jueves, 30 de enero de 2014

Fanfic: Quédate Conmigo (No me dejes ir #2): Capítulo 3


Capítulo Nº3: Sorpresas
- ¿Jonathan y tú arreglaron sus problemas? – Preguntó Isa a Kat mientras tomaban un café.

- No tenemos problemas, solo que no somos compatibles en la forma de pensar, y por lo visto el no cambiara de idea, así que simplemente lo dejo ser. 

- La relación entre ustedes ya dejo de ser solo una relación de trabajo ¿cierto? 

- Kat miró a Isa por unos segundo sin saber que decir pero luego asintió – Algo así, quiero decir, yo aun sigo siendo su asistente y el mi jefe, pero hace un tiempo todo cambio. 

- Se acostaron – Dijo Isa sonriendo, Kathalina la miró sorprendida y luego miró a su alrededor para ver si alguien más había escuchado – No te sonrojes Kat, es natural. 

- Shhhhttt, la gente puede escuchar, y bueno si, hace tiempo atrás que las cosas entre Jonathan y yo cambiaron debido a eso. 

- ¿Las cosas cambiaron o Jonathan cambió?  

- No solo él, yo también lo hice, pero supongo que él cambio de una forma negativa – Kat hizo una pausa y luego miró a Isa – Aunque cambió desde antes de que nosotros hiciéramos… eso.  

- ¿Cambió cuando llegó a Paris?  

- No, en realidad sí, pero no fue justamente ahí, sino que comenzó a cambiar cuando se enteró de que Ethan y tú se habían convertido en novios. 

- Isa sintió una punzada de culpabilidad al escuchar eso, e inmediatamente quiso saber más - ¿Cómo estuvo él cuando se enteró? 

- Mal, yo creí que se volvería loco, estaba furioso y bebió como nunca antes lo había hecho, estuvo a punto de viajar a nueva York y partirle la cara a golpes a Ethan, al menos eso era lo que decía todo el tiempo, al final por decirlo de una forma, Jonathan buscó refugió en mí, me rogaba que no lo dejara, pensó que renunciaría por como él se estaba comportando, pero yo ni siquiera lo había pensando, no era una opción en ese momento, ahora pareciera ser la opción más llamativa. 

- ¿Quieres renunciar? – Preguntó Isa sorprendida. 

- No lo sé aun, no creo ser capaz de hacerlo, pero si Jonathan no me deja otra opción…
Isa no se sentía en condiciones de dar consejos, y mucho menos sin saber bien como se estaba comportando Jonathan, puede que con ella se comporte igual que siempre, pero con Kat podía ser totalmente distinto y la última vez que los vio a los dos juntos, logró ver la forma de ser de Jonathan cuando estaba Kat presente, Isa no pudo evitar sentir una punzada de lastima por Kat, pero aun así sabia que Jonathan quería a Kat, y si Kat se alejaba de él podría ayudar a abrirle los ojos y ver la realidad de cuan importante era en su vida.
- ¿Sabes lo que opino?, yo creo que Jonathan siente cosas por ti, mas de las que él desea sentir y por lo mismo se comporta como lo hace, tal vez es una forma de protegerse de sus propios sentimientos. 

- ¿Y qué hay de los míos? Yo igual necesito proteger mis sentimientos, necesito protegerme a mi misma antes de salir lastimada. 
Isa y Kat siguieron conversando y pasaron el resto de la tarde juntas, Isa acompañó a Kat a hacer algunas compras y aprovechó de comprar cosas para ella, ya que de Estados Unidos solo había traído una pequeña maleta con ropa y en cosa de tiempo esa ropa ya no le entraría. Isa y Kat recorrieron casi todas las tiendas comprando cosas, y cuando se despidieron Kat le entregó una pequeña caja y le ordenó no abrirla hasta que este sola. Una vez que Isa estaba sola en la tranquilidad de su departamento guardó sus compras y luego abrió la cajita que le había entregado Kat, adentro venia una par de zapatitos rosados y con una minie en el centro, Isa sonrió y luego leyó la notita que le había dejado Kat en el interior.
“Espero que sea niña, porque los vi y no pude evitar comprarlos, son hermosos y estoy segura que si es una niña los lucirá como una pequeña modelo.”
PD: estoy feliz de ser la responsable de darle el primer regalo al bebé.

