jueves, 27 de febrero de 2014

Fanfic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2): Capítulo 7


Capítulo N°7: Nueva York

Se nota a leguas que ella ha estado enamorada desde hace mucho tiempo. Jonathan no paraba de pensar en las palabras que le había dicho Ethan, Kathalina no podía estar enamorada de él, ella era su asistente, y si, puede que hayan pasado más de una noche juntos, pero eso no significaba nada. Definitivamente ella no podía estar enamorada de él, si fuera así, las cosas se complicarían más de los que están, ya que Jonathan no quería dañarla, él aun no era capaz de entregarle el corazón a otra mujer. 

Jonathan debía hablar seriamente con Kathalina, miró la hora de su celular y resopló, ya eran las 4 de la madrugada y ella un no volvía. Justo cuando Jonathan se estaba levantando para irse a dormir la puerta se abrió. Kathalina entró lo más silenciosamente posible para no despertar a Jonathan, pero fue en vano ya que Jonathan estaba más que despierto y con un humor de los mil demonios. 

- Pensé que no llegarías a dormir.

Kathalina pegó un saltó al escuchar a Jonathan, se volteó y al ver que aun estaba levantado frunció el ceño. 


- Demonios Jonathan, me asústate, ¿Qué haces despierto a esta hora? 
- No podía dormir.  
- Ya… ¿Por qué me miras así? – Preguntó Kat al darse cuenta que Jonathan la miraba como si quisiera sacarle los ojos.  
- ¿Así como?  
- Así, me estas mirando mal, ¿Por qué?  
- No te estoy mirando de ninguna forma, no seas paranoica.  
- Kathalina levantó una ceja y luego asintió – Ok, me voy a dormir, estoy agotadísima.  
- Me imagino que sí. 
- Perdón, ¿Qué quieres decir con eso?  
- Nada, buenas noches.

Jonathan se volteó y comenzó a caminar hacia su habitación, Kathalina lo quedó mirando enojada y confundida al mismo tiempo.
 
- Se suponía que no podías dormir. 
- Ahora puedo – Jonathan la miró y luego cerró la puerta de su habitación.  
- ¡VETE AL DIABLO! – Gritó Kat desde la sala de estar.  
- Jonathan abrió la puerta y la fulminó con la mirada - ¿Qué es lo que te pasa? ¿acaso no puedo irme a dormir? ¿Qué esperabas Kathalina, que te esperara levantado hasta la hora que se te ocurra y que me quedara a escuchar como lo pasaste con tu nuevo amiguito? Bueno siento decepcionarte, pero no.  
- ¿Con que de eso se trata? Te molesta que haya salido con Nate, por eso todo esto.  
- No seas ridícula Kathalina, tu puedes salir con quien se te antoje, Por qué tendría que enojarme Después de todo yo solo soy tu jefe, ¿piensas lo mismo no?  
- Kathalina lo miró más confusa aun y luego sonrió – Solo eres mi jefe Jonathan, no te preocupes nunca he pensado que seas algo más.  
- Me alegro, entonces… eso quiere decir que tú no sientes nada más por mí ¿cierto?  
- Kathalina tragó y luego asintió – Ningún sentimiento, no te preocupes. 
- Jonathan la miró fijamente y luego de unos segundo asintió – Me alegro de que así sea, no podría soportar que fuera de otra forma, nuestra relación es solo de trabajo y nada más que eso, bueno amigos también pero más allá no, y me alegra que tu pienses lo mismo, me saca un gran peso de encima.  
- Kathalina jadeó y luego frunció el ceño - ¿Un gran peso de encima? ¿tan terrible seria para ti que yo sintiera algo más por ti? 
- Sí, pero no lo mal interpretes, simplemente es porque no quiero hacerte daño, te tengo mucho cariño y eres una gran amiga, pero yo… yo no podría sentir nada más que cariño por ti, ni por ti, no por nadie. 
- ¿Nadie más que no sea Isa? 
- ¿Qué tiene que ver Isa aquí? 
- Es eso ¿cierto? ¿Si no es Isa, no es nadie?  
- ¿Pero en qué momento entró Isa a esta conversación?, sabes qué, déjalo, simplemente no te entrometas, no es asunto tuyo ¿ok?, no te metas en mis asuntos, así como yo no me entrometo en los tuyos. 

