viernes, 7 de marzo de 2014

Fanfic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2) Capítulo 8


Capítulo N°8: Nuestro primer beso

Se quedaron abrazadas sollozando incontrolablemente por los meses perdidos, Isa no podía creer que tenía a su amiga frente a ella, después de todo este tiempo creyó albergar mucha rabia dentro de ella hacia Car, pero al verla todo desapareció en el instante, extrañaba tanto a Car y quería contarle tantas cosas, pero las palabras no lograron salir por la emoción del momento.
- Lo siento – Dijo Isa quitándose las lágrimas de los ojos luego de sentarse juntas en un sofá cercano, estaban solas en la sala ya que querían darles espacio y Ethan con Nick se fueron a ayudar a preparar la cena.
- Isa cariño no sabes cuan arrepentida estoy de todas las cosas que hice mal, pero yo sabía que Ethan y tu son el uno para el otro, todo lo que hice fue pensando en ti y sé que cometí un montón de errores, solo quiero que sepas perdonarme – Isa le tomó sus manos entre las de ellas y le habló mirándola a los ojos. 
- Yo fui una estúpida Car, nunca debía escapar de ti y siento la angustia que te hice pasar soy la peor amiga del mundo.


A sa se le volvieron a caer las lágrimas lo que causo que Car igualmente terminara llorando, cuando ambas se calmaron rompieron en risa y comenzaron hablar de todo lo que se habían perdido en estos meses, Isa le contó de su viaje a París, cuando se enteró que estaba embarazada y lo aterrada que se había sentido al saber que tendría un bebé, su encuentro con Jonathan y su creciente amistad con Kat que cada vez tenía una relación más complicada con Jonathan, los mensajes de Allan y la discusión que había tenido con Ethan cuando la encontró en París y por ultimo toco el tema de Alex.

- Creo que ese ginecólogo es más coqueto de lo que me estás diciendo – Isa la miró con los ojos muy abiertos ante ese comentario - ¿Qué?, conozco esa mirada en tus ojos y me estas ocultando algo. 
- Es una estupidez, nada más. 
- Vamos cuéntamelo – Quiso saber Car ansiosa. 
- Es solo que….no lo sé, parezco estúpida, Alex me hace sentir extraña. 
- ¿En el buen o mal sentido? – Pregunto Car confusa ante la declaración de su amiga. 
- ¿Buen sentido? – Isa se dejó caer en el respaldo del sofá frustrada con ella misma – Es solo que Alex si es coqueto, es muy atractivo y tiene los mismos malditos ojos de Ethan, no lo sé…sentí una conexión cuando lo conocí y ahora me siento rara.


- Creo que lo tienes más complicado de lo que crees y si no dices todo en voz alta nunca podrás descubrir la verdad, vamos Isa se sincera contigo misma ¿te gusta Alex? 
- ¡No lo sé! – se hundió mucho más en el sofá, por las palabras que estaban a punto de salir de sus labios – Lo que si tengo claro es que me gusta estar cerca de él y me gusta la forma en la que me mira o habla, me siento a gusto en torno a Alex y ahora que estamos muy lejos creo que me falta algo, ni yo puedo definir mis palabras. 
- Cariño, creo que lo tienes más que complicado – Car le dio unos golpecitos en la rodilla como señal de apoyo. 
- Lo sé, además no quiero que Ethan sepa nada de esto, aun lo amo, pero no logro confiar en él y necesito tiempo para ver si todo esto nos lleva algún lado – Isa apoyó el mentón en su mano y miró a su amiga con tristeza – ¿Crees que estoy loca? 
- Definitivamente no, pero creo que tus hormonas están un poco alborotadas por culpa del bebé, mi querido sobrinito o sobrinita que está volviendo un poco exagerada a su mamá – Car le hablo con cariño al estómago de Isa. 
- No seas tonta, a los bebés no se les pone voz infantil o de lo contrario no aprenden hablar bien. 
- No le hagas caso está loca – le susurró Car en complicidad – Ahora claro está que debes darle gracias a Dios que él está muy lejos de ti y de tu confundida cabecita, por tu bien y el de Ethan. 
- Eso no es del todo exacto – Dijo en voz baja. 
- Eloísa explícate ¿Cómo que no es del todo exacto? Y no vengas a hablarme bajito ni nada por el estilo. 
- Isa la miró con desconfianza pero decidió sincerarse – Alex será trasladado desde Paris a Nueva York y antes de que digas algo – Isa la cortó señalándola con un dedo – El regresaría a estados unidos mucho antes de conocerme, yo no tuve nada que ver en su decisión y además eso es bueno para mí y él bebé ya que el a llevado todo mi embarazo y confió plenamente en él.