Kat.
Isa sonrió y luego le dio otro vistazo a los zapatitos, eran muy lindos y tiernos, los metió nuevamente en la cajita, luego tomó su celular y le envió un mensaje de agradecimiento a Kat.
♥♥♥♥♥ 
Amelia al fin había logrado que Ethan retomara de forma estable el ritmo del trabajo, Ethan ya no pensaba tanto en Isa, o si lo hacía al menos ya no lo daba a demostrar, ya llegaba días sin beber y había vuelto a ser el mismo hombre trabajador que había sido antes. 
Amelia estaba esperando a Ethan mientras preparaba la cena cuando sintió sonar el timbre, ella miró el reloj y comprobó que aun era muy temprano para que Ethan estuviera en casa, se quitó el delantal de cocina y luego fue a abrir. Una vez abierta la puerta, Amelia lo primero que vio fueron los penetrantes ojos de su hijo, la diferencia que estos no eran de Ethan sino que de su papá, John estaba parado en la entrada y a un lado de él estaba Rebeca lanzándole veneno con la mirada.
- ¿Qué hacen acá? – Preguntó Amelia mirándolo a ambos, luego miró solo a Rebeca - ¿Qué paso Rebeca, ahora vienes a sacarle dinero a mi hijo? ¿no te basta con el dinero del padre? 
 - Amelia basta – Ordenó John – Queremos hablar con Ethan, no tienes porque insultar a Rebeca. 

- No la tomes en cuenta cariño, no puedo esperar menos de una mujer como ella – Dijo Rebeca acercándose aun más a John – En todo caso no vine a verte a ti Amelia, ¿dónde está tu hijo? 
 - No está, y no hay nada que tu y mi hijo puedan hablar, así que vete. 

- Amelia necesitamos hablar con Ethan, es sobre Eloísa, por favor llama a Ethan estoy seguro que esta allá dentro. 

- No está, y por favor les voy a pedir que se vayan, como ya les dije Ethan no tiene nada que hablar con ustedes, y mucho menos sobe Eloísa, el ya no tiene nada que ver con ella. 

- ¿Se le terminó la obsesión? ¿O ya entendió que Isa es mucho para él? – Preguntó rebeca con una media sonrisa. 

- ¿de qué obsesión estas hablando? La única que tiene una obsesión aquí eres tu Rebeca y es por el dinero, y mi hijo no es menos que nadie, Isa tampoco, la que está muy por debajo de todos nosotros eres tú – Rebeca miró a John y sonrió – Por supuesto tu también John, son tal para cual.  

- Amelia no empieces con una discusión en mitad del pasillo, al menos déjanos pasar y hablar con calma mientras esperamos que nuestro hijo llegue. 
 - ¿Por qué yo te tendría que dejar entrar si cuando Ethan intentó hablar con Isa cuando ella estaba en tu casa tú le prohibiste la entrada? No creas que Ethan no me contó todo lo que hiciste ¿Cómo pudiste hacerle eso a tu hijo? Es tu hijo John, no un maldito desconocido enfermo de la cabeza como tú lo hiciste quedar frente a la mujer que él amaba – Dijo Amelia indignada y luego miró a Rebeca – Y en cuando a ti Rebeca ni pienses que pondrás un pie sobre el hogar de mi hijo. 
Rebeca ni se inmutó por las palabras de Amelia, pero John sintió unas ganas tremendas de explicarle porque había tratado a Ethan así, soltó la mano de Rebeca y dio un paso al frente mirando fijamente a Amelia.
- Si no dejé entrar a Ethan a mi casa fue porque Isa me pidió que lo mantuviera alejado de ella… 

- Tu hijo es Ethan no Eloísa – Lo interrumpió Amelia. 

- Eloísa también es mi hija Amelia, aunque no sea mi hija de sangre, ella llegó a mi vida siendo una niña pequeña y soy la única imagen paterna que ella tiene, por lo tanto ella es mi hija, al igual que Ethan, y en cuanto a lo otro, Ethan se lo buscó, el nunca se debió haber involucrado de Eloísa, ¿acaso estás de acuerdo con esa relación? 

- ¿Alguna vez estuviste con ellos? ¿pasaste tiempo con ellos? Yo sí, y vi la forma en que se amaban, Ethan e Isa estaban totalmente enamorado el uno del otro, yo vi la forma en que se miraban, la forma en que Isa miraba a Ethan, ella estaba totalmente loca por mi hijo, y estaría de acuerdo con esa relación siempre y cuando Isa fuera hija de otra mujer, porque lamentablemente es hija de la mujer más cruel que conozco.  

