viernes, 28 de marzo de 2014

Fanfic. Quédate Conmigo (No me dejes ir #2) Capítulo 11


Capítulo N°11: Proposición 



Ethan miraba fijo a los ojos de Isa, mientras ella le devolvía la mirada totalmente en silencio y sorprendida.


- ¿Y? – Preguntó Ethan al notar que Isa seguía en silencio sin una muestra de querer hablar. 
- ¿Hablas enserio? – Preguntó Isa aun sorprendida.  
- Nunca he hablado más enserio en mi vida.  
- Ethan…  
- Cariño créeme, estoy hablando enserio, quiero casarme contigo, es lo que más quiero en mi vida, y sé que es pronto para casarnos, pero te juro por lo que más quieras que no necesito más tiempo para darme cuenta que eres tú la mujer con la que quiero pasar el resto de mi vida, eres mi vida, mi aire, mi todo, y además eres la mamá de mi hija, ¿necesito alguna otra razón para casarme contigo?  
- Ethan… - Isa puso una mano sobre la mejilla de Ethan y luego lo besó tiernamente – Cariño no tienes… No quiero que por el hecho de estar embarazada tu pienses que tienes que casarte conmigo, yo… 
- ¿Bromeas? Dios Isa, me quiero casar contigo desde mucho antes de haberte embarazado – Ethan se pasó una mano por el pelo y luego rió – Amor me quiero casar contigo desde que estabas con Jonathan, tenia tanto miedo de que te quedaras con él que deseaba tomarte, llevarte a una iglesia y que te casaras conmigo para así asegurarme de que me pertenecieras solo a mí y para siempre.  
- Ethan soy tuya, te pertenezco amor, solo a ti – Isa lo besó y luego sonrió – Te amo, y sí, sí quiero casarme contigo.  
- Ethan la quedó mirando por unos segundos totalmente sorprendido y luego sonrió - ¿Enserio? – Isa asintió - ¿Vas a ser mi esposa? ¿realmente esto está pasando?  
- Eso creo – Respondió Isa riendo.  
- Dios… Te amo, te amo, Dios te amo, Isa yo… mi corazón… 
- Hey tranquilo, si sigues así te va a dar algo, no quiero quedar viuda antes de casarme.  
- Es que no sabes… me estas matando de felicidad en este preciso momento. 

Ethan e Isa rieron. Ethan no daba más de felicidad por el hecho de que Isa aceptara ser su esposa, él sabía que ella tarde o temprano lo seria, pero pensó que Isa lo rechazaría por la proximidad de su proposición, pero aceptó y ahora dentro de poco ella se convertiría en su esposa. Isa lo besó y luego se apartó para mirarlo a los ojos.

- Solo tengo una condición.  
- ¿Cuál sería? – Preguntó Ethan entusiasmado. 
- Quiero que la boda sea después de que nazca el bebé.  
- Ethan que en ese momento estaba sonriendo se le borró totalmente la sonrisa de la cara -¿Qué? Pero para eso aún faltan 4 meses y no creo que te refieras a inmediatamente después de que ella nazca, serán más de 4 meses. 
- Correcto, al menos dentro de 7 meses. 
- ¿7 meses? Amor pero ¿Cuál es el problema con que nos casemos pronto, antes de que nazca la bebé. 
- El problema es que yo me quiero casar como siempre he soñado. 
- ¿Y cómo sería eso? – Preguntó Ethan con una sonrisa nuevamente en su rostro. 
- Quiero que la ceremonia y la fiesta sean perfectas y para eso se necesitaba tiempo, para planificar todo y quiero verme como la novia más linda de todas, después de todo me casare una sola vez en la vida y a pesar de que amo a mi bebé más que a mi vida – Dijo Isa tocándose el vientre – No deseo casarme con una panza enorme.  
- Me gusta verte embarazada, pero está bien, te daré la boda de tus sueños.  
- Isa sonrió y lo besó – Te amo.  
- Yo te amo más. 

