jueves, 13 de marzo de 2014

Fanfic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2) Capítulo 9

Capítulo N°9: Recuerdos del pasado



Isa miró a Ethan sorprendida y a la vez asustada, ya que no sabía que haría para evitar que Rebeca se la llevara con ella, luego miró a su mamá y volvió a mirar a Ethan suplicándole con la mirada para que se mantuviera al margen. 

- Mamá por favor vete, no quiero problemas y… 
- Eloisa hija, yo te cuidare cariño, soy tu mamá y solo quiero lo mejor para ti. 
- Si eso fue verdad, no estarías aquí atormentándola con tu presencia – Dijo Ethan fulminando a Rebeca con la mirada.  
- Yo solo vine a buscarla, no quiero que esté junto a una persona violenta como tú, ¿ya le contaste a mi hija que prácticamente me echaste a patadas de tu departamento el otro día?, te faltó poco para golpearme – Rebeca miró con una ceja levantada a Ethan y luego de volteó para mirar a Isa – Este tipo me tomó del brazo y me llevó a empujones hacia los ascensores. 
- ¿Eso es cierto? – Preguntó Isa a Ethan. 
- No – Respondió Ethan y al mismo tiempo Rebeca Jadeó – Tal vez la eche no de una forma correcta pero nunca intente golpearla, Isa créeme yo no haría algo así, pero entiende, ella estaba atacando a mi mamá, fue imposible que no reaccionara como lo hice.  
- Yo no estaba insultando a Amelia, eso es mentira, incluso John estaba conmigo, pregúntale a él, este tipo – Dijo Rebeca apuntando a Ethan – es capaz de decir cualquier tipo de mentira con tal de mantenerte a su lado, y yo jamás te he mentido cariño, solo quiero tu bien estar, y el de ese bebé que viene en camino, después de todo es mi nieto o nieta… 
- Niña, es una niña – Dijo Isa aclarándole ese punto a Rebeca. 
- Me alegro por eso, estoy segura que será tan hermosa como tú lo eras cuando eras bebé, Isa cariño ven conmigo, sabes que yo no dejaría que te pase nada malo ¿cierto?
Isa miró a Rebeca por lo que pareció una eternidad, Isa sabía perfectamente que Rebeca la podía cuidar mucho mejor que Ethan, y conociendo a su mamá, Isa sabia que Rebeca jamás dejaría que alguien se acercara a Isa o la bebé para hacerles daño, pensando en todo eso la idea de irse con Rebeca parecía bastante atractiva, luego Isa miró a Ethan y apartó la mirada hacia el suelo. 

- Mamá lo siento pero no puedes quitarle a Ethan el derecho de cuidar de su hija.  
- Puede tenerla o puede ir a verla los días que un juez estime que sea necesario, no estoy diciendo que le vamos a quitar el derecho a Ethan, pero… 
- ¿Te volviste loca? – Interrumpió Ethan incrédulo por lo que acababa de escuchar – ni lo sueñes Rebeca, no lograras alejarme de Isa y mucho menos de mi hija, eso sí que no te lo permitiré. 