- Por favor de que amor me hablas, Ethan nunca sintió amor por Isa, él estaba obsesionado por ella, y la pobre inocente creyó todo lo que tu hijo le dijo.  

- Mi hijo en ninguno momento le mintió, no puedo creer que crean eso de mi Ethan, me lo espero de ti Rebeca, pero de ti John, realmente me sorprendí, ¿cómo puedes creer que tu hijo sea un obsesivo? Es Ethan, no tienes idea de cómo está sufriendo, de cómo ha llorado, por Dios John cada vez me demuestras mas que no sabes nada del amor.  

- Te equivocas, mi marido sabe muy bien lo que es amar – Dijo Rebeca sonriendo. 

- ¿Lo dices tú? Qué sabes tú del amor si ni siquiera demuestras amor por tu propia hija, una mamá siempre sabe donde esta un hijo, el hecho de que ella está escapando de su propia madre deja bastante claro la forma de tratarla, me alegró que haya escapado al menos así se mantiene de mi hijo y a la vez evita convertirse en la misma clase de zorra que es su madre. 

- ¡AMELIA! – John ya estaba perdiendo la paciencia y no quería que Rebeca y Amelia se enfrentaran una vez más – Basta, no tienes porque hablar de esa forma… 

- Te acepto que digas lo que quiera sobre mi – Dijo Rebeca interrumpiendo a John y dando un paso más cerca de Amelia – Pero no vuelvas a hablar de mi hija ¿entendiste?, no tienes idea de que puedo llegar a hacer con tal de defenderla, y si escucho salir el nombre de mi hija de tu boca una vez más yo… 
 - ¿Tú qué? – Preguntó Ethan, el había llegado minutos antes y estaba escuchando toda la discusión, tanto Rebeca, como Amelia y John se voltearon para verlo, pero Ethan solo mirada a Rebeca, dio un paso hacia ella y habló - ¿Qué crees que haces parada afuera de mi departamento amenazando a mi madre? ¡VETE! 

- Rebeca lo miró sorprendida por tono de voz de Ethan y luego se volvió a enderezar – Con que aquí estas, John y yo vinimos a hablar con… 

- Te dije que te fueras – Ethan no lo pensó dos veces y tomó a Rebeca del brazo y la empujó hasta los ascensores – Ni se te ocurra volver, o me olvidare que eres una mujer.  

- Ethan basta ya, ¿Qué crees que estás haciendo? – Dijo John tomando a Rebeca en sus brazos.  

- Tu igual vete, váyanse los dos, no los quiero ver, o se van o llamare a la policía.  

- La que llamara a la policía seré yo – Dijo Rebeca dando un paso hacia delante – Tienes una semana para hacer aparecer a Isa o te denunciare por secuestro. 

- ¿De qué estás hablando? – Pregunto Ethan, no podía creer lo que estaba escuchando. 

- Lo que escuchaste, con John ya tomamos la decisión, y si mi hija no aparece serás acusado de secuestro, y no creas que te saldrás fácil de esta porque tenemos pruebas que te pueden hacer quedar como un maldito psicópata. 
Amelia que estaba escuchando desde su sitio no podía creerlo, Rebeca era más malvada de lo que creía, y John estaba totalmente embobado por esa mujer como para aceptar hacer eso con su propio hijo, se llenó de rabia y fue a posicionarse junto a su hijo.
- ¿Por qué no vas y buscas a tu hija por tu cuenta? Ethan no la tiene, y saben que, esto se acabo, no quiero escuchar nunca más el nombre de Isa, ustedes son váyanse, fuera de nuestra vista, son un par de personas enfermas, sobre todo tu Rebeca, eres repugnante, ¡largo de aquí! y John, ni se te ocurra hacer algo en contra de Ethan porque te juro que me vas a conocer, a mi hijo no lo tocas, ¿entendido? 

- Ya escucharon ¡fuera! – Dijo Ethan por última vez y luego tomando a Amelia del brazo la llevó dentro del departamento. 
♥♥♥♥♥
John y Rebeca se fueron a un hotel, ya que John tenía negocios que hacer al día siguiente. Rebeca estaba furiosa y totalmente idiota, John estuvo a punto de mandar a Rebeca al demonio, pero se contuvo y cambió salió por un trago, necesitaba toma aire, y descansar de la idiotez de Rebeca. John adoraba a su esposa, pero desde que Rebeca se enteró todo lo que había pasado con Ethan e Isa, y el hecho de que Isa haya desaparecido hacia que las cosas entre ellos dos ya no fuera lo mismo, John sabia que Rebeca estaba actuando de forma por los nervios y la depuración de no saber dónde estaba su hija, y por lo mismo, la dejaba actuar como quisiera ya que era entendible. 