♥♥♥♥♥


Jonathan estaba realizando una sesión fotográfica para una campaña publicitaria, llevaba horas trabajando y ya al fin había terminado. Kathalina estaba a unos metros más al lado de las modelos, totalmente concentrada y hablando por mensajes desde su celular, Jonathan una vez que acabó la sesión fotográfica la miró y frunció el ceño pero no le dijo ni una palabra, ya que no se hablaban desde su último encuentro, les dio las gracias al equipo de trabajo y luego comenzó a guardar sus cosas. Kathalina lo miró curiosa y se acercó a él lentamente.

- ¿Está todo terminado?  
- Si, puedes marcharte yo me quedaré, tengo cosas que hacer – Respondió Jonathan sin ni siquiera mirarla.  

- ¿Estás enojado?  
- No, ¿Por qué lo dices?  
- Porque no me hablas, se supone que me deberías avisar si el trabajo está terminado, de otra forma no hay manera de que yo sepa si puedo o no irme a casa.  
- Jonathan la miró levantando una ceja y rió – No te equivoques Kathalina, la asistente eres tú no yo.  
- Lo sé, y por lo mismo eres tú el que me debe decir si me seguirás necesitando o no.  
- Ok, no, no te necesito, tienes la tarde libre para que hagas lo que quieras.  
- Ok, nos vemos entonces – Dijo Kathalina irritada por el tono cortante en el que le hablaba Jonathan. 

Se volteó y se dirigió a tomar sus cosas, justo cuando estaba a punto de irse vio Jonathan salir con una de las modelos de la sesión fotográfica, la última vez que había visto a Jonathan salir con una de las modelos había sido con Isa y realmente lo había pasado mal durante ese periodo. Tomó su celular y casi de impulso marcó al celular de Jonathan, Jonathan sacó su celular del bolsillo y al ver quien lo llamaba levantó inmediatamente la mirada hacia donde ella estaba.

- ¿Qué pasa? – Preguntó Jonathan desde el otro lado del teléfono.  
- ¿Podemos hablar?  
- ¿sobre qué? realmente estoy ocupado ahora, como puedes ver… 
- Por favor – Lo cortó Kathalina.

Era la situación más extraña de todas, hablaban por teléfonos mientras estaban a solo unos pocos metros de distancia mirándose el uno al otro.

- Ok, iré a dejar a Samantha al auto y vuelvo, espérame donde estas.


Jonathan la miró por un segundo más y luego se volteó y siguió su camino junto a la modelo. Una vez que Jonathan cortó, Kat se arrepintió totalmente de haber llamado, no tenía la más mínima idea de que era lo que le diría a Jonathan, lo había llamado para evitar que se fuera con la modelo, pero él la había ido a dejar al su auto, asique le digiera lo que digiera él se iría con ella de todos modos. Se maldijo a si misma por haber sido tan estúpida y comenzó a buscar un lugar de escape para poder irse antes de que Jonathan volviera.

- ¿Qué es lo tan importante que tienes que decirme? – Preguntó de repente Jonathan haciendo saltar a Kat del susto. 
- No… no era nada importante en realidad, yo solo quería saber…. ¿sabes qué? No importa, puedes irte.  
- ¿Qué? ¿a qué estás jugando Kathalina? 
- ¿A que estoy jugando yo?, yo a nada ¿y tú, a que estás jugando? 
- Que yo sepa, fuiste tú la que me llamó porque supuestamente tenías algo muy importante que decirme.  
- ¿Saber porque te llamé?, porque no te entiendo, se suponía que tú eras el chico indicado para mí, pero no es lo que me demuestras, ¿Qué haces yéndote con una de las modelos? 
- ¿Perdón? Haber Kathalina, no te equivoques, está bien, es verdad que te dije eso, pero tú fuiste la que dijo que me olvidara de todo eso, yo no hago más que obedecerte.  
- Pero ni siquiera me hablas.  
- Mira si crees que yo soy el mismo hombre que era cuando conocí a Isa entonces estas equivocada, no me voy a andar arrastrando por una chica, si tú no quieres estar conmigo, entonces no lo hagas, pero no me pidas que esté todo el maldito tiempo pendiente de ti, ahora si me disculpas, hay una chica esperándome afuera.