- Y creo que el aprecia tu confianza pero Isa vamos, tu estas confundida y ahora tu vida es totalmente complicada no necesitas sumar más a la ecuación. 
- Lo sé – le dijo Isa con determinación que no sentía – esto es una estupidez y el no siente nada por mí ni yo por él, así que se acaba el tema y asunto arreglado, si me vuelvo a tratar con él en nueva york será solo como paciente ya que es un excelente ginecólogo y una muy buena persona. 
- Ojala puedas manejarlo todo a la perfección, pero sé que las coincidencias muchas veces son lo peor del mundo y acarrean muchos problemas, aunque me muero por conocer a tu doctor amor – le sonrió con picardía. 
- No lo llames así – la reprendió Isa dándole un suave empujón en el brazo - ¿Doctor amor?, que infantil eres Caroline, pero ahora tenemos una situación más delicada entre manos que tu deliberadamente tratas de evitar. 
- ¿De qué hablas? 
- Te suena cierta propuesta que cierto caballero hizo y que tú te negaste aceptar – Isa le meneo las cejas mientras hablaba. 
- Ethan es un chismoso – Car dio un resoplido indignado pensando en la propuesta de Nick – Podemos decir que fue otro momento muy Nick de su parte que al final terminó en una horrible pelea, pero ahora lo estamos superando. 
- ¿Y tú dijiste que no como si nada? - Isa quería reír, pero al ver la cara seria de su amiga decidió actuar igual de seria. 
- Créeme pagué por decirle que no y me dolió mucho ya que me encantaría casarme con Nick, pero ninguno de los dos está preparado para dar el paso y fracasaríamos en el intento, lo amo mucho para dejar que eso suceda – Car dio un suspiro cansado y miró con lágrimas en los ojos a su amiga – Tenia tanto miedo de haber arruinado todo y además que tu no estuvieras a mi lado empeoró todo. 
- Lo siento Car, nunca más me iré de esta forma te lo prometo – se dieron abrazos combinados de emoción mientras lloraban y luego reían por lo sensible que estaban. 
- Esta sala está llena de amor, por favor denme un poco – dijo Nick al entrar y verlas abrazadas. 
- ¿Qué está pasando aquí? – Preguntó Ethan detrás de Nick riendo. 
- Dos chicas abrazadas llorando y creo que es momento de escapar de tanta hormona femenina podríamos salir lastimados – Nick le dio un golpe en el hombro a Ethan cuando lo pasó y se acercó a Isa – Bueno creo que ahora me escapare yo solo. 
- No seas idiota – Car le dio un golpe en el pecho cuando paso a su lado ganándose un pellizco en el trasero por parte de Nick – ¡Ouch! Eso dolió – Car se acarició el lugar donde Nick había pellizcado y se encaminó a la cocina donde Amelia ya estaba terminando la cena. 
- Bueno creo que me voy detrás de esa mujer – Nick les dio un guiño y se fue rápidamente. 
- Creo que son un grave caso – reflexionó Ethan al lado de Isa, quien se volvió a sentar haciendo una mueca - ¿Qué sucede? ¿te sientes mal? 
- No, no te preocupes – Isa soltó una risa nerviosa al ver un Ethan tan pendiente de su salud, era asfixiantemente hermoso – es solo la fatiga y creo que el bebé está creciendo ya que lo puedo sentir mucho más que antes y ahora está gruñendo por comida, o eso creo.