John estaba sentado en un bar bebiendo whisky mientras pensaba en todo lo que había pasado últimamente, pero por sobre todo no podía dejar de pensar en la actitud que había tomando Amelia al defender a Ethan, ellos dos no se habían visto hacia años, y realmente ella había cambiado, John nunca antes había visto a Amelia tan enojada y decidida, cuando paso todo el asunto de su separación y su unión con Rebeca, Amelia había estado molesta, pero aun así no había actuado de la forma en que lo había hecho hoy, se sintió orgulloso de que ella defendiera de esa forma a su hijo, ya que no él no había sido precisamente un padre perfecto, pero estaba feliz porque Ethan tenía a Amelia a su lado, y después de la discusión de hoy, John desistiría de la idea de intentar hundir a Ethan, después de todo era su hijo, y ya le había hecho más daño del que nunca se había imaginado, no lo seguiría atacando pero aun así no lo apoyaría en su relación con Isa.
♥♥♥♥♥
Isa estaba junto a Jonathan en la espera para entrar a la consulta con su ginecólogo, se habían encontrado cuando Isa iba saliendo y Jonathan iba llegando a su departamento para visitarla, así que se entusiasmó y decidió acompañar a Isa a la consulta, cuando le avisaron a Isa que era su turno de entrar, ella se paró y comenzó a caminar, pero luego se volteó y miró a Jonathan.
- ¿Qué haces ahí? Vamos, entra conmigo – Dijo Isa sonriendo. 

- ¿Yo? ¿pero no es algo íntimo?
 - No seas tonto, y en caso de que tenga que hacerme una revisión de esas, entonces puedes salir. 

- Jonathan la miró por unos segundos y luego sonrió – Ok. 
Entraron a la consulta e Isa presentó a Jonathan y a Alexander, los dos hombres se miraron mutuamente y luego se saludaron, Jonathan no estaba muy de acuerdo con la idea de que el ginecólogo de Isa fuera hombre y mucho menos que fuera tan joven, pero solo se limitó a saludarlo y luego guardar silencio, después de todo era un ginecólogo y nada más, y por otro lado el no tenia porque estar celoso. 
- ¿Cómo has estado Isa? 

- Bien, me he sentido estupendo y las nauseas se terminaron completamente. 

- Me alegro por eso, ¿te hiciste los exámenes que te pedí?  

- Si, aquí están – Isa le entregó el sobre con sus exámenes y esperó a que Alexander los revisara, luego la llevó a la camilla para hacer la última revisión por su cuenta, le midió el vientre y luego la medio la presión cardíaca.  

- Esta todo bien Isa, él bebé tiene una mamá muy sana – Dijo Alexander sonriendo.  

- ¿Entones el bebé no corre ninguna clase de peligro? – Preguntó Jonathan. 

- Al menos juzgando por la salud de Isa no, pero es un bebé muy pequeño, solo tiene 12 semanas y alguno días, y por lo mismo Isa no puede hacer cosas que sean peligrosas, y también debería evitar el estrés y ese tipo de cosas, pero eso Isa ya lo sabe ¿cierto? 

- Si – Respondió Isa devolviéndole la sonrisa a Alexander. 

- Supongo que tu eres él papá del bebé ¿o me equivoco? – Pregunto Alex a Jonathan. 

- Jonathan miró a Isa y ella se apresuró a aclarar – No, Jonathan es mi amigo, pero no es el papá del bebé. 

- Ah, lo entiendo, lo siento no quise… 

- En todo caso el papá del bebé está muy presente en la vida de Isa, no creas que está sola, además yo también estoy cerca de ella.  

- Isa se sorprendió ante las palabras de Jonathan, le lanzó una mirada y luego miró a Alexander - ¿Cuándo es el próximo control?  

- Dentro de dos semanas, hoy no haremos revisión del bebé porque la última fue solo hace dos semanas, ven en dos semanas para ver que tan bien está creciendo y si tenemos suerte puede que logremos saber si es niña o niño.  