Jonathan le dio una última mirada y luego se fue dejando a Kathalina con la boca abierta, Kat esperó unos minutos para que Jonathan se hubiera marchado, tomó su bolso y se marchó, no sin antes llamar a Nate, si Jonathan quería irse por ese camino entonces ella igual. 

♥♥♥♥♥

- Despierta amor, tenemos muchas cosas que hacer. 
- ¿Qué hora es? – Preguntó Isa media adormilada. 
- La hora de levantarse, preparé un rico desayuno para alimentar a mi futura esposa.  
- ¿Tenemos tarta de arándano? Soñé que comíamos tarde de arándano, quiero comer tarta de arándano, ¿tenemos?  
- ¿Tienes un antojo? Amor es primera vez desde que estas embarazada que pides comer algo.  
- Isa lo miró y se encogió de hombros – Dicen que no es bueno negar algo de comer a una embarazada.  
- ¿Entonces qué hago con todo el desayuno que te preparé? 
- No lo sé, yo con mi tarta de arándanos soy feliz, a todo esto ¿Qué tenemos que hacer?  
- Ya lo veras – Ethan le dio un pequeño beso y luego la destapó para llevarla a la ducha. 

Mientras que Isa se duchaba, Ethan corrió a la pastelería para comprar la tarta que Isa tanto pedía, estaba realmente fascinado, en los 5 meses que Isa llevaba de embarazado nunca había tenido un antojo, o al menos nunca se lo había hecho saber, era el primero y esperaba que hubiera muchos más. Una vez que ambos tomaron su desayuno, Ethan tomó a Isa de la mano y se la llevó a pasar el día juntos, dieron un paseo tomados de la manos por Central Park, y luego se fueron a buscar su auto para irse de compras, Ethan tenía deseos de comprar cosas para su bebé, entre Isa y Amelia ya habían comprado casi un armario completo para la bebé, pero Ethan decidió que ya era hora de comenzar a armar su habitación, compraron algunos muebles, y la cuna. Isa se había entusiasmado y quería comprar todo lo que veía y Ethan como siempre la consentía en todo. 

Luego se fueron en busca de un lugar para almorzar, pero antes de llegar Ethan paró frente a una joyería.


- ¿Qué hacemos aquí? – Preguntó Isa cuando se dio cuenta donde estaban.  
- ¿Qué crees tú? necesitamos un anillo para sellar el trato - Isa miró a Ethan sorprendida, Ethan la tomó de la mano y susurró a su oído – Quiero que todos los días recuerdes que pronto serás completamente mía.  
- No necesito un anillo para saber que soy tuya, ¿lo sabes cierto?  
- Lo sé, pero eres mi futura esposa y desde ahora en adelante te voy a llenar regalos, te los mereces todos.

Isa sonrió y lo besó. Ambos entraron a la joyería, donde fueron inmediatamente atendidos por una simpática chica, entre los dos escogieron el anillo perfecto, Isa creía que iba a morir de felicidad, no podía creer que realmente estaba pasando eso. La joven de la tienda entregó a Ethan una cajita con el anillo de compromiso adentro, Ethan tomó el anillo y acercó a Isa.

- ¿Qué haces? – Preguntó Isa al ver que Ethan se arrodillaba frente a ella – No, por favor no hagas esto, no es necesa… 
- Shhhtt, no arruines el momento, nos están grabando – Dijo Ethan apuntando hacia las vendedoras que los grababan totalmente emocionada.  
- Te voy matar Ethan Hoffman, te lo juro – Dijo Isa en un susurro muerta de la vergüenza. 
- Ethan sonrió, luego tomó la mano de Isa y la miró directamente a los ojos - Te diría mil cosas para convencerte de que seas mi esposa, pero lo que valen son los hechos y nos la palabras, solo te prometo que te voy a demostrar que seré el mejor esposo que podrías desear, te voy a amar a ti a y nuestra hija todos los días de mi vida, y voy a amar a todos los niños que tengamos en el futuro, pero para eso solo necesito tu consentimiento así que dime… ¿te quieres casar conmigo?

