver a mi trabajo.

Ethan dejó de comer y miró fijamente a Isa por unos segundo, las hormonas estaban haciéndose notar otra vez pensó Ethan, contó hasta tres y luego cambió de tema para aligerar el ambiente.


- ¿Cuándo tienes cita con tu doctor? ¿Es la próxima semana cierto? 
- Si, el martes ¿iras conmigo?  
- ¿Quieres que vaya contigo? 
- Claro – Isa se levantó y se sentó sobre el regazo de Ethan – siempre quiero tenerte conmigo tonto.  
- Siempre me tendrás contigo tonta. 

Isa sonrió y lo besó, estaba buscando la forma de sacarle el tema de Rebeca, pero no sabía cómo hacerlo ya que Ethan podría alterarse y él se alteraba lo más probable es que ella igual lo haría y terminarían discutiendo. Isa rompió el besó sonrió luego decidió hacerlo, era ahora o nunca. 

- Hoy mi mamá fue a ver a Amelia.  
- La sonrisa en la cara de Ethan se borró al instante - ¿Qué fue a hacer al departamento de mi mamá? ¿Y por qué mamá no me lo dijo cuando la llame? 
- No sé porque no te lo habrá dicho, pero mi mamá estaba muy enojada por la visita que le hizo John a tu mamá ayer. 
- ¿Qué? pero qué culpa tiene mi mamá en todo esto. 
- No lo sé, Ethan cálmate, Amelia lo supo manejar muy bien, no hables como si mi mamá estuviera llena de veneno y fue a descargarlo todo sobre tu mamá. 
- ¿y acaso no lo hizo? 
- Dios – Isa se levantó del regazo de Ethan y caminó hacia la sala.  
- Amor lo siento, no quise insultar a tu mamá, pero odio que mi madre se tenga que enfrentar a Rebeca, tu sabes cómo es ella más que nadie.  
- Ethan mi mamá no quiere seguir discutiendo contigo, me lo dijo, me dijo que no se opondría más a nuestra relación, por favor tu también por algo de tu parte.  
- ¿eso te dijo? – Ethan rió y luego se pasó las manos por el cabello – Ver para creer, no podemos confiar en ella aun. 
- ¿Qué? ¿Y qué hay de ti? ¿puedo confiar en ti?  
- ¿Qué quieres decir con eso? Claro que puedes confiar en mí, creo que te lo he demostrado en más de una ocasión.  
- ¿Entonces por qué no me dijiste que te habías juntado con ella hace unos días?  

- Perfecto, ahora entiendo todo, dime ¿Qué fue lo que dijo la mamita a su hija ahora?  
- Ethan cálmate, no me dijo nada, solo quiero saber por qué no me lo dijiste y que fue lo que hablaste con ella.  
- Nada, por eso no te lo dijo, porque no hablamos de nada, nada importante.
- Mira Ethan, sé que la insultaste y que le arrojaste dinero pero… 
- ¿Qué? yo nunca le arroje dinero, ¿ves? Por eso no puedo confiar en ella, dime ¿te dijo que yo había hecho eso antes o después de haberte dicho que aceptaba nuestra relación? 
- Ethan ella no me lo dijo para hacernos pelear, ella pensó que tú me lo habías contado. 

Ethan volvió a reír, amaba la inocencia de Isa, pero a veces lo sacaba de quicio, que tan difícil podía ser abrir un poco los ojos y ver que Rebeca estaba mintiendo. Tomó una respiración profunda y luego se volteó para mirar a Isa.

- Si no te lo conté fue porque sabía que querrías saber de que habíamos hablado, me junté a hablar con ella porque te he estado observando y sé que la extrañas, por lo mismo la llamé y le dije que tú la necesitabas, sobre todo la ibas a necesitar el día de nuestra boda, pero en el mismo momento en el que mencioné la boda Rebeca se volvió loca, me dijo muchas cosas, amor, cosas que no te diré porque no quiero romper la imagen de buena persona que tienes de tu mamá, y no le arrojé el dinero, lo único que hice fue dejar el dinero de lo que habíamos bebido sobre la mesa para que pagara, puede que le haya dicho que se quedara con el cambio, pero ¿eso es tan grave?, y perdóname si no puedo confiar en Rebeca, pero lamentablemente tu mamá tendría que hacer mucho cosas para que yo siquiera pueda pensar en comenzar a confiar en ella, tú no sabes todo lo que me dijo ese día amor y no me pidas que te lo diga, solo cree en mi, en que por causa de eso yo no puedo confiar en ella. 
Isa escuchó pacientemente a Ethan, y le creía, creía plenamente en él porque sabía que Ethan no quería arruinar su relación y tampoco la relación que tenia ella con su madre, en cambio Rebeca hasta al menos el último tiempo lo único que ha querido es verla separada de Ethan y Ethan tenía razón, Rebeca tendría que hacer muchas cosas parar que ellos realmente pudieran confiar en ella. Isa se acercó a Ethan y le tomó la mano, luego se la llevó a los labios y besó sus nudillos. 