- ¿en serio? ¿no es demasiado pronto? 

- No, ya lo podemos saber, pero no siempre los bebés se muestran, así que será solo si tenemos suerte.  

- Isa asintió y luego sonrió – Entonces nos vemos en dos semanas.  

- Eso espero, ya sabes que cualquier cosa que necesites tienes mi celular.  

- Gracias, nos vemos Alex.  

- Nos vemos Isa – Alex miró a Jonathan y asintió – Adiós. 
Jonathan asintió de vuelta y luego salió detrás de Isa, sabía que Isa lo regañaría por decir lo que había dicho, pero no le gustó para nada la actitud de Alexander, Isa subió al ascensor sin decir ni una palabra, lo que hizo a Jonathan ponerse nervioso.
- ¿Estás enojada? 

- No.  

- Lo estas, te conozco – Dijo Jonathan mirando a Isa atento para ver alguna señal de enojo en su rostro. 

- Isa clavó sus ojos en los de él y sonrió – No estoy enojada, pero no debiste decir eso, Alex no estaba haciendo nada, no fue necesario decirle eso.  

- ¿Por qué lo llamas Alex? El te llama Isa, tienen bastante confianza.  

- Por Dios, ¿Qué es lo que pasa Jonathan? – Preguntó Isa sonriendo. 

- Nada, es solo que ese doctor es algo joven, y te miraba de la misma forma en que yo te miraba cuando recién te estaba conociendo.  

- Tienen la misma mirada de Ethan – Dijo Isa casi en un susurro, Jonathan apenas escuchó eso se quedo mirándola. 

- ¿Te gusta? ¿te causa algo el hecho de que tenga los ojos de Ethan? 

- No, no me gusta y tampoco me causa nada, el es solo mi ginecólogo y eso es todo. 

- Pero parece que él no lo tiene claro.  

- No pienses mal, Alex es así, pero entre él y yo no está pasando nada, si así fuera no te hubiera traído.
El ascensor llegó al primer piso y luego Isa y Jonathan salieron y se fueron al estacionamiento, cuando llegaron al auto de Jonathan se subieron y se fueron juntos a cenar. 
- Hermosa no es que no te crea todo lo que me dices sobre tu relación con tu doctor, pero en un futuro eso puede cambiar, y hermosa no creo que sea el mejor momento para que entres en una nueva relación, puedes salir lastimada, y además… - Jonathan hizo una pausa y miró a Isa. 

- ¿Además qué? 

- Ethan no permitiría que estés con otra persona, mucho menos ahora que esperas a su bebé. 

- No porque vaya a tener un hijo de él significa que no puedo estar con nadie más que no sea él. 

- Lo sé, pero es él el que no lo aceptaría, lo conoces Isa, el no podría soportar que tú quieras a otro tipo que no sea él. 

- No es como si pudiera – Dijo Isa casi en un susurro y luego miró hacia sus manos – Quédate tranquilo, no estoy interesada ni en Alex ni en nadie más.
Isa y Jonathan continuaron comiendo y conversando, dieron por terminado el tema, pero Isa aprovechó de preguntarle sobre Kat. Cuando ambos estaban satisfechos pagaron la cuenta y justo cuando se estaban yendo se acercó un mesero y le entregó un sobre a Isa.
- Me ordenaron entregárselo – Dijo el mesero y luego se retiró.
Isa lo recibió e instantáneamente se puso nerviosa, nuevamente había comenzado el juego de los sobres, lo guardó en su bolso y le dijo a Jonathan que lo leería en el auto, Jonathan asintió y juntos caminaron hacia el estacionamiento, cuando Jonathan echó a andar el auto, Isa sacó el sobre de su bolso y lo leyó.
A pasado bastante tiempo Bella, ¿Cómo te ha ido?, veo que bastante bien, quien lo iba a pensar, antes era yo quien iba hacia dónde estabas tú, pero ahora eres tu quien llegó a mí, déjame decirte que me tienes bastante sorprendido, ¿de quién es el bebé? Pensaría que es de Ethan, pero a juzgar por tu cercanía con el novio perfecto, todo indica que es de él, ¿Qué dirá Ethan cuando se entere?

Con amor Allan.
Isa leyó la nota e instantáneamente comenzó a temblar, Jonathan la miró y notó el nerviosismo de Isa, se aclaró la garganta y la volvió a mirar.
- ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué decía esa carta? – Preguntó Jonathan un poco nervioso. 