- Bueno vamos a alimentarte no quiero que cuando nazca se queje de que no alimentábamos a la madre como es debido y ya me muero por saber su sexo. 
- Según los cálculos de Alex la próxima semana podremos saberlo. 
- ¿Aun sigues hablando con Alex? – quiso saber muy curioso por las palabras de Isa. 
- Bueno lo normal ya que quiere saber cómo me siento hasta que comience a ver el ginecólogo aquí en Nueva York – le contesto Isa muy nerviosa por la mirada de Ethan - ¿Qué sucede? 
- Nada vamos a cenar – la tomó de la mano y la encaminó hacia la sala sin decir otra palabra.

Isa estaba muy incómoda por las miradas que le dedicó Ethan en la cena, aunque la conversación fluyó muy bien con Car, Nick y Amelia, Isa podía sentir la mirada y las dudas de Ethan con respecto a Alex, no sabía por qué había sido tan idiota de hablarle de el sabiendo perfectamente que a Ethan no le agradaba y podían provocar más problemas en su complicada relación, trató de relajarse y disfrutar de la compañía de las personas que amaba y olvidar todo lo demás que la atormentaba. 


♥♥♥♥♥

Isa se había duchado y  se estaba vistiendo después de una relajante noche durmiendo al lado de Ethan, aunque él no volvió a tocar el tema de Alex, Isa sabía perfectamente cómo se sentía prácticamente podía escuchar sus pensamientos y lo amaba tanto por tratar de evitar el tema para no provocar una discusión entre ellos, la verdad es que si le preguntara por Alex no sabría cómo definir sus sentimientos por Alex aunque lo estimaba mucho y extrañaba que el fuera su doctor.

Ethan la había abrazado muy cerca toda la noche y se fue muy temprano cuando aún no amanecía ya que tenía una reunión muy temprano, pero le aseguró que volvería antes de las 12 ya que tenían hora con el nuevo doctor a las 12.30, Isa se estaba aplicando crema cuando la puerta de la habitación se abrió revelando a un Ethan con la boca abierta que la miraba fijamente ya que ella solo estaba en ropa interior.



- ¡Ethan! – Gritó Isa cubriéndose con las manos el cuerpo – Sal y cierra la puerta.  
- Definitivamente eso no lo haré – Ethan cerró la puerta pero lo salió de la habitación, se acercó dos pasos hacia ella con muchas ganas de tocarla completamente. 
- ¡Deja de mirarme así! – Volvió a gritar Isa tapándose con la toalla que estaba al lado de la cama. 
- Cariño te crecieron – le dijo Ethan anonadado acercándose un paso más hacia ella. 
- Ahora crees que estoy gorda, no me mires – Isa se envolvió en la toalla mientras sus ojos se llenaban de lágrimas – ¿ya no te gustó porque estoy gorda? 
- No digas eso, yo te amo de cualquier manera y definitivamente no estás gorda. 
- Entonces ¿Por qué dices que me crecieron? – isa se limpió algunas lágrimas que habían caído por su cara y miró a Ethan mientras este se acercaba mas a ella envolviéndola en sus brazos. 
- Me refiero a tus pechos, están más grandes que la última vez que los vi y estoy totalmente seguro que no te has operado a que se ven naturales y aunque no se mucho de cambios físicos durante el embarazo creo que este es uno de ellos y definitivamente me encanta – Ethan bajó la cabeza y besó ambos pechos por encima del sujetador – te vez hermosa. 
- No me mientas – Isa se arqueó involuntariamente ante su toque aunque no creía en las palabras de Ethan – sé qué piensas que estoy gorda. 