Isa no podía detener las lágrimas que caían por su rostro, amaba tanto a este hombre y lo único que quería era pasar el resto de su vida a su lado, se limpió una lágrima y luego sonrió.

- No hay nada que quiera en esta vida más pasar el resto de mi vida contigo Ethan, te amo y tal como te dije ayer, si quiero casarme contigo. 

Ambos sonrieron, Ethan sacó el anillo de la caja y lo puso en el dedo anular de Isa, acto seguido hizo algo que los sorprendió a todos, tomó a Isa de cintura y besó su vientre, luego se levantó, quitó las lagrimas del rostro de Isa y la besó.


- Te amo.  
- Yo te amo el doble – Dijo Isa riendo y luego lo besó.

♥♥♥♥♥

- Es una broma, ¿enserio? – Preguntó Amelia sorprendida al ver el anillo de compromiso en la mano de Isa.  
- Es en serio, dentro de 7 meses Isa se convertirá en mi esposa.  
- ¡Oh Dios mío! Ustedes me van a matar de felicidad, estoy tan feliz por ustedes, tan feliz -Amelia abrazó a Isa y luego a Ethan totalmente emocionada – Pero ¿Cómo fue? Supongo que no te propusiste todo salvaje, mínimo algo romántico. 
- Fue muy romántico – Respondió Isa defendiendo a Ethan – Cuando se me propuso nos grabaron, así que tenemos un vídeo.  
- Exijo verlo, ay estoy tan feliz por ustedes dos, tenemos que celebrar, Ethan cariño llama a tus amigos, prepararé una cena para celebrar, vamos a tirar la casa por la ventana.  
- Mamá no es necesario que cocines, podemos ir a comer a cualquier parte, anda arréglate dentro de 1 hora te pasamos a buscar para irnos a celebrar.
- Pero yo quiero hacerles una cena… 
- No, iremos a cenar afuera, Isa también quiere cenar afuera ¿cierto amor? 
- Si, vamos Amelia ponte linda que hoy nos vamos a celebrar como una familia.

Amelia puso mala cara pero finalmente entre Ethan e Isa logrando convencerla de salir a cenar a un restaurant. Ethan llamó a Nick y Car y una hora más tarde todos se reunieron en el restaurant al cual acostumbraban ir. 


- ¿Cómo esta mi embarazada favorita? – Preguntó Nick en cuanto vio a Isa.  
- Cada día más inflada – Respondió Isa sonriendo. 
- No te preocupes nena, esa pancita inflada se te ve super sexy. 
- ¡Nick! – Lo regañó Car – Ubícate por favor. 
- Amor no te pongas celosa, cuando tengamos un bebé te veras igual de linda que mi prima.  
- Tranquilo que para eso falta mucho, ¿Cómo te has sentido? – Preguntó Car a Isa para cambiar el tema. 
- Más feliz que nunca. 
- ¿Y por qué tan feliz? Cuéntame ahora ya que es lo que te tiene tan contenta.  
- Ya lo sabrás, vamos a la mesa, Ethan y Amelia nos están esperando.

Se fueron a sentar junto al resto, y luego de unos minutos ordenaron la cena, comieron y conversaron por un buen rato, Ethan e Isa no se separaban ni por un segundo, estaban tan felices que en ese momento nada podía opacar la felicidad que sentían. 

- ¿Y que se supone que estamos celebrando? Nos llamaste para celebrar pero aun no nos han dicho que es lo que estamos celebrando – Dijo Car curiosa.  
- Isa miró a Ethan y luego mostró el anillo en su mano – Ethan y yo nos vamos a casar.  
- ¡Aaaaaaaaaaaaaaah! No lo puedo creer, ¡SE VAN A CASAAAAAAAAAAAAAR! - Gritó Car emocionar, luego se levantó de un saltó y rodeó la mesa para abrazar a Ethan y a Isa – Me alegro tanto por ustedes dos.  
- ¡Felicitaciones! – Dijo Nick mientras le daba un abrazo a Ethan y luego a Isa - ¿Cuándo será la boda?  
- En 7 meses más, por mi sería la próxima semana, pero ya saben cómo son las mujeres. 
- 7 meses está bien – Dijo Car sonriendo – Tenemos tiempo suficiente para organizarlo todo. 
- Esta será la boda del año – Dijo Amelia igual de emocionada que es resto.  
- Tenemos que hacer un brindis por los novios.