- Está bien amor, te creo, si no quieres hablar de mi mamá está bien, no hablaremos más de ella ¿ok? – Ethan asintió e Isa lo besó – Te amo.  
- Yo más.  
- Yo el doble. 
♥♥♥♥♥

Los días pasaron sin problemas, Rebeca y John volvieron a Londres y la vida de Amelia, Ethan e Isa volvió a la normalidad. Isa volvió a trabajar pero tenía serias sospechas de que Car no le estaba dando todo el trabajo que le había prometido porque prácticamente iba a solo hacer presencia a la agencia y los asuntos que manejar eran casi nulos, Isa iba a hablar con Car si la cosa seguía así ya que no quería abusar y estaba segura que Car estaba llevándose toda la carga para no estresar a Isa. Isa ya estaba en los 6 meses de embarazo y hasta el momento iba todo bien, tenía cita con su doctor en la tarde e iría en compañía de Ethan. Además de su cita con el doctor, Isa tenía asuntos que atender así que aprovechó la mañana para realizarlos, Rebeca antes de irse le había pedido que entregara unos documentos, Isa aceptó y ahora estaba en eso. 

Tuvo suerte ya que al estar embarazada no fue necesario esperar su turno, entregó los documentos que Rebeca le había entregado y luego se dispuso a marcharse, justo antes de salir alguien la llamó.

- ¿Isa? 


Isa se volteó y se encontró con una rubia despampanante y sonriente, tal vez no la hubiera reconocido si fuera otra la ocasión, pero como olvidarla si tiempo atrás Ethan la había utilizado para sacarle celos y Jonathan la había presentado como la futura señora Hoffman. Isa notó que Christina fijaba su mirada en su vientre y sonrió. Si, linda es el bebé de Ethan, pensó Isa.
- Christina – Dijo sonriendo - ¿Cómo estás?  
- Bien, tanto tiempo, ¿y tu como has estado? 
- Bien – Dijo sonriendo. 
- Me alegro ¿Estas desocupada?, andaba haciendo unos trámites pero ya estoy libre, podríamos ir a tomarnos un café y conversar. 

Isa miró su reloj, la cita con el doctor era a las 3 y eran recién las 1, pensó en rechazarla pero luego se lo pensó mejor, Christina estaba siendo simpática y después de todo era una amiga de Ethan. 

- Claro, vamos me muero de hambre.  
- Genial.

Ambas sonrieron y luego buscaron un lugar para comer y se instalaron, pidieron su almuerzo y luego se pusieron a conversar.

- ¿Cuántos meses tienes?  
- Seis, recién cumplidos.  
- Wow, ¿y ya escogieron un nombre? Ethan me dijo que sería una niña. 
- No… Aun no escogemos uno – Isa se quedó pensativa, otra cosa más que Ethan no le había dicho, claramente se Ethan y Christina se habían visto últimamente y ni siquiera se lo había mencionado.  
- Ah… Ethan también me contó que se casarían, te felicito, Ethan es un excelente hombre.  
- Gracias, ¿tú y Ethan se ven muy seguido?  
- Claro, somos amigos… ¿no te molesta cierto?  
- No, claro que no, ustedes dos son amigos hace años como podría molestarme eso. 
- Genial. 


Christina sonrió, obviamente Ethan y ella no eran amigos, no desde la última vez que se habían vistos, y Ethan tampoco le había contado el sexo del bebé ni mucho menos que se iban a casar, todo eso se lo había contado Rebeca, eso y mucho más.

- Pero cuéntame de ti – Dijo Isa cambiando el tema - ¿Tienes novio?  
- No, por el momento soltera, solo disfruto de mis amigos, Ethan sabe muy bien de eso. 
- ¿Perdón?  
- Quiero decir que Ethan me conoce, nos conocemos hace tanto tiempo que él sabe que aferrarme a una sola persona no va conmigo, no vayas a pensar mal, lo que hubo entre Ethan y yo terminó hace un tiempo. 
- No pienso mal, no te preocupes, confió en Ethan.  
- Te admiró, yo jamás podría confiar en un hombre como Ethan, el es tan… tan él, ya sabes, él siempre era del tipo de fijarse en lo que no puede tener y una vez conseguido no pasaba mucho tiempo para que se comenzara a aburrir y buscara una nueva entretención, pero claro, tú eres distinta, y además está en bebé.  
- ¿Piensas que está conmigo por el bebé?  
- ¡NO! Dios mío, no me mal interpretes, me refiero a que seguramente tu si eres la elegida y por eso se enamoró de ti y decidió formar una familia, créeme, ustedes hacen una linda pareja.  
- Gracias, ¿sabes? Me debo ir, tengo cita con mi doctor y no quiero llegar tarde. 
- Oh, está bien, no te quiero retrasar. 