- Por favor, te estoy haciendo un favor, dime ¿acaso tenias planeado ser papá tan joven? Obvio que no, prácticamente te estoy quitando un peso de encima Ethan. 
- ¡Mamá! – Exclamó Isa totalmente irritada. 
- Mira Ethan, para que te vayas haciendo una idea – Dijo Rebeca ignorando a Isa – Cuando conocí a tu padre, tu tenias 6 años, y créeme, eras totalmente una molestia para él, y eso que John en ese tiempo tenía 30 años, era mucho más mayor de lo que tú eres ahora, para un hombre joven un hijo siempre será una molestia, tu lo eras para John, yo solo… 
- ¡Basta! Vete mamá, vete de aquí ahora. 
- Cariño yo sé que no es algo agradable de escuchar pero es cierto, ya verás que cuando la niña nazca Ethan poco a poco se irá alejando, yo quiero evitar que tu sobras por todo eso… 
- ¡Vete! No permitiré que digas que mi hija será una molestia, ¡vete! ni siquiera sé que pretendes viniendo aquí, Ethan y yo estamos bien cuidando de mi bebé, no te necesitamos a ti.  
- Isa mira… 
- Ya escuchaste Rebeca, Isa te pidió que te fueras, así que vete, si no lo haces llamare a seguridad, estar perturbando nuestra tranquilidad, y a Isa no le hace bien alterarse. 
- No me iré – Rebeca se volteó para mirar a Isa, pero Isa solo la miraba con desilusión en sus ojos.  
- Vete mamá, no hagas que Ethan tenga que llamar a seguridad, yo no me iré contigo, quiero estar acá, con Ethan. 
- No sabes lo que estas escogiendo cariño, pero no te preocupes, cuando este imbécil se canse de ti, porque créeme que lo hará, yo voy a estar ahí para recoger lo que quede de ti – Rebeca se volteó y miró a Ethan – En cuando a ti, ten por seguro que estar pendiente de cada paso que des, siempre ganó Ethan, ya te lo dije, hazme caso y pregúntaselo a Amelia. 

Con eso ultimó Rebeca dio marcha hacia los ascensores, Isa a pesar de todo lo que Rebeca había dicho, era su madre y no quería quedar mal con ella por lo mismo corrió tras ella para despedirse, pero Rebeca solo la miró y no dijo nada. 


♥♥♥♥♥

Ethan entró al departamento totalmente exhausto, todos los encuentros que tenía con Rebeca, lo dejaban con una sensación amarga y el susto que lo hizo pasar al intentar llevarse a Isa casi lo deja sin ánimo. Se sentó sobre el sofá y cerró los ojos apoyando la cabeza en el respaldo del sofá.

Cuando Isa entró nuevamente al departamento, vio a Ethan sobre el sofá, se veía prácticamente acabado, Isa recordó lo que Rebeca había dicho sobre John, y sintió unas ganas enormes de abrazar a Ethan y decirle que todo eso era una mentira, se acercó a él, y antes de que Ethan se diera cuenta, Isa se sentó sobre su regazo. 

- Lo siento, mi mamá a veces es un poco hiriente, pero no tienes que hacerle caso, segundamente eso que dijo sobre John no es cierto. 
- No me importa si es cierto o no, lo que John piense de mi me da igual, no te preocupes.  
- No me mientas Ethan, sé que te afectó, lo vi en tu cara.  
- No me afectó Isa, solo que Rebeca me tiene agotado, siempre me ataca, y por un momento pensé que irías con ella. 
- No lo haré – Dijo Isa mirando directamente a los ojos de Ethan – Como le dije a mi mamá, es contigo con quien quiero estar Ethan, siempre. 
- ¿Qué quieres decir con eso? – Preguntó Ethan esperanzado.  
- Quiero decir que quiero estar contigo, ¿Qué parte es la que no entiendes? 
- ¿Quieres estar conmigo como mi novia? 
- Isa sonrió y asintió – Te amo Ethan, y nadie ni siquiera mi mamá va a lograr separarme de ti, ¿ok? 

Ethan la miró pestañeando mientras asimilaba todo lo que Isa le decía, cuando Isa sonrió, Ethan volvió a reaccionar y en vez de decir algo, la acercó más a él y la besó. 

- Te amo – Dijo Ethan cuando cortó el besó. 
- Y yo a ti. 

Ethan sonrió e Isa volvió a besarlo, luego de unos segundos Ethan puso las manos sobre las caderas de Isa y se acomodó para que ella quedara instalada sobre su regazo. Isa hacia tiempos había descubierto que el embarazo provocaba que cada sensación que Ethan la hiciera sentir, se multiplicaba por mil, Isa profundizó el beso y apretó las caderas contra el cuerpo de Ethan, el cuerpo de Ethan reaccionó la instante y justo cuando Ethan iba a quitarle la blusa a Isa, ambos sintieron un mal olor, Ethan rompió el beso y puso mala cara.