- Es Allan, sabe que estoy acá, sabe sobre él bebé. 

- ¿Cómo lo supo?  

- No sé, no lo sé, solo lo sabe, cree que es tuyo, se lo dirá a Ethan, le dirá todo – Dijo Isa mientras comenzaba a llorar. 

- ¿Mío? Ese tipo no tiene idea de lo que está hablando – Jonathan aprovechó que el semáforo estaba en rojo y se volteó para mirar a Isa – Hermosa no llores, todo va a estar bien, yo no dejare que ese enfermo te moleste, te lo juro. 

- ¿Y si hace algo para que yo lo pierda? Me hará daño, Allan me hará daño, lo sé, él va a matar a mi bebé. 

- Isa mírame, él no te hará nada, ni siquiera se te acercara, no tengas miedo preciosa, me tienes a mi ¿ok?, yo te voy a proteger. 
Isa durante todo el camino hacia su departamento no paró de llorar, solo lo hizo cuando estaban llegando y Jonathan se sintió aliviado por eso, ayudó a Isa a bajar del auto y luego la llevó hasta su piso.
- ¿Quieres que te acompañe un rato? – Preguntó Jonathan cuando llegaron a la puerta del departamento de Isa. 

- Isa miró a Jonathan y luego se aclaró la garganta - ¿te molestaría quedarte conmigo? 

- No preciosa, te acompañare todo el rato que quieras. 

- Me refiero a quedarte a pasar la noche aquí en mi departamento.
Jonathan miró sorprendido a Isa, sabía que ella tenía miedo y no quería admitir que él igual lo tenía, con Allan rondando por ahí Isa obviamente estaba corriendo peligro.
- Si quieres que lo haga, entonces lo haré 

- ¿De verdad? – Preguntó Isa esperanzada. 

- Por supuesto, no sería la primera vez que dormimos en el mismo departamento ¿o me equivoco? 

- Por supuesto que no – Dijo Isa sonriendo.
Jonathan e Isa se quedaron un buen rato conversando, luego vieron películas y comieron palomitas, por un buen rato Isa olvidó a Allan.
- Jonathan…  

- Dime. 

- Hay un pequeño problema.  

- Jonathan puso pause a la película y luego miró a Isa – ¿Qué problema? 

- Solo tengo una cama, y te ofrecería el sofá, pero no tengo más frazadas - Jonathan se quedó mirando a Isa sin saber qué hacer y se formó un silencio incomodo, el cual Isa se ocupó de romper – No me importaría que durmieras en mi cama, confió  en ti.

- Jonathan miró a Isa por unos segundos y luego se encogió de hombros – Si no queda otra opción tendré que hacerlo, después de todo tengo que dormir en algún lado. 

- No sería la primera vez que dormimos en la misma cama – Dijo Isa riendo, utilizando la misma broma que él había hecho anteriormente. 
Jonathan e Isa se acostaron y continuaron conversando por unos minutos hasta que Isa ya no habló más, Jonathan la miró y se dio cuenta que ya estaba dormida, sonrió y luego apagó la luz de la lámpara quedándose dormido casi al instante. Cuando Isa despertó ya había amanecido, abrió los ojos y lo primero que notó fue en la forma en que estaba enrollada alrededor del cuerpo de Jonathan, se debió haber puesta en esa posición mientras dormía, ya que ambos estaban abrazados, Isa miró a Jonathan e intentó desenrollarse sin despertar a Jonathan pero fracasó ya que Jonathan abrió los ojos, y miró a Isa con la misma cara de sorpresa que ella había puesto cuando se dio cuenta de la forma en que estaban dormidos.
♥♥♥♥♥
Nick se había retrasado ya que había tenido un problema en el trabajo, tenía que estar en casa a las 8 para salir a cenar con Car, pero no alcanzó a llegar y por más que trató de avisarle no pudo ponerse en contacto con ella. Cuando llegó al departamento de Car, vio que a Car dormida sobre el sofá, se dio cuenta de que ella ya había cenado por su cuenta, ya que había un plato con la mitad de un sándwich sobre la mesa de centro, levantó el plato y la gaseosa que también estaba en la mesa y los dejó en la cocina, luego se fue a sentar frente a Car para verla dormir, ahí estaba ella con el ceño fruncido mientras dormía, Nick podía apostar su vida que Car estaba furiosa con el por haberla plantado, y como ya la conocía suficientemente bien estaba seguro que ella debió haberse dormido pensado en que él estaría en la cama con otra, Nick sonrió ante los celos de Car y se acercó a ella para mirarla de cerca, la amaba tanto y solo con ella era capaz de ser exclusivo, llevaba meses sin tener sexo con ninguna otra mujer que no sea Car y debía admitir que cuando recién comenzó a buscarla, el tenia un pequeño presentimiento en que no lograría serle fiel, pero lo ha logrado y no tenía planeado cambiar eso, Car le daba todo lo que el necesitaba, y lo que él mas necesitaba era a ella, a ella por completo, tenía a la mujer más hermosa junto a él y al único amor que ha tenido en su vida, Nick pensó en que haría él si estuviera en el lugar de Ethan, si Car desapareciera de vida de la noche a la mañana, el se volvería loco, y si tuviera que buscarla por cada ciudad del mundo entero lo haría, pero jamás permitiría que ella se alejara de él. Nick le acarició tiernamente el rostro a Car y quitó un mechón de cabello que ella tenía sobre su rostro, Car abrió los ojos e inmediatamente buscó con la mirada a Nick, él sonrió y Car se frunció el ceño.
- ¿Por qué estas sonriendo? – Preguntó Car mientras se incorporaba, igualmente sonriendo por la actitud de Nick. 