Todos levantaron sus copas y brindaron por la felicidad de Ethan e Isa, y por la familia que estaban formando. Isa, Car y Amelia formaron un grupo y se instalaron a hablar sobre planes para la boda, mientras que Ethan y Nick hablaban por su parte.

- Tienes que darme la receta para hacer que Car me acepte, aun no logro convencerla para que se case conmigo. 
- Te la daría pero no la tengo, solo me prepuse y ella aceptó. 
- No entiendo por qué Car me rechaza, tendré que crear una muy buena estrategia, quizás ahora que ustedes se casan a Car se le pegue el espíritu y decida aceptare.  
- Vamos Nick, ¿realmente quieres casarte?  
- Claro, yo amor a Car, la amo igual o más de lo que tú amas a Isa.  
- Entonces debes jugártela, Car tarde o temprano terminara aceptando basta ver la forma en que te mira, y como se puso de alegre en cuanto le mencionamos la palabra boda.  
- Eso espero, pero cambiando de tema, ¿has hablado con Rebeca?  
- No, no veo porque tendría que hablar con ella. 
- Claro que tienes que hablar con ella, es la mamá de Isa, dentro de poco será oficialmente tu suegra, y aunque Isa siga que está enojada con ella, créeme amigo, es su madre y toda mujer quiere tener a su familia con ella el día más importante de su vida. 
- Los ojos de Ethan se encontraron con los de Isa, Ethan le sonrió y luego miró a Nick – Intentaré hacer un esfuerzo, pero si Rebeca no está dispuesta a hablar conmigo, entonces yo no hare nada por insistir. 

Todos continuaron charlando por un buen rato más, a Isa la estaba matando el agotamiento, ya que había estado todo el día fuera de casa junto a Ethan y por lo mismo decidieron marcharse, se despidieron de Car y de Nick y luego se fueron junto a Amelia. 

♥♥♥♥♥

Luego de que Nick hablara con Ethan, a él le quedo dando vuelta el asunto de Rebeca en la cabeza, Ethan pensaba que Isa estaba bien sin la comunicación con su mamá, pero después de hablar con Nick se dio cuenta de lo egoísta que estaba siendo, él pensaba que con Amelia bastaba, pero Amelia era su mamá y no la de Isa, y aunque ella no le hablara de Rebeca, Ethan sabía que ella no lo hacía porque no era su tema favorito dentro de la relación. Al día siguiente de haber hablado con Nick llamó a Rebeca, Rebeca al comienzo se había negado a hablar con él, pero en cuanto Ethan comiendo a Isa, Rebeca decidió escuchar, programaron una fecha para verse y dos semanas más tarde Rebeca y John viajaron a Nueva York, John tenía negocios que tratar, y Rebeca aprovechó la oportunidad para juntarse a hablar con Ethan.