- No pienso eso – le tomó una mano y la bajó entre sus cuerpos – ¿Piensas que un hombre tendría una erección tan fuerte como esta si pensara eso? – posó la mano de Isa en su erección que se había formado al momento de verla en solo ropa interior, estaba tan perfecta. 
- ¿de verdad piensas que soy hermosa? – Le preguntó Isa esperanzada. 
- No lo pienso, tu eres hermosa – le dio un apasionado beso que los envolvió a ambos, pero lo interrumpió por lo que estaba causando en su cuerpo – No tenemos tiempo para esto así que me voy a dar una ducha bien helada y por el bien de ambos termina de vestirte mientras estoy duchándome.

Se fue tan rápido como sus pies se lo permitieron al cuarto de baño, Isa tomó su ropa y se vistió en tiempo record, por más que quería sucumbir ante las tentadoras carias de Ethan no podía hacerlo ya que no estaba preparada para volver con él, aunque estaba segura que esa determinación no le duraría mucho ya que amaba tanto a este hombre, la volvía loca de deseo y las hormonas del embarazo definitivamente subían su lívido al límite, era como un saco de hormonas andante.

♥♥♥♥♥

Cuando ambos estuvieron listos se fueron rápidamente a la consulta llegando 10 minutos antes, Isa estaba muy nerviosa ya que no conocía a este nuevo medico, pero rápidamente se relajó al ver que el Doctor Eric Maxfield era un tipo agradable y con sentido del humor, le mando a pedir que se realizara exámenes y le realizó una ecografía de rutina.


- Vamos a ver cómo está tu hermoso bebé – Ethan se sentó a su lado tomando su mano y besándola tiernamente – Por lo que podemos apreciar está en muy buenas condiciones y se ve sano, su columna esta normal y tiene un fuerte corazón, ¿lo quieres escuchar? – ambos asintieron y el doctor subió el volumen de la máquina, pudieron escuchar los fuertes latidos del bebé, aunque Isa ya los había escuchado tener a su lado a Ethan la hacía sentir como si fuera la primera vez – vemos a los padres un poco emocionados – les dijo Erick amablemente cuando vio lágrimas en los ojos de ambos –Tienen suerte el bebé se encuentra en una muy buena posición para saber su sexo ¿quieren saberlo verdad? 
- Si – contestaron ambos al unísono ya que se morían de ganas de saber para comenzar adornar y comprar cosas para el bebé. 
- Ok chicos, me alegra mucho decirles que es una hermosa niña y creo que hemos terminado, déjenme tomar una foto a esta inquieta chica – les dijo riendo – Denme unos minutos y mi secretaria les entregara la ecografía detallada para que se la puedan llevar de recuerdo, ahora Isa estas en muy buenas condiciones como me había dicho Alex, pero ya sabes, muchas vitaminas, reposo pero sin excesos, estar calmada y relajada sobre todo, ahora tu hermosa niña está en un espectacular peso y estatura así que creo que nuestro próximo control será dentro de un mes y espero verte a ti igualmente Ethan. 
- Aquí estaremos, delo por seguro Doctor. 
- Ahora me retiro ya que me esperan otros pacientes, pero me ha encantado conocerte y a Alex le encantaran tus progresos, además estará muy contento cuando le demos la bienvenida y pueda ser tu médico de cabecera nuevamente – Eric se levantó con una amistosa sonrisa y les dio la mano a ambos retirándose. 

Al escuchar las palabras del doctor Ethan sentía que iba a explotar de la rabia, estaba tratando de controlarse cuando sintió la mano de Isa en la suya, ahora veía rojo pero debía calmarse ya que no quería afectar ni a Isa ni a su hija.