- Porque te amo. 

- Car se sorprendió por su respuesta, ya que Nick le había dicho anteriormente que la amaba pero eran contadas las veces, lo miró por unos segundos y luego volvió a fruncir el ceño y poniéndose seria - ¿Qué hiciste? Te estás sintiendo culpable por algo, te conozco. 

- ¿Qué? – Nick no pudo evitar reír por las acusaciones de Car y por sobre todo porque no se había equivocado, ella estaba pensando lo peor de él. 
- Me dejaste plantada, ¿Dónde te metiste? Y con quién. 

- No pienses mal amor, me retrase por el trabajo, solo fue trabajo y estaba con el resto de los gerentes de la empresa, de los cuales ninguno es mujer así que tranquila.  

- ¿Te quedaste trabajando? – Preguntó Car media avergonzada por ser tan celosa. 

- Si, y ahora estoy muriendo de hambre pero mi novia está celosa y no me quiere dar de cenar. 

- Pero Nick no he cocinado nada, yo solo me comí un sándwich.  

- ¿Quieres comer pizza? - Car asintió y Nick le dio un suave beso – Me gustan tus celos amor, no te avergüences de ellos, pero tampoco te excedas – Dijo Nick haciéndolo reír a ambos.
Nick y Car cenaron pizza, y luego vieron un poco de televisión, Car no quería desconfiar de Nick, pero él se estaba comportando más atento y cariñoso de lo habitual y cada vez que tenía una oportunidad le decía que la amaba, cuando se fueron a la cama, él le hizo el amor con toda la calma posible, y una vez que ambos terminaron, Nick la abrazo fuerte contra su torso.
- Car…  

- Mmmm – Respondió Car media dormida. 

- Se mi esposa. 
 _________________ ♥♥♥♥♥ ________________

Tanto la historia como los personajes son ficticios, cualquier semejanza es pura casualidad, esperamos que les haya gustado. 


Dejen sus comentarios y opiniones queremos saber que les parece. 

Estaremos publicando en nuestra FanPage los adelantos de capitulo Nº4 titulado:
"Enfrentar lo inevitable"
Dale un MG - Facebook "The Last Book" AQUÍ

Recuerden que publicamos capítulos los días: JUEVES.


      No al plagio, esta obra esta registrada y protegida por:





2 comentarios:

  1. ohhh!!!!!! un capitulo de infarto, 1 la pelea de los padres de isa y ethan, la carta de alan y ahora la declaración de nick, chicas ustedes me quieren matar de los nervios durante estos días, que largooooooo se va hacer la espera del jueves.
    No se rindan, deben seguir adelante y luchar con todas sus fuerzas. Así podrás conquistar hasta las montañas más altas, ningún obstáculo será problema para ustedes”. SU TALENTO ES ALGO ÚNICO BESOS GENIAS

    ResponderEliminar
  2. Muy buen capítulo!!! me gusto como defendio Amelia a Ethan. No me gusto nadita que apareciera Alan de nuevo. Se me va a pasar muy lenta la semana hasta el siguiente jueves.
    Besos chicas!!

    ResponderEliminar