- Tú dirás – Rebeca miraba totalmente fría a Ethan, como si él fuera la cosa más insignificante de la vida y ella estuviera gastando su preciado tiempo hablando con él. 
- Necesitamos hablar de Isa.  
- Sí, eso ya lo dijiste, la cosa es qué es lo que quieres hablar de mi hija conmigo.  
- Muchas cosas Rebeca, pero la primera y la más importante es que Isa te extraña, ella no me lo dice, pero lo sé, lo veo cada vez que ella me ve pasar tiempo con mi madre, puedo ver como sus ojos revelan que ella desearía tener contigo la misma relación que yo tengo con mi madre. 
- ¿Acaso crees que yo no extraño a mi hija? Por qué ciento como si me estuvieras repechando algo, Isa sabe muy bien que tiene que hacer para que nuestra relación vaya por un buen camino, pero por lo visto no está decidida a tomar buenas decisiones.  
- Si te refieres a que ella necesita dejarme para poder tener una buena relación contigo, entonces te digo desde ya que te puedes quedar esperando porque eso no pasara.  
- Entonces tú y yo no tenemos nada más de que hablar, no creas que ni por un momento que estoy interesada en hacer una tregua contigo.  
- Isa y yo nos comprometimos.  
- ¿Qué? – Rebeca se quedó mirando totalmente sorprendida a Ethan - ¿De qué me estás hablando? 
- Lo que acabas de escuchar, te guste o no dentro de poco Isa y yo nos vamos a casar, y si estoy hablando hoy contigo es porque quiero que estés con ella en ese día. 
- ¿Te has vuelto loco?, no creas que voy a dejar que eso pase, mi hija no se puede casar contigo, sobre mi ca… 
- ¿Pero cuál es tu problema? ¿Por qué te niegas tanto a aceptar que Isa y yo estemos juntos? 
- Porque no te quiero cerca de mi hija, no tienes idea de cuánto he luchado por darle un futuro, y no estoy dispuesta a dejar que tu eches abajo todo por lo que he luchado.  
- Nadie le puede dar un mejor futuro a Isa que yo Rebeca, la amo ¿Cómo no entiendes eso?, amo a tu hija, vamos a tener un bebé juntos y tenemos un futuro por delante, ya va siendo hora que te detengas y aceptes que ella y yo nos amamos, ¿Cuál es el maldito problema conmigo?

Rebeca miró fijamente a Ethan por varios segundos, luego tomó un sorbo de su café y dio un largo suspiro y luego volvió a mirar a Ethan. 



- Cuando tenía 22 años tuve un novio, lo amaba, realmente lo hacía, ese hombre era el papá de Isa, solo tenía 22 años cuando quedé embarazada, cuando lo supe pensé en abortar, era muy joven y tenía miedo de que él padre de Isa me dejara, estaba totalmente decidida a no tenerla, pero algo no sé que hizo que cambiara de idea a último momento, decidí tenerla, gracias a Dios el padre de Isa no me dejó, es más estaba feliz de saber que iba a ser padre, cuando le conté a mis padres que estaba embarazada me dieron totalmente la espalda, me digieran que era una vergüenza para la familia y que mi bebé nunca sería bienvenida en la familia, me fui de mi casa, me fui a vivir con mi amor, todo iba perfecto, no me faltaba nada, el padre de Isa se encargó de que nunca me faltara nada, pero dos meses más tarde de que Isa naciera el murió, me quedé sola, tenía el corazón destrozado, no tenía la más mínima idea de cómo saldría adelante con una bebé recién nacida y sin nadie que me apoyara, si hubiera estado sola en ese momento te aseguro que hubiese acabado con mi vida, pero no podía, tenía una hija, así que decidí darlo todo por ella, me prometí a mi misma nunca dejar que Isa pasara por todo lo que yo pase, me prometí darle a mi hija la mejor de las vidas, una vida en la que nunca le faltara nada. Tarde 1 año en encontrar a tu padre, la primera vez que lo vi fue por la televisión, lo investigué y en ese mismo momento supe que era el candidato perfecto para ayudarme a darle la vida que yo quería que mi hija tuviera, el único problema era que estaba casado, demoré menos de 2 minutos en decidir que eso no me importaba, lo único importante era el bien estar de mi hija y por lo mismo moví cielo, mar y tierra para llegar a trabajar a la empresa de John, por cosas del destino tuve a mi favor el hecho de que tus padres no estaban en buenos términos en esos momentos y obviamente lo tomé como un impulso, me acerqué a él y poco a poco lo comencé a seducir… 
- ¿A dónde quieres llegar contándome todo esto? – La interrumpió Ethan totalmente molesto.  
- Déjame terminar, una vez que acabe te darás cuenta porque es que no quiero que Isa y tu estén juntos.

Rebeca miró a Ethan y luego continuó.