- ¿Sabías lo de Alex? – Le preguntó en voz fría apartándose lentamente de su mano. 
- Ethan… – Isa trató nuevamente de tomar su mano, pero este la apartó rápidamente – Ok, si, lo sabía. 
- ¿No pensabas decírmelo? – Le dijo con dientes apretados y totalmente desilusionado – Isa ¿volverás a tratarte con ese tipo? 
- Ethan es mi médico, desde que supe que estaba embarazada me trate con él y me siento a gusto en sus consultas, me agrada y es muy amable. 
- Bueno a mí no me agrada y no quiero que te atienda y mucho menos para ver a mi hija – Dijo Ethan usando su tono más cortante. 
- No estaba pidiéndote permiso, cuando Alex llegue a Nueva York me seguiré atendiendo con él ya que es mi médico y me agrada – En ese momento entró la secretaria entregándoles una carpeta con la ecografía y los despidió amablemente, Ethan tomó la mano de Isa y la encaminó hacia la salida, pero Isa quería saber que estaba pensando – Ethan… 
- Isa basta, es el fin de la discusión y tu tomaste tu decisión, ahora vamos a casa que mi madre me envió un mensaje diciendo que tenía el almuerzo listo y hay que alimentarte bien. 
- ¿No volverás al trabajo? – Preguntó curiosa. 
- No, me tomé el día libre, ahora vamos.

Se encaminaron al subterráneo donde el Jaguar de Ethan estaba aparcado, Isa estaba muy nerviosa por las palabras de Ethan, se podía ver que trataba de evitar a toda costa los conflictos para no afectarla, pero ahora se sentía como la mierda por haberle hablado tan cortante, él era el padre del bebé y no se merecía quedar fuera de las decisiones que se debían tomar.



- Lo siento – Isa susurró con sus manos entrelazadas en su regazo – Siento ser tan estúpida Ethan, de verdad lo siento. 
- No importa – La cortó rápidamente, acarició una mano de Isa y besó sus nudillos. 
- Claro que importa, tu eres el padre de este bebé y tienes todo el derecho de estar en contra o a favor de algo, yo no debería haber actuado tan mal y te juro que no se repetirá, pero Alex es mi doctor de cuando todo esto comenzó, sé que no te agrada, pero te darás cuenta que es un buen hombre y quizás llegue agradarte, deja que me siga atendiendo con él. 
- Ethan dio un cansado suspiro y luego miró a Isa cuando se detuvieron en un semáforo – está bien, pero que conste que no me agrada y no creo que en el futuro cercano me agrade, acepto que te atiendas con el cuándo lo trasladen aquí y no diré nada ni me pondré de mal humor. 
- Gracias – Isa se inclinó y deposito un tierno beso en sus labios.

Llegaron rápidamente al departamento de Ethan, y fueron envueltos por los exquisitos olores a condimentos y especias que estaba cocinando Amelia, a Isa se le hizo agua la boca y le trajó mucha nostalgia, Amelia era una gran mujer y madre, quería parecer tanto de ella ya que su madre nunca fue una verdadera madre, Isa no podía recordar el día que Rebeca le haya cocinado algo o arropado en las noches, aunque amaba Rebeca no era el mejor ejemplo ni de mujer y mucho menos de madre.

Amelia estaba viviendo en el mismo edificio que Ethan y se notaba lo mucho que quería a su hijo, aunque al inicio Isa pensó que su relación con ella seria complicada nunca fue así, ella era tan cariñosa y cada vez la aprendía a querer más.


- Que alegría que hayan llegado, estoy muriendo de la impaciencia quiero saberlo todo – les dijo Amelia apresuradamente apenas había llegado al departamento. 
- Bueno querida madre, tu e Isa ya no serán las únicas chicas en mi vida – Dijo Ethan sonriendo - Aquí está la evidencia de esa inquieta chica – Ethan le extendió la ecografía con una enorme sonrisa en sus labios.