- Hay olor a quemado ¿o es mi idea? – Preguntó Ethan arrugando la nariz.  
- ¡La tarta! – Gritó Isa y salió volando hacia la cocina. 

Ethan rió y fue tras ella, cuando llegó la cocina, Isa estaba sosteniendo una tarta de manzanas totalmente quemada, la dejó sobre el mueble de cocina, y luego lo miró, ambos se miraron y se rieron. 

- No te preocupes, siempre he tenido un gusto por las tartas quemadas – Dijo Ethan encogiéndose de hombros.  
- Eres un mentiroso, esto esta incomible – Dijo Isa riendo.  
- Es verdad amor, solo lo decía para hacerte sentir bien.  
- Isa se acercó a él y lo besó – Y por eso te amo – Isa lo volvió a besar pero Ethan volvió a romper el beso. 
- ¿Cenaste?  
- No, no tengo hambre Ethan.  
- Nada de eso, vamos a cenar, tienes que alimentarte bien recuerda lo que dijo tu doctor. 
- Pero… 
- No cariño, a comer, tenemos toda la noche y una vida entera para reconciliarnos.
Isa frunció el ceño y Ethan la besó en la frente, luego la tomó de la mano y se la llevó, pasaron por el departamento de Amelia y los tres se fueron a cenar.

Una vez que cenaron los tres volvieron al departamento, Amelia estaba cansada y por lo mismo se fue inmediatamente a su departamento para dormir, se despidió de Ethan e Isa y luego se retiró. Cuando Ethan e Isa llegaron a su departamento Isa tenía un enorme deseo de estar con Ethan, pero a la vez estaba demasiado nerviosa. Ethan la miró y notó su nerviosismo, se acercó a ella y le acarició el rostro.

- ¿Te sientes bien?  
- Sí, todo bien – Dijo Isa, trató de disimular su nerviosismo con una sonrisa, pero Ethan no le creyó. 
- No me mientas, algo te pasa, dímelo. 
- No es nada, una tontería nada más que eso.  
- Amor nada de lo que tú hagas es una tontería, dime que es lo te pasa.  
- Isa lo miró y suspiró – Son solo nervios Ethan, nada más que eso. 
- ¿Nervios? ¿Por qué?  
- No lo sé – Dijo Isa encogiéndose de hombros, luego se acercó a él y lo besó – Te amo.  
- Y yo a ti – Respondió Ethan y luego la besó de vuelta – Ven, vamos a dormir 
- ¿A dormir? – Preguntó Isa preocupada.  
- Ethan la miró y sonrió - ¿No quieres dormir?  
- Dormir, no era precisamente lo que tenía pensado hacer – Dijo Isa con una sonrisa en el rostro. 

Ethan volvió a acercase a ella sonriendo, con cuidado la empujó contra la puerta y rozó sus labios con los de Isa, Isa lo rodeó la cintura con los brazos y lo apretó contra ella, Ethan sonrió contra sus labios y luego la comenzó a besar. Isa no entendía por qué, pero la necesidad que tenia de que Ethan le hiciera el amor crecía a cada segundo que pasaba, sin dejar de besarlo comenzó a desabrochar uno a uno los botones de su camisa y una vez que había logrado abrirla paso sus manos por todo el abdomen de Ethan, Ethan gimió contra sus labios y la levantó haciendo que Isa le rodeara con las piernas la cintura, Isa terminó de quitarle la camisa y luego Ethan procedió a quitarle la blusa a Isa, rompió el beso y la miró directo a los ojos, Ethan la miraba con los ojos lleno de pasión y eso a Isa la excitó aun más, Ethan sonrió al notar la mirada de Isa y luego le acarició el rostro.