Kathalina lo miró fijamente por varios segundos, y luego asintió, y sin decir ninguna palabra se encaminó hacia su habitación, pero antes de entrar hizo una pausa y se volteó hacia Jonathan. 

- Solo te diré una cosa, lo siento por meterme en tu asuntos, pero creo que nadie te lo ha dicho, así que te lo diré yo, Isa ya no es asunto tuyo, ella tiene quien la defienda y quien se preocupe de ella, y si mal no lo recuerdo, ella misma fue la que escogió a ese alguien, y no eres tu Jonathan, solo recuerda que por eso es que tu estas acá y no en Nueva York, y sé que aun crees que podrías tener una oportunidad con ella, pero déjame decirte que no, porque el único que tiene todas las oportunidades con ella es Ethan, no tu, porque es a él a quien ella ama, y también sé que ella también te dijo que te amaba, pero no es el mismo amor Jonathan, ella te ama como un amigo, pero Ethan es el amor de su vida, es de él de quien se enamoró, y es él el papá de sus bebés, así que olvídate de que puedes tener una oportunidad con ella, porque no la tendrás – Kathalina hizo una pausa para ver si Jonathan tenía algo que decir, pero el solo la mirada casi como petrificado – Lo siento si dolió lo que dije, pero ya era hora de que dejaras de volar y te estamparas contra el suelo, en todo caso si te sirve de consuelo no eres el único, yo también me estampe contra el suelo hoy, somos dos.


Kathalina sonrió amargamente y luego cerró la puerta de su habitación, esperó unos segundos y cuando estuvo segura de que Jonathan no la iría a molestar comenzó a llorar. Tal como le había dicho a Jonathan, él le hizo abrir los ojos, y darse cuenta de que ese amor que sentía hacia el no la llevaría a ninguna parte, de una u otra forma tendría que olvidarse de él, se lo había dicho a si misma mil veces, pero esta vez era la definitiva.

♥♥♥♥♥

Isa abrió la puerta de su habitación y luego se dirigió hacia donde estaba durmiendo Ethan, se quedó parada en la puerta mirando a Ethan dormir, él le estaba haciendo las cosas tan difíciles, se suponía que no iban a volver a estar juntos, pero durando todo el día, Ethan no hizo más que demostrarle cuanto la amaba, y gracias a eso Isa fue incapaz de rechazarlo, cada vez que el intentaba besarla ella se lo permitía, y ahora estaban cada uno durmiendo en piezas diferentes e Isa lo único que quería en ese momento era dormir en los brazos de Ethan. Lo miró por unos segundos más y luego volvió a cerrar la puerta, y volvió a su habitación. 

Isa se estaba acostando nuevamente cuando Ethan tocó la puerta de su habitación, Isa se maldijo a si misma por haberlo despertado, y luego fue a abrir la puerta.

- ¿Estás bien? – Preguntó Ethan apenas ella abrió la puerta. 
- Sí, estoy bien, solo… no podía dormir y fue a ver si estabas durmiendo bien.  
- ¿Por qué no puedes dormir? ¿Te duele algo? Yo sabía que no debí llevarte a departamento de Jonathan, tenias que guardar repo… 
- Ethan, tranquilo – Lo cortó Isa riendo – No me duele nada, últimamente me cuesta mucho dormir por las noches, solo es eso, pero estoy bien, no te preocupes. 
- ¿Por qué te cuesta dormir? – Preguntó Ethan preocupado.  
- No lo sé, debe ser por el bebé, o algo así.  
- Ethan la miró por unos segundos y luego sonrió – Ok mamá, echémosle la culpa al bebé, ahora ve a dormir, es tarde y no quiero que te de algo por dormir poco.  
- Yo… quiero decir tu… ¿te podrías quedar conmigo? Al menos hasta que me duerma.  
- Me alegro de que me lo propusieras, de lo contrario hubiera tenido que meterme a tu cama a hurtadillas. 


Isa sonrió antes la idea, y luego abrió más la puerta para que Ethan entrara. Ethan entró y miró a su alrededor. 

- Con que aquí es donde te refugias. 
- ¿A qué te refieres? – Preguntó Isa confundida. 
- Cuando discutimos, ya van dos veces que hemos discutido y sales corriendo hacia acá.  
- Ah, sí, es un buen refugio – Dijo Isa sonriendo.