- ¡QUE HERMOSA ES! – Gritó Amelia emocionada al abrir la carpeta y ver las fotografías de la eco – Dios seré abuela y ya no puedo esperar a tenerla en mis brazos. 

Almorzaron a gusto ya que estaba todo deliciosos, disfrutaron mucho la compañía de Amelia que no paraba de hablar sobre los cambios que experimenta el cuerpo al estar embarazada, aconsejando a Isa que era lo que debía tomar y cosas por hacer para no aburrirse y mantenerse activa, a Isa le encantaba la compañía de Amelia ya que era una mujer muy especial y cariñosa, Ethan las observaba con una enorme sonrisa en sus labios ya que estaba tan feliz de tener a las dos mujeres más importantes de su vida, pasada una hora Amelia se excusó ya que quería tomar una siesta porque la noche anterior no había podido dormir y ahora lo necesitaba ya que si no dormía estaría fatigada todo el tiempo, Ethan se ofreció a acompañarla, pero ella se negó rotundamente diciéndole que no pasaría nada por bajar dos pisos sola.


- Tu madre es única – Le dijo Isa bebiéndose una tasa de te sentada en la sala al lado de la chimenea, ya que estaba comenzando a caer el sol. 
- Es la mejor madre del mundo – Ethan se sentó a su lado y la atrajo a su pecho para que Isa se apoyara en él. 
- Creo que la mía está muy lejos de serlo – Pensó Isa reflexivamente en voz alta. 
- Cuéntame de Rebeca, no conozco mucho a la mujer, pero por lo que sé, nunca ha sido una muy mala persona si se podría decir. 
- Vamos Ethan di la verdad ya no me enojare nunca más, la odias – Osa lo miró y Ethan no pudo negarse ya que era verdad, pero Rebeca ya no ocupaba ninguno de sus pensamientos, su existencia estaba casi olvidada – No puedo culparte por odiarla, ahora que se toda la verdad de boca de tu madre, podríamos decir que Rebeca se ganó cada pizca de odio por tu parte, pero a pesar de todo es mi madre y no puedo alejarla de mi vida. 
- Te entiendo cariño – Ethan depositó un tierno beso en lo alto de su cabeza – eres muy distinta a tu madre. 
- Quizás soy más como mi padre aunque nunca tuve la oportunidad de conocerlo siempre supe que era un muy buen hombre con un gran sentido del amor y de la familia, es lamentable que haya muerto antes de que yo haya nacido, en cuanto a Rebeca siempre fue una persona más fría por eso yo quise alejarme de todo y hacer mi vida aquí, aunque amo a mi madre no puedo estar mucho tiempo cerca de ella ya que es como una picadura de una serpiente y al final su veneno termina afectándote, esa es la mayor razón para no volver aquí donde le es más fácil encontrarme – Isa no sabía lo mucho que necesitaba dejar salir esas palabras hasta que las dijo, ahora se sentía mucho más libre. 
- Estoy aquí para protegerte de todo y de todos – Ethan la atrajo más hacia su pecho y enterró su cara en el hueco del cuello de Isa. 
- Es impresionante que tu hayas sido mi primer beso, yo no lo recuerdo ¿fue lindo? 
- Fue perfecto - Isa lo miró cuando dijo esas palabras y Ethan le robó un rápido beso que no se resistió a devolverle - ¿Qué? Es verdad, fue perfecto aun lo recuerdo como si fuera ayer. 
- Refrescame la memoria por favor – Le pidió Isa acurrucándose en su regazo.
- Bueno yo estaba en mi habitación leyendo en este momento no recuerdo que exactamente, parece que era una historieta y sentí tus pacitos corriendo muy rápido hacia tu habitación que quedaba a tres habitaciones de la mía la cual cabe decir que era muy rosa y estoy seguro que no era tu color, cuando salí a ver solo pude ver el destello de tu pelo mientras tu corrías a tu habitación, fui tras de ti y me contaste entre llantos que tu madre te había regañado por haberte ensuciado la ropa jugando en el jardín, entonces no parabas de llorar y me abrasaste tan fuerte que creí no poder respirar, te dije que todo estaría bien y que te haría sentir mejor, aunque nunca pensé en darte un beso al verte llena de lágrimas y tan triste fue lo único que se me ocurrió hacer, pero creo que todo se detuvo en ese momento, tuve la sensación de que ese momento fue eterno, tu dejaste de llorar y pusiste tus pequeñas manitos a cada lado de mi cara mientras nuestros labios estaban juntos, en ese momento entró Rebeca y me sacó de la habitación, fue la última vez que te vi – le dijo con tristeza – pero la parte buena es que dejaste de llorar. 
- ¿Cómo es posible que no lo recuerde? 
- Eras muy pequeña, solo tenías siete años y creo que a esa edad la retención de información es muy selectiva.
- Pero tú lo recuerdas y fue hermoso, me gustaría poder recordarlo – Isa lo miró a los ojos con tanta ternura – me gustaría poder recordarte. 
- Ahora estamos los dos aquí, así que no hay necesidad de recordar el pasado. Además yo era mayor que tu así que me es mucho más fácil recordar los detalles de etapas de mi vida cuando era pequeño y la verdad nunca pude olvidar a este pequeño demonio de cabellos rojos que estaba cambiando sus primeros dientes y lloraba sin razón y bailaba en todos los lugares a cada minuto del día. 
- ¡Oh Dios que vergonzoso! – Isa se tapó la cara con las manos al sentir que se sonrojaba furiosamente. 
- No te avergüences – Le quito las manos de la cara, besó sus palmas y luego sus labios – te amé desde el primer momento que te vi y no me arrepiento de haberte conocido tan joven, eres la única mujer que amare en mi vida – Isa se acurrucó mucho más cerca de Ethan escuchando el latido de su corazón cada vez más normalizado y mandó cada palabra que él le decía, pero aun no sintiéndose capaz de decirle te amo en retribución, aunque lo amaba más de lo que se pudo imaginar alguna vez.