- ¿Estás segura que podemos hace esto?  
- Si, recuerda lo que dijo el doctor, puedo hacer mi vida normal solo que con cuidado.  
- Pero no te quiero lastimar, ya sabes… 
- No lo harás – Lo cortó Isa y lo besó tiernamente – Solo tenemos que ser cuidadosos.  
- Pero… 
- Ethan te necesito, por favor. 

Antes de que Ethan volviera a protestar Isa lo besó haciendo que olvidara toda preocupación, Ethan la acomodó aun más en su cintura y la llevó a la cama, la depositó con cuidado en ella y luego la siguió besando, mientras se toqueteaban por todas partes, Ethan comenzó a bajar lentamente por el cuerpo de Isa, besando su cuello, luego sus pechos sobre el sujetador y luego besó su vientre redondeado, sonrió y la miró.

- Esta parte de tu cuerpo de mi favorita – Le dijo Ethan besándola nuevamente en el vientre.  
- Pensé que eran otras – Dijo Isa sonriendo. 
- Tu cuerpo entero me encanta, pero por ahora esta parte es la que más me gusta – Isa rió y luego Ethan puso sus manos sobre el elástico de los pantalones de Isa – Y esto esta sobrando así que vamos a quitarlos.  
- Ya era hora – Dijo Isa sonriendo.

Ethan le quitó los pantalones y dejándola solo en sujetador y bragas, se levantó y la observó, luego se quitó los pantalones y se volvió a poner sobre ella para besarla. 



Se comenzaron a besar con más pasión que antes, la comenzó a tocar por todas partes y luego le quitó el sujetador, la continuó besando y tocando, luego le mordisqueó el lóbulo de la oreja, Isa se arqueó y gimió de excitación, Ethan le besó el mentón y luego bajó hacia sus ahora generosos pechos, se metió uno a la boca e Isa casi creyó que iba a arder en llamar en ese preciso momento, tenia los pechos muy sensibles por el embarazo y el toque de Ethan la estaba volviendo loca, luego de que Ethan se entretuviera con sus pechos volvió a subir y la besó con pasión, Isa ya no daba más, los necesitaba dentro de ella ahora, mientras que se besaban, Isa bajó su mano por el abdomen y más abajó, hasta alcanzar la erección de Ethan, lo tocó y Ethan gimió, se apartó de ella y sonrió. 

- Ethan por favor, te necesito. 

Ethan sonrió y la besó rápidamente, le quitó las bragas, la volvió a besar, y le separó las piernas, introdujo un dedo en su interior y la notar que la estaba lista para recibirlo gimió, se quitó tan rápido como pudo sus bóxers y atrajo a Isa hacia él, tenía mucho miedo de dañarla, pero Isa confiaba en él. Ethan tomó ambas manos de Isa y las puso sobre su cabeza, la besó y poco a poco se fue adentrando en ella, una vez que estuvo completamente dentro de ella se quedó quieto y la miró, Isa lo miraba llena de pasión y en ningún momento quitó sus ojos de los del él. Isa lo volvió a besar y justo en ese momento Ethan se comenzó a mover dentro de ella, la comenzó a penetrar lentamente, pero Isa estaba tan excitada que comenzó a mover sus caderas al igual que Ethan, y poco a poco a Ethan se le comenzó a olvidar lo cuidadoso que había planeado ser con ella, la comenzó a penetrar cada vez más rápido mientras se besaban. Llevaban meses de abstinencia, y tanto para Isa como para Ethan necesitaban de esto. Ethan la besaba, la acariciaba y la excitaba cada vez más mientras la penetraba con un ritmo cada vez más rápido, Ethan sabía que claramente cuando Isa estaba a punto de llegar al orgasmo y cuando notó que ella ya estaba llegando, la tomó de la cintura y en un movimiento rápido se volteó haciéndolos cambiar de posición, quedando Isa arriba de él, Isa sonrió, puso ambas manos sobre el sexy torso de Ethan y comenzó a moverse sobre él, Ethan puso sus manos sobre las caderas de Isa para guíala en los movimientos. Se besaron y se movían mutuamente hasta que ambos alcanzaron el orgasmo, se acurrucaron el uno junto al otro y entre besos y caricias se quedaron dormidos. 