Ambos rieron, y luego se metieron a la cama, y como si estuvieran programados, en el mismo instante en el que se acostaron, Ethan atrajo a Isa hacia él, y ella se acomodó en sus brazos. 


- Extrañaba esto – Dijo Isa, mientras abrazaba a Ethan.  
- ¿Qué cosa?  
- Esto, dormir así, contigo.  
- Ethan sonrió y le besó la frente – Yo también amor.  
- Ethan…  
- Dime. 
- Isa guardo silencio unos segundos y luego se acomodó para poder mirar mejor a Ethan – ¿Has hablado con Car?  
- Sí, siempre estoy en contacto con ella… Ella te extraña Isa, mucho. 
- Me ha hecho falta – Dijo Isa después de un rato. 
- Y tú a ella, ¿Por qué aun no has hablado con ella? 
- No lo sé, he sido tan injusta con ella, ella me debe estar odiando. 
- No cariño, Car no te odia, estoy seguro que cuando te vea se pondrá muy feliz.  
- No vas renunciar a la idea de irnos a Nueva York, ¿cierto? 
- No, Isa Allan anda por ahí, en cualquier parte y no sabemos qué puede hacerte mucho más ahora que sabe que estas embarazada, yo solo quiero ponerte a salvo, y te aseguro que aquí no lo estás.  
- No quiero irme Ethan.  
- ¿Por qué no? Estabas acá para ocultarte de mí, pero eso ya no cuenta, ¿Qué es lo que te retiene Isa?

Isa se quedó varios segundos en silencio pensando en la respuesta, finalmente se desenredó de los brazos de Ethan y se sentó en la cama. 

- No me estaba escondiendo solo de ti Ethan, no quiero que mi mamá sepa donde estoy, ni John.  
- Cariño supongo que sabes que no te puedes pasar la vida ocultándote de Rebeca, tenemos que volver a casa Isa, Rebeca es menos peligrosa que Allan, piensa en el bebé. 
- No quiero ni pensar en que dirá mi mamá cuando sepa que estoy esperando a un bebé tuyo. 
- Seguramente se pondrá histérica.  
- Ven aquí – Dijo Ethan mientras jalaba a Isa nuevamente a sus brazos – Ya veremos que haremos con respecto a eso, ahora a dormir, no quiero que tengas problemas por dormir poco. 
- Ok – Isa se quedó en silencio unos segundos y luego volvió a hablar - ¿Cuándo tienes pensado volver a Nueva York?  
- Lo más pronto posible, si dependiera de mí, no iríamos mañana mismo, pero no soy egoísta y sé que necesitas terminar tus asuntos acá, y despedirte de tus amigos.  
- Gracias, aunque no son muchos en realidad, son solo 3, pero necesito tiempo, no quiero regresar y tener la sensación de que dejé cosas pendientes aquí. 
- ¿Quiénes serian esos tres? – Preguntó Ethan curioso. 
- Jonathan, Kat y Alex.  
- ¿Alex? ¿Quién es Alex?  
- Nadie de quien tengas que preocuparte, buenas noches Ethan.  
- Hey esa no es una respuesta.

Isa sonrió pero no respondió, Ethan siguió insistiendo pero no obtuvo respuesta, y luego de varios minutos ambos se quedaron dormidos uno en los brazos del otro. 

♥♥♥♥♥

Alex se sorprendió cuando Isa sacó hora a su consulta, ella no tenía que ir a la consulta al menos dentro de una semana más, se temía que tal vez con la vuelta de su novio, le pudo haber pasado algo, pero no quiso hacerse ideas sin antes verla. Cuando terminó de examinar a su última paciente, hizo pasar a Isa, y ver qué tal se encontraba. 