- Seduje a John hasta que terminó fijando sus ojos en mí, lo metí en mi cama y luego me encargué de que Amelia lo supiera, nunca quise ser la amante de nadie, quería ser yo la única mujer de John, pero Amelia no estaba dispuesta a dejarlo, la muy estúpida de arrastró como loca para que John no la dejara pero finalmente se dio por vencida, lo que Amelia nunca supo fue que si ella hubiera luchado un poco más tal vez John hubiera optado por conservar su familia, pero ella se alejó, te llevó a ti a ella lejos del país dejándome a John solo para mí, metí toda clase de mierda en la cabeza de John para que dejara de pensar en Amelia hasta que lo conseguí, obviamente también me encargué de que Amelia no quisiera saber nada más de John, me costó, pero finalmente logré separarlos, y conseguí que John se casara conmigo, le di la vida que Isa se merecía y me encargué que jamás le faltara algo. Tu siempre fuiste mi mayor amenaza, la temporada que te quedaste con nosotros siempre te escuchaba diciéndole a John que quería que él volviera a estar con Amelia, te juro que cada vez que te escuchaba diciéndole esas cosas me daban ganas de sacarte a patadas de mi casa, pero tú me hiciste todo mucho más fácil, besaste a mi hija y eso me dio la oportunidad para convencer a John a que te devolviera con tu mamá, me deshice de ti y de tu madre en un abrir y cerrar de ojos y jamás me he arrepentido de hacerlo, es más me siento orgullosa de haberlo hecho porque así pude darle una buena vida a mi hija. ¿Lo ves ahora? ves por qué no quiero que estés cerca de mi hija, ¿Cómo podrías quererme dentro de tu familia sabiendo todo lo que hice para destruir la vida de la estúpida Amelia? El problema no es contigo como persona Ethan, tal vez es verdad que amas a mi hija, pero eres el engendro de esa mujer y no quiero nada que tenga que ver con Amelia cerca de mi familia, no quiero que Amelia y John tengan que volver a compartir tiempos, y si tú te casas con Eloísa, cada vez que haya alguna celebración, estaré obligada a ver a esa mujer , y te aseguro que me encargaré de demostrarle a tu mamita cuan feliz somos John y yo, ¿eso quieres Ethan? ¿quieres ver a tu madre incomoda cada vez que Isa quiera pasar tiempo con su familia? Entiéndelo de una vez, nosotros no podemos estar emparentados.
Ethan tenía los nudillos blancos de tanto apretar sus dedos para evitar hacerle algo a Rebeca, la mujer era totalmente venenosa, y ahora más que nunca le era imposible creer que Isa fuera hija de esa víbora, la odiaba y si po él fuera Rebeca podría morir en ese mismo momento y él sería el más feliz del mundo. Ethan se tragó toda su rabia, se acercó un poco más a Rebeca y habló.


- Eres asquerosa, pero que te quede claro, ya te saliste con la tuya una vez, no voy a permitir que lo hagas dos veces, Isa será mi esposa te guste o no - Ethan se levantó, sacó su billetera y dejó unos dólares sobre la mesa - Para que pagues la cuenta, ya que te gusta tanto el dinero te puedes quedar con el cambio. 

Dicho esto, Ethan se dio la vuelta y salió del café dejando a Rebeca sola. Rebeca se quedó totalmente indignada y furiosa. 