♥♥♥♥♥

Isa y Amelia decidieron que era buen momento para salir de compras, así tomaron sus cosas y se fueron de día de shopping. Amelia era la más feliz del mundo, y prácticamente compró toda la ropa de niña en una tienda de bebés. Isa aprovechó de comprarse ropa pre-mamá y algunos artículos para comenzar a arreglar la habitación de la bebé. Luego de haber comprado todo lo que se les dio la gana, fueron a un café para tomar un descanso antes de volver a casa.

Isa tenía una duda hace mucho tiempo y aprovechó el momento para que Amelia le respondiera ya que era la única que podía hacerlo, se amó de valor y se aclaró la garganta.

- Amelia me gustaría preguntarte algo, pero que quede claro que si no quieres responder yo lo entenderé ¿ok? 
- Amelia la miró con duda en sus ojos y luego asintió – Claro cariño, pregúntame lo que quieras. 
- Isa sonrió y luego la miró – ¿Me podrías contar tu historia con John?, ya sabes que si no quieres hacerlo yo lo entenderé.  
- Amelia miró a Isa sorprendida y luego sonrió – Sabes, eres la primera persona que me pregunta sobre mi historia con John, ni siquiera Ethan lo ha hecho. 
- Eso se debe a que soy demasiado intrusa para el gusto de las personas – Dijo Isa sonriendo.  
- No te preocupes querida, te la contare, pero desde ya te advierto que no es una historia con un final feliz, ni mucho menos un cuento de hadas.

Isa se quedó mirando a Amelia sin decir ni una sola palabra, y Amelia suspiró cuando comenzó a traer de vuelta todos esos recuerdos. 