- ¿Cómo esta mi paciente favorita? – Quiso saber inmediatamente Alex.  
- Bien, ¿Cómo estas tu? – Preguntó Isa sonriendo mientras se acomodaba en el asiento. 
- Mejor que nunca – Respondió Alex devolviéndole la sonrisa a Isa – Cuéntame, ¿Qué te trae por aquí? Nuestra cita era dentro una semana si no me equivoco. 
- No te equivocas, solo vine para despedirme – Isa estaba algo nervosa, no sabía si era buena idea despedirse de Alex en persona, pero le parecía mucho mas razonable que haber por teléfono.  
- ¿Despedirte? ¿Dónde te vas? – Preguntó Alex sorprendido. 
- Me voy de vuelta Nueva York. 
- Wow, ¿Cuándo te vas?  
- Mañana, perdón por avisarte recién ahora, pero solo me entere hace una semana que me iría de vuelta y estuve toda esta semana muy ocupada. 
- Mañana… Me sorprendiste, realmente lo hiciste – Dijo Alex con una media sonrisa - ¿Te vas sola?  
- No, con Ethan. 
- ¿Ethan? Se suponía que… 
- Si, lo sé, no quería saber nada de él, pero no puedo prohibirle el derecho a estar con el bebé, y además en estos momentos, París no es el lugar más seguro para mí.  
- ¿Puedo saber por qué?  
- Preferiría que no, es un asunto complicado y mientras menos personas lo sepan es mejor. 
- Ok, entiendo, no quiero que pienses que soy un entrometido. 
- No te preocupes – Isa hizo un pausa y luego sonrió – También quería saber si me puedes recomendar a algunos de tus colegas para seguir tratando mi embarazado, obviamente podría buscar yo misma uno, pero espero que cuando vuelvas a Nueva York, sigamos viéndonos.  
- Créeme Isa, espero lo mismo – Dijo Alex sonriendo. 
Alex hizo una llamaba y en menos de 5 minutos Isa ya tenía un ginecólogo nuevo, se quedaron conversando un rato y luego Isa se fue, Cuando Isa iba en el taxi devuelta a su departamento sintió la extrañaba sensación de que extrañaría más de lo que creía a Alex, el hace tiempo ya había dejado de ser solo su ginecólogo, ahora era su amigo, y realmente esperaba seguir siendo su amiga, ya que la calidez que sentía cuando estaba con él, siempre la hacía sentir bien. 

Cuando llegó a su departamento Ethan estaba ayudándola a hacer las maletas, cuando la oyó llegar, sonrió y fue en busca de ella. 


- Hola cariño, ¿Cómo te fue?  
- Bien, ya está todo listo, y tengo ginecólogo nuevo. 
- ¿Sí? ¿es bueno?  
- Supongo que sí, Alex me lo recomendó, de hecho el mismo me programó una hora con él, será en una semana más. 
- ¿Alex? – Preguntó Ethan recordando el nombre que Isa le había dado días atrás. 
- Alex era mi ginecólogo, ya te dije que no tenias de que preocuparte. 
- Ah – Dijo Ethan poniendo mala cara – El doctorcito simpático.  
- ¿Perdón?  
- No me cae nada de bien, cuando caíste al hospital el tipo prácticamente ni me miró y solo habló con Jonathan, luego Jonathan dijo que no le agradaba, así que a mí tampoco.  
- Dios, ¿Qué haré con ustedes?  
- Con Jonathan no sé, pero conmigo ya sabes que hacer. 
- Isa le dio una mirada pero en vez de seguirle el juego cambió el tema - ¿Qué estabas haciendo? 
- Empacando, no quiero que te esfuerces.  
- Ethan empacar no implica ningún esfuerzo, estas exagerando.  
- Es mejor prevenir a tener que curar.  
- ¿Puedo ayudar? – Preguntó Isa, necesitaba hacer algo. 
- Si quieres, ah, lo estaba olvidando, Jonathan llamó, dijo que quería hacernos una despedida. 
- ¿Sí? Genial, ¿a qué hora? 
- A las 8 pm tenemos que estar en su casa.  
- ¿Kat estará? – Isa sabía que Kat y Jonathan habían discutido, Kat se lo había contado pero no le contó el motivo, y Kat había estado quedándose en un hotel lo últimos días.  
- No lo sé, ¿quieres que llame a Jonathan para preguntarle?  
- No, no te preocupes, yo la llamare. 

Cuando Ethan e Isa terminaron de empacar la mayoría de las cosas de Isa, se arreglaron y se fueron directo a la casa de Jonathan. Isa habló con Kat y quedaron de verse allá. Cuando Ethan e Isa llegaron, Kat aun no llegaba, pero Jonathan ya estaba casi listo con la cena, y no tenía idea de que Kat también asistiría, por lo que se sorprendió cuando Isa se lo comentó. 