Se quedaron abrazados viendo películas hasta altas horas de la madrugada, abrazados y amándose en silencio, aunque isa no lo dijera Ethan sabía perfectamente cuanto lo amaba y no era necesario decirle constantemente las palabras ya que cada pensamiento, sensación o sentimiento eran totalmente dedicados a Isa y a su futura hija.

♥♥♥♥♥

Paso una semana normal, con una tranquila rutina donde Isa era acompañada en el día por Amelia, quien le enseñaba a cocinar, charlaban muy a gusto y le daba consejos del embarazo, además le enseñaba a cocinar algo en lo que Isa nunca fue muy buena y ahora se daba cuanta que fue por la carencia de una buena maestra para enseñarle. Amelia era una mujer única y tan amorosa que a Isa cada vez le derretía más el corazón, por las tardes Ethan trataba de irse lo más temprano posible a casa y pasar mucho tiempo con ella, le preguntaba sobre su día y como se había sentido, estaban tan felices con Ethan que una noche la llevó a celebrar a un lujoso restaurant, la vida de Isa por fin se estaba normalizando junto al hombre que amaba mucho, Ethan era perfecto, la consentía en todo y estaba las 24 horas del día pendiente de ella.

Cuando llegaron tarde por la noche estaba exhaustos y se fueron derechito a la cama, ahora para Isa los cambios de su cuerpo eran tan notorios, había tenido que renovar su talla de sostén ya que estaba una talla más alta y sus vestidos cortos ya no abrochaban, aunque Ethan le seguía insistiendo que estaba perfecta la moral de Isa estaba cada vez más baja por los cambios de su cuerpo y sabía que con el tiempo serian peores, pero era todo parte de estar embarazada.