- John y yo no conocimos cuando yo aun era muy joven, solo tenía 18 años y el 22, nos conocimos en la universidad, yo estaba recién entrando y él ya estaba en su penúltimo año, ambos estudiábamos negocios internacionales, y nos conocimos en una fiesta que realizaron para los de primer año – Amelia hizo una pausa y sonrió – En ese tiempo yo estaba con Gustavo, era mi novio, pero más que eso, era mi amigo, y ambos entramos a la misma universidad y estudiábamos lo mismo, así que fuimos juntos a la fiesta, lo estábamos pasando tan bien, y cuando Gustavo de dejó sola para ir a buscar algo de beber, apareció John de la nada, fue como si hubieses estado esperando toda la noche para atacar en el momento en que mi novio se descuidara. Me peguntó si era de primero año y al mismo tiempo me lanzó una de esas sonrisas que hacen que las chicas se derritieran, yo lo miré por unos segundo y luego me volteé sin responderle, pero apenas lo hice el se volvió a poner frente a mí y exigió saber mi nombre. 
- ¿Cuál es tu nombre?  
- Tengo novio – Respondió Amelia totalmente irritada. 
- John levantó una ceja y luego sonrió – Es el nombre más feo que he oído en mi vida.  
- Bien por ti – Respondió Amelia y luego de cruzó de brazos.  
- Yo soy John, estudiante de quinto año, y… totalmente soltero.  
- Ya veo – Dijo Amelia mientras se miraba las uñas.  
- John captó la indirecta y sonrió – Ok, me iré, pero que conste que acabas de perder la oportunidad de ser la chica exclusiva de John Adams, la primera que me rechaza – John le dedicó la última sonrisa de esas que matan y se volteó. 
- Amelia, me llamo Amelia.  
- John se volteó y asintió – Un gusto Amelia. 
Luego de eso se volteó y desapareció entre la multitud, yo creí que no lo volvería a ver nunca más, pero me equivoque. El día lunes cuando al fin había terminado mis clases yo me iba dispuesta a encontrarme con Gustavo, pero cundo salí de mi sala de clases, John estaba parado afuera coqueteando con dos chicas, e invitó él me vio y corrió hacia donde yo estaba y me invitó a tomar un helado, yo nuevamente lo rechace, y al otro día volvió, lo tuve día tras día, parado afuera de mi sala de clases, yo nunca entendí como lo hacía él para estudiar, pero luego día vienes de esas misma semana termine aceptando salir a tomar un helado con él, ya que ese día había discutido con Gustavo, salimos a tomar un helado y él se comportó realmente bien, recuerdo que nunca me había reído tanto como ese día, y luego se ese día quedamos en salir a tomar helados todos los viernes, lo disfrutaba, realmente lo hacía, pero con el tiempo Gustavo lo descubrió y se enfureció, pensó que le estábamos poniendo los cuernos, y terminó conmigo, yo nunca le había puesto los cuernos, John solo era mi amigo, pero Gustavo no me creyó, y al cabo de un mes John me convenció de que él era el mejor candidato para remplazar a Gustavo, a mi obviamente me gustaba y mucho, pero no encontraba bueno idea salir con él, ya que era algo mayor y sabia que en cualquier momento me terminaría rompiendo el corazón, pero ya sabes que cuando el corazón manda es imposible llevarle la contra. Comenzamos a salir y te juro que yo era la mujer más feliz del mundo cuando estaba con él, nos veíamos todos los días, cuando John se graduó decidió que era tiempo de que me fuera a vivir con él, yo estaba tan enamorada de él que le decía si a todo, luego de un tiempo me quede embarazada de Ethan, solo tenía 20 años y tenía miedo, pero John me aseguró que todo saldría bien, cuando mis papás se enteraron dejaron de pagarme la universidad y con John acordamos en que él me ayudaría a pagarla, pero luego fuimos realistas y sabíamos que no podíamos pagar mi universidad y además ocuparnos de los gastos de un bebé, así que dejé de estudiar, y antes de que mi panza comenzara a crecer, John y yo nos casamos, fue demasiado simple, pero fue la boda más linda, porque a pesar de ser simple, John se encargó de que todo fuera perfecto, yo realmente era feliz, tenia al bebé más hermoso del mundo, Ethan era un muñeco cuando era un bebé, y además estaba casada con el hombre que amaba y él me amaba a mí, cuando Ethan cumplió los 3 años, John tuvo un