Cuando Kat llegó Isa estaba sentada en la sala de estar esperando a que Jonathan y Ethan terminaran de preparar la cena, Isa corrió a saludarla y Kat se alegró de verla. 

- Ya estaba pensando en que me estabas dejando plantada – Dijo Isa mientras abrazaba a su nueva amiga. 
- Imposible, esta es mi última oportunidad que tengo para verte antes de que te vayas. 
- ¿Supongo que saber que esta no será la última vez que nos veremos?  
- Por supuesto – Dijo Kat sonriendo, pero la sonrisa de le borró totalmente de la cara cuando vio a Jonathan salir de la cocina. 
- Kat… Hola. 
- Hola, ¿Cómo has estado?  
- Bien, gracias – Jonathan hizo una pausa y luego desvió su atención hacia Isa – Isa te venia a preguntar si querías beber algo, no te había ofrecido nada, debes estar sedienta.  
- ¿Tienes jugo? – Preguntó Isa algo incomoda por la tensión que se palpaba en el ambiente.  
- Por supuesto, de frambuesa, tú favorito. 
- Isa miró confundida a Jonathan y luego negó con la cabeza – A pesar de que me encanta el jugo de frambuesa, no es mi favorito, mi favorito es el de naranja, pero con frambuesa me conformo.  
- Es el mío – Dijo Kathalina de la nada – Te confundiste Jonathan, el jugo de frambuesa es mi jugo favorito.  
- Jonathan la miró por unos segundos y luego se encogió de hombros – Como sea, ¿quieres jugo tú también?  
- No gracias – Respondió Kat al ver que Jonathan se comportaba tan frió con ella. 

Jonathan volvió a la cocina, y Kat e Isa se sentaron en el sofá para conversar, Isa no daba más de incomodidad y al mismo tiempo quería saber todo.

- Si no fuera porque me voy mañana, te juro que nos juntaríamos mañana mismo a hablar sobre lo que está pasando aquí, pero como no es así, me tendrá que contar ahora mismo.  
- No es nada, solo que la relación entre él y yo ya no da para más, ya te diste cuenta.  
- Hasta el más tonto se hubiera dado cuenta, ahora dime el por qué. 
- No creo que sea el momento ni el lugar más adecuado Isa. 
- No me importa, no tendremos otro momento en mucho tiempo.  
- Podemos hablar por teléfono, o no sé.  
- Nada de eso, yo quiero ver tu cara y asegurarme de que no me ocultas nada, ahora dime ¿Por qué ya no viven juntos? ¿Terminaron?  
- Isa, Jonathan y yo jamás hemos estado juntos, así que nadie ha terminado nada. 
- Sí, pero vivían juntos, no te hagas la loca. 
- Tú y Ethan han estado viviendo juntos durante estos días, y según tu no han vuelto.  
- Es diferente, tú no estás esperando un bebé de Jonathan, y Jonathan no está obsesionado con cuidarte las 24 horas de día. 

Kat rió y justo cuando iba a contarle a Isa sobre la discusión que había tenido con Jonathan, este apareció nuevamente, le entregó el vaso de jugo a Isa y luego volvió la cocina sin dirigir siquiera una mirada a Kat, Kat lo miró alejarse y puso los ojos en blanco.


- Se está comportando como un niño – Dijo Isa al notar el comportamiento de Jonathan. 
- Supongo que aun lo es, en fin, mejor hablamos en otro momento, tengo la impresión que tanto Jonathan como Ethan están escuchando todo lo que hablamos. 
- Pero yo quiero saber. 
- No es nada Isa, te lo juro, solo es un poco más de lo mismo, yo queriendo lo que nunca podre tener, eso es todo.  
- Pero… 
- ¡Esta lista la cena, a comer! – Dijo Ethan saliendo de la cocina lleno de cosas en las manos.  
- ¿Cómo se ha portado? – Preguntó Kat a Isa, mientras ambas lo observaban. 
- Bien, aunque a veces es asfixiante, cree que todo me puede hacer mal. 
- Entiéndelo, quiere que estés bien, y ahora más que nunca, después de todo estas esperando a su hijo o hija. 