Paso un mes haciendo que Isa estuviera de 21 semanas, su estómago no había crecido mucho y ella se sentía de maravilla, gracias a las enseñanzas de Amelia Isa había aprendido muchas cosas. Estaba preparándole una tarta de manzana a Ethan ya que él le había dicho hace tiempo que era su postre favorito, pero lamentablemente Isa no sabía cocinarlo, ahora estaba probando pero definitivamente era un poco desordenada en la cocina, Amelia estaba en su departamento tomando una siesta y no quería molestarla, quería hacer todo por sí misma para poder apreciar lo que estaba cocinando para Ethan ya que en el futuro tendría que cocinarle a la bebe y a Ethan así que un poco de practica no le haría mal. 



Isa estaba limpiando el desastre que tenía en la cocina mientras la tarta se cocinaba, ella estaba llena de harina, pero no le importaba, por lo que había podido ver le había quedado bonito y ahora solo faltaba que se horneara, puso el temporizador para que no se le pasara cuando escuchó el timbre y fue abrir pensando que era Ethan quien había llegado un poco más temprano que lo habitual.


- Eloísa Collins, nunca pensé encontrarte como la insípida mujercita de Ethan Hoffman y además toda cubierta de harina – su voz destilaba desprecio y sarcasmo. 
- Querida madre, que placer verte por aquí pero déjame preguntar ¿Qué mierda estás haciendo aquí? – Isa estaba parada en la puerta sin dejar pasar a Rebeca al interior del departamento. 
- Creo que ese hombrecito ha hecho más que dejarte embarazada, las malas costumbres se pegan querida y ahora no me hables con groserías que a pesar de todo sigo siendo tu madre. 
- Me alegra saber que sepas de mi embarazo, pero ahora es hora de que te vayas. 
- No me iré de aquí sin mi hija y no me importa que tenga que hacer para conseguirlo, tú te alejaras de ese hombre o me dejo de llamar Rebeca Adams – se cruzó de brazos y miró fijamente a Isa esperando que esta la contradijera. 
- Me encantaría ver como consigues hacer eso Rebeca – Le dijo Ethan a sus espalda cuando salió del ascensor y se encontró con la escena – Y creo que debes irte buscando otros nombres ya que Isa nunca más se ira de mi lado, eso te lo aseguro.
_________________ ♥♥♥♥♥ ________________


Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº9

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: JUEVES.



  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:


4 comentarios:

  1. Luego de haber puesto tanto empeño, esmero han logrado un excelente trabajo,la habilidad que poseen es muy valiosa, inigualable, y lo hacen con entusiasmo y disfrute y eso se ve reflejado en esta maravillosa historia .Muchos éxitos por este logro y por el inicio de muchos logros que conseguirán.
    el capitulo de hoy fue wooooo , esta pareja cada ves me encanta más, espero con ansias el nuevo capitulo, besos chilenitas genias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre viviana tus comentarios son perfectos y hermosos, tienes una facilidad de palabra que podrias ser escritora y te iria muy bien, gracias por ser parte de esta gran familia y apoyarnos incondicionalmente, te queremos Viv...

      Eliminar
  2. cada día me gusta mas esta historia, hace mucho tiempo que las sigo y tambien a sus reseñas, he de confesar ke me pone triste luego ya no encontrar mis comentarios disponibles, pero no importa soy fiel lectora de su novela y aqui sigo!!!! pienso que cada dia se disfrutan mas los personajes y yo soy ciento por ciento team ethan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karina, me parece extraño que tus comentarios ya no esten disponibles ya que nosotras no eliminamos ni uno solo porque la opiciones de nuestras lectoras es primordial para seguir este trabajo, nos guiamos por sus opiniones y tienen un voto muy importante en lo que sucede o sucedera tanto en la historia como en el blog en general.
      Nos alegra enormemente que seas una fiel lectora y nos sigas cada semana, esperamos seguir encantandote con nuevos proyectos y besitos desde CHILE.

      Eliminar