golpe de suerte y logró comenzar su propia compañía de negocios, comenzó a ganar millones y me compró la casa de mis sueños, éramos felices, la típica familia feliz de los comerciales, esa éramos nosotros, pero todo comenzó a caer cuando yo tomé la decisión de volver a estudiar, comencé a retomar mis estudios cuando Ethan tenía 6 años, al principio John me apoyaba, pero cuando la mujer que siempre lo esperaba cuando llegaba a casa, o la mujer que nunca le decía que no, se convirtió en una mujer ocupada y llena de tareas y cosas que estudiar, John se comenzó a molestar, quería que dejara la universidad, no quería que yo estudiara, siempre me decía que ganaba dinero suficiente para mantener a 6 familias, que yo no necesitaba nada más que quedarme en casa y cuidar de Ethan, yo no se lo permití, yo quería ganar mi propio dinero, pero sabía que estaba arriesgando mi matrimonio, ya que el poco tiempo que tenia libre se lo dedicaba todo a Ethan. Luego de un tiempo John se olvidó de la idea de terminar con mis estudios, pero cada vez comenzaba a llegar más tarde y prácticamente no hablábamos, yo sabía que algo malo estaba pasando, así que un día me decidí a hablar con John y solucionar nuestros problemas, me acuerdo que ese día tuvimos una gran discusión, pero luego el me pidió perdón, y me prometió que todo volvería a ser como antes, y realmente estaba cumpliendo con su promesa, pero todo se vino abajo cuando llegaron las vacaciones y supuestamente nos iríamos de viaje al Caribe, el día del viaje, John me dejó plantada a mí a Ethan, no apareció en todo el día, yo estaba preocupada creí que le había pasado algo, pero en el fondo sabía que ya no era la chica exclusiva de John, había alguien más y yo no lo quería reconocer, lo amaba tanto que estaba dispuesta a hacerme la ciega y dejar que me engañara con tal de que no se fuera de mi lado, pero luego pensé en Ethan, ningún niño quiere crecer en una familia donde sus padres no se aman, yo lo amaba, pero John a mi ya no, así que después de uno días le dije a John que me Ethan y yo nos iríamos, John me rogó que no lo hiciera hasta que me convenció, finalmente no lo hice, me quedé, pero decidí luchar por mi matrimonio, así que con ayuda de algunas personas logré dar con la mujer que me estaba quitando a mi marido. 
- Era mi mamá – Dijo Isa frunciendo el ceño.  
- Si, recuerdo que la primera vez que la vi creí que tenía todo perdido, Rebeca era hermosa, tu eres una copia de Rebeca, era igual a ti, delgada, con unas piernas eternas, pero lo único que te diferencia de Rebeca cuando ella era joven, es que tú eres dulce, Rebeca tenia la misma mirada que tiene ahora, como si nadie fuera digno de mirarla, ella sabía claramente quien era yo, porque apenas me vio se puso a la defensiva, ella me hizo entrar a su departamento y te vi, eres una bebé, solo tenias 2 años y pensé por un momento pensé que podrías ser hija de John, pero alejé ese pensamiento de mi mente. Rebeca y yo discutimos, y ella me restregó en la cara todas las veces que John había estado con ella, me dijo que me fuera olvidando de John, ya que él le había prometido irse a vivir con ella, solo estaba esperando el momento preciso para hacerlo, pero yo sabía que eso era mentira, de lo contrario John no hubiera suplicado tanto para que yo me quedara cuando amenacé con irme, luego de ese día entre Rebeca y yo se formó una especia de guerra para ver quien se quedaba con John, hasta que ya no aguanté más, estaba perdiendo toda mi dignidad, y después de todo Rebeca tenía razón, si John hubiese tenido deseos de conservar nuestra familia lo habría hecho desde el primer momento en que yo lo amenacé, pero él seguía y seguía yendo a meterse a la cama de Rebeca, así que me di por vencida y lo dejé ir, la diferencia fue que esta vez John no hizo nada para retenerme, después de un tiempo, Rebeca seguía restregándome en la cara su triunfo, y por lo mismo yo decidí venirme a EE.UU dejando a John en el pasado, John y Rebeca se quedaron en Londres y se fueron a vivir juntos, pero Ethan seguía extrañando a su papá por lo mismo lo envié a pasar una temporada con él y ya sabes todo lo que vino desde ahí en adelante. 