♥♥♥♥♥

- ¿Qué estás haciendo acá? 
- Tú y yo tenemos que hablar Amelia, te he estado llamando por semanas y no me contestas, ahora ni siquiera tienes el teléfono encendido.  
- Cambié de número – Amelia le lanzó una mirada de desprecio y luego se hizo a un lado para que John entrara. 
- Están pasando cosas – Dijo John mientras se sentaba, Amelia lo miró con cara de no entender nada y el siguió – Eloísa está embarazada.  
- ¿Y tú recién te enteras? John, Isa esta de 5 meses y medio, y por si aun no lo sabes, van a tener a una niña. 
- Por supuesto que lo sé desde hace un tiempo, pero nosotros no hemos hablado del tema, las cosas se han complicado Amelia. 
- ¿A qué te refieres? – Preguntó Amelia asustada. 
- ¿No es obvio? Rebeca no los quiere juntos, está decidida a convencer a Eloísa para que se vaya con nosotros y criar a la niña en Londres, lejos de Ethan… 
- Bueno tu esposita y tu se pueden ir olvidando de… 
- Por el amor de Dios, Amelia, déjame terminar – John miró directamente a los ojos de Amelia esperando que ella lo dejara hablar – Lo que te quiero decir es que no quiero que esa bebé crezca sin su familia, no quiero que crezca como lo hizo Ethan.  
- No te equivoques, mi nieta no va a crecer como Ethan, porque Ethan nunca dejara a Isa para irse a hacer una nueva vida con alguna amante.  
- Amelia por favor, no bien aquí a discutir contigo, quiero que sepas que ya no estoy de acuerdo con Rebeca, yo quiero que nuestra nieta - John hizo relevancia a la palabra nuestra – crezca con su padre y madre juntos, que ambo sean parte de su crianza.  
- ¿Quieres decir que estas apoyando a Ethan y a Isa sin importarte lo que piense la bruja de tu esposa? 
- Si y no, lo que quiero decir es que no permitiré que Rebeca intente separarlo ya que tendrán una hija en común, pero eso no quiere decir que no me importe lo que piense Rebeca, o al menos intentare ver hasta dónde puedo llegar para evitar que ella se enfurezca conmigo, aunque a Ethan y a Isa no los separara. 

Amelia estaba sin palabras, jamás se imagino que John algún día se pondría de parte de Ethan, lo miró por unos segundos y luego se levantó y caminó hacia la cocina, pero antes de entrar, paró y se volteó.

- ¿Quieres café? 
- Por supuesto – Respondió John sonriendo.  
- ¿cargado y una se azúcar?  
- Tal como siempre lo he tomado. 

Amelia entró a la cocina y comenzó a preparar el café, luego de unos minutos salió con dos cafés en la mano, pero apenas puso un pie fuera de la cocina se quedó petrificada.

- ¿Qué son estos exámenes Amelia? Por favor dime que esto no está pasando.

 _________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº11

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: JUEVES.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:
 

6 comentarios:

  1. Ay q tiene la suegra?????..... La bruja desgraciada de Rebecca la.odio con todas mis fuerzas...

    Besitos chicas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TODAS LA ODIAMOS!!!! q muera la bitch jajajja
      Gracias hermosa Jelly por pasar siempre tan fielmente, eres la mejor.

      Eliminar
  2. Odio a Rebecca, pobre Isa con semejante madre... pero que se le puede hacer, a la familia uno no la escoge !
    Me ha encantado, llevo tres dias poniendome al dia y lo he logrado...
    dejame decirte que estoy obsecionada con Hook, bueno tu Nate <3 hahaha
    asi que lo siento Jonathan tu me encantas pero soy Team Nate !
    un beso hermosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas odiamos a esa mala mujer y espero que pague todo lo malo que a dicho o hecho, Isa es inocente en todo esto y no es NADA parecido a Rebeca (ese engendro del diablo jajajaaj)
      no hay q desaparecer del blog ya que todos los dias pasa algo nuevo e interesante XD
      Hook lo amooooo es mi capitan garfio ♥♥♥♥ y Jonathan la tiene tan dificil que ni se lo imagina ya quiero saber de esa historia ♥, besotes querida.

      Eliminar
  3. Dios mio como me encanta!!!!
    Odio a esa brujaaaaaaa que desgraciada!!
    Por favor que no sea nada malo lo de Amelia y se nota que John todabia la quiere y por eso se preocupaaaaa ay que vuelvan y que deje a la brujaaaaaaa!!! Siiii Yupiiii eso es lo genial jijijiiji!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos tantos planes pensados para la historia que nunca lo descubririan, nuestras mentes son muy complicadas y siempre esperamos impactarlas y que sigan conectadas con la historia.
      ahora no podemos revelar nada de los sucedido en este capi pero pasaran cosas tan interesantes que pueden cambiar el curso de la historia para siempre. John debe pasar por tantas cosas que no se si podra soportarlo o se dara cuenta de que ya es muy tarde.

      Eliminar