Isa sonrió y luego ambas se dirigieron hacia la mesa, cuando estaba todo servido, los cuatro cenaron en tranquilidad, Jonathan y Kat no intentaron los platos por la cabeza, pero tampoco se dirigían la palabra. Luego de cenar se quedaron conversando un rato y luego llegó el momento de la despedida, Ethan y Jonathan quedaron en seguir en contacto, y Jonathan le prometió a Isa a viajar seguido para verla, mientras que Kat le prometió lo mismo. Isa realmente no deseaba irse, ya que la compañía de Jonathan y de Kat le hacía muy bien, pero sabía que tenía que volver y ponerse a salvo. 

Ethan e Isa volvieron al departamento y Kat se fue a su hotel, dejando a Jonathan totalmente solo, nuevamente la compaña de Isa se le había ido por los dedos, pero ahora era mucho más difícil de afrontar sin Kat a su lado, se sirvió un vaso de whisky y se fue a su habitación. 

♥♥♥♥♥

Cuando Ethan e Isa volvieron a Nueva York, nadie los estaba esperando en el aeropuerto, pero Isa lo agradeció porque estaba bastante abrumada con todo el viaje y la vuelta a su ciudad, Isa estaba nerviosa y tenía un poco de miedo, ya llevaba meses desde que había dejado atrás esta ciudad y no sabía que le esperaba ahora que había vuelto, el París tenia paz, y algo de tranquilidad, pero en Nueva York se le hacía difícil sentirse en paz, mucho más sabiendo que tendrían que enfrentarse Car, y sobre todo a su Rebeca que no tardaría en enterarse que ella estaba de vuelta. Mientras iban en el taxi, Isa no paraba de pensar en todas estas cosas y cada vez se iba poniendo más y más tensa. Cuando Ethan se dio cuenta, creyó que Isa se desmayaría de tan pálida que estaba.

- Cariño ¿te sientes bien? ¿te duele algo?  
- No, estoy bien, no te preocupes – Dijo Isa y casi por impulso se acercó más a Ethan y se acomodó entre sus brazos.  
- ¿Segura? Estas pálida. 
- Estoy bien, solo son nervios, ya se pasaran… supongo.
- Tranquila cariño, no hay de que ponerse nerviosa, mi mamá nos está esperando y está ansiosa de verte y mimarte, creo que nunca la había escuchado tan emocionada cuando se enteró que llegábamos hoy.  
- También quiero ver a tu mamá – Dijo Isa sonriendo. 

En cuanto Ethan e Isa llegaron al departamento de Ethan, Amelia corrió a recibirlos, Ethan acomodó las cosas que Isa en su habitación sin preguntarle, ya que sabía que lo hacía, Isa no se lo permitiría, estaba seguro de que ella en cualquier momento le diría que se iría a su departamento, pero él no se lo permitiría, aprovechó que Isa estaba distraída hablando con Amelia, y dejó todas sus pertenencias en su habitación. 



- ¿Has estado bien? – Preguntó Amelia a Isa. 

- Si, los primeros meses fueron los peores, pero ya estoy bien. 

- Los primero meses siempre son los peores, Ethan casi me deja en los huesos cuando estaba embarazada, todo lo que comía lo devolvía, ¡todo!

- Yo estaba prácticamente igual - Dijo Isa sonriendo. 

- Estoy tan emocionada, es mi primer nieto o nieta, a todo esto ¿Cuándo sabrás el sexo? 

- La próxima semana, ya tengo la cita, esperó que todo salga bien y podamos saberlo, me muero de ganas de saber que será. 

- Yo también, apenas sepamos el sexo, nos iremos de compras, tengo pensando llenar de regalos al bebé, ¿Tienes algún presentimiento de que pueda ser? Yo me acuerdo que siempre supe que sería un hombre.

- No lo sé, sea lo que sea, solo espero que este sano, es lo único que pido.

- Y yo – Dijo Ethan entrando a la sala. 

Ethan, Amelia e Isa se quedaron conversando un buen rato, luego Amelia comenzó a preparar la cena, ya que tanto Ethan como Isa estaban hambrientos, Isa no se quería quedar sin hacer nada y por lo mismo se puso a ayudar a Amelia, y Amelia estaba fascinada, con Isa ayudándola. Amelia miraba a Isa cada vez que ella estaba distraída, y le daban ganas de abrazarla, Isa no sabía lo que le esperaba, Amelia conocía a Rebeca y sabía que le haría la vida imposible a Isa, solo por el hecho de haberla defraudado quedando embaraza de Ethan. Amelia miró a Isa una última vez y se prometió a si misma que la cuidaría como si fuera su propia hija, después de todo era la mamá de su futuro nieto o nieta, y además era la mujer que amaba su hijo, y por lo mismo ahora era como su propia hija. 