Isa tenia lagrimas en los ojos, no podía creer que su mamá haya hecho todo eso, no solo le quitó el hombre que amaba otra mujer, sino que además destruyó una familia feliz, tenia vergüenza y de tan solo pensar en todo lo que tuvo que pasar Amelia sus ojos de le llenaron de lagrimas, Amelia igual tenia lagrima en los ojos, pero antes de que cayeran por su mejilla las limpió.

- Lo siento, lo siento mucho, mi mamá… 
- No Isa, no lo sientas, nada de eso fue tu culpa – Dijo Amelia tranquilizando a Isa. 
- Pero mi mamá, no puedo creer que haya sido capaz de hacer algo así. 
- Isa cariño, yo no quiero que tengas una mala impresión de Rebeca, después de todo ella es tu mamá, y pesar de que no es la mejor persona del mundo, estoy segura que te ama tanto como yo amo a Ethan, solo que su forma de protegerte no es la adecuada.  
- Pero John, Dios como pudo ser tan tonto, tenía una familia perfecta y desperdició todo por estar con mi mamá. 
- Amelia la miró y se encogió de hombros – A veces las personas toman malas decisiones y con el tiempo terminan pagando la cuenta, John pagó muy caro ya que su propio hijo lo detesta y no solo desde ahora, Ethan lleva mucho tiempo detestando a John.  
- Después de lo que te hizo, yo creo que igual lo haría, si Ethan nos dejara a mí y al bebé para irse con otra yo no… no podría. 
- Hey tranquila, Ethan jamás te dejaría por otra, entre Ethan y John hay una diferencia, y es que ambos supieron lo que era perder a las mujeres que querían, pero John no hizo nada para llevarme devuelta con él, aun sabiendo que teníamos un hijo junto y era su esposa, cuando Ethan te perdió, solo eras tú, no sabía sobre tu embarazo y solo eras su novia, y aun así se volvió prácticamente loco – Amelia puso una mano sobre la mano de Isa y luego suspiró – Y por otra parte, nunca me he arrepentido de haber pasado parte de mi vida junto a John, gracias a él tengo a Ethan, y créeme cuando tengas a la niña en tus brazos te darás cuenta que todo lo que has pasado con Ethan ha valido la pena por el siempre hecho de que la tendrás a ella en tus brazos. 
- Isa tuvo una sensación cálida en su vientre y sonrió – Ya quiero tenerla en mis brazos.  
- Queda poco, no te darás ni cuenta cuando ya tengas a tu bebé contigo, el tiempo pasa volando.

Isa sonrió y luego continuó tomando su té, junto con Amelia continuaron conversando y pasando un buen rato, cuando Isa y Amelia decidieron volver a casa, pagaron la cuenta y se pararon para irse, pero antes de llegar a las puertas se acercó un joven y le entregó un sobre a Isa, Isa se tensó inmediatamente, sabía perfectamente quien era tan cobarde como para no dar la cara y mandar cartas, se armó de valor y lo abrió, en la carta solo habían 4 palabras, pero solo bastaron esas 4 palabras para hacer que Isa se consumiera de miedo. 

“Te estoy observando.”
Allan.

_________________ ♥♥♥♥♥ ________________


Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº10

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: JUEVES.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:
 

5 comentarios:

  1. Me encanta que Isa se haya soltado con Ethan y le de una oportunidad, ojalá puedan seguir así por más tiempo, también que Amelia le haya contado su historia a Isa así puede entender mejor a Ethan y su rechazo a su madre. Allan me pone nerviosa! Ya espero el próximo capítulo. Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos tanta expectativas de lo que sucederá en los sig capis, a mi igual me pone nerviosa Allan y sus planes para el futuro!!!!
      hay tanto que contar que nos falta tiempo para explayarnos pero siempre tratamos de superar las espectativas....

      Eliminar
  2. wooooo. muy buen capitulo, entre la confección, el reencuentro de isa y ethan y la mala presencia de rebeca, estoy más que esta-ciada, chicas siempre superando las expectativas de sus lectoras,con su gran desempeño, y su imaginación inimitable que poseen.
    En toda historia de amor siempre hay algo que nos acerca a la eternidad y a la esencia de la vida, porque las historias de amor encierran en sí todos los secretos del mundo.
    CHICAS Y USTEDES YA DESCUBRIERON ESOS SECRETOS, LOS CUALES NOS ATRAPAN Y ENVUELVEN CADA JUEVES CON SU HISTORIA DE AMOR, MILES DE BESOS Y MUCHOS ÉXITOS CHILENITAS GENIAS NOS VEMOS EN EL PRÓXIMO CAPITULO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay nos encanta describir los secretos!!!
      el amor es tan complicado pero nos encanta escribir sobre el, es algo tan poderoso que domina nuestra alma y lo mas hermoso de todo es sentir y entregar amor, nosotras lo sentimos por todas las personas que gastan minutos u horas de su tiempo en leernos ya que este humilde trabajo es por y para ustedes.....
      síguenos leyendo hermosa Vivianita ya que sin tus hermosos comentarios el capi no es perfecto ♥

      Eliminar
  3. QUE NO PIENSA DEJARLA EN PAZ ES UN BASTARDO EN SERIO EXCELENTE CAPITULO

    ResponderEliminar