Isa dejó algo de dinero para pagar su comida y luego se despidió de Christina, quería salir lo más rápido posible del lugar, al principio creyó que almorzar con Christina sería buena idea, pero ahora solo se iba con un mal gusto y con ganas de matar a Ethan por tener a una mujer como ella como amiga. Estaba saliendo del restaurant cuando Christina la llamó.

- ¡Isa! – Isa puso los ojos en blanco y luego se volteo para mirarla - ¿Qué harán Ethan y tú este viernes?  
- No lo sé, ¿por?  
- Los quiero invitar a cenar a mi departamento, ¿Qué te parece?  
- Mmm no lo sé, le diré a Ethan, pero seguramente el va a aceptar así que espéranos.  
- Genial, intenta convencerlo, conociéndolo no querrá ir, dice que no es buena idea que tu y yo seamos amigas pero yo creo que estamos hechas para ser amigas ¿no lo crees?  
- Si, puede ser – Dijo Isa fingiendo una sonrisa – Yo le diré a Ethan, nos vemos. 
- Adiós.
♥♥♥♥♥

Media hora más tarde entró a la agencia de Ethan, había quedado en juntarse ahí, así que ella lo hizo, subió a su oficina y cuando lo vio por más inquieta que estaba no pudo evitar sonreír. 

- Hola tu – Dijo Ethan sonriéndole – Llegas antes ¿tanto me echabas de menos? 
- Quedé libre antes y decidí matar el tiempo contigo, además solo llegue 10 minutos antes.  
- ¿Sabes? Tal vez debería traerte a trabajar conmigo, siento que la agencia se vuelve más agradable cuando estás aquí.  
- ¿Tienes algún plan para el viernes? – Preguntó Isa ignorando lo último que Ethan había dicho.  
- No ¿Por qué? ¿quieres hacer algo interesante?  
- Estamos invitados a cenar.  
- ¿Sí? ¿Quién nos invitó?  
- Christina – Isa notó claramente el cambió en Ethan, apenas escuchó el nombre de Christina se tensó.  

- ¿Cuándo hablaste con ella?  
- Hoy, fuimos a almorzar juntas, no me habías dicho que te seguías viendo con ella, creí que estaba en otra ciudad. 
- Por lo que sé volvió hace poco, y amor… no creo que sea buena idea ir a cenar con ella.  
- ¿Por qué no? Yo quiero ir.  
- No, Christina y yo ya no somos amigos.  
- ¿No son amigos? Eso no fue lo que me dijo ella, Ethan yo quiero ir, quiero conocer mejor a tus amigos.  
- Dios ¿Por qué eres tan terca amor? Christina y yo no somos amigos, no sé lo que te habrá dicho ella, pero… 
- Iré igual, si tú no quieres ir entonces no vayas, pero yo iré, si tú dices que no son amigos entonces yo quiero saber por qué me mintió, así que iré, te guste o no iré Ethan, y vamos, se nos está haciendo tarde. 

Antes de que Ethan digiera una palabra más Isa se dio media vuelta y caminó hacia los ascensores, estaba siendo terca y lo sabía, pero uno de los dos estaba mintiendo y ella lo descubriría. 

El viaje a la consulta con el ginecólogo fue tenso, ninguno de los dos mencionó una palabra más sobre Christina, Ethan lo haría pero no ahora, esperaría a llegar a casa para convencer a Isa se no ir a la cena, e Isa sabía que si volvía a mencionar el tema Ethan comenzaría a discutir y por más que los ánimos no estaban bien en el momento, no quería que se volviera peor, mucho menos antes de saber en qué estado se encontraba su bebé. 

Una vez que llegaron Isa y Ethan entraron inmediatamente a la consulta, Isa saludó al doctor y luego dio unos pasos más adentro, se encontró con un par de ojos sonrientes y se quedó helada.

- ¿Cómo esta mi paciente favorita? 

Alex sonrió e Isa sonrió de vuelta, luego casi sin pensar ni recordar que Ethan estaba presente se abalanzó sobre él para abrazarlo. Ethan que estaba unos pasos más atrás tensó la mandíbula y se tuvo que tragar las ganas de tomar a Isa del brazo y alejarla de tan desagradable doctor.


_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº14

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: Viernes.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

1 comentario:

  1. DIOS REBECA SACA LO PEOR DE MI, soy capas de entrar en la pagina jejejeje, como siempre tan satisfecha con el capitulo, como expectante del próximo, solo ustedes pueden lograr eso, utilizan su talento de forma única, van a llegar a ser MAS GRANDES DE LO QUE SON, genias literarias, ( ESCRITORAS).
    el futuro éxito les pertenece, limiten ce a hacer lo que aman y en lo que creen. El éxito vendrá por añadidura. con su talento van a lograr lo inimaginable.
    Me siento alagada de pertenecer a esta familia, compartir una excelente lectura con nosotras CHILENITA LINDAS, sigan conquistando a su lectoras, con el placer de leer su historia. besos

    ResponderEliminar