- Isa, ven acá, alguien quiere verte – Gritó Ethan desde la sala.

Isa miró a Amelia y Amelia se encogió de hombros, Isa se quitó el delantal y luego fue hacia la sala, para ver a sea quien sea que la había ido a ver. 

Cuando Isa salió de la cocina, se quedó parada e inmóvil frente a Car y Nick. Car la vio y al igual que Isa se le llenaron los ojos de lágrima.


Nick le tocó el hombro a Car para que reaccionara y en ese momento Car avanzó hacia Isa, y sin decir ni una palabra, ambas se abrazaron y comenzaron a llorar. 

_________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 

Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº7

Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: JUEVES.


  No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:

8 comentarios:

  1. Aaaaaaaahhhhh!!!!!!! Me encantaaaaaaa pero a ese Jhonatan lo matoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto esta que arde!! y Jonathan la tiene mas complicada que nunca, tendremos que ver como sigue esta historia y como nuestros amados personajes resuelven sus problemas...

      Eliminar
  2. Hola! paso contarles que su blog tiene un premio, pueden pasar por aquí para ver de que se trata. http://elsecretodelabuenalectura.blogspot.com/2014/02/cafe-chocolate-o-te-premio-liebster.html

    ResponderEliminar
  3. En 2 días me leí la primera parte y lo que va de la segunda, y ya estoy desesperada por leer mas... Excelente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay q linda!!! ¿De verdad te has leído todo tan rápido?
      creo que es un record ya que sabemos que la primera parte de la historia es muyyyyyyyy larga, pero es tan hermoso motivarte de esa forma para que hayas leido tan rapido, nos emocionas tremendamente y sigue leyendonos por q lo que viene es tan bueno q no lo imaginas...

      Eliminar
  4. HOLA CHICAS YA ESTOY DE VUELTA NO SABEN LO MUCHO QUE LAS EXTRAÑE, TANTO QUE YA EH LEÍDO LOS CAPÍTULOS QUE ME FALTABA, Y ME EH QUEDADO MUDA.... estoy fascinada con su imaginación, y su talento, no me voy a cansar nunca de alagar su trabajo, impecable como siempre mi chilenas chulas, ETHANNNN ME MATO "estamos embarazados jajajaja", ISA acéptalo de vuelta, uhhh y ahora con su vuelta a new york tendrán que enfrentar varios obstáculos para lograr estar plenos de felicidad.
    EL ESCRITOR ORIGINAL NO ES AQUEL QUE NO IMITA A NADIE, SI NO AQUEL QUE NADIE PUEDE IMITAR y ustedes son únicas no tiene imitación. nos vemos mil besos a mis escritoras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Igual te hemos extrañado a montones Viviana!
      extrañabamos tus perfectos comentarios que nos emocionan hasta las lagrimas, nos encanta impresionarte con cada capitulo y que sean tan adictivos para todas nuestras lectoras, amamos a Ethan tanto es un chico perfectamente único y ahora toda su vida a cambiado para siempre, la verdad es que tienes mucha razón sus obstáculos serán infinitos pero superables, o quizás no solo el tiempo lo dirá.
      Muchas gracias por tus hermosas palabras de parte de estas chilenas "Genias" q te quieren mucho y no te pierdas tantoo tiempo para la proxima.

      Eliminar
  5. Dios que maravilla, lo dicho el primer capítulo me engancho, pero este me tiene de cabeza, Isa aunque enamorada y todo es testaruda y cabezota, jajajajaja ha te Ethan es peor es decir un palo para una piedra jajajajajaja pero Li importante es que se aman y van a superar todos y cada uno de los obstáculos que se les presente, especialmente la Rebeca, mil felicidades y gracias por estar, y seguir deleitandonos con tus historias que son para muchas de tus lectoras una verdadera adicción para las que los leemos y lo digo con conocimiento de causa jajajaja, un abrazote y a seguir esperando, aunque el que espera se desespera jajajajaja me encantaaaaaaaaaa :). ;)

    ResponderEliminar